Sudán, buscadores ilegales de oro destruyen un yacimiento arqueológico de 2.000 años de antigüedad


En Sudán, unos buscadores ilegales de oro destruyeron un yacimiento arqueológico de dos mil años de antigüedad durante sus actividades ilegales.

El yacimiento arqueológico de Jabal Maragha, en Sudán, ya no existe: fue destruido por buscadores ilegales de oro. Así lo informaron fuentes del Departamento de Antigüedades y Museos de Sudán, que visitaron el yacimiento (que data de entre el 350 a.C. y el 350 d.C., y está situado a 280 km de la capital, Jartum) el mes pasado: allí encontraron a dos excavadores y cinco hombres que realizaban excavaciones ilegales en el yacimiento. Sin embargo, los delincuentes ya habían devastado el yacimiento, excavando una zona de 17 metros de largo por 20 de ancho, justo donde se encontraban los antiguos restos del yacimiento.

“Su único objetivo”, declaró a la Agencia France Press el arqueólogo Habab Idriss Ahmed, que trabajaba en Jabal Maragha desde 1999, “era encontrar oro. E hicieron una locura: para ganar tiempo, utilizaron maquinaria pesada”. Con el resultado de desintegrar un yacimiento de casi dos mil años de antigüedad. Hatem al-Nour, director de Antigüedades y Museos de Sudán, declaró a France Press: “Lo excavaron completamente, porque el suelo está compuesto por varias capas de arenisca y pirita. Así que los buscadores excavaron un enorme abismo en el suelo, destruyendo todo lo que había en él”.

El yacimiento de Jabal Maragha se encuentra en el desierto de Bayuda, en una zona caracterizada por la arena roja. Constaba de algunos restos de edificios, no se sabe si con fines de vivienda o de otro tipo (también se cree que el lugar podría haber sido un puesto de control). Los delincuentes, para excavar el terreno, arrancaron todas las piedras de sus asientos, volviendo a emplear algunas de ellas para crear sillas y mesas que se utilizarían durante los trabajos ilegales, y otras para trazar en el suelo el perímetro de una mezquita improvisada.

Según los arqueólogos, se trataba de un yacimiento prácticamente virgen, conocido incluso por unos pocos estudiosos, pero del que podían extraer mucha información sobre la historia de Sudán y, en particular, sobre el reino de Kush, que existió entre el siglo X a.C. y el siglo IV d.C.

Las prospecciones ilegales no son un problema nuevo para Sudán, y ya se han cometido varios delitos similares en el pasado (en algunos casos se destruyeron tumbas del antiguo Egipto, por ejemplo). “Al menos otros mil yacimientos, más o menos conocidos”, afirma Hatem al-Nour, “han sido destruidos o dañados”. El principal problema es la falta de medidas de seguridad, que convierte a yacimientos como Jabal Maragha en objetivos fáciles para los delincuentes. Hay que añadir que Sudán es el tercer mayor productor de oro de África, después de Sudáfrica y Ghana: el preciado material reportó al gobierno 1.200 millones de dólares sólo el año pasado. Y la excavación ilegal es en algunos casos incluso fomentada por las autoridades locales o los empresarios que suministran el material a los buscadores.

Los cinco hombres que fueron sorprendidos en el acto fueron detenidos pero inmediatamente puestos en libertad sin cargos, y no está claro por qué. Sin embargo, es probable que se trate de un caso de corrupción, una plaga en Sudán y una de las principales razones por las que las leyes (que las hay) no se cumplen.

En las fotos de abajo: las piedras del yacimiento de Jabal Maragha, el arqueólogo Habab Idriss Ahmed examinando los restos, el socavón creado por los buscadores clandestinos.





Sudán, buscadores ilegales de oro destruyen un yacimiento arqueológico de 2.000 años de antigüedad
Sudán, buscadores ilegales de oro destruyen un yacimiento arqueológico de 2.000 años de antigüedad


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.