Los Uffizi tendrán un restaurante. Se ubicará en la recién restaurada sala de la Real Casa de Correos


En los Uffizi, la restauración del salón de la Real Casa de Correos ha concluido: albergará el restaurante del museo, que dispondrá así de un punto de restauración como todos los grandes museos europeos. Pero hay una cosa: no estará abierto a todo el mundo, sino que sólo se podrá entrar con la entrada del museo.

En los Uffizi , tras una intervención que ha durado tres años y medio y que comenzó en 2018, la restauración de las salas decimonónicas de la Real Casa de Correos, que acogerán un restaurante dedicado a la cocina italiana y una pastelería, está llegando a su fin. Próximamente se publicará la licitación para confiar el nuevo servicio, que forma parte del proyecto Nuovi Uffizi.

Las obras han sido realizadas por el equipo de arquitectos y especialistas de la Superintendencia y de las Galerías y dentro de unos meses acogerán, como se ha dicho, un restaurante con una carta enteramente dedicada a la cocina toscana e italiana, practicada al más alto nivel: los platos toscanos constituirán el corazón de la propuesta, pero también se ofrecerán especialidades culinarias de toda la península, con acento en las distintas regiones, y se dedicará un espacio a la pastelería. La Real Casa de Correos, utilizada en el pasado y hasta 2016 ocasionalmente como sede de exposiciones, no perderá esta función. De hecho, siempre se expondrá, en rotación, una obra seleccionada de los depósitos del museo. El restaurante, que tendrá su propia entrada con vistas a la plaza de los Uffizi, permanecerá abierto tanto para el almuerzo como para la cena: sin embargo, al ser parte integrante de la Galería, para entrar será necesario un billete de un día o unabono anual.

La restauración ha servido para levantar el salón de la Real Casa de Correos del estado en que se encontraba, hasta el punto de que ya no era apto para estar abierto al público, debido tanto a la falta de aire acondicionado como al estado inseguro de la claraboya, que había sido cubierta con una lámina protectora para evitar posibles filtraciones de agua. La restauración, además de prever la seguridad y la adecuación funcional del espacio, ha liberado y reparado la claraboya y ha devuelto a la luz los elegantes colores originales: ahora es posible admirar la interpretación sutil y luminosa que el arquitecto Mariano Falcini (Campi Bisenzio, 1804 - Florencia, 1885) había concebido para estas salas, destinadas a una función prestigiosa y representativa de Florencia capital, la de Oficina Central de Correos.

En una parte del recinto que antaño albergaba la antigua Casa de la Moneda de los Médicis, Falcini decidió cerrar y redefinir los espacios abiertos del Patio de Carruajes para crear un vasto vestíbulo cubierto por una ligera claraboya de hierro fundido que descansa sobre esbeltas columnas finamente decoradas. Caracterizó el interior puntuándolo verticalmente con dos órdenes de pilastras decoradas con estuco y una rica cornisa; tabiques imaginados para enmarcar grandes ventanales, falsas aberturas y espejos enlucidos. Una solución arquitectónica ordenada y simétrica, pero refinada, que hoy revive en su elegante sencillez y pronto podrá ser disfrutada por todos.

En el pasado, el vestíbulo albergó las Oficinas Centrales de Correos, en funcionamiento hasta 1917, construidas en la época de Florencia Capital, en 1866, y situadas en el sector occidental del complejo de los Uffizi, en la zona que antaño ocupaba la Casa de la Moneda florentina, entre la Via Lambertesca y la Loggia dei Lanzi. Siguiendo el ejemplo de Les Halles de París y la Galería Vittorio Emanuele II de Milán, el arquitecto Falcini diseñó una vanguardista estructura de hierro fundido y cristal para cubrir la sala de distribución de cartas de Correos. Tras su cierre, se sucedieron varias concesiones de uso, hasta que se instalaron junto a la sala talleres de restauración y carpintería para exposiciones temporales. En los últimos tiempos, estas salas se han utilizado como almacén.

El salón había sido objeto de una extraordinaria intervención de mantenimiento en la segunda mitad de los años 80, que, por lo que respecta a las superficies de yeso y estuco, se limitó a la aplicación de una nueva coloración que recogía los colores visibles en tonos más apagados. Como esta obra reciente parecía bien conservada, el proyecto definitivo no preveía ninguna intervención en el salón, salvo el mantenimiento del pavimento de mármol y trabajos puntuales en la estructura de hierro fundido. La consulta de las imágenes posteriores a la inundación, en las que se apreciaba claramente una coloración diferente a la de las fotografías de la obra de 1987, condujo a una minuciosa campaña de ensayos de las estratigrafías pictóricas tanto de las yeserías como de las estructuras de hierro fundido; así se redescubrió la coloración original del salón. A la luz de estas adquisiciones, así como de los resultados de las excavaciones estratigráficas, se decidió incluir una intervención global en la restauración de la sala al elaborar el proyecto ejecutivo. El descubrimiento de los elementos de estuco, realizado con microarenado de precisión y acabado con bisturí, reveló una ornamentación finamente trabajada; las elegantes columnas de hierro fundido, hasta un nivel perceptible a la vista, fueron sometidas a una limpieza química controlada, apoyada en el uso de bisturíes y raspadores, con el fin de recuperar la superficie metálica; también aquí aparecieron refinadas decoraciones, algunas de ellas grabadas. A partir de las imágenes de la obra de 1987, gracias a la utilización de programas informáticos de retoque y reelaboración de la imagen, fue posible entonces reconstruir el valioso suelo veneciano sembrado que existía antes de que se creara la reciente solución de mármol policromado: A partir de esta adquisición y de la información de las otras dos fuentes documentales, se derivó el diseño del nuevo, cuya solución en mármol de Carrara y mármol bardiglio armoniza con el renovado carácter aireado y sobrio que ha adquirido el Salone.

“Uno de los mayores museos estatales de Italia acogerá una zona de restauración donde quienes lo deseen podrán completar su visita con las excelencias de la cocina italiana”, afirma el ministro de Cultura , Gennaro Sangiuliano. “La combinación de cultura y buena comida es lo que ha hecho grande a Italia en el mundo y es natural que se vuelva a proponer en los Uffizi, en un contexto de gran prestigio que se devuelve así a la comunidad tras años de cierre”.

“Un espacio que será una sorpresa para los visitantes, especialmente adecuado para acoger las nuevas funciones con restaurante y bar, dotado de nuevas instalaciones”, afirma Antonella Ranaldi, superintendente del patrimonio arquitectónico, paisajístico y medioambiental de las provincias de Florencia, Prato y Pistoia. “La conclusión de las obras de restauración y recuperación del Reali Poste constituye un nuevo hito en el vasto proyecto Nuovi Uffizi, realizado conjuntamente por la Superintendencia y las Galerías Uffizi. Un ejemplo virtuoso de colaboración entre las oficinas de la MiC, con el resultado de hacer el complejo Vasari cada vez más variado y cómodo para el importante flujo de visitantes, pero también para los florentinos que podrán disfrutarlo descubriendo espacios inesperados, ahora devueltos a la comunidad”.

“No será un restaurante más en la ciudad, sino un espacio de descanso en el museo, para complementar la visita”, afirma Eike Schmidt, director de los Uffizi. “Abierto también por la noche, este diafragma entre los Uffizi y el exterior combinará los placeres gastronómicos con el refinamiento de la arquitectura decimonónica de la Real Casa de Correos. Y para recordarnos la unidad italiana, además de la elección toscana, se ofrecerán platos de varias regiones de Italia, al igual que en el museo, según la concepción de Luigi Lanzi, hay obras maestras de las distintas escuelas regionales de la Península”.

Los Uffizi tendrán un restaurante. Se ubicará en la recién restaurada sala de la Real Casa de Correos
Los Uffizi tendrán un restaurante. Se ubicará en la recién restaurada sala de la Real Casa de Correos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.