Ubaldo Oppi, uno de los máximos exponentes del Realismo Mágico. Vida, obra, estilo


Considerado uno de los máximos exponentes del Realismo Mágico, Ubaldo Oppi fue uno de los principales artistas de principios del siglo XX.

Ubaldo Oppi (Bolonia, 1889 - Vicenza, 1942) fue uno de los iniciadores del grupo Novecento, fundado en 1922 en Milán. También se le considera uno de los máximos exponentes del Realismo Mágico, cuya peculiaridad reside en la inclusión de elementos típicamente clásicos, como los drapeados o la arquitectura, herencia de los estudios de Oppi sobre la pintura italiana del siglo XV, y de figuras humanas en un escenario suspendido en el tiempo, enrarecido.

Los acontecimientos personales de Oppi influyeron en su pintura, por ejemplo, durante un periodo de encarcelamiento en Mauthausen realizó obras bélicas que representaban a hombres del proletariado vistos con una mirada pietista, o en el último periodo de su vida tuvo una crisis mística que le llevó primero a adherirse plenamente al catolicismo y después a dedicarse a obras de temática exclusivamente religiosa.

A pesar de algunas variaciones temáticas, el estilo inconfundible de Oppi, definido como de “clasicismo moderno”, se mantuvo constante y coherente a lo largo de toda su actividad pictórica.

Ubaldo Oppi
Ubaldo Oppi

La vida de Ubaldo Oppi

Ubaldo Oppi nació en Bolonia el 29 de julio de 1889. Su madre se llamaba Guglielma Mantechini, y su padre Pompeo era comerciante de calzado. Este último quería que Oppi estudiara tecnología comercial en Austria y Alemania, para que aprendiera también la lengua alemana y los rudimentos del comercio. Sin embargo, Oppi no podía renunciar a su pasión innata por el dibujo, lo que le llevó a matricularse en la Escuela de Desnudos de la Academia de Gustav Klimt en Viena en 1907.

Durante los tres años siguientes, Oppi siguió estudiando pintura, sobre todo paisaje y figura, mientras viajaba por Alemania, la República Checa, Hungría, Rusia y Rumanía. Regresó a Italia en 1910 y se instaló en Venecia. Aquí inicia su carrera artística exponiendo por primera vez en la V Esposizione d’arti e industrie veneziane, en la galería Ca’ Pesaro. Al año siguiente se traslada a París, donde permanece una temporada y conoce a los artistas contemporáneos Gino Severini y Amedeo Modigliani. También mantuvo una turbulenta relación amorosa con Fernande Olivier, pareja de Pablo Picasso.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Oppi regresó a Italia y se alistó en el cuerpo alpino. También fue hecho prisionero y enviado a Mauthausen durante unos meses. Poco antes de ser hecho prisionero, Oppi tuvo la oportunidad de conocer a Margherita Sarfatti, quien mencionó al artista en una serie de escritos en los que lo describía como un hombre de gran estatura y pocas palabras, “como un auténtico soldado alpino”. A Sarfatti le llamaron la atención las marcas que Oppi hizo sobre una mesa de mármol. Tras regresar de nuevo a París en 1919, donde permaneció tres años y se casó con Adele Leone, conocida como Dehly, su musa y modelo de varios de sus cuadros, volvió una vez más a Italia para instalarse definitivamente en Milán. En 1922 celebra dos exposiciones personales en la Galleria Bottega di Poesia de Milán y otra en la casa de arte Bragaglia de Roma, y participa de nuevo en el Salon d’Automne de París. Hacia finales de año, comenzó a reunirse en la Galleria Pesaro de Milán con el propietario, Lino Pesaro, y Margherita Sarfatti, y luego empezó a colaborar con los que junto con él se convirtieron en los siete pintores del grupo Novecento: Leonardo Dudreville, Emilio Malerba, Pietro Marussig, Mario Sironi, Achille Funi y Anselmo Bucci. Su primera exposición oficial como grupo tuvo lugar en 1923 en la Galería Pesaro. Durante unos meses, los artistas expusieron sus obras en la galería por turnos, tras haber acordado que las exposiciones debían ser siempre exclusivamente colectivas.

A pesar de esta norma, Oppi organizó en 1924 una exposición individual con la ayuda de uno de sus admiradores, el crítico Ugo Ojetti, episodio que suscitó un fuerte descontento en el seno del grupo. En la Bienal de Venecia de ese año se produjo una clara separación y tanto los pintores del grupo Novecento, rebautizado como “Seis pintores”, como Oppi en solitario expusieron algunas obras en el Pabellón de Italia. Sin embargo, consiguió mantener buenas relaciones con Margherita Sarfatti, quien le invitó a exponer en la primera exposición del Novecento Italiano, en 1926. Entretanto, Oppi obtuvo un importante reconocimiento en la 24ª Exposición Internacional de Pintura del Carnegie Institute de Pittsburgh, en otoño de 1925, donde ganó el segundo premio con su obra Il Nudo Disteso (El desnudo recostado), y en los años siguientes continuó una intensa actividad expositiva, tanto en Italia como en el extranjero, de Nueva York a Berlín. En 1928 se aleja definitivamente del grupo Novecento.

En 1930, el pintor organizó una exposición antológica de sus primeras obras fechadas entre 1913 y 1921 en la Galería Il Milione de Milán.

En 1932 participa por última vez en la Bienal de Venecia y decide instalarse definitivamente en Vicenza, donde se retira en soledad y pinta muy poco. Llamado al servicio militar en 1941, pronto tuvo que regresar a Vicenza debido a graves problemas de salud que le causaron la muerte el 25 de octubre de 1942.

Ubaldo Oppi, Retrato de su mujer sobre el fondo de Venecia (1921; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto)
Ubaldo Oppi, Retrato de su mujer sobre el fondo de Venecia (1921; óleo sobre lienzo; Rovereto, Mart, Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto)
Ubaldo Oppi, La joven novia (1922-1924; óleo sobre lienzo; Padua, Museo d'Arte Medievale e Moderna)
Ubaldo Oppi, La joven novia (1922-1924; óleo sobre lienzo; Padua, Museo d’Arte Medievale e Moderna)
Ubaldo Oppi, Los amigos (1924; óleo sobre lienzo; colección particular)
Ubaldo Oppi, Los amigos (1924; óleo sobre lienzo; colección particular)

El estilo y la obra de Ubaldo Oppi

Oppi favoreció en sus obras la adhesión a un clasicismo que puede definirse como moderno, ya que se caracteriza por tonos melancólicos y nostálgicos y una tendencia a la abstracción simbólica. Estas características se ven acentuadas por la presencia en sus obras de elementos arquitectónicos metafísicos. El estudio de las obras maestras italianas del siglo XV inspiró a Oppi al principio de su carrera algunos cuadros en los que era evidente la influencia de Sandro Boticelli, ya que había hombres y mujeres bailando en la naturaleza sin velos. Sin embargo, para Oppi la naturaleza no era sólo un pretexto ambiental en el que situar las figuras, sino una forma de dar a las obras una sensación de misterio y de suspensión en el tiempo decididamente mística y metafísica. Las figuras son representadas por Oppi con un característico velo de melancolía en sus rostros y con miradas enigmáticas, como si tuvieran la capacidad de ver algo oculto para la mayoría de la gente.

En su debut en la V Exposición de Arte e Industria de Venecia, celebrada en Ca’ Pesaro en 1910, Oppi realizó pasteles de paisajes y retratos en colores apagados.

Tras su debut, Oppi se acercó al Simbolismo y, durante un breve periodo, al Futurismo, reconocible en la obra Strada a Venezia (1911). De esta época son también las obras Donna con manicotto (1911) y Due donne (1912-1913), en las que se aprecia cierta influencia de la expresividad de los fauves. Al año siguiente, Oppi se alistó y fue hecho prisionero en Mathausen, donde pudo seguir realizando dibujos y acuarelas con temas inspirados en la guerra. Los protagonistas de los Oepres de este periodo son principalmente hombres del proletariado, cuya fatiga y miseria se subrayan a través de un punto de vista pietista. Oppi declaró, de hecho, que vivir la guerra le había enseñado a sentir “un amor infinito por los hombres”.

Más tarde, en los años comprendidos entre 1913 y 1914, Oppi se concentró principalmente en las acuarelas, al principio monocromas en tonos azules, y más tarde con más matices de color, manteniendo siempre el característico sentimiento surrealista. Entre estas obras se encuentra Figuras en el bar (1913), que parece inspirada en el periodo azul de Picasso, aunque Oppi afirmó haberle conocido más tarde. Una constante en la pintura de Oppi siguió siendo la representación de historias de marginación, miseria, soledad y pobreza. Los protagonistas se volvieron pálidos, demacrados, y Oppi los pintó con sus característicos ojos almendrados velados de tristeza y resignación.

Al final de la Primera Guerra Mundial, Oppi suavizó mucho sus obras , abandonando el simbolismo y las figuras demacradas en favor de obras más serenas. En este mismo periodo, sus obras fueron señaladas en el Salón de los Independientes de París como unas de las más significativas por su elegante objetividad. Las obras de Oppi encajaban perfectamente en las corrientes artísticas de posguerra que promulgaban un retorno al figurativismo, extrapolando las figuras de su contexto natural cotidiano para situarlas en una atmósfera enrarecida, intemporal y ambigua, abstrayéndolas y aislándolas. Franz Roh identificó a Oppi como el artista más representativo del Realismo Mágico, corriente teorizada por él, mientras que Margherita Sarfatti definiría su obra en algunos escritos como “clasicismo moderno”. Su obra Doppio ritratto (1920) atrajo la atención de la crítica y anticipó el giro total hacia el clasicismo que se produjo en 1922, cuando presentó Ritratto della moglie sullo sfondo di Venezia (1921) en el Salón de Otoño.

Tras conocer a Margherita Sarfatti y unirse al grupo Novecento, Oppi se vio envuelto en un escándalo, ya que una de sus obras titulada Conca fiorita (1923) fue considerada demasiado licenciosa y, por tanto, censurada. Tras abandonar el grupo Novecento, Oppi expuso en la Bienal de 1925 pinturas que incluían paisajes y escenas de grandes figuras, como La joven novia (1922-1924), en la que se cita el San Sebastián de Antonello da Messina, y Los amigos (1924). Hacia 1927, expuso la obra I chirurghi (Cirujanos) en una muestra individual en la Galería Pesaro de Milán.

Mientras tanto, Oppi empezaba a experimentar una crisis mística, que le llevó a convertirse al catolicismo en 1928, y a dedicarse a obras de tema religioso, anticipadas unos años antes por el retablo de San Venanzio Fortunato obispo de Poitiers alabando la Cruz, para la iglesia parroquial de Valdobbiadene. Una de las últimas obras de Oppi se remonta a los años comprendidos entre 1930 y 1932: se trata de los frescos que pintó para la capilla de San Francisco de la basílica de San Antonio de Padua, un claro ejemplo de la aplicación del clasicismo del Novecento a la pintura mural. A continuación se dedicó a unos frescos para la iglesia de Santa María en Bolzano Vicentino (1934-1935) en los que se reconocen en el fondo los lugares de la guerra en los que el artista había combatido.

En este periodo, los ambientes de sus obras estaban desnudos, pero decorados con grandes cortinajes que recordaban a telones de teatro. La figura humana, sobre todo la femenina, se vuelve más suave y sinuosa, más parecida a las figuras del clasicismo. Las últimas obras de Oppi fueron principalmente encargos de particulares o reelaboraciones de obras anteriores.

Ubaldo Oppi, Los tres cirujanos (1926; óleo sobre lienzo; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati)
Ubaldo Oppi, Los tres cirujanos (1926; óleo sobre lienzo; Vicenza, Museo Civico di Palazzo Chiericati)
Frescos de Ubaldo Oppi en la Capilla de San Francisco (Padua, Basílica del Santo)
Frescos de Ubaldo Oppi en la Capilla de San Francisco (Padua, Basílica del Santo)

Dónde ver las obras de Ubaldo Oppi

Muchas de las obras de Oppi forman parte de colecciones privadas, entre ellas Donna con manicotto (1911), Due donne (1912-1913), Figure al bar (1913), Paese col porto (1914), Ritratto della moglie sullo sfondo di Venezia (1921), Le amiche (1924).

Los siguientes cuadros, por orden cronológico, se encuentran en varios museos italianos: La joven novia (1922-1924) en el Museo d’arte medioevale e moderna de Padua, I vetri di Murano (1925) en el Museo del Novecento de Milán, I chirurghi (1926) en la Pinacoteca di Palazzo Chiericati de Vicenza y Nudo alla finestra (1926) en la Galleria Antologia de Monza. También merece la pena ver los frescos que pintó para la Capilla de San Francisco de la Basílica de San Antonio de Padua (1930-1932).

Ubaldo Oppi, uno de los máximos exponentes del Realismo Mágico. Vida, obra, estilo
Ubaldo Oppi, uno de los máximos exponentes del Realismo Mágico. Vida, obra, estilo


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.