La música de las mujeres. Un cuadro, un libro, un concierto, un museo en Venecia


Hoy en día, no mucha gente recuerda que gran parte de la música de Vivaldi fue escrita para orquestas compuestas exclusivamente por mujeres. Lo vemos con un cuadro de Gabriele Bella en la Fondazione Querini Stampalia y una obra maestra de Tiziano Scarpa. Escuchando las notas de las Cuatro Estaciones.

Suele haber tres motivos por los que los visitantes entran en la Fundación Querini Stampalia de Venecia: la Presentación en el Templo de Giovanni Bellini, la magnificencia de los salones y los espacios de Carlo Scarpa en la planta baja. Probablemente pocos entran movidos por el deseo de conocer los cuadros de Gabriele Bella: la mayoría, sin embargo, siempre se sorprende cuando llega a la sala dedicada a él, empapelada con sus lienzos. Son unos cuarenta, todos del mismo formato, dispuestos para cubrir cada centímetro vacío de la pared, en un singular acceso dehorror vacui en el que se despliegan pasajes de la vida veneciana del siglo XVIII. Los cuadros de Bella captan momentos de la vida cotidiana en la Venecia del siglo XVIII, incluyendo ceremonias públicas, ya sean laicas o religiosas, ferias, fiestas y verbenas populares, conciertos y fiestas con baile, escenas de paseo, pesca o caza, y juegos deportivos.

Bella no era un artista especialmente dotado, ni mucho menos: se le podría considerar un simple artesano o poco más. Sus cuadros son repetitivos, escasos, de ejecución incierta, faltos de estudio, paratácticos, planos, y Bella era un artista con poco sentido de la composición. Por tanto, no es por ningún mérito lingüístico por lo que uno admira sus cuadros: son, sin embargo, preciosos documentos de la época, luminosos testimonios de cómo era la vida en la Venecia de moda y amante de las fiestas del siglo XVIII.

Apartando la mirada de los elegantes bailes, de las gráciles damiselas que pasean por la riva degli Schiavoni, de los desfiles junto al mar y de las celebraciones por la elección del dux, se advierte, en el registro más bajo de la pared de la izquierda según se entra, casi apoyado en el suelo, un lienzo que en losinventarios de la Querini Stampalia figura como La cantata delle orfanelle per i duchi del nord (o, si se desea utilizar el título que Bella incluye en la cartela, La Cantata delle putte delli Ospedali nella Procuratia fatta alli Duchi del Norde). Se trata de un cuadro ejecutado hacia 1782: representa los festejos preparados con motivo de la visita a Venecia ese año de los herederos al trono ruso, el Gran Duque Pablo Petrovič Romanov, futuro zar Pablo I, y su esposa, Sofía Dorotea de Wurtemberg. En su honor, se celebró un concierto en una gran sala de la Procuratie, que estaba a disposición de laAcademia Filarmónica de Venecia (que tenía aquí su sede) y se utilizó como teatro para la ocasión, con palcos para los músicos.

Las músicas son las “huérfanas” a las que se refiere el título del cuadro: eran muy jóvenes, poco más que niñas, y estudiaban canto o música en los cuatro orfanatos femeninos de Venecia. Observar el cuadro trae a la mente la obra maestra de Tiziano Scarpa, Stabat Mater, la novela ganadora del Premio Strega 2008 que narra la historia de Cecilia, una de las niñas huérfanas del Ospedale della Pietà, siguiendo a la niña en su crecimiento individual, en sus clases de violín, en sus diálogos imaginarios con la figura de la muerte, en su relación con la madre ausente que la ha abandonado y con la que espera reunirse algún día.

Gabriele Bella, La cantata delle orfanelle per i duchi del nord (1782?-ante 1792; óleo sobre lienzo, 95,5 x 124 cm; Venecia, Fondazione Querini Stampalia)
Gabriele Bella, La cantata delle orfanelle per i duchi del nord (1782?-ante 1792; óleo sobre lienzo, 95,5 x 124 cm; Venecia, Fondazione Querini Stampalia)


Los cuadros de Gabriele Bella en la Fondazione Querini Stampalia
Pinturas de Gabriele Bella en la Fundación Querini Stampalia

En un pasaje de la novela, se describe detallada y poéticamente un concierto ofrecido por los huérfanos, que merece la pena citar íntegramente: “La iglesia es una gran sala cuadrada, un cubo musical. En las paredes laterales, a unos metros de altura, hay dos grandes balcones, uno frente al otro. Tienen una docena de metros de largo y sobresalen un par de metros de la pared. Se accede a ellos a través de una pequeña puerta interior en la segunda planta del hospicio. La balaustrada que rodea los dos balcones tiene dos bandas: la inferior es de piedra, la superior es de metal dorado y está compuesta por un encaje de ornamentos calados. Así, los músicos que tocan en un poggiolo pueden ver a los que están frente a ellos, en el poggiolo del otro lado de la iglesia, pueden seguir sus movimientos y sintonizar con los gestos de Don Giulio marcando el tiempo. Pero los que se sientan en los bancos y nos miran desde abajo no pueden distinguir nuestros rostros, porque las tramas de metal que rodean los dos balcones son demasiado densas para su mirada ascendente en diagonal. Para quien nos mira desde allí, sentado en los bancos de la iglesia, somos un contorno, una silueta. Somos una sombra, una imaginación, un sueño. Somos una apariencia que segrega música. Somos fantasmas que soplan una sustancia impalpable. Somos bellos porque somos misteriosos y esparcimos belleza en el aire, la mentira de la música que enmascara nuestra aflicción”.

Normalmente, los espectadores no podían ver las caras de las chicas: tocaban en lo alto, detrás de una reja que ocultaba su aspecto a los ojos de quienes acudían en masa a escucharlas. Pero su música era apreciada, la aristocracia veneciana no podía prescindir de sus conciertos, y no pocas veces ocurría que las jóvenes se dejaban ver, como en el cuadro de Gabriele Bella, o que se presentaban a los oyentes para que las conocieran en directo, como sucede hacia el final de la novela de Tiziano Scarpa.

Aún hoy, seguimos escuchando la música escrita para aquellas desafortunadas doncellas. Probablemente lo hacemos, por ejemplo, cada vez que oímos las notas de las Cuatro Estaciones de Antonio Vivaldi, publicadas en 1725 pero, según el propio autor, compuestas antes, muy probablemente cuando era maestro de violín en el Ospedale della Pietà. “Don Antonio” es el otro protagonista del Stabat Mater, es el nuevo profesor de violín que comienza a insinuar la música en los huérfanos de la Piedad, es el compositor que les ayuda a traducir su ser y sus estados de ánimo en sonidos: su música, dice Cecilia, “entra dentro de nuestros ojos, impregna nuestras cabezas, hace mover nuestros brazos. El codo y la muñeca del brazo derecho se doblan para maniobrar el arco, los dedos de la mano izquierda se doblan sobre las cuerdas”. Vivaldi es el maestro que “extrae sonidos femeninos de nuestros cuerpos, ofrece a los oídos velludos de los viejos machos la versión sonora de las mujeres, nuestra traducción al sonido, tal y como los machos quieren oírla”. Una música “hecha por mujeres”, que esparce en el aire el “perfume picante” de las mujeres. Scarpa, en las notas finales del Stabat Mater, escribió que tendemos a olvidar que la música de Vivaldi fue compuesta a menudo para intérpretes femeninas. El cuadro de Gabriele Bella nos devuelve a esta evidencia histórica con la palpable concreción de las imágenes.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.