"Masaccio en Milán, así dialoga con la colección de oro del Museo Diocesano". Nadia Righi habla


¿Por qué una exposición sobre la Crucifixión de Masaccio en Milán? ¿Cuáles son las razones que llevaron la obra del Museo Capodimonte de Nápoles al Museo Diocesano de Milán? ¿Por qué es tan importante esta obra? Nadia Righi, directora del Museo Diocesano de Milán, nos habla.

Hasta el 7 de mayo de 2023, la Crucifixión de Masaccio (San Giovanni Valdarno, 1401 - Roma, 1428), procedente del Museo Capodimonte de Nápoles, se dirige a Milán, al Museo Diocesano "Carlo Maria Martini ". En torno a la obra maestra se ha diseñado un verdadero itinerario expositivo, comisariado por Nadia Righi, directora del Museo Diocesano de Milán, y Alessandra Rullo, conservadora del departamento de pintura y escultura de los siglos XIII, XIV y XV del Museo e Real Bosco di Capodimonte, titulado Masaccio. La Crucifixión. Del Museo e Real Bosco di Capodimonte. Homenaje a Alberto Crespi. Hemos pedido a la directora y comisaria Nadia Righi que nos hable de este proyecto en sus diversos aspectos y esto es lo que nos ha contado. La entrevista es de Ilaria Baratta.

Masaccio, Crucifixión (1426; panel, 83 x 63 cm; Nápoles, Museo e Real Bosco di Capodimonte)
Masaccio, Crucifixión (1426; tabla, 83 x 63 cm; Nápoles, Museo e Real Bosco di Capodimonte)
Nadia Righi y Alessandra Rullo
Nadia Righi y Alessandra Rullo

IB: LaCrucifixión de Masaccio, ahora protagonista de la exposición del Museo Diocesano de Milán, invita sin duda a reflexionar sobre la Pascua, dada la época, pero ¿cuál es el objetivo de la exposición? ¿Tiene su origen en una colaboración con el Museo de Capodimonte?

NR: Sí, en realidad hay más de un motivo. En primer lugar, como cada año durante la Cuaresma y la Semana Santa, el museo organiza una iniciativa para ayudar a los visitantes a reflexionar sobre la Pasión de Cristo a través del arte. Normalmente en Pascua no hacemos exposiciones con una sola obra (es un formato que el museo suele utilizar en Navidad para la exposición-dossier Obra maestra para Milán): fue una combinación favorable de cosas, nacida también del hecho de que desde hacía algunos años pensábamos organizar algo festivo con motivo del centenario de Alberto Crespi, el jurista y coleccionista milanés que donó al museo, incluso antes de su apertura, una maravillosa colección de fondos de oro y que habría cumplido cien años el 1 de mayo de 2023. Hace un par de años, por tanto, ya pensábamos en qué hacer para homenajearle y valorizar la colección y, en el marco de una colaboración que ya se había iniciado con el Museo de Capodimonte en ocasiones anteriores, nació la idea de traer a Milán el fondo de oro por excelencia, también para poner de relieve una técnica y, al mismo tiempo, hacer que nuestros visitantes redescubrieran la colección Fondi Oro, como de hecho está ocurriendo.

¿Por qué se ha elegido esta obra?

Es una obra extraordinaria que marca un cambio de lenguaje en la Florencia de principios del siglo XV. Masaccio, que ya había pintado la Capilla Brancacci y estaba a punto de empezar a trabajar en Santa Maria Novella, se ve paradójicamente obligado (él que había roto el muro en Santa Maria Novella y creado escenas de absoluta realidad en la Capilla Brancacci) a utilizar el fondo dorado, que era el antirrealismo y que ahora formaba parte de un mundo que ciertamente ya no existía en su concepción estilística. Por tanto, se vio obligado a hacer algo en contra de todas sus inclinaciones, pero el cliente, el notario ser Giuliano di Colino degli Scarsi le obligó y él aceptó el reto, llegando incluso a romper el fondo dorado. Es la primera vez que se atreve a traspasar la barrera del fondo dorado y Masaccio consigue aquí crear una escena de absoluto realismo y naturalismo, como él sabía hacer, combinando y retomando las enseñanzas de Brunelleschi y Donatello, y trasladándolas a la pintura, incluso sobre fondo dorado. Con esta visión de perspectiva espacial y volumétrica absolutamente extraordinaria que nunca esperaríamos en un fondo de oro.

Podríamos decir, por tanto, que Masaccio fue un revolucionario desde este punto de vista...

Absolutamente. Incluso el propio Vasari marca la línea Giotto, Masaccio, Miguel Ángel en la dirección de una progresiva conciencia del espacio, de la forma, del diálogo con el clasicismo.

La obra expuesta en el Museo Diocesano de Milán
La obra expuesta en el Museo Diocesano de Milán
Nadia Righi y Alessandra Rullo
Nadia Righi y Alessandra Rullo

Y en la composición de la obra, ¿cuál es el carácter revolucionario de este precioso panel?

Masaccio utiliza el escorzo de una manera absolutamente audaz: quien mira la obra colgada en las paredes de un museo, como en nuestro caso, a la altura de los ojos del visitante, piensa que Masaccio se ha equivocado, porque las piernas de Cristo son demasiado cortas, no tiene cuello, pero en realidad Masaccio pensó la obra sabiendo ya dónde se habría colocado. La tabla era en realidad el cimacio del gran políptico para la capilla del notario ser Giuliano, dentro de la iglesia del Carmine de Pisa, y sabemos por documentos que el políptico medía ocho brazas y tres cuartos, por lo que tenía cinco metros de altura incluido el altar. Una altura realmente considerable y Masaccio creó esta obra imaginando ya el punto de vista del fiel, del observador. El escorzo en la realidad, cuando reubicamos la obra a esa altura, como hicimos virtualmente en el museo, cobra absolutamente sentido y nos damos cuenta de que la perspectiva y el punto de vista son perfectos. A continuación, añade la figura de María Magdalena en un momento posterior (podemos ver debajo las tallas del dibujo de la cruz que debía llegar hasta la colina del Gólgota); la añade más tarde precisamente para dar más fuerza a la composición. La mirada del observador se dirige a esta figura extraordinaria, pintada en ese rojo vivo que casi parece una llama, una flecha, y su posición es también extremadamente innovadora: normalmente Magdalena está abrazada a la cruz, limpiando con sus propios cabellos la sangre que mana de las heridas de los pies de Cristo, y en cambio aquí no está tocando la cruz, está de espaldas con la cabeza inclinada hacia delante, los cabellos despeinados, alborotados, y las manos levantadas como en un grito, una oración, una invocación. Compositivamente también, esta figura constituye una novedad absoluta, entre otras cosas porque la sensación es que las manos van más allá de la cruz, precisamente que Masaccio rompe el fondo de oro, como ya se ha dicho. Parece que el oro es devuelto ya no como límite espacial, sino casi como perspectiva, como para recuperar su significado simbólico. El oro es un signo de lo divino, de lo eterno, de la Resurrección, podríamos decir.

Hemos dicho que la exposición es un homenaje a la memoria de Alberto Crespi, el hombre que donó su colección de fondos de oro (más de 40 planchas) al museo. ¿De cuándo data la donación y cuáles son las obras más significativas?

La donación entró en el museo en 1998. Se presentó en una exposición en la Fondazione Stelline de Milán y cuando el museo abrió sus puertas en 2001 ya formaba parte de las colecciones del Museo Diocesano. Son obras que Crespi había reunido a lo largo de su vida, ayudado por extraordinarios estudiosos, en primer lugar Miklós Boskovits, que le había asesorado en los traslados, adquisiciones y atribuciones; son obras de diversos ámbitos, que van desde el siglo XIV hasta principios del XVI, principalmente de Toscana, Italia central, pero también de la región del Véneto, hay una única obra lombarda de un anónimo del siglo XV (en realidad cuatro compartimentos que formaban parte de un mismo políptico) y luego hay obras de Nardo di Cione, Agnolo Gaddi, Sano di Pietro, Gherardo Starnina, Nanni di Bartolomeo Cristiani y Paolo Veneziano.

Las colecciones de oro del Museo Diocesano de Milán
Los fondos de oro del Museo Diocesano de Milán

Apartede los fondos dorados, ¿hay algún vínculo o elementos en común entre laCrucifixión de Masaccio y los fondos dorados de Crespi?

El vínculo está en la continuación, porque en la Colección de Fondos de Oro el visitante tiene la oportunidad de ver cómo se hacía la pintura sobre fondo de oro en el arte italiano. La ruptura que marca Masaccio se percibe así aún más, porque en la Colección hay obras ejecutadas al mismo tiempo, a principios del siglo XV, incluso más tarde, y uno se da cuenta, sobre todo por la comparación, de lo revolucionario y extraordinariamente innovador que fue Masaccio.

¿Cómo piensa el museo acercar al público a este tema del Fondo de Oro y, por tanto, a la exposición?

Se invita al visitante a seguir un recorrido didáctico y didáctico en el que se explica, en paneles y también mediante ilustraciones, el arte de Masaccio, su alcance revolucionario, toda la historia del políptico, su historia coleccionista, la historia de la Capilla y la dispersión del políptico cuyas piezas se encuentran hoy en diversos museos internacionales; También se explica el criterio de disposición, el motivo de la adquisición del nuevo marco renacentista que a partir de ahora acompañará también al cuadro en el Museo de Capodimonte cuando vuelva a su casa, y además, en una sala a oscuras, se proyecta un vídeo que reconstruye digitalmente todo el políptico a tamaño natural, precisamente para recuperar la sensación de la colocación del panel y, por tanto, el acierto del reflejo perspectivo de Masaccio. Y sólo al final, después de todo este recorrido, se llega delante de la obra, donde el visitante se queda solo con la posibilidad de entrar en relación con la obra y mirarla, disfrutarla y profundizar en todas sus reflexiones. La exposición continúa físicamente con una señalización especial en la sección Fondi Oro que no hemos querido tocar también por respeto al coleccionista que lo había querido así (la Colección Fondi Oro es un ala del Museo concebida en su momento por Crespi y el arquitecto Giovanni Quadrio Curzio: una especie de cubo blanco con una disposición diferente a la de la colección permanente). En la sección Fondos de Oro, colocamos entonces una serie de referencias gráficas a la exposición de Masaccio, que tiene como subtítulo precisamente “Homenaje a Alberto Crespi”, y aprovechamos para explicar con una serie de paneles didácticos las diversas técnicas utilizadas en los fondos de oro, que es una de las curiosidades que siempre tienen los visitantes cuando visitan esa sección, por lo que nos pareció la ocasión adecuada para explorar también este aspecto, que siempre despierta curiosidad e interés en el público. También hay una serie de visitas guiadas ofrecidas por nuestros Servicios Educativos. En el museo también colaboramos con estudiantes del Istituto Salesiano Sant’Ambrogio de Milán, que reciben a los visitantes y les acompañan a ver los fondos de oro cuando el público termina de ver la exposición dedicada a Masaccio. Y también colaboramos con la escuela de orfebrería Galdus de Milán, cuyos alumnos hacen demostraciones de dorado; tanto para adultos como para niños ofrecemos talleres sobre la técnica del fondo de oro. Así que a menudo las visitas guiadas o narradas se complementan con talleres o demostraciones que ayudan precisamente a comprender esta técnica. Normalmente, tanto nosotros como nuestros Servicios Educativos pensamos las visitas tratando precisamente de interceptar lo que vemos que son las necesidades de los visitantes, y habiéndonos dado cuenta en los últimos años de que el tema de la técnica es también un tema con el que la gente no está familiarizada, por lo que piden información, decidimos centrarnos también en este aspecto.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.