Florencia, tras décadas vuelve a abrir la Capilla del Palacio Portinari Salviati


En Florencia, después de décadas, la Capilla del Palacio Portinari Salviati vuelve a ser visitable: la sala, pintada íntegramente por Alessandro Allori y colaboradores, ha sido restaurada y ya puede visitarse.

Tras décadas cerrada, una pequeña joya de Florencia, la Capilla Salviati del Palacio Portinari Salviati, vuelve a ser visible al público. La restauración de la pequeña capilla aristocrática dedicada a Santa María Magdalena y completamente pintada por Alessandro Allori y ayudantes entre 1579 y 1580, consagrada al año siguiente, en agosto de 1581 (en una pared de la capilla Allori también firmó con su nombre con la fecha de 1580), ha concluido en estos días. La restauración de la capillaSalviati y de las demás decoraciones del palacio Portinari Salviati corrió a cargo de la restauradora Anna Medori(Faberestauro), con la colaboración de Andrea Vigna(Habilis) y la dirección de Adriana Novelli, jefa de proyecto del Grupo LDC, y del restaurador Guido Botticelli. La capilla y el palacio (ahora residencia turística de lujo) estarán abiertos a los visitantes todos los lunes: el coste de las visitas guiadas es de 15 euros por persona, 10 euros para los residentes en Florencia. Todo lo recaudado se donará para financiar proyectos de restauración en Florencia. Para reservar llame al 055-535353 o escriba un correo electrónico a info@palazzoportinari.com. Los grupos estarán formados por un máximo de 10 visitantes para garantizar la seguridad de las decoraciones y de las personas, incluso en espacios reducidos.

Durante la restauración, se descubrió que las pinturas de la capilla son óleos sobre la pared y no frescos, como se creía hasta hoy: una técnica poco frecuente en el contexto florentino (otro ejemplo famoso en Florencia son los Mapas geográficos de los Uffizi pintados por Ludovico Buti, uno de los ayudantes de Alessandro Allori).

El ciclo pictórico que decora la pequeña capilla incluye Profetas y Sibilas en la bóveda flanqueados por querubines que sostienen pergaminos con pasajes de las Sagradas Escrituras alternados, en las esquinas, con áreas alusivas a los cuatro sacrificios mencionados en el Antiguo Testamento. En las paredes, bajo el friso con un elegante sarmiento, están pintadas, como en tapices fingidos, tres historias de Magdalena(Magdalena limpiando los pies de Jesús durante la cena en casa de Simón, Noli me tangere, Comunión de Magdalena), que se completan con el panel del altar que representa a Cristo en casa de Marta y María, y una predela, hoy perdida, que contenía la Resurrección de Lázaro. Una densa decoración, realzada por la abundante aplicación de oro, cubre los restantes espacios de la pequeña sala, incluyendo, sobre la puerta de entrada, la representación de Cristo sostenido por dos ángeles y, en las paredes cercanas, los santos Jacopo, Francisco y Lorenzo. Allori describió con precisión el programa iconográfico de la capilla en sus Ricordi (Memorias ), precisando además que realizó personalmente las cabezas de los términos y las cuatro figuras enmarcadas en el zócalo de falso mármol, mientras que para el resto contó con la ayuda de Giovanni Maria Butteri y Alessandro Pieroni.

Los orígenes del palacio Portinari Salviati se remontan a Folco Portinari, padre de Beatriz, musa de Dante Alighieri.

El itinerario de visita puede incluir, según disponibilidad, la Capilla Salviati, la Corte de Cosme I, la Corte de los Emperadores y las salas contiguas con los preciosos ciclos de frescos dedicados a la Odisea y a las Historias de Hércules, pintados también por Alessandro Allori y ayudantes entre 1574 y 1576. En el piano nobile, se podrán ver los techos de las suites pintados al fresco en el siglo XVIII por Tommaso Gherardini y ayudantes, así como la Galería con la bóveda pintada al fresco que representael Olimpo entre las alegorías del Día y la Noche. En la suite Francesco I de’ Medici, los visitantes pueden admirar los artesonados con las decoraciones originales del siglo XV que representan el arma Portinari, una puerta entre dos leones rampantes.

Con la finalización de la restauración de la Capilla Sal viati, concluye la recuperación de los 12.000 metros cuadrados de interiores del Palacio Portinari Salviati, iniciada en 2019 por la propiedad del Grupo LDC, intervención realizada bajo la supervisión de la Soprintendenza Archeologia, Belle Arti e Paesaggio para la ciudad metropolitana de Florencia y las provincias de Pistoia y Prato.

Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, pintura con Cristo en la Casa de Marta y Magdalena. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, pintura con Cristo en la Casa de Marta y Magdalena. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, Magdalena limpia los pies de Jesús durante la cena en casa de Simón. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, Magdalena enjuga los pies de Jesús durante la cena en casa de Simón. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, Noli me tangere. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580.
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, Noli me tangere. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580.

La Capilla

La Capilla Salviati, dedicada a Santa María Magdalena, fue consagrada en agosto de 1581, según consta en la placa situada en el exterior de la puerta. Es el propio Alessandro Allori, a quien el entonces propietario del palacio Jacopo Salviati había confiado también la decoración del Patio de los Emperadores y otros espacios de la planta baja, quien atestigua que la Capilla se terminó en 1580. En sus Ricordi (Memorias), Allori precisa que los ayudantes fueron Giovanni Butteri y Alessandro Pieroni, y describe minuciosamente el ciclo pictórico, realizado desde el 25 de enero de 1579 hasta mayo de 1580, que incluye los Profetas y las Sibilas en la bóveda flanqueados por querubines que sostienen pergaminos con pasajes de las Sagradas Escrituras, alternando en las esquinas con los cuatro sacrificios del Antiguo Testamento. Bajo el friso con un elegante sarmiento se encuentran las tres historias de María Magdalena(María Magdalena limpiando los pies de Jesús durante la cena en casa de Simón, Noli me tangere, Comunión de María Magdalena) complementadas por el precioso panel del altar que representa a Cristo en casa de Marta y María. El lienzo, tema de devoción doméstica en armonía con su destino en una capilla privada, representa sin embargo, como subraya Mina Gregori, “también la búsqueda de temas nuevos y redescubiertos propios de aquellos años”.

De hecho, el ciclo de frescos de la Capilla Salviati constituye un importante documento a comienzos de la octava década del siglo XVI “del proceso de transformación que afectó a la pintura sacra precisamente a raíz de las intervenciones de losAllori, Santi di Tito y otros artistas menores, que se dedicaron no sólo a la decoración de iglesias, sino también de lugares destinados a la devoción doméstica como la Capilla Salviati, que constituye un precioso ejemplo de los que se instalaron en los palacios florentinos entre mediados del siglo XVI y principios del XVII”, subraya también Carlo Sisi. El conjunto del altar incluía también una predela, hoy desaparecida, con la Resurrección de Lázaro, mientras que el resto de las zonas de la pequeña sala están decoradas con la abundante aplicación de oro, que especialmente en la bóveda consigue brillantes efectos de mosaico. El dorado fue ejecutado por Bastiano di Benedetto del Chiesto a principios de octubre de 1579, según reveló Guido Pampaloni. Normalmente, esta técnica era realizada por personas especializadas, llamadas pintores por sus contemporáneos, ya que requería experiencia y paciencia más que habilidades artísticas. Por último, testimonia de nuevo Pampaloni, se encargó al ebanista Mastro Iovanni Iacopelli el enmarcado de los lienzos y la preparación de la predela de nogal del altar (hoy desaparecida), mientras que el maestro Girolamo Franceschi, librero con taller en la Badia Fiorentina, se encargó de la “lehatura di un messale in foglio grande... con cordame di lacca rosso” (enmarcado de un gran pliego de misal... con cordón de laca roja).

Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La Bóveda. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La Bóveda. Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La Bóveda (detalle). Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La bóveda (detalle). Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La Bóveda (detalle). Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati, Capilla Salviati, La bóveda (detalle). Alessandro Allori y ayudantes; 1579-1580
Palacio Portinari Salviati
Vista desde el Palacio Portinari Salviati

La restauración

Los trabajos de restauración comenzaron en febrero de 2019. Los análisis científicos, llevados a cabo mediante imágenes de alta definición e investigaciones instrumentales planificadas por el profesor Guido Botticelli y supervisadas por los funcionarios de la Soprintendenza Fulvia Zeuli y Jennifer Celani, han puesto de relieve una vez más la singularidad de estas pinturas, que fueron pintadas al óleo en lugar de al buen fresco. Las pinceladas, de gran cuerpo y textura, atestiguan que Allori pintaba muy probablemente sobre un yeso ya seco sobre el que ambientaba las escenas trabajando sobre la pared como si se tratara de una pintura sobre madera.

La decoración de la capilla es un raro ejemplo en el ámbito florentino de pintura al óleo sobre la pared, una elección totalmente inusual en comparación con la tradicional pintura al buon fresco utilizada habitualmente para las decoraciones murales de este periodo. Las razones de esta elección pueden ser varias: un enlucido ya acabado en el momento de la realización del fresco, la búsqueda de una mayor brillantez y la posibilidad de realizar detalles más definidos. Otro ejemplo de este tipo en Florencia se encuentra en la Sala delle Carte Geografiche de los Uffizi, pintada al óleo con miniaturas doradas por Ludovico Buti, también colaborador de Allori en el palacio Portinari, hacia finales del siglo XVI. Los problemas de la capilla, en detrimento de la bella materialidad de la película pictórica original, se deben principalmente a infiltraciones de humedad y sales solubles arrastradas al interior por la porosidad del enlucido. Fenómenos que ya han hecho necesarias diversas obras de restauración y mantenimiento a lo largo del tiempo.

Florencia, tras décadas vuelve a abrir la Capilla del Palacio Portinari Salviati
Florencia, tras décadas vuelve a abrir la Capilla del Palacio Portinari Salviati


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.