En Marsella, la Gioconda es el centro de un espectáculo inmersivo para adentrarse en el cuadro


Del 10 de marzo al 21 de agosto de 2022, el Palais de La Bourse de Marsella acoge "La Joconde", una muestra inmersiva sobre la obra maestra de Leonardo da Vinci. La exposición se divide en varios capítulos que, a través de la interactividad de herramientas digitales, narran el cuadro.

Admirada y contemplada, investigada y copiada, estudiada y robada, la Gioconda de Leonardo da Vinci y su misteriosa sonrisa siguen intrigando después de siglos. ¿Qué nos revela este retrato de Mona Lisa? ¿Por qué es el cuadro más conocido del mundo? El Grand Palais Immersif y el Museo del Louvre proponen redescubrir esta obra maestra a través de La Joconde, un espectáculo inmersivo realizado con el asesoramiento científico de Vincent Delieuvin, conservador jefe de pintura italiana del siglo XVI en el Museo del Louvre, programado del 10 de marzo al 21 de agosto de 2022, en el Palacio de La Bourse de Marsella. El espectáculo, con proyecciones de gran formato que se mueven al ritmo de los pasajes y procesos interactivos innovadores, conduce al visitante al corazón de este mítico retrato.

La Joconde propone un viaje al interior de la obra maestra de Leonardo da Vinci a través de historias y experiencias sensoriales que se articulan en distintos niveles: el paseo está jalonado por el contacto con la “piel-paisaje” que envuelve todo el espacio expositivo y sumerge al visitante en un lugar inspirado en las obras de Leonardo da Vinci (1452 - 1519) como la Gioconda, la Virgen de las Rocas o Santa Ana, con posibilidad de interacción. Las diferentes narraciones visuales cuentan las historias, las intrigas, lo contemporáneo y el proceso que llevó al nacimiento del icono en que se ha convertido la Mona Lisa.

El público viaja así a través de narraciones visuales que pretenden ser a la vez educativas y contemplativas. Seis proyecciones digitales de gran formato evocan la polisemia de la obra de Leonardo da Vinci. Los dispositivos interactivos narran con el objetivo de implicar al visitante, que puede “tocar” estas obras digitalizadas, manipularlas, observar su veteado y sus minuciosos detalles.

La Gioconda, un icono universal: el retrato de Mona Lisa es una de las pocas imágenes verdaderamente universales en la actualidad. Continúa con La Gioconda fue robada: cómo el cuadro más famoso del mundo fue robado y encontrado en Florencia antes de ser devuelto al Louvre tras un periplo por Italia. El tercer capítulo es La Gioconda, copiada, nunca igualada, que investiga cómo hasta el siglo XIX muchos pintores rindieron homenaje a la composición de Leonardo da Vinci (desde su creación, la Gioconda ha sido copiada e imitada: el cuadro acababa de terminarse cuando el joven Rafael encontró en la Gioconda una poderosa fuente de inspiración para su propia obra. A partir de entonces se utilizó para numerosos retratos de mujeres y hombres de toda Europa durante siglos.

Seguimos con La Gioconda y el arte del retrato: como otros pintores antes que él, Leonardo da Vinci situó a su personaje frente a un paisaje. Mientras que la tradición italiana hasta entonces privilegiaba la posición de perfil, en el norte de Europa la vista privilegiada es de tres cuartos y la mirada se dirige al visitante. El encuadre ofrece la visión de unas manos que cobran vida. El maestro eligió sobre todo pintar a Mona Lisa con una expresión que pocos artistas antes que él se habían atrevido a retratar: la sonrisa. Leonardo da Vinci se inspiró así en otras tradiciones pictóricas, en particular en la pintura flamenca. Pero como fue capaz de plasmar la vida de su modelo como nadie lo había hecho antes, creó una obra maestra que sigue fascinándonos cinco siglos después . La parte inferior de la obra: la impresión de extraordinaria realidad que emana de la Gioconda deriva de la técnica pictórica de Leonardo da Vinci: al difuminar las líneas de los contornos, todos los elementos del cuadro parecen un solo cuerpo. Para él, las sombras y la luz deben fundirse entre sí y desaparecer “como el humo”. Así inventó el efecto pictórico conocido como sfumato. Para el artista, es la culminación de su trabajo de investigación y de su observación científica del mundo.

Finalmente, el último capítulo: Un pintor y su modelo. A lo largo de su vida, Leonardo da Vinci realizó varios retratos. En sus dibujos, cuadernos o pinturas, intentó averiguar cómo representar la vida en toda su complejidad. Pintada a tamaño natural, la Gioconda parece ser para su creador la representación más fiel de su búsqueda. Leonardo da Vinci nunca entregó a su comisionado, Francesco del Giocondo, el retrato de su esposa: lo guardó celosamente cerca de sí hasta su muerte, perfeccionándolo constantemente. A este precio consiguió crear vida en un panel de álamo, hasta el punto de que sus contemporáneos “temblaron” ante este milagro.

Estos son los horarios de la exposición: cerrada los lunes y martes de marzo y abril. Los viernes por la noche hasta las 22.00 h. Cerrado los días festivos.

En Marsella, la Gioconda es el centro de un espectáculo inmersivo para adentrarse en el cuadro
En Marsella, la Gioconda es el centro de un espectáculo inmersivo para adentrarse en el cuadro


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.