El hedonismo victoriano de Lawrence Alma-Tadema


Lawrence Alma-Tadema fue un gran clasicista anglo-holandés de la segunda mitad del siglo XIX: descúbralo con esta traducción de Ilaria.

En este nuevo artículo de Descubrir el Arte, escrito por Natalia de Val Navares y traducido por Ilaria, repasamos la biografía y la trayectoria artística de Lawrence Alma-Tadema. Para saber más sobre este artista, ¡no dudes en leer el artículo! ;)

Se cumplen 103 años de la muerte del artista, símbolo de la pintura victoriana, amante de la antigüedad, de la belleza femenina y de las flores.

Lawrence Alma-Tadema (Dronrijp, 1836 - Wiesbaden, 1912) fue uno de esos pintores que decidieron no seguir la senda del progreso en una época en la que el mundo estaba exaltado por la Revolución Industrial. Prefería las atmósferas del mundo antiguo y la contemplación espiritual a las máquinas y la velocidad. Nacido en 1836 como Laurens Tadema en un pueblo holandés, quedó huérfano de padre con sólo cuatro años, edad a la que comenzó a recibir formación pictórica de un maestro local gracias a los intereses artísticos de su madre. Intentó formarse, sin embargo, en el oficio de su padre, notario, pero en 1851 le diagnosticaron tuberculosis y decidió pasar el resto de su vida entre lienzos y pintura.

En sus primeros años de dedicación total al arte, la temática elegida por Alma-Tadema ya anunciaba su gusto por el pasado y su mitificación. Hasta mediados de la década de 1860, sus obras reflejaban temas merovingios, como La educación de los hijos de Clodoveo (1861), por la que recibió especial atención en el Congreso Artístico de Amberes, pero también recibió críticas de su maestro Jan August Hendrik Leys, que comparó el trabajo del mármol con el queso. Alma-Tadema aceptó de buen grado estas críticas y sus esfuerzos le llevaron a convertirse en uno de los mejores pintores de superficie, sobre todo de mármol y flores, y uno de los más rigurosos en la representación de la Antigüedad. Tras este pequeño éxito, trabajó como pintor independiente al año siguiente, mientras que en 1863 se casó por primera vez y viajó a Italia, visitando Pompeya y Herculano, pero sobre todo quedó fascinado por la Roma imperial, protagonista de sus obras más bellas. Además, su popularidad creció cuando conoció en París, en 1864, al marchante Ernest Gambart, que difundió su arte en Bruselas y Londres.

Lawrence Alma-Tadema, La educación de los hijos de Clodoveo
Lawrence Alma-Tadema, La educación de los hijos de Clodoveo (1861; óleo sobre lienzo, 127 x 176,8 cm; colección particular)

El pintor decide abandonar los temas de la dinastía francesa en favor de otros más internacionales y populares, como el Antiguo Egipto, con representaciones tan trágicas como bellas -característica fundamental de su estilo- en cuadros como La muerte del primogénito (1872). En 1870, su esposa había muerto repentinamente de viruela y durante un tiempo Alma-Tadema no volvió a trabajar debido a su consternación. Sin embargo, la tristeza no duró mucho: se trasladó a Londres y allí conoció a la jovencísima Laura Epps, artista con la que se casó y a través de la cual adquirió la nacionalidad británica. Encontró su lugar ideal en la ciudad que pronto quedaría marcada por el genio de Oscar Wilde, también hedonista como Alma-Tadema, y fue aquí donde el pintor desarrolló la mayor parte de su obra de temática romana.

Lawrence Alma-Tadema, La muerte del primogénito
Lawrence Alma-Tadema, La muerte del primogénito (1872; óleo sobre lienzo, 77 x 124,5 cm; Amsterdam, Rijksmuseum)

Su virtud y su talón de Aquiles se combinaban paradójicamente. El deseo de representar la vida cotidiana de los romanos y la languidez natural de sus personajes hicieron posible que sus contemporáneos se identificaran con los habitantes del Imperio hasta el punto de darles el apelativo de “victorianos en toga”. El tema arqueológico introducido por Alma-Tadema en sus obras también le llevó a polemizar con el célebre Winckelmann, ya que coloreó el mármol de Fidias que muestra el friso del Partenón (1868) en lugar de elegir la pureza del blanco defendida por el arqueólogo alemán.

Lawrence Alma-Tadema, Fidias muestra el friso del Partenón
Lawrence Alma-Tadema, Fidias mostrando el friso del Partenón (1868; óleo sobre lienzo, 72 x 110 cm; Birmingham, City Art Gallery)

El reposo y la reflexión parecen ser el leitmotiv de las escenas representadas por Alma-Tadema, incluso en la tensión del momento representado en su obra maestra Las rosas de Heliogábalo (1888), en el instante anterior a que el emperador provoque la muerte romántica por asfixia de sus invitados y de él mismo debido a la cantidad de flores que caen sobre sus cuerpos. La delicadeza en el tratamiento de las flores provoca una sinestesia en la contemplación directa de sus obras: Alma-Tadema, de hecho, fue capaz de crear atmósferas tan sensuales y sensoriales que parece olerse el perfume que emana de las flores y la brisa que mueve las ligeras túnicas. El uso de las flores está en conexión con la cultura de la época, que identificaba a la mujer con la flor por su belleza efímera. Las muchachas hermosas son también una constante en la pintura de Tadema, siempre sonrosadas, esbeltas y absortas en sus pensamientos, como en El poeta favorito (1888) o la obra En el Tepidarium (1881).

Lawrence Alma-Tadema, Las rosas de Heliogábalo
Lawrence Alma-Tadema, Las rosas de Heliogábalo (1898; óleo sobre lienzo, 131,8 x 213,4 cm; Colección particular)


Lawrence Alma-Tadema, En el tepidarium
Lawrence Alma-Tadema, En el Tepidarium (1881; óleo sobre panel, 24 x 33 cm; Port Sunlight, Lady Lever Art Gallery)

Su gusto por el clasicismo se ve contrarrestado por una modernidad latente que se percibe en las composiciones influidas por el encuadre fotográfico y el arte japonés tan en boga en la época. Además, sus paisajes muestran un enorme virtuosismo técnico al crear sensaciones de ligereza en las terrazas donde descansan los personajes en Expectativas (1885) o en la perfección de la perspectiva de las exedras en El hábito favorito (1909).

Su pasión por el clasicismo también influyó en su vida un tanto excéntrica, ya que compró una suntuosa villa en Londres que decoró al estilo pompeyano. Esto se reflejó en su producción artística: entre 1883 y 1887, produjo cuadros de mayor tamaño, ya que sus ingresos eran más elevados. Sin embargo, la pasión que mostraba por el pasado le valió ser un referente para las grandes producciones cinematográficas de Hollywood, en las que tuvo una enorme influencia en las escenografías de las películas de D.W. Griffith y Cecil B. DeMille.

Lawrence Alma-Tadema, El hábito favorito
Lawrence Alma-Tadema, El hábito favorito (1909; óleo sobre tabla, 66 x 45,1 cm; Londres, Tate Gallery)


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.