Entre la autorreferencialidad y la retórica vacía: el presupuesto MiBACT "made in Franceschini


El ministro Dario Franceschini publica un documento en el que hace balance de sus tres años de gobierno del patrimonio cultural. Algunas reflexiones sobre el tema.

En la era de la política del Power Point, es bastante legítimo esperar que un ministro de la República, ahora en su tercer año de mandato, en lugar de preguntarse qué es lo que no ha funcionado en este tiempo y qué se puede mejorar, pierda y haga perder el tiempo haciendo compilar presentaciones en PDF para hacer su propio balance. Administración normal para un exponente de un gobierno que nos ha acostumbrado a la palabrería de diapositivas más que a la acción efectiva (y del que el actual no representa más que la continuación, oculta tras una máscara más seria). Resulta así que, en el tercer aniversario de su toma de posesión en el Colegio Romano, el Ministro de Bienes Culturales Dario Franceschini publica en la página web del Ministerio un documento cuyo título es ya todo un programa: Cultura y Turismo. Tres años de gobierno. “Cultura y turismo. No un universalista ”cultura y ciudadanía“, un pragmático ”cultura y sentido cívico“, un soñador ”cultura y libertad": títulos que, en cualquier caso, habrían sido fruto de un énfasis declamatorio, pero que habrían causado una impresión completamente distinta. No: la cultura, para Franceschini, es la doncella natural del turismo.

Cultura y turismo. Tres años de gobierno
Cultura y turismo. Tres años de gobierno

Pero éste no es, desde luego, el principal problema del documento de Franceschini. Si la maldad se limitara únicamente al título, tendríamos mucho de qué alegrarnos. Cultura y Turismo. Tres años de gobierno" esconde, por desgracia, un informe lleno de autorreferencialidad, de retórica vacía a lo Renzi, de presupuestos parciales de los que se desprende una falsa realidad hecha de falsas revoluciones, de medias verdades, de acciones debidas que se hacen pasar por resultados extraordinarios, todo ello relleno de los habituales, patéticos y rancios tópicos de Italia como lugar de “entrelazamiento de belleza, arte, paisaje y creatividad”, de “la cultura como vehículo del Made in Italy”, del arte que “atrae la inversión extranjera”. Poco que añadir: basta hojear el PDF aunque sea distraídamente para darse cuenta de que se está ante un documento con sabor a propaganda de partido. Y que el documento se parece más a un cartel electoral que a un verdadero balance es evidente desde el mismo momento en que Franceschini despotrica contra la “visión anacrónica que enfrentaba protección y valorización”: una visión que en realidad nunca existió, pero que fue bien pensada para atribuirla a los adversarios de la línea gubernamental (estos últimos responsables, si acaso, de haber exacerbado esta oposición).

Las sesenta y nueve páginas que componen el documento son una sucesión continua de pomposas afirmaciones de resultados que sólo parecen rimbombantes a quienes no conocen la historia del patrimonio cultural italiano de los últimos tres años. Comienza con los mil millones de euros para la cultura asignados por el CIPE al Ministerio: mil millones que, sin embargo, se destinarán a un número limitado de sitios (treinta y tres en total), mientras que los demás tendrán que seguir luchando con los (pocos) recursos que el Ministerio destina a la protección. Sí, claro: el presupuesto del Ministerio vuelve a superar la barrera de los 2.100 millones de euros, lo que marca uncambio de rumbo respecto a los gobiernos anteriores, caracterizados todos ellos por una propensión común a recortar los recursos asignados al patrimonio cultural, pero en su documento Franceschini omite decir que el presupuesto del Ministerio volverá a disminuir presumiblemente en 2017 y 2018. La estimación presupuestaria para el trienio 2016-2018, que puede descargarse fácilmente de la web del MiBACT, registra, sí, 2.128.366.723 euros para 2016, pero marca 1.754.738.237 para 2017 y 1.654.456.618 para 2018: en la práctica, podría volver a los niveles del Gobierno Monti. Al tratarse de un presupuesto provisional, es probable que luego las cifras se revisen al alza (y Franceschini ya anuncia que los 2.100 millones de 2016 “se han confirmado” también para 2017), pero a la espera de un comunicado oficial que no sea el presupuesto de los tres años de Franceschini, algunas dudas son legítimas.

A continuación, Franceschini presume como un éxito el concurso para 500 nuevos funcionarios en el Ministerio, en realidad un miserable paliativo que apenas alcanzará para cubrir la facturación, mientras superintendencias, museos, archivos y bibliotecas seguirán trabajando en situaciones de escasez de personal. En el número de febrero de Arte y Dossier, un artículo de Fabio Isman ilustraba eficazmente la situación de las Galerías Nacionales de Palazzo Barberini y Palazzo Corsini: cuarenta conserjes para los dos museos, repartidos en cuarenta y cuatro salas (treinta y seis en Palazzo Barberini, ocho en Palazzo Corsini), de los cuales cuatro no estarían disponibles, y los treinta y seis restantes son insuficientes para garantizar la apertura continua de todas las salas de las dos galerías (los problemas de Palazzo Barberini, en particular, son perennes: ahora es casi un privilegio poder visitarlo en su totalidad). Hablando de museos: Franceschini presenta como una revolución la autonomía adquirida de una treintena de institutos y la organización del resto en polos museísticos regionales. Si hubo una revolución, fue negativa: los museos, al haber roto sus lazos con sus superintendencias, se han desconectado de su territorio, y la autonomía ha dado lugar, por el momento, a reorganizaciones discutibles (el ejemplo de la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma es especialmente significativo), a iniciativas imprudentes (como la despedida de soltero en el patio del Palazzo Pitti o el préstamo de trece obras de la Galleria Borghese a la TEFAF de Maastricht) y, en general, a muy poca acción, porque los problemas a los que se enfrentan los nuevos “superdirectores” son los mismos de siempre. Y no se aprecian cambios drásticos con respecto a las gestiones anteriores. Las bibliotecas y los archivos, en cambio, están simplemente abandonados a su suerte.

Y si hay que reconocer que elBono Arte fue uno de los trucos más interesantes del actual ministro, no se puede decir lo mismo de los domingos gratuitos, que Franceschini reivindica como un éxito que ha contribuido a “aumentar la frecuentación de los museos”, pero que en realidad los ha convertido en alternativas a las fiestas de los pueblos, asaltados como están por multitudes ávidas de la misma “belleza” propagada por el ministro y que evidentemente, al tener que elegir entre el “paseo cultural” a los Uffizi y una excursión a la castañada, han dado preferencia a la primera opción. ¿Y qué decir en cambio de launificación de las superintendencias según la nefasta lógica de la “visión holística”? Nada, salvo que en realidad sólo ha producido una gran confusión: competencias fusionadas, menos oficinas, superintendentes y funcionarios mermados. Y de estos problemas hemos hablado largo y tendido en estas páginas.

Prefiero detenerme aquí y dejar que el lector evalúe el resto del manifiesto de Franceschini. Si quiere hacerse una idea, hay incluso enlaces a los tuits individuales de Franceschini. Todo ello, por supuesto, sin el menor atisbo de autocrítica: no digo que fueran de esperar valoraciones negativas por parte del ministro. Eso habría sido bastante ingenuo. Pero al menos algunas frases, como “sabemos que hay margen de mejora y haremos todo lo posible para solucionar los problemas que aún existen”, o “intentaremos que seamos aún más resolutivos de lo que hemos sido hasta ahora”... pero en lugar de eso, nada. Es el triunfo de laautocelebración. Y a mí, lo siento, me surgió una sensación de náusea.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.