Una pequeña joya de museo en la lejana Odessa: el Museo de Arte Occidental y Oriental


Un breve recorrido por la colección italiana de los siglos XVII y XVIII del Museo de Arte Occidental y Oriental de Odesa, uno de los más importantes de Ucrania.

En una época de cierre forzoso de nuestros museos italianos, nos vemos obligados a satisfacer nuestras ansias de arte deambulando por la red en busca de las colecciones virtuales que casi todos los grandes espacios expositivos del mundo han reunido más o menos apresuradamente o simplemente actualizado para satisfacer nuestro deseo de “lo bello”. Desgraciadamente, no todos los museos, sobre todo los más pequeños y menos equipados económicamente, pueden permitirse estas maravillosas herramientas tecnológicas. Así que he pensado, para los que siguen amando el placer del descubrimiento, para los que siguen queriendo maravillarse con obras que nunca han visto y que quizá nunca hubieran pensado que existieran, llevarles a un lugar decididamente alejado de nuestra Italia, a Odessa. Una ciudad ucraniana a orillas del Mar Negro fundada en 1794 a instancias de Catalina II la Grande, para dotar por fin a su imperio de un puerto hacia Occidente.

Profundamente eslava en sus orígenes, pero construida sobre todo por arquitectos italianos en el más estricto respeto de un urbanismo típicamente francés, lugar de formación de revolucionarios como Lev Davidovich Bronshtejn, más conocido como Trotsky, pero también el lugar ideal donde se formó Vassily Kandinsky, la ciudad del padre del sionismo Vladimir Zhbotinsky y lugar fundamental para cinéfilos de todo el mundo por su "escalera Potemkim"; y quizás desconocida para los italianos por ser la cuna de una de las canciones más famosas de nuestro país, O’ Sole Mio (escrita en la propia Odesa por Edoardo Di Capua en 1898). Pues bien, en una ciudad tan “diversa” y multiétnica, no podía faltar un museo en el que este carácter internacional no se reflejara de la mejor manera: el Museo de Arte Occidental y Oriental. Una estructura inaugurada apenas en 1924 a instancias de la joven República Soviética en la que confluían todas las obras de arte europeas que el régimen había confiscado a la nobleza, los comerciantes y los amantes del arte de la gran región de Odesa, que en aquella época se extendía desde Rumanía hasta Crimea. Una cantidad impresionante de obras, si pensamos que el primer catálogo de 1924 contabilizaba hasta 308 obras expuestas, sin contar obviamente las que llenaban desordenadamente los almacenes del museo.

Como es imposible hacer un recuento de todas las obras presentes en este pequeño-gran museo (actualmente su inventario sólo cuenta entre los cuadros 607 obras de todas las escuelas europeas), he decidido centrar esta breve narración en dos siglos de pintura italiana presentes en la pinacoteca actual, el XVII y el XVIII . Obviamente, la primera obra maestra a mencionar es una que nuestros lectores ya conocen porque hemos seguido paso a paso sus vicisitudes en los últimos meses: el Prendimiento de Cristo (fig. 2), réplica o copia, aún por definir, de Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, 1571 - Porto Ercole, 1610). Pero en este artículo me gustaría presentarles otras obras maestras que este pequeño cofre del tesoro museístico nunca ha tenido la oportunidad de mostrar, especialmente al mundo occidental. Empezando por los artistas boloñeses: el primero en mencionarse no puede ser otro que un lánguido y conmovedor San Pedro llorando (fig. 3), del artista cento Giovanni Barbieri conocido como Guercino (Cento, 1591 - Bolonia, 1666), obra de la colección del conde Musin-Puskin-Brus, donada al zar Nicolás I en 1856, expuesta en la gran Academia de Bellas Artes de San Petersburgo hasta 1901, año en que fue trasladada a Odesa junto con otras obras. Obra de excelente factura, recuerda claramente al más famoso San Pedro llorando del Louvre1, pero en cierto modo más dramático en su representación de la soledad del Hombre-Pedro (fig. 4). Luego está la alegría, el júbilo y, sobre todo, la perfección estilística de Francesco Albani (Bolonia, 1578 - 1660) con su Triunfo de Venus, un óleo sobre lienzo, a diferencia de las obras más famosas de Brera y Dresde (óleos sobre cobre), que también por su tamaño (82 x 111,5 cm) hace impecable el disfrute de las “pequeñas historias” que enmarcan a Venus y suscupidos2(fig. 5).

Hay un gran número de artistas venecianos, o que se convirtieron en venecianos por adopción, presentes en las salas, y como no puedo mencionarlos a todos, me limitaré a señalar algunos, empezando por el que ciertamente no es veneciano, pero que hizo de la ciudad lagunar su nuevo hogar: el belga francófono Nicolas Régnier (Maubege, 1591 - Venecia, 1667): con su único lienzo en la colección, Circe, que lleva años abandonado en un almacén porque la falta de fondos no permite una restauración adecuada, obra que he podido hacer examinar hace poco por la historiadora del arte Annick Lemoine, gran experta en el pintor belga, que desconocía su existencia (fig. 6). Y este episodio es una prueba más del principal problema de este museo: poca gente lo conoce y menos aún se imagina cuántas obras valiosas tiene en su pinacoteca.

1. El Museo de Arte Occidental y Oriental de Odesa
1. El Museo de Arte Occidental y Oriental de Odesa


2. Da Caravaggio, La captura de Cristo (principios del siglo XVII; óleo sobre lienzo, 134 x 172,5 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
2. Da Caravaggio, La captura de Cristo (principios del siglo XVII; óleo sobre lienzo, 134 x 172,5 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


3. Guercino, San Pedro llorando (óleo sobre lienzo; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
3. Guercino, San Pedro llorando (óleo sobre lienzo; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


4. Guercino, San Pedro llorando, detalle
4. Guercino, San Pedro llorando, detalle


5. Francesco Albani, Triunfo de Venus (óleo sobre lienzo, 82 x 111,5 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
5. Francesco Albani, Triunfo de Venus (óleo sobre lienzo, 82 x 111,5 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


6. Nicolas Régnier, Circe (óleo sobre lienzo, 120 x 100 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
6. Nicolas Régnier, Circe (óleo sobre lienzo, 120 x 100 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)

Pero continuando en nuestra historia, y permaneciendo entre los venecianos de adopción, llegamos a Francesco Ruschi (Roma, 1610 - Treviso, 1661), romano de nacimiento, pero que encontró su afirmación artística en Venecia y luego en Treviso con excelentes obras, especialmente frescos, de los cuales encontramos en el museo uno de sus poderosos lienzos, laAlegoría de la Verdad y laMisericordia3 (fig. 7). En este caso, es difícil intentar cualquier comentario; el lienzo abruma con sus vivos colores, con ese entrelazamiento de cuerpos femeninos que se ciernen en un espacio absolutamente indescifrable. La lista de obras de artistas venecianos en la exposición es realmente notable, desde Pietro Liberi hasta los soberbios Canaletto y Guardi con sus inconfundibles vislumbres de calli, campielli y canales, pero de dos artistas me gustaría proponer dos lienzos muy singulares, uno realmente especial e insólito, el Sacrificio de Ifigenia (fig. 8) cuya atribución a Andrea Celesti (Venecia, 1637 - Toscolano, 1712) aún se discute, pero que sorprende por su composición “llena” de personajes desesperados por ese dramático pero necesario sacrificio, y de nuevo de Celesti el Eliezer y Rebeca (fig. 9), un lienzo verdaderamente bello, en el que destaca la delicada figura de una joven, Rebeca, que, aunque con un tierno rubor en las mejillas, es sorprendida en el momento de asumir la gran responsabilidad de convertirse en la madre del nuevo pueblo de Dios. Y no podía faltar uno de los temas más queridos y pintados de la época: un “Ecce homo” (fig. 10) del genovés, veneciano de adopción artística, Bernardo Strozzi (Génova, 1581 - Venecia, 1644). Un lienzo lleno de la pasión de Cristo, que el sacerdote genovés parece haber sentido en sus propios miembros, vertiéndola en su composición, una obra ante la que es difícil no sentirse emocionalmente implicado en el drama del Salvador.

El número de obras italianas en este museo no debe sorprender: aparte de los arquitectos italianos que construyeron la ciudad, Odesa fue durante años un “puerto franco” y, por supuesto, no podía faltar un gran número de comerciantes y armadores venecianos y genoveses, con sus ricas residencias concentradas justo en la céntrica calle Puskin, donde hoy se encuentra el museo, que hasta 1880 fue la calle de los italianos(Italianskaya uliza). Volviendo a los autores del norte de Italia, no podemos dejar de mencionar a Stefano Maria Legnani conocido como Legnanino (Milán, 1661 - Bolonia, 1713) con dos obras presumiblemente creadas como colgantes, una llena de patetismo, Judith 4 (fig. 11) y la otra, una frágil, tímida e indefensa Susana y los viejos (fig. 12). Otro doc milanés, incluso bautizado en la misma parroquia que Caravaggio, Francesco Cairo (Milán, 1607 - 1665), cuenta en su colección con una de sus maravillosas heroínas: Porcia (fig. 13), extático y fascinante retrato de una mujer a la que la sublime técnica de este maestro interiormente conflictivo nos entrega en esta obra como un pedazo de su mundo: entre el sueño y la pesadilla. Otro lombardo de adopción que trabaja principalmente en las provincias de Brescia y Bérgamo es el austriaco Giacomo Francesco Cipperdettoil Todeschini (Feldkirch, 1664 - Milán, 1736): también él, con su “Desayuno” (fig. 14), nos proyecta con su manera trágico-irónica al otro siglo XVII sin sedas, candelabros y bellas doncellas: a una humilde pero digna escena de taberna. Un gran lienzo centrado en cuatro personajes que, entre un trozo de pan seco y un buen toque de queso, presumiblemente están encontrando el amor. Desgraciadamente, esta obra también está actualmente relegada a un almacén a la espera de una restauración urgente, pero quizás en este caso sus personajes se acostumbren, siempre han frecuentado ambientes húmedos y oscuros, esperemos no acostumbrarnos. Pero volvamos a las hermosas salas coloreadas en suaves tonos pastel iluminadas por los grandes ventanales por los que entra el sol por todas partes, el lugar ideal para un buen visitante-fotógrafo que encontramos, una auténtica explosión de Alessandro Magnasco (Génova, 1667 - 1749) que con nada menos que cuatro lienzos te sumerge en el mundo de este artista genovés hecho de paisajes oscuros y a veces aterradores o de interiores que en el frenesí de sus extravagantes personajes parecen estar en un círculo de Dante. En sus obras, a Tonsure di monaci (fig. 15), Nel posto di guardia (fig. 16), Maria Maddalena (fig. 17), y Paesaggio con figure (fig. 18), todas diferentes en sus temas y personajes, se encuentra todo el instinto de este maestro genovés, uno de los pocos que consiguen emocionarnos, pero sobre todo asombrarnos, con su imaginación creadora.

7. Francesco Ruschi, Alegoría de la verdad y la misericordia (óleo sobre lienzo, 71,2 x 106,8 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
7. Francesco Ruschi, Alegoría de la verdad y la misericordia (óleo sobre lienzo, 71,2 x 106,8 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


8. Andrea Celesti, Sacrificio de Ifigenia (óleo sobre lienzo, 138 x 175 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
8. Andrea Celesti, Sacrificio de Ifigenia (óleo sobre lienzo, 138 x 175 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


9. Andrea Celesti, Eliezer y Rebeca (óleo sobre lienzo; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
9. Andrea Celesti, Eliezer y Rebeca (óleo sobre lienzo; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


10. Bernardo Strozzi, Ecce homo (óleo sobre lienzo, 123 x 98 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
10. Bernardo Strozzi, Ecce homo (óleo sobre lienzo, 123 x 98 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


11. Stefano Legnani conocido como Legnanino, Judith (óleo sobre lienzo, 146,8 x 191,3 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
11. Stefano Legnani conocido como Legnanino, Judith (óleo sobre lienzo, 146,8 x 191,3 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


12. Stefano Legnani conocido como Legnanino, Susana y los viejos (óleo sobre lienzo, 148 x 193 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
12. Stefano Legnani conocido como Legnanino, Susana y los viejos (óleo sobre lienzo, 148 x 193 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


13. Francesco Cairo, Portia (óleo sobre lienzo, 113 x 95 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
13. 13. Francesco Cairo, Portia (óleo sobre lienzo, 113 x 95 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


14. Giacomo Francesco Cipper conocido como Todeschini, Desayuno (óleo sobre lienzo, 112 x 135 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
14. Giacomo Francesco Cipper conocido como Todeschini, Desayuno (óleo sobre lienzo, 112 x 135 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


15. Alessandro Magnasco, Tonsura de monjes (óleo sobre lienzo, 99 x 73 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
15. Alessandro Magnasco, Tonsura de monje (óleo sobre lienzo, 99 x 73 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


16. Alessandro Magnasco, En el cuerpo de guardia (óleo sobre lienzo, 49,5 x 119 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
16. Alessandro Magnasco, En el cuerpo de guardia (óleo sobre lienzo, 49,5 x 119 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


17. Alessandro Magnasco, María Magdalena (óleo sobre lienzo, 69 x 54 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
17. Alessandro Magnasco, María Magdalena (óleo sobre lienzo, 69 x 54 cm; Odessa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


18. Alessandro Magnasco, Paisaje con figuras (óleo sobre lienzo, 91,2 x 117,9 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)
18. Alessandro Magnasco, Paisaje con figuras (óleo sobre lienzo, 91,2 x 117,9 cm; Odesa, Museo de Arte Occidental y Oriental)


19. Fellner & Heimer Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Odessa (1887)
19. Fellner & Heimer Teatro Nacional de Ópera y Ballet de Odesa (1887)


20. Escalera Potemkim de Francesco Boffo (1841)
20. Pasos Potemkim de Francesco Boffo (1841)

Soy consciente de que esto no es más que una pequeña muestra de este hermoso museo, pero pretende ser una especie de invitación, si la pandemia lo permite, a un posible próximo viaje para aquellos que tengan ganas de visitar un lugar nuevo, incluso sin mucho espíritu aventurero. Actualmente, Odesa está conectada por los principales aeropuertos italianos al menos tres veces por semana con vuelos de bajo coste. Y visitar Odesa no significa sólo este museo, sino también otro dedicado al Arte Ruso, que abarca desde los iconos tradicionales hasta las mejores obras de la pintura de vanguardia, y luego el suntuoso Teatro Nacional de la Ópera, diseñado en perfecto estilo neobarroco (fig. 19), donde se pueden ver óperas y ballets con representaciones diarias de 12.00 a 19.00 horas, algo impensable en Italia, y, por último, la grandiosa y majestuosa escalera Potenkim (fig. 20), también naturalmente obra de un arquitecto italiano, Francesco Boffo.

1Ellibro de cuentas de Guercino, el famoso cuaderno en el que el hermano del pintor transcribía meticulosamente cada encargo y cada pago, menciona más de una docena de cuadros de San Pedro, muchos de los cuales nunca han sido localizados.

2Estelienzo estuvo expuesto en la galería de la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo hasta 1901.

3Anteriormentetitulado erróneamente “Alegoría del verano”.

4Actualmente, debido al precario estado de la superficie pictórica, en depósito.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.