Los Uffizi Diffusi de Massa y el futuro del Palacio Ducal


Se ha anunciado una etapa del proyecto Uffizi Diffusi para 2024 en Massa: por ahora, sin embargo, se sabe poco y corre el riesgo de ser una iniciativa fuera de foco. Sin embargo, así podrían crearse vínculos intensos entre Massa y Florencia. Lo que podría revitalizar el Palacio Ducal.

Desde hace tres años, las Galerías de los Uffizi promueven la iniciativa Uffizi Diffusi, cuyo objetivo principal es acercar las obras del museo al territorio (en Toscana, pero no sólo) principalmente a través de una serie de exposiciones temporales en las que las obras de los Uffizi están flanqueadas por piezas procedentes de los territorios en los que se celebran las exposiciones. Se trata de una iniciativa loable, que se mueve en sustancial continuidad con el proyecto La Ciudad de los Uffizi promovido por el anterior director de las Galerías, Antonio Natali, y que representa un momento importante para admirar las obras del museo en el hábitat que las ha producido o conservado durante siglos, insertas en una densa red de relaciones que la musealización puede haber oscurecido o anulado por completo. Últimamente, sin embargo, el proyecto Uffizi Diffusi parece estar algo “desenfocado”, y parece que los objetivos de la iniciativa no se persiguen de la manera más eficaz, como demuestra en particular el caso de Massa.

El 8 de mayo, el director de los Uffizi, Eike Schmidt, y el prefecto de Massa-Carrara, Guido Aprea, anunciaron la firma de un acuerdo por el que, en la primavera de 2024, los Uffizi Diffusi recalarán en Massa: En las salas del magnífico Palazzo Ducale (escandalosamente infrautilizado desde el punto de vista cultural y ocupado en gran parte por las oficinas de dos organismos públicos, la Provincia y la Prefectura de Massa-Carrara) se expondrán, tras la necesaria restauración, una docena de cuadros procedentes de los Uffizi (como reza el comunicado de prensa de la prefectura, “paisajes y bodegones, entre ellos dos hermosas obras del dieciochesco Francesco Corsi, y también un par de obras del taller de Carlo Dolci”). Se trata de pinturas que habían sido sacadas de los depósitos de los Uffizi y colocadas en el palacio Massese en 1931 y 1939 (otras fueron depositadas en el palacio del Príncipe de Carrara, sede de la Academia de Bellas Artes, y en la iglesia de la Sagrada Familia de Marina di Carrara, donde aún hoy se encuentran), y que fueron retiradas del edificio en 2013, cuando un terremoto inutilizó parte de la estructura. Por el momento, no está claro si su regreso al Palacio Ducal será un acontecimiento permanente o temporal, y en este último caso de qué duración; tampoco está claro dónde se expondrán exactamente las pinturas y cómo las disfrutará el público, dado que el edificio, como se ha mencionado, dista mucho de ser un museo.

Massa, Palacio Ducal. Foto: Piergiuliano Chesi
Massa, Palacio Ducal. Foto: Piergiuliano Chesi
Massa, Palazzo Ducale, Salone degli Svizzeri. Foto: Massa da vivere
Massa, Palazzo Ducale, Salone degli Svizzeri. Foto: Massa da vivere

Naturalmente, cualquier iniciativa que vaya en la dirección de realzar el valor y el uso con fines expositivos y culturales de un edificio histórico tan importante como el Palazzo Ducale de Massa sólo puede ser bienvenida. Sin embargo, se podría, y se podría, hacer más, y de otra manera. No se comprende el profundo valor cultural de una operación como la de devolver a Massa un núcleo de obras heterogéneas, que no tienen casi nada que ver con la historia del edificio y de la ciudad y que simplemente fueron tomadas más o menos al azar de los depósitos de las Galerías Florentinas en los años treinta para embellecer los despachos y salas de recepción de una sede institucional. Obras desconocidas para los ciudadanos de Massese (se colgaron en salas normalmente inaccesibles) y en conjunto de buen nivel, pero desde luego no obras maestras absolutas cuya exposición pueda justificarse prácticamente en cualquier contexto, más allá de estrictas razones históricas, en virtud de su extraordinario valor. Si lo que se pretende es traer de vuelta a casa obras ya conservadas en el Palacio Ducal, la atención debería centrarse no en cuadros “ajenos” que llevan varias décadas aparcados en los salones del palacio, sino en obras íntimamente ligadas a la historia de Massa y del majestuoso edificio, y por tanto en pinturas y esculturas que formaron parte de las colecciones ducales de la familia Cybo Malaspina, dispersas durante el siglo XVIII. Colecciones de las que hoy ya es posible rastrear un núcleo de obras, y que futuras investigaciones podrán hacernos conocer mejor, permitiéndonos identificar otras piezas antaño expuestas en el Palacio Ducal y en las demás residencias de la ilustre familia.

Algunas obras conservadas en Massa han permanecido en Italia: es el caso, en particular, de un pequeño núcleo de pinturas que pasaron a Roma en el siglo XVIII, y que actualmente forman parte de las colecciones de las Gallerie Nazionali d’Arte Antica. El grupo de pinturas no se expone ni en el Palazzo Barberini ni en el Palazzo Corsini, sino que se conserva en los almacenes de los museos o está depositado en los locales de instituciones como la Cámara de Diputados y la Accademia dei Lincei; Entre las pinturas “Massese” se encuentra el Retrato de León X con dos cardenales de Giuliano Bugiardini, de Rafael, encargado por el cardenal Inocencio Cybo, quien ordenó al pintor que sustituyera la cabeza del cardenal Luigi de’ Rossi por la suya. Para estas obras podría preverse un préstamo a largo plazo al finalmente musealizado Palacio Ducal, en la estela de lo que hizo el anterior ministro de Cultura Dario Franceschini con la iniciativa 100 obras vuelven a casa, que supuso el traslado de varias piezas de los depósitos de los grandes museos a sus lugares de origen. Para las antiguas obras de Cybo Malaspina que, en cambio, están en importantes museos europeos ( Lorenzo Cybo , de Parmigianino, está en el Statens Museum for Kunst de Copenhague, el Retrato de Alderano Cybo, de Carlo Maratta, está en el Musée des Beaux-Arts de Marsella, laInmaculada Concepción, también de Maratta, está en la Bildergalerie del Palacio Sanssouci de Potsdam) podemos pensar en organizar una o varias manifestaciones expositivas, de la duración habitual de tres a cuatro meses, que permitan su regreso temporal a las laderas de los Alpes Apuanos.

Parmigianino, Retrato de Lorenzo Cybo (1524; óleo sobre tabla, 126 x 104 cm; Copenhague, Statens Museum for Kunst)
Parmigianino, Retrato de Lorenzo Cybo (1524; óleo sobre tabla, 126 x 104 cm; Copenhague, Statens Museum for Kunst)
Carlo Maratta, Retrato del cardenal Alderano Cybo (1687; óleo sobre lienzo, 103,5 x 94,5 cm; Marsella, Museo de Bellas Artes)
Carlo Maratta, Retrato del cardenal Alderano Cy bo (1687; óleo sobre lienzo, 103,5 x 94,5 cm; Marsella, Museo de Bellas Artes)
Armas de los Médicis y de los Cybo, hazaña de Lorenzo Cybo, esfinges (1547; mármol, 58 x 60 cm; Florencia, Galería de los Uffizi)
Armas de los Médicis y de los Cybo, Pluma de Lorenzo Cybo, Esfinges (1547; mármol, 58 x 60 cm; Florencia, Galerías de los Uffizi)

Como puede verse, al menos en el estado actual de los conocimientos, no hay que buscar en Florencia para encontrar obras ya en la colección Cybo Malaspina, sino en otros lugares. Esto no significa que no se puedan organizar iniciativas culturales significativas para relatar la estrecha relación que desde siempre ha unido a la ciudad del lirio con el distrito apuano, empezando por una exposición en el Palacio Ducal que podría encajar perfectamente en el proyecto Uffizi Diffusi, un proyecto que hasta ahora, como decíamos, se ha realizado principalmente a través de la organización de exposiciones temporales, en las que se han colocado obras de las Galerías florentinas junto a piezas procedentes del territorio. El objetivo de una exposición de este tipo sería ilustrar la complejidad y la riqueza de este vínculo: desde la relación, incluso de parentesco, entre las dos Casas reinantes (los Medici y los Cybo Malaspina), hasta los escultores activos en Florencia que se quedaron en Carrara (basta pensar en Miguel Ángel), pasando por los artistas de Massa (como Felice Palma) y de Carrara (como Pietro Tacca) que encontraron la gloria en la capital toscana. Para completar un recorrido expositivo que debería contar con numerosas obras de origen local (desde algunos retablos, quizá restaurados para la ocasión, a la Madonna de Felice Palma en la iglesia de los Capuchinos, pasando por el Crucifijo de Tacca padre o hijo en la iglesia de San Martino), podrían llegar desde los Uffizi algunos retratos de miembros de la familia Médicis que tuvieron especiales conexiones con el Cybo Malaspina y el territorio apuano, una hermosa base de mármol del siglo XVI con los escudos de armas de las dos familias (no. cat. 00283862), dibujos y obras de pequeño formato de grandes escultores que utilizaron el mármol de Carrara, algunos cuadros de pintores florentinos que enviaron obras a Massa, empezando por Matteo Rosselli.

En cualquier caso, tanto si se trata de traer de vuelta a casa, por periodos más o menos largos, obras que en su día estuvieron en el Palacio Ducal, como si se trata de organizar eventos expositivos no tan relacionados con la idea del retorno de las obras, hay un punto que debe quedar claro: para una plena recuperación con fines culturales del edificio y para su contribución real y duradera a la vida cultural de la zona de Apuana, es necesario combinar iniciativas temporales como éstas con la transformación del Palazzo Ducale en un museo de sí mismo y en el museo cívico que la ciudad de Massa nunca ha tenido. A través de un itinerario que enlaza los tesoros del palacio (el Salón de los Caballeros, la capilla con los frescos barrocos, o más bien de Bernini, de Carlo Pellegrini, la alcoba) y piezas vinculadas a la historia de la ciudad, algunas de las cuales ya se encuentran en eledificio (desde el molde del portal de Biduino del Metropolitan Museum hasta el retrato del príncipe Alberico I), se crearía una organización capaz de dar un gran paso adelante en el conocimiento, la protección y la comunicación del patrimonio de una zona rica en testimonios históricos y artísticos que corren el riesgo de perderse o destruirse, como ha ocurrido a menudo en el pasado.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.