¿Qué se comía y qué se cultivaba en la antigua Pompeya? Una exposición en el MANN de Nápoles


Del 21 de noviembre de 2018 al 18 de febrero de 2019, el MANN de Nápoles acoge la exposición Res Rustica. Arqueología, botánica y alimentación en el año 79 d. C.

En el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, dentro del proyecto Descubrir los tesoros del MANN comisariado por la directora científica Luigia Melillo, y tras la primera “etapa” representada por la exposición Il metallo dei gladiatori. Ver, tocar, comprender, la exposición Res Rustica. Arqueología, botánica y alimentación en el 79 d.C., programada del 21 de noviembre de 2018 al 18 de febrero de 2019: la muestra, realizada en colaboración con el Departamento de Agricultura de la Universidad Federico II de Nápoles, es un riguroso relato de arqueobotánica, y una oportunidad para reunir de nuevo la Colección Comestible, a la espera de un restyling global, junto con los tejidos, en la propuesta expositiva permanente del Museo.

"Cerramos elAño de la Alimentación Italiana querido por el MIBAC y el MIPAAFT", explica el director del MANN , Paolo Giulierini, “con una exposición dedicada a las raíces de nuestra riqueza agroalimentaria: 2000 años de historia de la cultura, la tierra y la mesa son testimoniados por los restos materiales conservados en el MANN, restos que constituyen un tesoro único en el mundo. La exposición representa una oportunidad extraordinaria no sólo para presentar por primera vez la Colección Comestible sino también, en el espíritu del proyecto Tesoros del MANN inaugurado con éxito por las armas Gladiator, para contar al gran público lo que significa investigar científicamente estos materiales raros”.

El recorrido de la exposición, se lee en la presentación, se abre (Sala 94, contigua a la Maqueta de Pompeya) con un gran mapa, en el que se trazan las rutas seguidas, en la antigüedad, por las distintas especies, a menudo desembarcadas en las costas italianas procedentes de Oriente: melocotones, aceitunas, ajos, granadas, algarrobas, higos, dátiles, son sólo algunos de los productos que antaño animaban la mesa y la vida cotidiana de los romanos.

Estos frutos de la tierra se nos presentan, hoy, bajo una apariencia original: frágiles y fuertes al mismo tiempo, capaces de sobrevivir al paso del tiempo y llegar hasta nuestros días, arrojando hallazgos carbonizados y sin carbonizar.

Las investigaciones científicas, coordinadas por Gaetano Di Pasquale y Alessia D’Auria (Departamento de Agricultura, Universidad de Nápoles Federico II), también han revelado un “misterio” en la Colección Comestible. Las dataciones, realizadas en el Laboratorio CIRCE (Departamento de Matemáticas y Física de laUniversidad de Campania ’Luigi Vanvitelli’), han demostrado que unos cinco kilogramos de uva, presumiblemente orujo (residuos de la transformación de la uva consistentes en escobajos, hollejos, pepitas de uva), entre los objetos almacenados en los depósitos, no son de origen antiguo, sino que se remontan al siglo XVIII y, por tanto, a la época de los primeros hallazgos en las ciudades vesubianas: estos hallazgos proceden de cultivos del siglo XVIII, mezclados, intencionadamente o no, con el material arqueobotánico. Para favorecer la difusión de los contenidos gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, la exposición cuenta también con una serie de vídeos (en italiano y en inglés), que ilustran los antiguos hallazgos botánicos en constante relación con los conocimientos adquiridos en el presente (el proyecto multimedia ha sido desarrollado por Aldo Claudio Zappalà, Art Content de Alla scoperta dei Tesori del MANN).

Sin embargo, la arqueobotánica es sólo el principio del recorrido expositivo de Res Rustica: la segunda sección de la exposición (Sala 95), de hecho, está dedicada al uso de los comestibles en la vida cotidiana. Así, se presentan al público utensilios de cocina, despensas y los resultados conviviales de una mesa puesta: unas ánforas, una guadaña y una estadera son los signos tangibles de una hábil actividad manual, yuxtapuestos, en un mágico juego de asonancias y disonancias, a los alimentos representados en algunos frescos pertenecientes a las colecciones del museo.

Entre las curiosidades de la exposición se encuentra también la reposición de la botella con aceite de oliva de hace dos mil años (presentada por Alberto Angela en la reciente rueda de prensa de Stanotte a Pompei y estudiada en el pasado por otros expertos): junto al hallazgo, un pan, una fresella y un tarallo, pertenecientes al mundo antiguo, para imaginar, tal vez, una dieta mediterránea ante litteram.

Res Rustica es una exposición que ha nacido no sólo de la sinergia científica entre distinguidas y prestigiosas instituciones, sino que también se ha beneficiado de la sensibilidad de una importante realidad empresarial de la región de Campania: la exposición, de hecho, también se ha realizado gracias a la contribución de ROSSOPOMODORO, que ha apoyado la puesta en valor de la Colección de Alimentos Comestibles del MANN. La Colección de comestibles y restos orgánicos debe considerarse una de las colecciones más completas del mundo de hallazgos orgánicos de la época romana. A partir de las primeras campañas de excavación, Carlos de Borbón reunió en elMuseo Herculenense del Palacio de Verano de Portici todos los materiales procedentes de Herculano y Pompeya, incluidos materiales frágiles como tejidos, frutas y restos comestibles. La Colección de Comestibles, considerada de raro valor, constituía un núcleo importante del “Gabinete de las Cosas Preciosas”, situado en la décima sala del Museo, concebida como una Wunderkammer del siglo XVIII, es decir, una cámara que contenía mirabilia, donde el Rey había reunido lo que consideraba el verdadero tesoro del Museo por el valor y la rareza de los objetos: joyas de oro (bullae, medallones, collares, brazaletes); objetos de plata (entre ellos el calathus con la apoteosis de Homero y el espejo con la muerte de Cleopatra); gemas y camafeos; comestibles de Herculano y Pompeya, entre ellos varias hogazas de pan; telas y algunos bloques de color utilizados por los pictores.Con el traslado del Museo de Portici (1805-1828) al actual Museo Arqueológico de Nápoles, el "Gabinete de Objetos Preciosos " se colocó a la derecha de la escalera principal, entre las secciones de vidrio y objetos obscenos (1817), luego fue trasladado de nuevo por el director Pietro Bianchi en 1841 y más tarde revisado en gran medida por Giuseppe Fiorelli (1863-1875), que separó el núcleo de hallazgos orgánicos. A principios del siglo XX, los comestibles completaron la exposición de la Sala de la Gran Maqueta Plástica de Pompeya y se colocaron en vitrinas bajas contra las paredes de la sala, junto a frescos y pequeños bronces escogidos del instrumentum domesticum como ejemplos tangibles de la vida cotidiana pompeyana. En 1989, se desmontó la maqueta para restaurarla, se cerró la sala y los comestibles volvieron a almacenarse. En 2009, parte de los hallazgos orgánicos y textiles se trasladaron a la sala climatizada del Laboratorio de Ciencias Aplicadas de Pompeya por motivos de conservación. Finalmente, en marzo de 2018, los Conmestibles y los textiles fueron devueltos al MANN, donde se crearon cámaras climatizadas en el interior del Medagliere.
Lista de las especies arqueobotánicas expuestas
vid (pepitas de uva), olivo (aceitunas y huesos), higo (frutos enteros y partidos), pino piñonero (piñas, piñones), granado (frutos pequeños y “cáscara”), avellano (frutos secos sin cáscara), melocotón (huesos), almendra (frutos) algarroba (frutos), cereales (cebada, mijo, espelta (cariópside), legumbres (semillas de lenteja, habas), castaña (una castaña), ajo (varios dientes), cebolla, chalota (bulbos), palmera datilera (dátiles).

Para obtener toda la información sobre la exposición, visite el sitio web oficial del MANN.

¿Qué se comía y qué se cultivaba en la antigua Pompeya? Una exposición en el MANN de Nápoles
¿Qué se comía y qué se cultivaba en la antigua Pompeya? Una exposición en el MANN de Nápoles


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.