¿Qué sabemos realmente de la madre de Leonardo da Vinci?


¿Qué sabemos de la madre de Leonardo da Vinci? ¿Una esclava circasiana o una campesina de Vinci? Todo, pero realmente todo, lo que actualmente es posible saber sobre Caterina, la madre del genio.

¿Qué sabemos realmente de Caterina, la madre de Leonardo da Vinci? Ayer causó gran revuelo la noticia del descubrimiento, por parte del historiador y filólogo Carlo Vecce, delacta de liberación de una esclava circasiana, llamada Caterina, redactada el 2 de noviembre de 1452 por el padre de Leonardo, el notario Piero da Vinci. Vecce, profesor de la Universidad L’Orientale de Nápoles, con publicaciones sobre Leonardo da Vinci en su haber y reconocido como un erudito de autoridad, anunció que había encontrado el documento enlos Archivos Estatales de Florencia y había tejido en torno a la historia de la probable madre de Leonardo una novela titulada Il sorriso di Caterina. La madre di Leonardo, publicada por Giunti (el anuncio del descubrimiento se hizo durante una rueda de prensa de presentación del libro). El libro mezcla realidad y ficción e incluirá también el documento recién encontrado.

Durante la presentación del libro, Vecce declaró que había optado por un enfoque de estilo docu-ficción para asegurarse de que el descubrimiento llegara al mayor número de personas posible, aunque, contactado telefónicamente por el New York Times, hizo saber que se está preparando un artículo científico sobre el tema. El público se ha hecho muchas preguntas sobre la noticia: ¿es realmente un gran avance? ¿Es realmente un “descubrimiento histórico de importancia revolucionaria”, como dijo el director editorial de Giunti , Antonio Franchini, en una opinión compartida por otro erudito autorizado, Paolo Galluzzi, académico de los Lincei? ¿Sobre qué base la escritura firmada por el padre de Leonardo avala la conclusión de que la Catalina mencionada en el documento, donde se dice que es “filia Jacobi eius schiava seu serva de partibus Circassie” (“hija de Jacob y esclava o sierva de origen circasiano”), es efectivamente la madre de Leonardo da Vinci?

Podemos partir precisamente de la noticia del descubrimiento de Vecce. La existencia de la escritura, redactada en Florencia el 2 de noviembre de 1452, ya era conocida: de hecho, se menciona en las Ricordanze (Reminiscencias ) de Francesco di Matteo Castellani, caballero florentino del siglo XV, yerno de Palla Strozzi (uno de los hombres más ricos de la Florencia renacentista) al haberse casado con su hija Ginevra, y figura interesante a los ojos de los historiadores contemporáneos sobre todo por las relaciones que mantuvo con algunas de las personalidades más ilustres de su época (como Luigi Pulci y Lorenzo el Magnífico). En el libro de memorias de Castellani leemos que “Ser Piero d’Antonio di ser Piero [padre de Leonardo, ed] fue notarizado para la liberación de Catherina balia della Maria, facta per monna Ginevra d’Antonio Redditi, patrona di detta Caterina e donna di Donato di Filippo di Salvestro di Nato, a dì 2 di novembre 1452, posto che la carta per errore dice a dì 2 di dicembre e così la less’io, Francesco Matheo Castellani, questo dì 5 di novembre 1452”.

Partida de nacimiento de Leonardo da Vinci
La partida de nacimiento de Leonardo da Vinci

¿Qué ocurrió el 2 de noviembre de 1452? Una tal Ginevra d’Antonio Redditi, esposa (“mujer”) de Donato di Filippo di Salvestro di Nato (o Donato di Filippo di Salvestro Nati) decide liberar a una de sus esclavas llamada Caterina, que hacía de nodriza de la hija de Ginevra, María. Castellani, que ve el documento tres días después, el 5 de noviembre, se da cuenta de que Ser Piero da Vinci se ha equivocado sin embargo de fecha, al haber escrito “2 de diciembre” en lugar de “2 de noviembre” (circunstancia que ha llevado aAGI a fantasear con un Piero da Vinci que comete el error porque “le tiembla la mano” de emoción, ya que “esa esclava es ’su’ Caterina, la muchacha que le dio su amor”). El acto descubierto por Vecce, según se anunció en la rueda de prensa, añade dos nuevos elementos: el nombre del padre de la niña (Jacob) y su origen, a saber, Circasia, región histórica del norte del Cáucaso, a orillas del mar de Azov y del mar Negro. La hipótesis es que Catalina fue secuestrada en su tierra natal por los tártaros, llevada hacia 1439 a Constantinopla, donde fue comprada por traficantes de escla vos venecianos (el tráfico de seres humanos era un fenómeno muy extendido en el siglo XV en las rutas mediterráneas) y llevada a Florencia en 1442.

¿Qué documentos vinculan inequívocamente la escritura de 1452 con la madre de Leonardo da Vinci? La respuesta corta es: ninguno por el momento, aunque Vecce declaró durante la rueda de prensa, según recoge de nuevo el New York Times, que “las pruebas de que el documento se refiere específicamente a la madre de Leonardo se ven reforzadas [...] por otros documentos que trazan una cadena de propiedad y familiaridad con Caterina, todos ellos vinculados al padre de Leonardo”. Sin embargo, por lo que ha trascendido hasta ahora, no disponemos de pruebas irrefutables que nos lleven a establecer con certeza que la Caterina en cuestión es la madre del genio. No obstante, hay una serie de indicios (que, como nos enseñan todas las películas de detectives, reunidos no constituyen una prueba: pueden, sin embargo, contribuir a una pista muy plausible) que han llevado a algunos estudiosos, entre los que destacan Renzo Cianchi , Francesco Cianchi, Alessandro Vezzosi y Viacheslav Chirikba, a considerar muy probable la hipótesis de que la madre de Leonardo fuera una esclava circasiana.

Fue Renzo Cianchi (1901 - 1985), fundador del Museo Ideale Leonardo da Vinci, con sede en Vinci, quien planteó por primera vez la hipótesis a partir del descubrimiento de algunos documentos. En primer lugar, los que atestiguan que Piero, aunque originario de Vinci, ejerció en Florencia entre 1451 y 1452 (por lo que es muy probable que residiera aquí), lo que llevó a Renzo Cianchi, y después a su hijo Francesco, a quien se atribuye la organización y publicación de los estudios de su padre en 2008, a creer que Leonardo fue concebido en la capital toscana. Por aquel entonces, Piero da Vinci tenía un cliente, un tal Vanni di Niccolò di ser Vanni, que redactó su testamento en 1451: en este testamento (Piero da Vinci era uno de los albaceas testamentarios) se menciona a una “Caterina schiava”, y la hipótesis era que Piero da Vinci había tenido tal relación con el usurero Vanni di Niccolò que había llegado a conocer a su esclava y había tenido una aventura con ella.

En 2015, un estudio de laUniversidad de Chieti y Pescara, que había sometido a una larga investigación las huellas dactilares dejadas por Leonardo en sus sábanas, había dado que hablar: de una muestra de más de 200 huellas, se había encontrado, dijo Luigi Capasso, director del Instituto de Antropología y del Museo de Historia de las Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chieti y Pescara, y Alessandro Vezzosi, director del Museo Ideale de Vinci, una “estructura de vórtice con ramificaciones en Y, conocida como triradio”, que sería “común a cerca del 65% de la población árabe”, circunstancia que según Capasso y Vezzosi reforzaba la idea de que por las venas de Leonardo también corría sangre levantina. Sin embargo, esta investigación fue vista con gran escepticismo por Simon Cole, profesor asociado de criminología de la Universidad de California, quien afirmó que es imposible determinar la etnia de una persona a partir de sus huellas dactilares.

En cambio, el erudito ruso Viacheslav Chirikba, en 2018, insistió en ciertos detalles, en primer lugar el hecho de que, contrariamente a la costumbre de la época, los documentos de nacimiento de Leonardo da Vinci no mencionan el nombre de su madre, lo que lleva a pensar, escribió Chirikba, que “Catalina no tenía un apellido oficial, ni siquiera un patronímico, y que no era natural de Vinci. Por consiguiente, debía de pertenecer a la clase más baja de la sociedad italiana: era una esclava doméstica, una categoría común en la Italia de los siglos XIV y XV”. Chirikba precisa, sin embargo, que “Caterina era el más común de los nombres femeninos dados a las esclavas orientales después del bautismo católico”. Por tanto, no es seguro que la Catalina liberada en 1452 sea efectivamente la esclava Catalina que finalmente fue madre de Leonardo. Sin embargo, hay otros indicios que sugieren que la madre del artista era una esclava: por ejemplo, sigue argumentando Chirikba, el hecho de que Piero no se casara con la mujer después de dejarla embarazada, debido a que la brecha social era demasiado amplia, y el hecho de que el abuelo paterno de Leonardo, Antonio, no la mencione en el documento privado en el que consta el nacimiento del niño. Sólo después de que Caterina se casara (por tanto, en el caso de que fuera esclava, tras su liberación), y adquiriera así un apellido legalmente reconocido, es mencionada por Antonio da Vinci en los documentos, aunque sin su nombre de soltera y sin patronímico. Y de nuevo, Chirikba plantea la hipótesis de que, al ser Leonardo hijo ilegítimo, y además de una esclava, no podía seguir los pasos de su padre y convertirse en notario inscribiéndose en el Arte dei Giudici e dei Notai (Gremio de Jueces y Notarios) debido a su condición. Sin embargo, Chirikba ya había especulado sobre el origen circasiano de Catalina, ya que Circasia era la tierra de origen de muchos esclavos vendidos en los mercados de Venecia, Génova y Florencia, y también debido al hecho, escribió el erudito ruso, de que “los escritos de Leonardo denotan un interés evidente por Asia Menor, el Cáucaso y el Mar Negro”. Por último, según Chirikba, “es muy probable que Catalina no fuera comprada por Ser Piero, sino que fuera una esclava doméstica de uno de sus amigos o colegas de Florencia”.

Francesco Melzi, Retrato de Leonardo da Vinci (c. 1510; sanguina sobre papel, 275 x 190 mm; Windsor, Colección Real)
Francesco Melzi, Retrato de Leonardo da Vinci (c. 1510; sanguina sobre papel, 275 x 190 mm; Windsor, Colección Real)

Pero, ¿cómo sabemos que la madre de Leonardo da Vinci se llamaba Caterina? Se lo debemos a su abuelo Antonio, que menciona por primera vez a la madre del artista en su declaración para el catastro de Vinci en 1457: En el documento, Antonio se declara de 85 años, residente en el barrio de Santa Croce de Florencia, marido de Lucia, de 64 años, padre de Francesco y de Piero, de 30 años, casado con Albiera Amadori, de 21 años (Piero da Vinci se habría casado tres veces, dando a Leonardo doce hermanastros), y padre de “Lionardo figliuolo di detto ser Piero non legittimo nato di lui e della Chaterina che al presente è mujer de Achattabriga di Piero del Vacca da Vinci, de 5 años de edad”. A partir de aquí, la historia de la madre de Leonardo es bastante conocida: se casó con un habitante de Vinci, Antonio Buti, conocido como “Attaccabrighe” (evidentemente era un tipo no conocido por tener un carácter tranquilo y apacible), y tuvo otros cinco hijos, cuatro chicas y un chico. Y parece que hacia finales del siglo XV se reunió con Leonardo en Milán, viviendo con él durante algún tiempo.

El nombre de casada de la madre de Leonardo era, pues, Caterina Buti. En aras de la exhaustividad, cabe mencionar que también existe otra hipótesis sobre el origen de Caterina, formulada por Martin Kemp y Giuseppe Pallanti, y decididamente menos exótica: que era una pobre campesina de Vinci. Mientras tanto, Kemp y Pallanti señalan que los nacimientos de hijos ilegítimos, contrariamente a lo que podría pensarse, no suscitaban escándalo y eran bastante comunes en las familias florentinas, sobre todo en las adineradas. Además, el hijo de una criada o esclava podía convivir fácilmente con los hijos de la esposa legítima del padre, y tales nacimientos se comunicaban habitualmente a las autoridades civiles. Sin embargo, los hijos ilegítimos tenían ciertas restricciones (por ejemplo, quedaban excluidos de la herencia y, como se ha visto anteriormente, no podían ser inscritos en determinados gremios, incluido el de jueces y notarios, razón por la cual Leonardo no podía trabajar en la misma profesión que su padre). El propio nacimiento de Leonardo no se ocultó en absoluto, de hecho sabemos por documentos que el niño fue debidamente festejado y celebrado (es decir, el bautismo tuvo lugar en presencia de diez testigos, cinco hombres y cinco mujeres, y entre ellos se encontraban algunos de los ciudadanos más ricos de Vinci).

Hasta aquí, nada que choque con la idea de que Catalina fuera esclava. Kemp y Pallanti descartan esta idea en primer lugar porque “no hay pruebas de la presencia de esclavos en la Vinci provincial”. Y luego porque, según los dos estudiosos, la “mejor candidata” para el papel de madre de Leonardo es probablemente la entonces quinceañera Caterina di Meo Lippi, que vivía en una casa (que aún existe) a un kilómetro del pueblo de Vinci. La familia de esta Caterina había vivido en Mattoni, cerca de Vinci, durante al menos dos generaciones: su abuelo, Lippo di Nanni Lippi, se había casado con una tal Giovanna y juntos habían dado a luz a Bartolomeo, conocido como Meo, el padre de Caterina. Las familias de Lippo y su hermano Giusto (casado con Antonia, de la que tuvo cuatro hijos) vivían juntas. A la muerte de Lippo, su esposa Giovanna exigió, según la ley de la época, la restitución de la dote, pero se peleó con su hijo Meo por la división de los bienes de Lippo y decidió llevar el caso a los tribunales. El juez dictaminó que Giovanna recibiría la granja familiar con algunas parcelas de tierra a su alrededor, mientras que el hijo salió peor parado porque sólo recibió una cuarta parte de una casa (definida como “triste” en los documentos, es decir, ruinosa) en el pueblo de Vinci, y tres parcelas de tierra, una de las cuales era copropiedad de su tío Giusto. Se trataba, en definitiva, de un reparto desigual: este fue probablemente el origen de la vida disoluta de Meo y de su muerte a una edad relativamente joven (en torno a los cuarenta años), además pobre (como atestigua una declaración de impuestos de 1427). Catalina nació en 1436, y en 1449 Meo dio a luz a un hijo (se desconoce la madre de los dos hijos de Meo), muriendo poco después. Los dos niños, tras la muerte de Meo, quedaron a cargo de su abuela, quien, sin embargo, murió en 1451, dejando solos a Catalina y a su hermano Papo, de apenas dos años. Por ello, fueron acogidos por su tío Giusto, el único pariente que les quedaba.

Catalina, a la edad de quince años, ya estaba en edad de casarse según los cánones de la época, pero dada su situación, sin familia y sin dote, no habría encontrado novio fácilmente y, escriben Kemp y Pallanti, “podría haber acabado demasiado fácilmente en los brazos de un hombre oportunista, en particular alguien de una clase superior que estuviera interesado en ella. No pudo resistirse a las insinuaciones del joven notario de una importante familia local. Caterina di Meo Lippi era pobre y vulnerable, una adolescente con pocas expectativas. Tenía el perfil adecuado para ser madre de un hijo ilegítimo”. Según los dos estudiosos, “existe una intrincada red de pruebas que apoyan la identificación de Caterina di Meo como madre de Leonardo. La ’Caterina’ de la tradición popular, tal como se la ha imaginado generalmente hasta ahora, es de una edad similar a la de Ser Piero [...]. Caterina di Meo Lippi, como adolescente huérfana, era un blanco fácil para las atenciones sexuales de Piero, y no habría sido tan difícil casarla más tarde con el apoyo de la familia de Ser Piero”. Kemp y Pallanti mencionan como pista la declaración de Antonio da Vinci de 1457, en la que el abuelo de Leonrdo enumeraba a los miembros de su familia para obtener un cheque de 200 florines para cada uno de ellos, suma que estaba exenta de impuestos. Inscribió, como estaba previsto, primero a su mujer y a sus hijos y luego añadió a Leonardo, el hijo ilegítimo de Ser Piero que, como especificó su abuelo, había nacido de él y de Caterina, la actual esposa de “Accattabrighe”. Antonio no recibió ninguna asignación por la madre de Leonardo. “El tono de su grabación”, escriben Kemp y Pallanti, “era más coloquial que formal; hablaba de ’Caterina’ como si fuera localmente obvio a quién se refería, sin necesidad de añadir nada más. Caterina Lippi y su hermano pequeño habrían sido compadecidos en la pequeña comunidad. No eran hijos de nadie. Sus circunstancias no habrían sido únicas. Sin embargo, el suyo era un caso extremo que estaba destinado a llamar la atención. Dado que tuvo un hijo con el notario y que más tarde se casó con Accattabrighe, su vida sería inmediatamente tema de conversación”.

Kemp y Pallanti han encontrado vínculos entre la familia Buti, la de “Attaccabrighe”, y la familia Lippi, la de Caterina: por ejemplo, el hecho de que Antonio y Caterina hubieran dado a una de sus hijas, Sandra, un nombre muy inusual para la época, atestiguado sin embargo en la familia Lippi (Sandra era la esposa de Orso, primo de Caterina e hijo de Giusto). También el contrato matrimonial de María, una de las hijas de Antonio y Caterina, tenía entre sus testigos a Orso y al hijo de Aandra, Antonio. Otra conexión se remonta a 1480, cuando Attaccabrighe tuvo que vender un terreno: entre los testigos estaba el tío de Leonardo, Francesco, hermano de Piero da Vinci. E incluso, en 1487, cuando Attaccabrighe casó a su tercera hija, Lisabetta, con un campesino de Montespertoli, el notario que certificó las escrituras fue el propio Piero da Vinci: “un abogado de bastante alto nivel para una modesta transacción local”, escriben Kemp y Pallanti. En definitiva, otra cadena de indicios que relacionaría a la hija de Meo Lippi, Caterina, con la citada como madre de Leonardo por su abuelo Antonio.

Para ambas teorías, en fin, faltan pruebas irrefutables y ciertas. Pero esperaremos a la publicación de nuevos artículos científicos que puedan aumentar la probabilidad de una pista en lugar de la otra.

¿Qué sabemos realmente de la madre de Leonardo da Vinci?
¿Qué sabemos realmente de la madre de Leonardo da Vinci?


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.