Mares y bodegones. Obras de Ventrone, Guttuso, Guccione y De Conciliis expuestas en Roma


Hasta el 5 de marzo de 2022, los Museos de San Salvatore in Lauro de Roma comparan las obras de Luciano Ventrone, Ettore de Conciliis, Piero Guccione y Renato Guttuso en una exposición de marinas y bodegones.

Luciano Ventrone: La victoria de la pintura con de Conciliis, Guccione y Guttuso es el título de la exposición, comisariada por Victoria Noel-Johnson, que se celebra hasta el 5 de marzo en los Musei di San Salvatore in Lauro de Roma , en la que se comparan las obras de Luciano Ventrone, Ettore de Conciliis, Piero Guccione y Renato Guttuso.

La exposición está organizada por Il Cigno GG Edizioni. “Esta es la tercera etapa de un recorrido que comenzó en el Mart de Rovereto”, explica Lorenzo Zichichi, presidente de Il Cigno GG Edizioni, "con la exposición Luciano Ventrone. La grande illusione, en la que se comparaban las naturalezas muertas de Ventrone con Caravaggio y el Maestro de Hartford, y continuó en la Fondazione Majorana de Erice con la exposición de Chirico e Ventrone. La victoria de la pintura, una comparación esta vez con de Chirico y el arte metafísico; en la exposición de Roma, se asocian a Ventrone los nombres y las obras de grandes artistas que mantuvieron vivo el respeto y la creatividad pictórica con la técnica del óleo sobre lienzo. Fueron derrotados por las circunstancias históricas en las que actuaron, con el furor de corrientes artísticas que llegaron a burlarse tanto de la figuración como de la técnica pictórica, pero hoy podemos celebrarlos como héroes que nunca vendieron su tenacidad creativa y la técnica que dominaban al mercado o a la “fama fácil”.

Cestas de flores, cestas de fruta, uvas y hojas de parra, manzanas, caquis, limones, naranjas, mandarinas, y luego cerezas, fresas, calabazas, setas, frutos secos, así como granadas individuales o sandías troceadas: un derroche de color en los veinte “bodegones” de Ventrone, definido por Federico Zeri como el “Caravaggio del siglo XX”, que se expondrán en los Museos de San Salvatore in Lauro;. “En Roma”, subraya además Zichichi, “se establecerá una comparación con otro tema muy querido por Ventrone y los grandes pintores del siglo XX: el mar. La comparación con la naturaleza muerta se hace ahora con Renato Guttuso y Ettore de Conciliis, mientras que el mar agitado de Ventrone se compara con las aguas siempre tranquilas de Piero Guccione y Ettore de Conciliis”.

Las obras de Ventrone están realizadas en su mayoría en óleo sobre técnica mixta sobre lienzo. “Luciano Ventrone”, señala Victoria Noel-Johnson, “consigue ’transformar’ lo que ve en un proceso que implica la extraordinaria transubstanciación de lo ordinario. Sus bodegones hiperrealistas, en los que la fruta, la flora y la fauna suelen ser protagonistas, son técnicamente impecables. Con la ayuda de imágenes fotográficas que actúan simultáneamente como filtros ópticos de la realidad objetiva, el perfecto dominio técnico del artista facilita la metamorfosis de los temas ”imperfectos“ elegidos en ilusiones de misteriosa perfección. La nitidez casi fotográfica y la aparente ”naturalidad“ de la composición enmascaran superficialmente el virtuosismo y la inteligencia de Ventrone, estrictamente en juego debajo y más allá del lienzo. Bañadas por una intensa fuente de luz artificial, las representaciones del artista producen lo que el crítico de arte Edward Lucie-Smith describió acertadamente como una ”intensa experiencia de la realidad [que] proyecta al espectador no sólo a una dimensión diferente de la experiencia física, sino a un mundo diferente de sentimientos“. En esencia, las naturalezas muertas de Ventrone son objetos para la contemplación, y ofrecen el tipo de pasaje a estados contemplativos que antes sólo estaban reservados al arte religioso”.

Entre las obras expuestas se encuentran Solleone, Linea di pensiero y Mutamenti de Luciano Ventrone, Studio per il muro del mare (Libera), La spiaggia e la luna y el díptico Pale del Battistero di Santa Maria degli Angeli: L’incontro y La spiaggia e la luna de Piero Guccione, Il monte Pellegrino a Palermo, la sera y el díptico Notturno a Venezia de Ettore de Conciliis, Natura morta de 1962 y Natura morta de 1968 de Renato Guttuso.

“El universo retratado por de Conciliis es un universo acuático que se presenta a nuestros ojos no sólo bajo las variantes temporales del día y la noche, sino también de las estaciones: de la melancolía del otoño, a la transparencia del invierno, a la explosión del verano”, afirma Umberto Vattani, presidente de la Universidad Internacional de Venecia . " Delicado es el signo que aparece en el lienzo, estrictamente confinado a los límites del agua, un signo nunca dejado al azar del gesto“. Para el pintor, el tema recurrente no es el río o la laguna, sino el reflejo de la naturaleza en el espejo del agua. El paisaje, alejado de la representación directa, sigue siendo desconocido, difícil de leer porque es críptico, misterioso. Existe una fuerte tensión entre lo que el Maestro quiere mostrarnos y lo que sustrae a nuestra visión. El objetivo perseguido es revelar la profundidad de la materia sumergida. La imagen final es el resultado de escarbar en la propia sensibilidad, con la intención de dar vida a una visión intimista que se manifiesta, a los ojos del espectador, con destellos de luz en tonos refinados y discretos. El artista crea un imaginario de colores suaves y tenues que liberan un sinfín de emociones. Todo ello se percibe con los sentidos si se siguen las líneas de puntos, como cuando se escucha música de fondo. La narrativa de los cuadros de Ettore de Conciliis es la memoria. La composición de las imágenes y su secuencia ejercen un impacto contundente en el visitante atónito ante representaciones inesperadas de un mundo acuático”.

También se exponen los lienzos de Guccione y su “azul absoluto”, protagonista del cielo y el mar. “Ningún artista ha buscado tan tenazmente la esencia del azul como Piero Guccione”, afirma Vittorio Sgarbi. “Se dejó impregnar por él con voluptuosidad. L’eternel azur: ésta es probablemente la manera de entender a Piero Guccione, en su obstinada concentración en una porción del mundo entre el cielo y el mar, entre Modica y Scicli. Un azul sin límites, como no hay límites entre el cielo y el mar. Y, a través de este proceso, la distinción entre realidad y abstracción pierde su significado. Se piensa en el cielo. Cielo es también sinónimo de Paraíso en la terminología cristiana, pero es, para Guccione, el tema último. En su larga búsqueda, cada tema remite a otro yo, a un yo profundo y puro: la flor no es esa flor de la que parte la experiencia visual, sino que es la esencia de la flor. Del mismo modo que el interior de una habitación evoca el recuerdo de episodios, emociones, situaciones, sentimientos, en las estaciones de una vida, atravesada por pocos acontecimientos externos, pero por muchas turbulencias interiores. Guccione realizò con sus ojos la condiciòn deslumbrada por Ungaretti: ’M’illumino d’immenso’. Pero al pintar esta realidad tan absoluta y pura, Guccione describió, con irreprimible aspiración a la perfección, estados de ánimo. Un proceso tan místico como inmanente”.

Para cualquier información, llame al +39 06 6865493 o envíe un correo electrónico a redazione@ilcigno.org.

En la foto: Luciano Ventrone, Mutamenti (2013-2014), óleo sobre técnica mixta sobre lienzo, 100x100 cm.

Mares y bodegones. Obras de Ventrone, Guttuso, Guccione y De Conciliis expuestas en Roma
Mares y bodegones. Obras de Ventrone, Guttuso, Guccione y De Conciliis expuestas en Roma


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.