Sgarbi: "¿Detener a los directores extranjeros en los museos? Es broma, reitero mi estima'.


En cuanto a los directores de museos extranjeros, el Subsecretario de Cultura, Vittorio Sgarbi, dijo que bromeaba cuando declaró "terminada" su temporada el domingo pasado: "Sencillamente, no se les puede volver a nombrar. Reitero mi estima por ellos".

Las palabras que el Subsecretario de Cultura Vittorio Sgarbi había pronunciado el domingo pasado sobre el tema de los directores extranjeros en los museos italianos habían causado un gran revuelo cuando intervino en una reunión en el Principe di Piemonte de Viareggio, entrevistado por el periodista Stefano Zurlo. Sgarbi, en concreto, había declarado “terminada” la “temporada de directores extranjeros”, añadiendo: “Nosotros hemos llegado, ellos se van. ¿Por qué tengo que poner un director extranjero en los Uffizi? ¿Has visto alguna vez el mundo? ¿Has visto alguna vez a un extranjero ir al Louvre?”.

El subsecretario tuvo entonces que aclarar, afirmando que en el contexto de la reunión estaba bromeando: "Con respecto a algunas de mis expresiones juguetonas y, me atrevo a suponer, ingeniosas, estimuladas por Stefano Zurlo, empiezo a darme cuenta de que ya no se puede bromear, y quizá ni siquiera hablar.

No he dado boletines de notas a nadie. Hice bromas: y punto“, dijo Sgarbi. ”Y quiero reiterar, en el fondo de su trabajo -continuó-, toda mi consideración hacia los directores ’extranjeros’ de algunos grandes museos italianos, como los Uffizi, Capodimonte, Brera. Siempre he pensado y declarado que lo hicieron bien. Pero italianos o no italianos, después de dos mandatos, por una ley querida por el ex ministro Franceschini, no pueden ser nombrados de nuevo y, por tanto, ya no serán directores de esos museos. Pero todo el mundo conoce el duro trabajo de Eike Schmidt, con quien he trabajado a menudo en gran armonía. Lo mismo quiero decir, y ya lo he dicho, en los lugares adecuados, de Sylvain Bellenger, un director inteligente e imaginativo, al que respeto y del que soy amigo, y con el que he colaborado en varias exposiciones. A él va toda mi estima y consideración; pero yo no mando en el reloj’.

Estoy seguro de que tanto Schmidt como Bellenger -concluyó Sgarbi- harán muchas otras cosas por los museos italianos y por Italia, a la que aman más que los italianos, como los grandes viajeros extranjeros que la hicieron famosa, franceses y alemanes, como ellos: Montaigne, Winkelmann, Goethe, Stendhal. Son más italianos que los italianos. Pero una cosa son las bromas y otra muy distinta el aprecio y la gratitud que les tengo. Lamento decir que, en el malentendido cada vez más frecuente entre los dos registros, probablemente tendré que renunciar a los chistes. Cada vez es más difícil hablar en Italia. El tiempo de Pasolini, Flaiano y Tito Balestra ha terminado".

Sgarbi:
Sgarbi: "¿Detener a los directores extranjeros en los museos? Es broma, reitero mi estima'.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.