Sgarbi sobre el Palazzo dei Diamanti: "¿No hay programación? ¡Mentira! Y el nuevo director será Giovanni Sassu".


Vittorio Sgarbi responde a los tres antiguos concejales de cultura del Ayuntamiento de Ferrara sobre la gestión del Palazzo dei Diamanti.

En una extensa nota enviada a la prensa, Vittorio Sgarbi responde a los tres antiguos concejales de cultura de Ferrara (Alberto Ronchi, Francesco Ruvinetti, Massimo Maisto) que en los últimos días le habían acusado de dañar la imagen del Palazzo dei Diamanti (por su gestión del centro de exposiciones) y habían pedido al alcalde de la ciudad emiliana que revocara su nombramiento. La respuesta de Sgarbi es la siguiente.

"Ahora que lo pienso, el llamamiento al alcalde Fabbri para que me retuviera y se diera a sí mismo la presidencia de Ferrara Arte tiene un aspecto cómico. Vayamos por orden. Si el alcalde hace los nombramientos de presidentes y consejeros de las Fundaciones, es porque está ejerciendo una prerrogativa indicada por el Estatuto, que supone explícitamente que la función de presidente puede ser asumida por él o por una personalidad indicada por él. Como era el caso. El Estatuto no prevé que el concejal sea el teniente de alcalde. Y, tratándose de funciones técnicas, es respetuoso y civilizado no sólo que el alcalde designe a alguien distinto de él, sino que lo busque e identifique entre personas competentes.

Así ocurrió, superando el evidente conflicto de intereses del anterior alcalde, que se había nombrado a sí mismo. Más paradójico aún es que para pedir al alcalde que reasuma la presidencia de Ferrara Arte esté un señor que no fue alcalde sino concejal de cultura, y que fue director único de Ferrara Arte Spa de 1996 a 2009. Diez años, sin ser ni alcalde ni concejal (durante tres años, del 96 al 99, también él había saboreado el conflicto): se trata de Francesco Ruvinetti, un oscuro funcionario del partido cuyo rastro se había perdido. También confía en la rehabilitación del conflicto de intereses otro Massimo Maisto, del que se desconoce su pensamiento, pero cuya carrera es toda política, estrictamente provincial, en el partido que le premió. No se oyen lamentos más allá de Copparo. El tercer proponente acecha en las brumas de Codigoro. Los tres son partidarios de un modelo Ferrara, cuyo último resultado citan como la fácil exposición Giuseppe de Nittis, que consiste en transportar dos tercios de cuadros del museo de Barletta a cambio de cuadros Boldini de los Museos Cívicos de Ferrara, con la diferencia de que, sin contar los gastos fijos y los sueldos de los conservadores, la exposición De Nittis costó costó 750 mil euros, con una entrada de 13 euros, mientras que la exposición simétrica de Boldini en Barletta costó sólo 75 mil euros (una décima parte). Se trata de un despilfarro de exposiciones inútiles, sin investigación, arrebatadas a especialistas competentes, según el modelo inaugurado, tras el período aventurero de Franco Farina, por el funcionario Andrea Buzzoni.

Los tres demandantes, además del paradójico resultado de desautorizar a posteriori al longevo Ruvinetti (que nunca fue alcalde), al reclamar al alcalde el papel de presidente de Ferrara Arte, reclaman también el nombramiento de un director, señalando los precedentes desde los años 60 hasta hoy, Farina, Buzzoni y Pacelli (tres en 60 años). Pero veamos cómo: Franco Farina, maestro de escuela primaria, no tenía los requisitos para ser director, y lo fue por gracia recibida. Él mismo declaró: “el mérito de la administración municipal fue dejarme hacerlo”. Andrea Buzzoni, hijo del primer alcalde comunista de Ferrara, fue director interino, luego elevado a director del sector de actividades culturales. Maria Luisa Pacelli, que en su currículum se describe a sí misma como “funcionaria cultural” y “responsable de la posición organizativa Galerías de Arte Moderno y Contemporáneo”, nunca ha sido directora. El 1 de abril de 2001 se le otorgó un “contrato de colaboración coordinada continua relativa a la actividad de conservadora de exposiciones y museos del sector de Actividades Culturales del Ayuntamiento de Ferrara”. Este contrato, vinculado a la expiración del mandato electoral del actual alcalde, se renovó, con diversas fórmulas, hasta el 31 de enero de 2010. El 27 de diciembre de 2010 fue contratada con carácter indefinido, como responsable cultural categoría Dr3.

Por tanto, nunca ha sido directora, aunque en 2006 figura como codirectora del Palazzo dei Diamanti, junto al director artístico de Ferrara Arte, de identificación indefinida. Es posible que se refiera, sin haber participado en un concurso, a un cargo establecido por el director Buzzoni. Así pues, tres directores anómalos a los que se atribuye la “investigación, calidad y originalidad” de las exposiciones propuestas en Ferrara, que siempre han contado con comisarios externos, ya que no se producían internamente, sino que se realizaban en colaboración con otros museos.

Ignorando los documentos, se atribuye al alcalde y al presidente de Ferrara Arte la decapitación de la estructura, que en cambio ha permanecido intacta al no confirmar como directora a Maria Luisa Pacelli, que nunca lo fue.

La presunción de que no habrá un nuevo nombramiento es, por tanto, completamente arbitraria. ¿Y depende del alcalde o del presidente de Ferrara Arte? Manteniendo el estado de indefinición, debería ser el presidente quien finalmente nombrara a un director para sustituir al que no estaba. Así las cosas, por concurso, la ganadora es Ethel Guidi, con el título no de directora sino de “directora del servicio del Castillo Estense, Arte Sacro y Museos Históricos y Científicos” (nombre poco gramatical, el más parecido al de Andrea Buzzoni); y la perdedora, en tercer lugar, es Maria Luisa Pacelli. Mi intención es nombrar, con los mismos títulos, a Giovanni Sassu director en funciones. En este caos burocrático, la invocación de los tres demandantes parece, a pesar de sus muchos años de militancia política en diversas funciones administrativas, bastante confusa y con tendencia a la difamación. Del mismo modo que no se corresponde con la verdad, y de hecho es pura invención, que utilizara el Palazzo dei Diamanti en la campaña electoral para las elecciones regionales. Visiones. Ni siquiera entraron: confusión mental total. Palabras sueltas.

La mentira absoluta es que no hay planificación. Es bien sabido que el Palazzo Massari está cerrado, y el Palazzo dei Diamanti pronto lo estará. Todos los recursos han sido absorbidos por De Nittis. La exposición de Banksy fue una oportunidad imperdible y sin duda más original que la exposición precocinada y carísima de De Nittis. Le costó al ayuntamiento sólo 40.000 euros, fue comisariada por Gianluca Marziani y producida por Pietro Folena. Banksy es una exposición al estilo de Farina para devolver Ferrara al centro y no dejarla a los sueños crepusculares de De Nittis, el modelo Barletta. El riesgo de ser un contenedor no existe, ya que la exposición garantiza obras nunca antes expuestas, pero sería el mismo riesgo asumido y practicado con las exposiciones del dúo Buzzoni-Pacelli compartidas con New Heaven, Lyon, Madrid, Los Ángeles, Copenhague y Roma. Por el contrario, la nueva línea de FerraraArte es la propuesta de los artistas de Ferrara en el Castillo Estense, empezando por Gaetano Previati, para devolver el honor a Giovanni Battista Crema, Arrigo Minerbi, Roberto Melli, Felicità Frai, Mimì Quilici Buzzacchi, e incluso a un nuevo De Chirico. Y se está estudiando cómo trasladar las actividades del Palazzo dei Diamanti a otro edificio importante. Ferrara Arte ha programado la reapertura del Palazzo Schifanoia el 12 de marzo, devolviendo el Salone dei mesi a los visitantes, con la exposición de producción original “Gli Ori degli Estensi”. El programa incluye la exposición “Escultura de los siglos XIX y XX” en el Castillo Estense.

Vittorio Sgarbi’.

Sgarbi sobre el Palazzo dei Diamanti:
Sgarbi sobre el Palazzo dei Diamanti: "¿No hay programación? ¡Mentira! Y el nuevo director será Giovanni Sassu".


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.