Una exposición en el castillo de Rivoli sobre artistas en guerra, de Goya a Ucrania


Del 15 de marzo al 19 de noviembre de 2023, el Castello di Rivoli (Turín) acoge una gran exposición dedicada a los artistas en guerra, con obras de Goya, Picasso, Dalí, Burri y muchos otros hasta llegar, a lo largo del siglo XX, a los artistas que narran la guerra en Ucrania.

La nueva actividad expositiva 2023 del Castello di Rivoli - Museo d’Arte Contemporanea arranca en la tercera planta de la Residencia de los Saboya con la exposición colectiva comisariada por Carolyn Christov-Bakargiev y Marianna Vecellio titulada Artistas en guerra, con obras de artistas como Francisco Goya, Salvador Dalí, Pablo Picasso, Lee Miller, Zoran Mušič, Alberto Burri, Iri y Toshi Maruki, Fabio Mauri, Bracha L. Ettinger, Anri Sala, Michael Rakowitz, Dinh Q. Lê (con obras de, entre otros, Le Lam, Phan Oanh, Nguyen Thu, Truong Hieu, Nguyen Toan Thi, Kim Tien, Quach Phong, Huynh Phuong Dong, Minh Phuong), Vu Giang Huong, Rahraw Omarzad y Nikita Kadan. La exposición presenta más de 140 obras de 39 autores realizadas por artistas que estuvieron o están en guerra. La exposición, que estará abierta del 15 de marzo al 19 de noviembre de 2023, toma como punto de partida Desastres de la Guerra, obra de 1810-1815 de Francisco José de Goya y Lucientes, y desarrolla el tema de la guerra y la subjetividad postraumática a través de obras históricas y nuevos proyectos de destacados artistas contemporáneos.

Artistas en guerra incluye préstamos de importantes instituciones públicas y privadas italianas e internacionales, así como dos nuevos encargos, obras inéditas creadas para la ocasión por el artista afgano Rahraw Omarzad (Kabul, 1964), y el artista ucraniano Nikita Kadan (Kiev, 1982). Ambos artistas comparten una práctica relacionada con la de promotores culturales, ofreciendo un mensaje de gran impacto emocional y humano, así como social y político. Partiendo de escenarios de conflicto y profundos cambios geopolíticos, sus prácticas invitan a reflexionar sobre la importancia de encontrar narrativas de sanación y paz en la expresión creativa.

"Esta exposición, la última en la trayectoria artística de Espressioni que se ha desarrollado a lo largo de los años, reúne una profunda reflexión sobre la contemporaneidad, gracias a la obra de artistas que a lo largo de los siglos han sabido relatar las discontinuidades del presente y del conflicto, interpretadas a través de su sensibilidad personal en el tiempo que les tocó vivir", afirma Francesca Lavazza, presidenta del Castello diRivoli. “Las obras expuestas consiguen así sacudir al público sobre temas controvertidos y difíciles, representando los horrores de la guerra, transversales a todos los conflictos. Quiero dar las gracias a Carolyn Christov-Bakargiev y Marianna Vecellio por este valiente proyecto destinado a hacer reflexionar a la conciencia colectiva”.

"Concebida inicialmente como el último capítulo del proyecto plurianual de exposición e investigación Espressioni“, afirma la directora Carolyn Christov-Bakargiev, ”los recientes acontecimientos internacionales nos han llevado a crear una nueva exposición ad hoc que investiga el significado de la guerra, a preguntarnos cómo unos seres humanos especialmente empáticos, los artistas, procesan la violencia organizada y sólo aparentemente racional de la guerra resaltando su horror o contrastando su misterio, suspendida como está entre la máxima imprevisibilidad y el máximo cálculo". Para el filósofo griego presocrático Heráclito, el ser se revela en la guerra, Πόλεμος πάντων μὲν πάντων. μὲν πατήρ ἐστι (polemos pantōn men patēr esti - la guerra es el padre de todas las cosas). El filósofo francés Emmanuel Lévinas, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, que pasó en parte en un campo de prisioneros alemán, nos recuerda que el ser se revela al pensamiento filosófico como guerra, es decir, en el contraste entre la finitud de la muerte -más perceptible en la guerra- y la inconmensurabilidad ilimitada de la existencia. En este intervalo o interregno entre la vida y la muerte, el artista encuentra en el arte una forma de salir del conflicto y del pensamiento adversario y de ampliar infinitamente el tiempo y el espacio, incluso la vida cotidiana. A través de una serie de ejemplos del pasado, así como de algunas obras nuevas de artistas en guerra de hoy, esta exposición pretende investigar el tema desde el punto de vista cultural, psicológico, estético, histórico y filosófico. Abrir una reflexión que vaya más allá de la mera eliminación de la guerra, más allá de la explicación meramente económica de la misma, más allá del miedo o -la otra cara de la misma moneda- de su celebración como necesidad y mal menor.

La exposición comienza en el atrio de la tercera planta, con una selección de fotografías de archivo procedentes de las Colecciones de la GAM - Galleria Civica d’Arte Moderna e Contemporanea de Turín, que retratan la ciudad saboyana destruida por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. También se presenta en este espacio la obra de Iri y Toshi Maruki, testigos directos de los efectos de las explosiones nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

En la sala 34, la Guerra de la Independencia española (1808-1814) sirve de telón de fondo a los Desastres de la Guerra(1810-1815, primera edición de 1863) de Goya, el famoso ciclo de 83 grabados realizados durante el periodo marcado por el conflicto con los invasores napoleónicos franceses. Los primeros planos de cuerpos y rostros sufrientes representados por Goya dialogan con las obras del artista esloveno Anton Zoran Mušič, que tuvo la oportunidad de admirar y estudiar las obras de Goya en Madrid en los años treinta antes de la guerra. En la misma Sala 34, un avance de la pintura más reciente de la artista y psicoanalista Bracha L. Ettinger, Medusa - Rachel - Pieta, 2017-2022, de la que emergen rostros alucinados pero también una profunda belleza.

La Segunda Guerra Mundial también se explora en la Sala 35 a través de una selección de obras puestas en diálogo con el cuadro de Pablo Picasso Tête de femme (Cabeza de mujer), 1942, realizado en pleno conflicto y derivado en parte del famoso cuadro Guernica, 1937, con el que comparte el uso de una paleta de negros y grises. El rostro desgarrado y partido de la figura de la artista y amiga Dora Maar, probable sujeto del retrato, también recuerda a las figuras femeninas representadas en el Guernica. El gran lienzo fue realizado en la primavera de 1937 en recuerdo del trágico bombardeo aéreo de la ciudad vasca por la aviación nazi-fascista el 26 de abril de 1937. Picasso denunció los horrores de la Guerra Civil española y criticó duramente la conducta del general Francisco Franco.

Los libros con encuadernaciones raras y únicas de Pierre-Lucien Martin de la Colección Cerruti Solidarité. Poème, 1938, y Au rendez-vous allemand, 1944, del poeta surrealista francés Paul Éluard. Solidarité se publicó en abril de 1938 con un conjunto de siete aguatintas y aguafuertes de artistas antifascistas, entre ellos Pablo Picasso, Joan Miró e Yves Tanguy. En la misma sala se encuentra también la obra de Salvador Dalí Composición con gira, de hacia 1943: este cuadro es un boceto para uno de los telones que realizó para la coreografía de su amiga conocida como La Argentinita, la famosa bailarina y coreógrafa Encarnación López Júlvez, republicana que huyó a Estados Unidos en 1936. Esta coreografía suya, creada en plena guerra, pretendía ser un canto a la alegría y la libertad del mundo anterior a la dictadura franquista.

Parte de la Sala 35 está dedicada a la obra de Alberto Burri, uno de los principales artistas italianos del siglo XX que, con una investigación sin precedentes de los materiales, revolucionó el lenguaje artístico en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial a través de un arte abstracto sorprendentemente matérico. Médico de formación, sirvió en el ejército italiano en el norte de África, donde fue hecho prisionero y trasladado a Estados Unidos. Durante su reclusión en el campo de prisioneros de guerra de Hereford, Texas, de 1943 a 1946, decidió abandonar la profesión médica para dedicarse exclusivamente al arte. En el campo de Hereford había numerosos italianos que eran escritores, artistas y artesanos, y es posible que la idea de dedicarse al arte empezara con ellos. Se expone el primer cuadro de Burri, el óleo sobre lienzo Texas, 1945, una de las pocas obras realizadas en el campo de prisioneros que se llevó a su Città di Castello natal. La obra es fundacional, aunque no pertenece al periodo de madurez del artista, que solía fechar en torno a 1948.

También se exponen en la misma sala las fotografías militares tomadas de revistas de la época que componen la obra conceptual Linguaggio è guerra (La lengua es la guerra), 1974, de Fabio Mauri. Conmocionado por el descubrimiento del Holocausto, el artista italiano fue internado en un manicomio inmediatamente después de la guerra y estuvo sumido en crisis místicas hasta principios de la década de 1950. A partir de finales de los 50, desarrolló un arte basado en la investigación de la belleza, el mal, la ideología y el poder. En El lenguaje es la guerra, reflexionó a principios de los 70 sobre la relación entre la manipulación ideológica (el lenguaje) y la guerra en general. La muestra de la sala se completa con fotografías en blanco y negro de Elizabeth (Lee) Miller, fotógrafa surrealista y alumna de Man Ray que más tarde se convirtió en fotógrafa de moda, además de reportera. Durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en una aclamada corresponsal de guerra de la revista Vogue, acompañando al ejército estadounidense a Alemania y documentando así la primera entrada en los campos de concentración de Buchenwald y Dachau. En esta exposición, por primera vez, las fotografías de Dachau de Lee Miller pueden compararse con los dibujos y testimonios de Mušič.

La exposición continúa en la sala 36 con una sección dedicada a la representación artística de la guerra de Vietnam. La instalación Luz y creencia. Voces y bocetos de la vida de la guerra de Vietnam, 2012, del artista vietnamita Dinh Q. Lê , que actualmente vive y trabaja en Ciudad Ho Chi Minh (antigua Saigón), se presenta por primera vez en dOCUMENTA (13) de Kassel. El artista huyó de Vietnam del Sur en 1978, a la edad de 10 años, tras la toma de Saigón por las tropas norvietnamitas (1975) y la unificación del país en julio de 1976, y llegó a Estados Unidos entre los “Boat people” a finales de la década de 1970. También se expone una obra de Vu Giang Huong, importante artista norvietnamita.

En la sala contigua (36a) hay un testimonio dedicado a la guerra de Ucrania, en curso desde la invasión rusa en febrero de 2022. La guerra amplía el conflicto ya en curso desde 2014, cuando Rusia se anexionó Crimea y partes del Donbass, y se elabora desde la perspectiva del artista ucraniano Nikita Kadan en la gran instalación The Shelter II, 2023, que es la continuación natural de la obra homónima The Shelter creada por el artista en 2015 para la XIV Bienal de Estambul y dedicada al Donbass. La nueva obra en el Castello di Rivoli se inspira en imágenes que documentan la guerra en Ucrania y que el artista encontró en Internet. Expresa el drama y el dolor del conflicto ruso-ucraniano y se asemeja a un refugio antiaéreo dividido en dos plantas.

En la sala 37 está la elaboración artística de la guerra de los Balcanes (1990-2001), con el vídeo de la artista albanesa Anri Sala, Nocturnes, 1999, que utiliza técnicas documentales de asociación entre historias personales y realidades históricas para llamar la atención sobre la experiencia de la soledad y la presión social en tiempos de guerra.

En la misma sala, los conflictos en Oriente Medio se cuentan a través de la película The Ballad of Special Ops Cody, 2017, del artista estadounidense de origen iraquí Michael Rakowitz, cuya obra investiga las contradicciones de las guerras en Irak.

La exposición de la tercera planta del Castillo concluye en la sala 38 y en la sala abuhardillada del Museo con ecos de las guerras más recientes en Afganistán. Este conflicto, con sus continuos reveses, se evoca en las obras del artista afgano Rahraw Omarzad, fundador del centro de arte contemporáneo CCAA de Kabul y de una escuela destinada a dar acceso a las mujeres a la educación artística, que huyó en otoño de 2021 gracias en parte al compromiso del Museo y del Gobierno italiano. La instalación Every Tiger Needs a Horse, 2022-2023, es un entorno creado a partir de la explosión de un cubo que contenía dinamita y pintura, explosión realizada de forma controlada en el interior de una base militar en Piamonte gracias a la colaboración del Ejército italiano. Los seis lienzos resultantes y que llevan sus huellas se muestran por primera vez en esta exposición.

El recorrido expositivo se complementa con la presentación en el Teatro del Museo de un programa de vídeo comisariado por el artista ucraniano Nikita Kadan y Giulia Colletti titulado Una carta desde el frente con obras de los artistas ucranianos contemporáneos AntiGONNA (Vinnitsa, 1986), Yaroslav Futymsky (Poninka, 1987), Nikolay Karabinovych (Odessa, 1988), Dana Kavelina (Melitopol, 1995), Alina Kleytman (Kharkiv, 1991), Yuri Leiderman (Odessa, 1963), Katya Libkind (Vladivostok, 1991), Yarema Malashchuk & Roman Himey (Yarema Malashchuk: Kolomyia, 1993 / Roman Himey: Kolomyia, 1992), Lada Nakonechna (Dnipropetrovsk, 1981), R.E.P. (2004), Revkovsky / Rachinsky (Daniil Revkovsky: Kharkiv, 1993 / Andriy Rachinsky: Kharkiv, 1990), Oleksiy Sai (Kiev, 1975), Lesia Khomenko (Kiev, 1980) y Mykola Ridnyi (Kharkiv, 1985).

Para más información, visite la página web del Castello di Rivoli.

Imagen: Francisco José de Goya y Lucientes, Desastres de la Guerra (1810-1815; Colección Fondazione Francesco Federico Cerruti per l’Arte depósito a largo plazo Castello di Rivoli Museo d’Arte Contemporanea, Rivoli-Turín)

Una exposición en el castillo de Rivoli sobre artistas en guerra, de Goya a Ucrania
Una exposición en el castillo de Rivoli sobre artistas en guerra, de Goya a Ucrania


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.