Milán, la relación entre el hombre y el tiempo en una gran exposición en el Poldi Pezzoli


La relación entre el hombre y el tiempo desde la Antigüedad hasta la Edad Moderna es el tema central de la exposición "La forma del tiempo" en el Museo Poldi Pezzoli de Milán.

El Museo Poldi Pezzoli presenta La Forma del Tempo: una exposición dedicada a la relación del hombre con el tiempo, desde la Antigüedad hasta el umbral de la Edad Moderna, que relaciona la iconografía del tiempo con el avance tecnológico en su medición, a través de los ángulos de observación de la ciencia, la literatura y el arte.

La exposición, comisariada por Lavinia Galli, conservadora de los Poldi Pezzoli, con un diseño expositivo de Migliore+Servetto Architects, presenta una treintena de obras, entre relojes, esculturas, códices y pinturas (entre los autores: Tiziano Vecellio, Gian Lorenzo Bernini, Andrea Previtali, Bernardino Mei y Giovan Battista Gaulli conocido como Baciccio). La pieza central de la exposición es una serie de preciosos relojes nocturnos italianos del siglo XVII, inventados por los hermanos Campani para el Papa Alejandro VII Chigi, con esferas pintadas con alegorías de la época por famosos artistas barrocos.

La exposición se divide en tres secciones: La misura del Tempo e dello spazio, Le immagini del Tempo y Nottetempo. La primera sección está dedicada a los hitos de la evolución tecnológica de los instrumentos de medición del tiempo, a través de la transición del reloj de sol al reloj mecánico con pesas, muelle y péndulo, montado en Italia precisamente sobre nocturnos. Se exponen un rarísimo (prácticamente el único) despertador monástico original del siglo XV, antepasado de los primeros relojes de pesas, y una réplica del Astrarium de Giovanni Dondi, la máquina astronómica más complicada ideada en la Europa medieval. Junto a los relojes de muelle y péndulo, se presentan los otros instrumentos de la revolución científica: el microscopio y el telescopio, con ejemplares firmados por Giuseppe Campani (Castel San Felice, 1635 - Roma, 1715). Giuseppe Campani, inventor de los nocturnos, es conocido sobre todo por ser el fabricante de lentes para telescopios y microscopios más renombrado de su época. Papas, academias científicas y cabezas coronadas de Europa competían por sus lentes de calidad excepcional. Esto pone de relieve cómo el desarrollo del telescopio y la nueva instrumentación científica permitieron descubrir la calidad real del Universo, muy distinta de la quietud perfecta de Aristóteles. De hecho, el telescopio fue un instrumento “filosófico” que permitió cuestionar la autoridad de los antiguos y de la propia Biblia.

La exposición continúa con la segunda sección dedicada a la personificación del Tiempo. La iconografía del tiempo es, de hecho, una de las más ricas, cambiantes e interesantes que ha desarrollado el mundo occidental, y ello se debe a la estrecha imbricación que este tema teje con la literatura y la filosofía, que siempre han cuestionado la esencia del tiempo. Se expone un raro relieve romano con Kairos/Occasio, el hombre alado que personifica el momento fugaz en que cambia la fortuna. Al momento fugaz se opone la visión medieval del tiempo circular y cíclico, introducido por los calendarios astronómicos y astrológicos de los Libros de Horas. Pero es Petrarca el verdadero testigo: es él quien nos deja la meditación más completa sobre el tiempo para el hombre medieval en los Trionfi, donde el Tiempo es el destructor de la fama y de todo. Los Trionfi de Petrarca inspiraron una serie de manuscritos y cassoni en el siglo siguiente. La sección será la ocasión de exponer dos Triunfos del Tiempo, ambos pintados en Florencia en la segunda mitad del siglo XV, en un códice de Francesco del Chierico y en una espaldera de Jacopo del Sellaio. Este último panel ha sido restaurado para la ocasión. Fue en Venecia, hacia 1500, cuando el redescubrimiento de los textos clásicos griegos y latinos llevó a hombres de letras y artistas a idear nuevas iconografías, entre las que destaca la de las Tres Edades del Hombre: juventud, madurez y vejez. Probablemente se deba al culto mecenazgo veneciano el hecho de que primero Giorgione y luego Tiziano recibieran encargos de pinturas de salón vinculadas a la reflexión teórica sobre el paso del tiempo, que, a partir del memento mori, ejemplificado en la exposición por el cuadro de Andrea Previtali, florece en las modernas iconografías profanas concebidas por estos grandes artistas. La vejez, temida como símbolo de decadencia física, se convierte también en algunos casos en motivo de consuelo y portadora de sabiduría. En esta sección se expondrán dos obras de Andrea Previtali, alumno de Bellini, y sobre todo la originalísima Alegoría del tiempo y la prudencia, de Tiziano, procedente de la National Gallery de Londres.

En la época barroca, gracias al interés por las alegorías, se multiplicaron nuevas y fructíferas iconografías modernas que vinculaban cada vez más al “Padre Tiempo” con cualidades positivas como la sabiduría y el consuelo. Fueron sobre todo Bernini, Domenichino y Nicola Poussin quienes las desarrollaron para mecenas católicos romanos. Entre ellos se multiplican las variaciones de la Verdad revelada por el tiempo (Veritas Filia Temporis), tema también tratado con frecuencia en la literatura y la música contemporáneas. Para evocar este clima, la tercera sección expone un gran cuadro del sienés Bernardino Mei y una serie de doce relojes nocturnos del siglo XVII, fabricados en Roma y otros estados italianos, que presentan esferas pintadas con alegorías del Tiempo. La historia de los nocturnos está íntimamente ligada al Papa Alejandro VII Chigi (1599-1667), conocido por sus esfuerzos por embellecer la ciudad, que adornó con magníficos monumentos (tres de ellos la columnata de San Pedro) y mecenazgo, evocado en la exposición por un busto de Bernini. Las fuentes narran que Fabio Chigi, que acababa de ascender al trono papal en 1655, estaba atormentado por el insomnio, lo que estimuló la búsqueda de un nuevo tipo de reloj silencioso. La solución la encontraron en 1658 Pietro Tommaso (1630-1705) y Matteo Campani (1620 - 1678), relojeros papales. Los dos hermanos, junto con el más joven, Giuseppe, lograron idear un nuevo tipo de reloj, el nocturno, dotado de un escape silencioso y una esfera visible en la oscuridad. Las horas no se indicaban mediante agujas, sino mediante un disco perforado que giraba detrás de una abertura frontal, mientras que una lámpara de aceite se alojaba en la caja. La hora debía ser visible desde la cama, por lo que necesitaba un tamaño considerable, de modo que el reloj también asumía la función de altar doméstico. La innovación tecnológica de los nocturnos iba acompañada de una magnificencia decorativa sin parangón. Sus cajas eran fabricadas por los ebanistas más famosos de Roma y a menudo estaban decoradas con bronces y piedras semipreciosas, mientras que las esferas estaban decoradas con iconografías relacionadas con el tiempo que los mecenas encargaban a sus pintores favoritos.

La demanda de relojes nocturnos se extendió gradualmente fuera de Roma, y pronto los relojeros de toda la península comenzaron a producirlos. Aunque el silencio era casi inimitable y permaneció en secreto, 3 el tipo con esfera pintada se extendió y fue imitado incluso más allá de los Alpes hasta la década de 1830. En la exposición se exponen, junto a cinco ejemplares de Campani, nocturnos genoveses, florentinos y boloñeses. Cinco ejemplares se presentan al público por primera vez, algunos de ellos completamente inéditos. De muchos se ha podido reconstruir con certeza el encargo: desde Flavio Chigi, sobrino cardenalicio de Alejandro VII, hasta Leopoldo de Médicis. La selección incluye instrumentos con esferas firmadas y fechadas, como el ejemplar de Filippo Lauri y Andrea Scacciati, o el de Francesco Trevisani. Por último, hay muchas novedades atribuidas a artistas como Giacinto Giminiani, Ciro Ferri o Clemente Onofri de Roma, Domenico Piola de Génova y Badaracco. Un segundo invento de Giuseppe Campani fue el reloj de proyección nocturna en la pared: la última sala de la exposición está, por tanto, dedicada a la exhibición de relojes de proyección y estará equipada con un dispositivo de dimerización que, alternando oscuridad y luz, permitirá mostrar la proyección nocturna. El verdadero protagonista de la sección es un unicum, una escultura circular de más de metro y medio de altura realizada en madera dorada que representa a Chronos y atribuida actualmente a Giuseppe Campani y Johannes-Jakobus Reyff, que sostiene un reloj nocturno oculto en un globo celeste que proyecta diseños de constelaciones en el techo. También se expondrá el rarísimo reloj nocturno de proyección de Wendelinus Hessler, fabricado en Roma y propiedad del Museo Poldi Pezzoli.

También se organizarán diversas actividades educativas colaterales durante toda la exposición: visitas guiadas con diferentes denominaciones previa cita, itinerarios y talleres educativos para niños y familias, y una serie de conferencias sobre los temas de la exposición impartidas por especialistas en los temas abordados. Para conocer el calendario de eventos, consulte el sitio web del Museo. Hay audioguías en italiano e inglés a disposición de los visitantes. Las audioguías en inglés han sido grabadas por Giulia Valentina, influencer y creadora de contenidos, que amablemente ha prestado su voz para contar al público algunas de las obras más significativas de la exposición. Catálogo publicado por SKIRA con ensayos de Francesco Ceretti, Claudia Cieri Via, Umberto Eco, Lavinia Galli, Alberto Lualdi, Alvar Gonzáles Palacios, Emilio Russo y Cristiano Zanetti.

La Forma del Tempo estará abierta hasta el 27 de septiembre.

Para más información, visite la web oficial del Museo Poldi Pezzoli.

Imagen: sala de exposiciones. Foto de Leo Torri

Milán, la relación entre el hombre y el tiempo en una gran exposición en el Poldi Pezzoli
Milán, la relación entre el hombre y el tiempo en una gran exposición en el Poldi Pezzoli


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.