Milán, en el Palazzo Reale la gran exposición sobre el Realismo Mágico, de Sironi a Carrà


En Milán, el Palazzo Reale acoge del 19 de octubre de 2021 al 27 de febrero de 2022 la gran exposición sobre el Realismo Mágico con obras de grandes artistas como De Chirico, Sironi, Carrà, Oppi, Cagnaccio di San Pietro, Funi, Broglio, Casorati, Donghi y muchos otros.

Del 19 de octubre de 2021 al 27 de febrero de 2022, el Palazzo Reale de Milán acoge la exposición Realismo mágico. Un estilo italiano, dedicada a esa particular declinación del arte italiano de entreguerras que, limpio de las tensiones del futurismo y el expresionismo, trabajó en una nueva representación de la imagen, que se presentaba a los ojos del observador como “álgida, escueta, a menudo indagada en los detalles más minuciosos, tan realista que inevitablemente se revela inquietante y alienante” (así Gabriella Belli y Valerio Terraroli). Se trataba de un fenómeno de alcance transnacional que el crítico de arte muniqués Franz Roh, en un célebre ensayo dedicado a la pintura alemana contemporánea y publicado en 1925, denominó “Realismo mágico”. La exposición, comisariada precisamente por Gabriella Belli y Valerio Terraroli, y producida por el Ayuntamiento de Milán-Cultura, el Palazzo Reale y 24 ORE Cultura-Gruppo 24 ORE, es un proyecto expositivo que pretende permitir a los visitantes descubrir más de ochenta obras maestras de esta compleja y fascinante corriente artística, con una instalación comisariada por Studio Mario Bellini con Raffaele Cipolletta.

La exposición del Palazzo Reale llega treinta y cinco años después de la última muestra milanesa sobre el Realismo Mágico, la comisariada por Maurizio Fagiolo dell’Arco en 1986, y pretende ofrecer al público la oportunidad de hacer balance de un periodo histórico-artístico que ha sufrido durante mucho tiempo una especie de damnatio memoriae, pero que en los últimos años ha sido primero objeto de un redescubrimiento. primero objeto de un redescubrimiento gradual a través de estudios monográficos en profundidad sobre artistas individuales que han logrado mantener vivo su interés, y ahora objeto de una verdadera corriente de revalorización que culmina, tras treinta años de estudio ininterrumpido, en la exposición coral de la capital lombarda.

Es gracias a la clarividencia de un gran marchante y crítico de arte, Emilio Bertonati (1934-1981), a quien la exposición pretende rendir homenaje y reconocimiento, por su intuición e inteligencia crítica, que se ha creado una emblemática colección privada de obras maestras del Realismo Mágico, que esta exposición pretende destacar de manera especial, presentándola en su totalidad por primera vez al público milanés junto con otras obras procedentes de importantes colecciones y museos. El itinerario cronológico-filológico gira en torno a las obras maestras italianas de este temperamento específico, que a su vez se ponen en relación con algunas obras de la Neue Sachlickheit, la llamada “Nueva Objetividad” alemana, que Emilio Bertonati promovió por primera vez y dio a conocer a la cultura italiana a principios de los años sesenta a través de la Galería del Levante de Milán y Múnich. También se establecerán comparaciones con el Novecento Italiano de Margherita Sarfatti, del que difiere el Realismo Mágico, pero con el que comparte algunas personalidades artísticas como Achille Funi, Mario Sironi y Ubaldo Oppi. La exposición está dedicada a Elena Marco, periodista y coleccionista que compartió el proyecto expositivo y siempre lo apoyó.

Felice Casorati, Silvana Cenni (1922; temple sobre lienzo; colección privada). Foto de Pino Dell'Aquila © Felice Casorati por SIAE 2021
Felice Casorati, Silvana Cenni (1922; temple sobre lienzo; colección privada). Fotografía de Pino Dell’Aquila © Felice Casorati por SIAE 2021
Mario Broglio, La novela (Óleo sobre tabla; colección particular)
Mario Broglio, La novela (óleo sobre tabla; colección particular)
Antonio Donghi, Mujer en el café (1931; óleo sobre lienzo; Venecia, Ca' Pesaro - Galería Internacional de Arte Moderno). Foto archivo Fondazione Musei Civici, Venecia © Antonio Donghi by SIAE 2021
Antonio Donghi, Mujer en el café (1931; óleo sobre lienzo; Venecia, Ca’ Pesaro - Galería Internacional de Arte Moderno). Foto archivo Fondazione Musei Civici, Venecia © Antonio Donghi by SIAE 2021
Cagnaccio di San Pietro, Dopo l'orgia (1928; óleo sobre lienzo; Colección particular). Foto Mondadori Portfolio/Electa/Luca Carrà
Cagnaccio di San Pietro, Después de la orgía (1928; óleo sobre lienzo; Colección privada). Foto Mondadori Portfolio/Electa/Luca Carrà
Mario Sironi, La pupila (1924; óleo sobre lienzo; Colección Etro). Foto Manusardi, Milán © Mario Sironi por SIAE 2021
Mario Sironi, La pupila (1924; óleo sobre lienzo; Colección Etro). Foto Manusardi, Milán © Mario Sironi por SIAE 2021
Felice Casorati, Cynthia (1925; óleo sobre tabla; colección particular) © Felice Casorati by SIAE 2021
Felice Casorati, Cynthia (1925; óleo sobre tabla; colección privada) © Felice Casorati by SIAE 2021

El recorrido de la exposición

La definición “Realismo Mágico” se refiere a un momento del arte italiano circunscrito, en su fase más creativa y original, en unos quince años, entre 1920 y 1935, representando en esencia el clima de la vuelta al oficio de pintor y una declinación específica de un temperamento “neoclásico”, que tiene similitudes con el estilo déco de su época.temperamento “neoclásico”, que tiene tangencias con el gusto Art Déco en su especificidad italiana, pero también de un refinado “arcaísmo del siglo XV” y de ambiguas atmósferas metafísicas/realistas. Al mismo tiempo, términos específicos como realismo, magia, metafísico, espectral, objetivo, verdadero, natural, surrealista están vinculados a este segmento del arte italiano. Se exponen obras muy originales de Felice Casorati, como el Ritratto di Silvana Cenni (Retrato de Silvana Cenni ) de 1922, así como las primeras invenciones metafísicas de Giorgio de Chirico, como L’ Autonitratto y L’ottobrata (El autorretrato ) de 1924, pero también las propuestas de Carlo Carrà, con Le figlie di Loth (Las hijas de Loth ) de 1919, y de Gino Severini con sus Giocatori di carte (Jugadores de cartas); todos ellos proponen un “retorno al orden” original y totalmente italiano.

Sobre este último concepto de “retorno” se injerta una recuperación general de los valores plásticos del arte del pasado, de Giotto a Masaccio y a Piero della Francesca, hasta la formación del específico formulario realista y mágico que el visitante encuentra en los cuadros de Antonio Donghi, Ubaldo Oppi, Achille Funi, Mario y Edita Broglio, pintor refinado del que se presenta un número congruo de obras, y sobre todo de Cagnaccio di San Pietro, con su obra maestra Dopo l’orgia. Una forma que también es reconocible en algunas obras de Mario Sironi (en la exposición su Allieva se pone lado a lado y se compara por primera vez con L’architetto), en Gli Amanti de Arturo Martini y en la fase realista-mágica de Achille Funi, como la extraordinaria Maternità. El puñado de “realistas mágicos” se cruzó con los destinos de “Novecento”, el grupo milanés creado por Margherita Sarfatti, pero sobre todo con experiencias alemanas y austriacas. La realidad artística italiana, bien caracterizada y rica en sugerencias e ideas, de hecho, no quedó aislada, encontrando importantes contrapuntos y analogías, a pesar de la diversidad de objetivos y matrices culturales de partida, con la Neue Sachlickheit (Nueva Objetividad) alemana, a su vez dividida entre áreas más clásicas cercanas a la sensibilidad italiana (los pintores de Múnich y la sensibilidad italiana (los pintores muniqueses, como Heinrich Maria Davringhausen y Christian Schad) y zonas más radicales y revolucionarias (los artistas berlineses), pero también con los realismos surgidos tanto en Holanda como en la Unión Soviética, en Estados Unidos como en Francia, en una reconquista general del arte como mimesis de la realidad, pero inevitablemente atravesada por la inquietud existencial e idealista del siglo XX. La exposición tiene pues, entre otros objetivos, el de documentar esta relación sustancial con la cultura artística alemana de los años veinte y principios de los treinta.

A la estructura cronológico-filológica, bloque portante de la exposición, se injerta en algunos puntos una lectura temática: del retrato a la maternidad y a los niños, del desnudo femenino y el eros al paisaje, la naturaleza muerta y la alegoría. El catálogo de la exposición “Realismo mágico. Un estilo italiano”, ha sido publicado por 24 ORE Cultura y está a la venta en la librería de la exposición, en todas las librerías y en línea.

Cagnaccio di San Pietro, Mujer en el espejo (1927; óleo sobre tabla; Verona, Colección de la Fundación Cariverona). Archivo fotográfico de la Fundación Cariverona
Cagnaccio di San Pietro, Mujer en el espejo (1927; óleo sobre tabla; Verona, Colección de la Fondazione Cariverona). Archivo fotográfico de la Fundación Cariverona
Felice Casorati, Retrato de Renato Gualino (1923-24; óleo sobre contrachapado; Viareggio, Instituto Matteucci). Foto © Instituto Matteucci, Viareggio © Felice Casorati por SIAE 2021
Felice Casorati, Retrato de Renato Gualino (1923-24; óleo sobre contrachapado; Viareggio, Instituto Matteucci). Foto © Instituto Matteucci, Viareggio © Felice Casorati por SIAE 2021
Arturo Martini, Los amantes (1920-21; yeso patinado; Milán, FAI - Fondo Ambiente Italiano, Villa Necchi Campiglio Colección Claudia Gian Ferrari)
Arturo Martini, Los amantes (1920-21; yeso patinado; Milán, FAI - Fondo Ambiente Italiano, Villa Necchi Campiglio Colección Claudia Gian Ferrari)
Ubaldo Oppi, Los tres cirujanos (1926; óleo sobre lienzo; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati) © Museo Civico di Palazzo Chiericati, Vicenza
Ubaldo Oppi, Los tres cirujanos (1926; óleo sobre lienzo; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati) © Museo Civico di Palazzo Chiericati, Vicenza
Carlo Carrà, Las hijas de Loth (1919; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Colección VAF-Stiftung) © Carlo Carrà by SIAE 2021
Carlo Carrà, Las hijas de Loth (1919; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, Colección VAF-Stiftung) © Carlo Carrà by SIAE 2021
Ubaldo Oppi, Retrato de su mujer sobre el fondo de Venecia (1921; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto)
Ubaldo Oppi, Retrato de su mujer sobre el fondo de Venecia (1921; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo di arte moderna e contemporanea di Trento e Rovereto)

Las declaraciones

“La exposición”, afirma el alcalde de Milán, Beppe Sala, “acompaña la recuperación de Milán, inyectando energía a la nueva temporada cultural que ha comenzado gracias a la seguridad sanitaria garantizada por la campaña de vacunación”. Del 19 de octubre de 2021 al 27 de febrero de 2022, el Palazzo Reale ofrece a los visitantes una exposición de gran calidad, que recorre un momento significativo del arte italiano entre las dos guerras mundiales: uno de los periodos más oscuros vividos por nuestro país, con tensiones y sacudidas perceptibles en obras que captan la realidad mediante el uso de arcaísmos y neoclasicismos, y al mismo tiempo la proyectan hacia otra dimensión. Esta dicotomía entre una belleza pasada y un futuro incierto capta el espíritu de una época caracterizada por las esperanzas de paz y por la coexistencia de fracturas, que estalló con el advenimiento de las dictaduras en muchos países europeos, entre ellos Italia, pródromo de la Segunda Guerra Mundial. La exposición, realizada por el Departamento de Cultura del Ayuntamiento y el Palazzo Reale junto con 24 ORE Cultura - Gruppo 24 ORE, pretende redescubrir el valor del Realismo Mágico, gracias a más de ochenta obras maestras firmadas por los más brillantes exponentes de este movimiento, como Felice Casorati, Carlo Carrà, Gino Severini, Cagnaccio di San Pietro y Giorgio de Chirico. Con el movimiento italiano, la exposición del Palazzo Reale relaciona también algunas piezas de la Neue Sachlichkeit, el movimiento coetáneo alemán de la Nueva Objetividad, con el fin de ampliar nuestra visión del siglo pasado".

“El Palazzo Reale, en la relación de diálogo y colaboración con el Museo del Novecento que ha caracterizado algunas de las exposiciones más significativas de los últimos años, acoge en sus salas un proyecto curatorial de Gabriella Belli y Valerio Terraroli dedicado al Realismo Mágico”, subraya el Consejero de Cultura Tommaso Sacchi. “El Realismo Mágico fue un pasaje muy relevante en la historia de la pintura italiana, que se enmarca en ese particular momento de inestabilidad, inquietud y tensión, incluso social, entre las dos guerras mundiales, cuyo clima se expresa en las obras de artistas de extraordinaria importancia como Felice Casorati, Giorgio de Chirico, Carlo Carrà y Gino Severini. Tras las vanguardias futuristas, el retorno figurativo a una representación visual de la realidad, en la que los sujetos son retratados con una clara precisión de detalles, genera una percepción paradójicamente alienante y onírica. La exposición pretende ofrecer a los visitantes, a través de la autorizada perspectiva curatorial propuesta, una relectura crítica sin precedentes de este movimiento, construyendo nuevas relaciones entre temas y lenguajes, gracias a la yuxtaposición de obras y obras maestras de artistas cruciales para la historia del arte italiano del siglo XX”.

Milán, en el Palazzo Reale la gran exposición sobre el Realismo Mágico, de Sironi a Carrà
Milán, en el Palazzo Reale la gran exposición sobre el Realismo Mágico, de Sironi a Carrà


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.