Desde Kabul habla el director del Museo Nacional de Afganistán: "estamos a salvo pero hay mucha incertidumbre


Entrevista exclusiva para Finestre sull'Arte con Mohammad Fahim Rahimi, director del Museo Nacional de Afganistán, que nos cuenta desde Kabul cuál es la situación y cuáles son sus temores.

Entrevista exclusiva de Finestre Sull’Arte. El pasado 15 de agosto, después de veinte años, Afganistán volvió a estar bajo el control de los talibanes, que entraron en Kabul ese mismo día. El mundo teme ahora que se repitan las escenas de destrucción y saqueo que presenciamos en el pasado cuando los talibanes estaban al mando del país. ¿Qué podría ocurrir en esta situación? Nos pusimos al día con Mohammad Fahim Rahimi, antropólogo y especialista en conservación del patrimonio, formado en Kabul, Viena, Roma y Filadelfia, y actual director del Museo Nacional de Afganistán, que dirige desde 2016. Le pedimos algunas ideas rápidas sobre la situación actual y lo que podría ocurrir en el futuro. La entrevista es de Federico Giannini.

Museo Nacional de Afganistán
Museo Nacional de Afganistán


Mohammad Fahim Rahimi
Mohammad Fahim Rahimi

FG. Dr. Rahimi, ¿dónde se encuentra ahora mismo?

MFR. Estoy en Kabul. No me siento seguro en este momento, pero estoy a salvo.

Me alegra saber que está a salvo. ¿Cuál es la situación del museo y de sus trabajadores?

El museo también es seguro en este momento. Mis colegas han vuelto a ir al museo esta mañana y me han dicho que todo está bien. Las colecciones están a salvo, y el museo también. No ha habido saqueos y de momento todo va bien. Los empleados del museo están en sus casas en este momento, aunque muchos de ellos no han ido a trabajar en la última semana: sólo unos pocos fueron al museo, a quienes pedí expresamente que fueran para comprobar la situación.

¿El museo tiene empleadas? ¿Cómo lo están viviendo?

Sí, alrededor del 25-30% de la plantilla de nuestro museo son mujeres. Naturalmente, las mujeres están mucho más preocupadas que sus colegas masculinos, en parte porque varias de ellas recuerdan y tienen experiencia de lo que hicieron los talibanes la última vez que estuvieron en el poder. Las empleadas del Museo Nacional de Afganistán también siguen trabajando, pero no puedo decir cuál será su destino en el futuro.

En cuanto al museo, ¿le preocupa algo? ¿Le preocupa que el Museo Nacional de Afganistán esté amenazado o vaya a estarlo en las próximas semanas o meses?

Estos días, el museo está sufriendo también las consecuencias del vacío político y de seguridad que se ha creado en el país y también en la capital, porque las fuerzas de seguridad han abandonado sus puestos y también en el centro de Kabul ha habido muchos saqueadores que han intentado aprovechar la ocasión para saquear bienes públicos y privados. Sin embargo, a pesar de la crítica situación, las colecciones del Museo Nacional de Afganistán no han sido tocadas. La semana pasada no se registraron saqueos en el museo. El riesgo de saqueo en el Museo Nacional sigue existiendo, pero hay que tener en cuenta que, en este momento, toda Kabul está bajo el control de los talibanes, y algunos de ellos han sido puestos a cargo de la seguridad del museo: así que todavía hay algunos saqueadores que están tratando de aprovechar la oportunidad, pero creo que, al menos por el momento, los riesgos para las colecciones del museo no son muy altos. Creo que, al menos por el momento, las posibilidades de proteger las colecciones son muy reales. Pero sólo puedo decir lo que puede ocurrir estos días, porque sinceramente es muy difícil predecir lo que ocurrirá pronto y cómo evolucionará la situación en el futuro.

El Director Rahimi en los pasillos del museo durante una reunión oficial. Foto: Museo Nacional de Afganistán
El director Rahimi en los pasillos del museo durante una reunión oficial. Foto: Museo Nacional de Afganistán


Visitantes en las salas del museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán
Visitantes en las salas del museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán


Artefactos y objetos procedentes de Afganistán y vendidos en el mercado negro devueltos por Estados Unidos al Museo Nacional de Kabul en abril de 2021. Foto: Museo Nacional de Afganistán
Artefactos y objetos procedentes de Afganistán y vendidos en el mercado negro devueltos por Estados Unidos al Museo Nacional de Kabul en abril de 2021. Foto: Museo Nacional de Afganistán


Uno de los talleres del programa educativo del museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán
Uno de los talleres del programa educativo del Museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán


Uno de los talleres del programa educativo del museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán
Uno de los talleres del programa educativo del Museo. Foto: Museo Nacional de Afganistán

Los talibanes han declarado que no tienen intención de devastar bienes culturales. Pero, en su opinión, ¿han cambiado realmente los talibanes de hoy o son los mismos que destruyeron los Budas de Bamiyán en 2001?

Sí, los talibanes han emitido algunos comunicados en los últimos meses afirmando que no destruirán el patrimonio cultural. Sin embargo, no han hecho más especificaciones, por ejemplo sobre el tipo de patrimonio cultural. Esto se debe a que en nuestro país hay patrimonio cultural de diferentes tipos y de diferentes épocas: en el pasado, como usted ha mencionado, tuvimos la experiencia de los talibanes destruyendo los Budas de Bamiyán. Y los talibanes, en sus recientes comunicados, no han mencionado, por ejemplo, el arte preislámico: sólo han dicho que no destruirán el patrimonio. Probablemente será así, pero es algo que no han dejado claro en sus declaraciones. Sin embargo, creo que después de todas las críticas que han recibido por sus acciones pasadas sobre el patrimonio cultural, puede que hayan aprendido algunas lecciones. Por tanto, creo que no se plantearán someter el patrimonio cultural a la destrucción. Pero, de nuevo, no puedo predecir nada. Creo que podremos tener una visión más clara al respecto en el futuro si los talibanes deciden profundizar en estos puntos.

Y en el resto del país, ¿qué está ocurriendo con los demás museos y sitios monumentales? ¿Ha tenido la oportunidad de ponerse en contacto con sus colegas que trabajan en otros institutos?

He podido tener noticias de algunos colegas que trabajan en algunos museos de otras partes del país y me han dicho que incluso en sus institutos todo ha ido bien hasta ahora y no ha habido saqueos. Con otros, sin embargo, no he podido ponerme en contacto, y espero que las cosas vayan bien también en esos museos.

En los últimos años, usted ha puesto en marcha varias iniciativas destinadas a la educación; por ejemplo, ha iniciado talleres y programas educativos para niñas en edad escolar en Kabul y también en el resto del país. ¿Cree que esto seguirá siendo posible bajo el régimen talibán?

No lo sé, pero espero que los programas educativos del Museo Nacional de Afganistán, que se han organizado en todo el país, puedan continuar, pero no sólo: espero que, además de a los alumnos de las escuelas, puedan extenderse a las comunidades locales en su conjunto. Mi recomendación es precisamente que estos programas continúen, porque es justo que todas las comunidades locales del país tengan acceso a la educación.

Para terminar, ¿qué puede hacer la comunidad internacional para ayudarle a usted y a la cultura en general en Afganistán en esta situación?

Creo que lo más importante que puede hacer la comunidad internacional en este preciso momento es trabajar, a través de los canales diplomáticos y de otro tipo de instrumentos o conexiones, con los talibanes para que el patrimonio cultural de Afganistán no se destruya y se preserve, y para que el personal que hasta ahora ha estado trabajando en los lugares culturales del país pueda seguir haciéndolo, con serenidad y sin miedo. Este es el primer punto y el más relevante de la situación actual. Posteriormente, lo que todo el sector cultural de Afganistán pide a la comunidad internacional es que siga apoyando tanto financiera como técnicamente el patrimonio cultural del país y a todo el sector en general, para evitar cualquier riesgo que pueda surgir de la guerra o, más en general, de cualquier desastre que pueda sufrir el patrimonio en esta situación. Tenemos que trabajar ahora y en el futuro para proteger nuestro patrimonio cultural.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.