Los pintores modernos de la realidad expuestos en el MART de Rovereto: Sciltian, Annigoni, los Buenos


Gregorio Sciltian, Pietro Annigoni, los hermanos Xavier y Antonio Bueno: los cuatro Pintores Modernos de la Realidad son los protagonistas de la exposición "La forza del vero" en el Mart de Rovereto del 15 de mayo al 18 de septiembre de 2022.

Una exposición para releer una temporada particular del arte italiano de posguerra: La forza del vero. I pittori moderni della realtà, en el Mart de Rovereto del 15 de mayo al 18 de septiembre de 2022, cuenta al público la aventura de los "pintores modernos de la realidad“, que entre 1947 y 1949 arremetieron contra los resultados del modernismo y los ”errores garrafales" de la Escuela de París, en defensa de la gran tradición pictórica. El grupo estaba formado por Gregorio Sciltian, Pietro Annigoni, Antonio y Xavier Bueno, a los que más tarde se unieron Giovanni Acci, Carlo Guarienti y Alfredo Serri. Setenta años después de la conclusión de esta breve y controvertida experiencia, el Mart reconstruye un acontecimiento artístico que representa una continuación ideal del clima de los Valori Plastici y del Realismo Mágico, con una exposición comisariada por Beatrice Avanzi, Daniela Ferrari y Stefano Sbarbaro.

A finales de 1947, el naciente grupo de Pintores del Realismo Moderno organizó una exposición en la galería de la revista L’Illustrazione Italiana, en Milán, en Via della Spiga. La exposición iba acompañada de un panfleto-manifiesto firmado por cuatro de los artistas presentes: el mayor era Gregorio Sciltian (Najicheván del Don, 1900 - Roma, 1985), pintor ruso de origen armenio que trabajaba en Milán. Junto a él, el milanés Pietro Annigoni (Milán, 1910 - Florencia, 1988) y sus hermanos de origen español Xavier Bueno (Bera, 1915 - Fiesole, 1979) y Antonio Bueno (Berlín, 1918 - Fiesole, 1984), los tres afincados en Florencia. La exposición incluye asimismo a Carlo Guarienti (Treviso, 1923), también afincado en Florencia, y a los florentinos Alfredo Serri (Florencia, 1898 - 1972) y Giovanni Acci (Florencia, 1910 - Pietrasanta, 1979).

Dos años más tarde, los Pintores de la Realidad Moderna organizarían otras cuatro exposiciones, en Florencia, Roma, Milán de nuevo y Módena. Aunque fueron apreciados por el público (veinte mil visitantes en quince días se contabilizaron en la primera etapa milanesa), por los coleccionistas y por varios artistas, fueron desaprobados por la crítica que, malinterpretando sus intenciones, como explica el comisario Sbarbaro en el catálogo, les acusó de “pasotismo, oleografía fotográfica y un virtuosismo vacío del siglo XVII alejado de la poética del realismo”. Además, sus posiciones ideológicas son decididamente heterogéneas: los Bueno son antifranquistas, inscritos en el Partido Comunista Suizo en su juventud, Annigoni es abiertamente antifascista, Sciltian un antibolchevique que huyó de Rusia. Por el contrario, lo que los pintores tienen en común es el deseo de un renacimiento de la pintura que corresponda a un renacimiento paralelo de la humanidad tras la destrucción, las privaciones y el sufrimiento del reciente conflicto mundial. En la búsqueda de virtudes artísticas puras, reales y, por tanto, eternas, está el deseo de valores morales y espirituales absolutos, la aspiración a esa autenticidad que creen que sólo puede encontrarse debidamente en la “verdadera pintura”. Los cuatro reivindican una “pintura moral en su esencia íntima”, un horizonte ideológico que no creen propio de la investigación artística que niega el dato real. En el manifiesto firmado en 1947, Sciltian, Annigoni y los hermanos Bueno se pronuncian contra los resultados del modernismo y los “errores garrafales” de la École de Paris, condenan las vanguardias y el abstraccionismo emergente frente al que prefieren la gran tradición pictórica italiana. Decisiva en la formulación de lo que es un desafío artístico y cultural es la aportación de Giorgio de Chirico, que había establecido relaciones de estima con los cuatro artistas.

Los Pintores Modernos de la Realidad se lanzan con dureza contra las expresiones artísticas decadentes de muchos de sus contemporáneos, manifestaciones de la regresión y la ruina imperantes. Contrarrestan estos lenguajes con una evocación de antiguos modelos estilísticos superiores del pasado. Sin embargo, a pesar de declarar intenciones de fraternidad, universalidad y neutralidad, más allá de las afirmaciones de un arte al alcance de todos, los pintores traicionan una actitud polémica que parece desaprobar al menos medio siglo de pintura, y que lucha por encontrar correspondencia teórica en el contexto sociocultural de la época. El mundo del arte marginó y rechazó duramente sus reivindicaciones, que no fueron del todo comprendidas y se consideraron radicales y anacrónicas. Plagado de críticas, el grupo se desintegra debido principalmente a su inherente y notable heterogeneidad: las distancias ideológicas, las incompatibilidades culturales y las diferencias de edad conducen pronto al fin de una experiencia artística notable y original.

Gregorio Sciltian, Naturaleza muerta (1935; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Colección VAF-Stiftung)
Gregorio Sciltian, Naturaleza muerta (1935; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Colección VAF-Stiftung)
Gregorio Sciltian, Naturaleza muerta (Homenaje a Roberto Longhi) (1940; Florencia, Fondazione di Studi di Storia dell'Arte Roberto Longhi)
Gregorio Sciltian, Naturaleza muerta (Homenaje a Roberto Longhi) (1940; Florencia, Fondazione di Studi di Storia dell’Arte Roberto Longhi)
Gregorio Sciltian, Baco en la taberna (1936; Roma, Galleria Nazionale d'Arte Moderna e Contemporanea)
Gregorio Sciltian, Baco en la taberna (1936; Roma, Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea)
Pietro Annigoni, Autorretrato (1936; Milán, Museo del Novecento)
Pietro Annigoni, Autorretrato (1936; Milán, Museo del Novecento)
Antonio Bueno y Xavier Bueno, Autorretrato doble (1944; Ivrea, Museo Civico Pier Alessandro Garda)
Antonio Bueno y Xavier Bueno, Autorretrato doble (1944; Ivrea, Museo Civico Pier Alessandro Garda)
Antonio Bueno, Desnudo con flores (1947; Fiesole, Colección Herederos de Antonio Bueno)
Antonio Bueno, Desnudo con flores (1947; Fiesole, Colección Herederos de Antonio Bueno)
Pietro Annigoni, Sermón de la montaña (1938-1953; Pavía, Colegio Ghislieri)
Pietro Annigoni, Sermón de la montaña (1938-1953; Pavía, Colegio Ghislieri)
Xavier Bueno, Alla Metafisica. Naturaleza muerta metafísica (1944; Ivrea, Museo Civico Pier Alessandro Garda)
Xavier Bueno, Alla Metafisica. Naturaleza muerta metafísica (1944; Ivrea, Museo Cívico Pier Alessandro Garda)
Pietro Annigoni, La Bella Italiana (1951; Milán, colección privada)
Pietro Annigoni, La Bella Italiana (1951; Milán, Colección privada)
Gregorio Sciltian, L'eterna illusione (1967-1968; Gardone Riviera, Fondazione Il Vittoriale degli Italiani)
Gregorio Sciltian, L’eterna illusione (1967-1968; Gardone Riviera, Fondazione Il Vittoriale degli Italiani)

Más de setenta años después, el Mart de Rovereto reconstruye la complejidad de los Pintores Modernos de la Realidad. La exposición La forza del vero (La fuerza de la verdad) pretende, de hecho, subrayar la intención común que unió a los siete artistas. A través de caminos indudablemente personales, Acci, Annigoni, Antonio Bueno, Xavier, Bueno, Guarienti, Sciltian y Serri se reapropiaron, como explica Sbarbaro en su ensayo del catálogo, de los modelos pictóricos ofrecidos por los maestros antiguos y encontraron “un punto de convergencia en la formulación de una pintura culta y refinada, rica en referencias y citas no sólo de carácter formal”. La exposición también pretende profundizar en la trayectoria de cada uno de los artistas, ya conocidos por los estudiosos por su riqueza y complejidad, y reconstruir su significativa parábola dentro de la historia del arte italiano del siglo XX.

La exposición se divide en cinco secciones. Tras una breve introducción en la que se presentan los cuatro firmantes del manifiesto Pintores Modernos de la Realidad, pasamos a la primera sección, dedicada a Gregorio Sciltian. El artista de origen ruso llegó a Italia a principios de los años veinte y debutó con una exposición individual en la Casa de Arte Bragaglia de Roma (1925) presentada en el catálogo por Roberto Longhi. El eminente crítico reconoció en su pintura claros ecos de Caravaggio y una minuciosa representación de los detalles que recordaban a las naturalezas muertas flamencas y españolas: referencias importantes para el joven artista que ya había admirado la Virgen del Rosario de Caravaggio durante sus estudios en Viena tras abandonar Rusia después de la Revolución de Octubre. Sciltian forma parte del proceso de redescubrimiento de la pintura de Caravaggio que comenzó en 1922 con la Exposición de Pintura Italiana de los siglos XVII y XVIII, celebrada en el Palazzo Pitti de Florencia. Si sus primeros cuadros realizados en Italia, como el Retrato del pintor futurista Ivo Pannaggi o El autorretrato con la familia Bianchi (1925), atestiguan su singular mediación entre la Nueva Objetividad alemana Nueva Objetividad Alemana y Realismo Mágico, también emerge una sensibilidad cromática de ascendencia del siglo XVII(El hombre que se peina, 1925), que más tarde irá acompañada de referencias conscientes a la pintura de Caravaggio y Velázquez(Baco en una taberna, 1936). Con el tiempo, sus bodegones se vuelven cada vez más abarrotados de objetos y ricos en detalles, con un efecto de trampantojo que hace realidad la “ilusión de realidad” perseguida por el artista. Estas obras incluyen también un homenaje a Roberto Longhi, con reproducciones de un cuadro de Manet (uno de los primeros artistas en redescubrir la pintura española del siglo XVII) y de la célebre Muta de Rafael, así como espectáculos que recuerdan la aguda capacidad de observación del célebre historiador del arte: aquel que reconoció en Sciltian al primer caravaggesco del siglo XX.

La segunda sección se centra en cambio en Pietro Annigoni, que orientó sus investigaciones sobre la primacía del dibujo según el modelo de la escuela toscana, comprometiéndose en un desafío personal a los artistas del pasado. Tras trasladarse con su familia a Florencia desde Lombardía, Annigoni decidió continuar sus estudios artísticos en la capital toscana incluso después de que su padre ingeniero fuera llamado de vuelta a Milán, y se acercó a la pintura de los maestros del Renacimiento, profundizando en el uso de técnicas antiguas como el temple grassa, el fresco y el grabado. Ya en 1932 estableció un vínculo duradero con otro artista que se uniría, como él, a los Pintores Modernos de la Realidad, Alfredo Serri. Aunque unos diez años mayor, Serri fue su alumno y amigo fraternal, así como el incansable animador del animado ambiente bohemio que caracterizaba el estudio de Annigoni en Santa Croce, como puede verse en Autorretrato de 1936. Los retratos y autorretratos se enfrentan también a una gran tradición pictórica, desde el Renacimiento nórdico hasta el ciclo de los alienados de Théodore Gericault, al que Annigoni parece referirse con su Cinciarda (1942), un médico que posa para él en más de una ocasión, y con La vecchia del cardo (1941): obras que reflejan el clima sombrío de los años de la guerra.

A continuación pasamos a la sección dedicada a los hermanos Bueno, que llegan a Florencia en enero de 1940 para un viaje de estudios y permanecen allí debido a la entrada de Italia en la guerra. Aquí entablan amistad con Pietro Annigoni, que les ayuda en su primera exposición en la galería Ranzini de Milán en 1942. El talento y el extraordinario dominio de las técnicas pictóricas de los dos hermanos españoles no pasaron desapercibidos y pronto su obra fue apreciada por Gregorio Sciltian y Giorgio de Chirico. Desde 1938, año en que Antonio se había reunido con su hermano mayor en París, se había iniciado una intensa asociación artística que entrelazó la suerte biográfica y profesional de los hermanos Bueno durante los diez años siguientes. Prueba de ello son las obras pintadas a cuatro manos, como los dos autorretratos dobles: uno muestra a los dos hermanos en un carruaje durante una excursión con la mujer de Xavier, Julia Chamorel, y un amigo; en el otro se reconocen reproducciones de un cuadro de Manet de la época española y de un retrato de dama de Piero del Pollaiolo, que se convertiría en referencia para la pintura de Antonio. En la obra de los dos hermanos, sin embargo, destacan algunos personajes peculiares. Xavier debutó en los años parisinos con una pintura militante de temática social que reflejaba su adhesión al partido comunista y una pincelada densa y melosa que recuerda la gran tradición española, mientras que Antonio adoptó una visión lenticular que miraba a la escuela flamenca.

La cuarta sección es Los pintores modernos de la realidad 1947-1949: la expresión "pintura de la realidad" se remonta a 1934 y a la exposición Les peintres de la réalité en France au XVIIe siècle comisariada por Charles Sterling en el Musée de l’Orangerie de París en 1934: otro hito en el proceso de revalorización crítica del arte barroco, que deja de considerarse una fase de decadencia tras los esplendores del Renacimiento. La efímera aventura de los Pintores Modernos de la Realidad reunió las investigaciones de los cuatro firmantes del Manifiesto que acompañó su primera exposición, en el que se leía: "Recreamos el arte de la ilusión de la realidad, germen eterno y antiquísimo de las artes figurativas. No nos prestamos a ningún retorno, simplemente seguimos cumpliendo la misión de la verdadera pintura. [...] Mucho antes de encontrarnos, cada uno de nosotros había sentido profundamente la necesidad de buscar en la naturaleza el hilo que nos permitiera encontrarnos en el laberinto de escuelas que se han multiplicado en el último medio siglo. Un pensamiento que sin duda compartían también los tres artistas que se unieron a Sciltian, Annigoni y los hermanos Bueno en las cinco exposiciones celebradas de 1947 a 1949: Giovanni Acci, Carlo Guarienti y Alfredo Serri. Desde las minuciosas naturalezas muertas de este último, pasando por el riguroso estudio de la anatomía con el que Acci construye sus figuras, hasta las evidentes referencias al siglo XV en la pintura de Guarienti, sus obras reafirman la vocación de verdad y el diálogo con el pasado que caracterizan este breve pero significativo capítulo de la historia italiana del siglo XX. En las obras expuestas en esta sección pueden reconocerse dos tendencias: la primera está vinculada a los años de la guerra, con alegorías que reflejan el trágico escenario de aquel periodo y adquieren un significado de compromiso social. En este sentido, el Sermone della Montagna de Annigoni, también por su ejecución que duró unos buenos quince años, representa una síntesis de la poética de los Pintores Modernos de la Realidad. La segunda tendencia se orienta, en cambio, hacia un diálogo más sereno con lo visible, hacia la alegría de una visión naturalista sin implicaciones de denuncia, de la que son ejemplos las obras de Alfredo Serri y Antonio Bueno.

La última sección, Atmósferas metafísicas: la relación con Giorgio de Chirico, explora la relación de los pintores modernos de la realidad con Giorgio de Chirico, el padre de la Metafísica. Sciltian le conoció a su llegada a Italia y entre ambos se estableció un vínculo profundo y duradero. “Gregorio Sciltian es el plástico por excelencia. Es plástico cuando pinta, plástico cuando habla, es plástico cuando gesticula” escribió de Chirico, haciéndonos ver cómo la representación de los volúmenes es el elemento fundador de la pintura del artista ruso. También tiene palabras de sincero aprecio para los hermanos Bueno, describiéndoles como “dos jóvenes llenos de ingenio que poseen ya un gran oficio y son la antítesis de muchos analfabetos de la pintura”. Su influencia en los dos hermanos es evidente en obras como Composizione metafisica (Composición metafísica) de 1940, en la que Antonio sigue diligentemente los preceptos expresados por el pictor optimus en su libro Il ritorno al mestiere (El retorno al oficio), donde recomienda tomar “cualquier vaciado de yeso”, bustos o estatuas clásicas, para copiarlos cientos de veces con el fin de dominar la verdadera técnica que las tendencias “modernistas y secesionistas” han puesto en entredicho. Todos los miembros del grupo Pintores de la Realidad Moderna abordaron también el enigmático tema dechiricano del maniquí, estimulados por el encargo de Sandro Rubboli, coleccionista milanés que había reunido una gran colección en torno a este tema.

La exposición va acompañada de un catálogo publicado por L’Erma di Bretschneider con ensayos críticos de Vittorio Sgarbi, Emanuele Barletti, Emiliana Biondi y Paolo Baldacci, Daniela Ferrari, Stefano Sbarbaro y Luca Scarlini. Horario: de martes a domingo de 10.00 a 18.00 h, viernes de 10.00 a 21.00 h, lunes cerrado. Entradas (incluye la visita al museo y a las demás exposiciones): precio normal 11 euros, con descuento 7 euros, gratis para niños de hasta 14 años y personas discapacitadas. Para más información, visite la página web del Mart.

Los pintores modernos de la realidad expuestos en el MART de Rovereto: Sciltian, Annigoni, los Buenos
Los pintores modernos de la realidad expuestos en el MART de Rovereto: Sciltian, Annigoni, los Buenos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.