Egipto, cuatro esfinges de Luxor trasladadas al centro de una rotonda en El Cairo. Los arqueólogos están indignados


En Egipto, el gobierno traslada cuatro esfinges de Luxor a la rotonda de la plaza Tahrir para convertirla en destino turístico. Y los arqueólogos protestan.

Cuatro magníficas esfinges con cabeza de carnero han sido trasladadas del templo de Karnak, en Luxor (Egipto), al centro de la rotonda de la plaza Tahrir, en la capital, El Cairo. Se trata de una medida insólita del Ministerio de Antigüedades egipcio para fomentar el turismo en la ciudad: El plan ha consistido en reordenar la rotonda de la famosa plaza (conocida en la actualidad internacional sobre todo por ser el centro de las principales protestas en el país en los últimos años) con un obelisco de granito en el centro (se trata de una obra que data de la época de Ramsés II, y procede del yacimiento de San el-Hagar, en el norte de Egipto), y a los cuatro lados las majestuosas esfinges de arenisca, con el fin de hacer la zona más atractiva para el turismo. El obelisco fue trasladado a El Cairo a mediados de febrero, mientras que la instalación de las esfinges se completó en los últimos días.

El ministro de Antigüedades , Jaled El-Enany, explicó su medida al diario egipcio en lengua inglesa Ahram: “cuando vamos a capitales europeas como Roma, París o Londres, pero también Washington, vemos obeliscos egipcios decorando las principales plazas turísticas, ¿por qué no podemos hacer lo mismo?”. El ministro añadió que la intención es “convertir la plaza Tahrir en uno de los principales destinos turísticos de El Cairo y en un mes estarán terminadas todas las obras de decoración de esta plaza de importancia internacional”.

Por supuesto, los arqueólogos han expresado fuertes opiniones en contra de la medida, rozando la repulsa. La egiptóloga Monica Hanna declaró a The Guardian que la comunidad académica se opone a la medida por “su preocupación por la protección de estos objetos de la contaminación en la plaza Tahrir y por la amenaza a la integridad histórica del templo de Karnak”. De hecho, la plaza Tahrir es una de las vías más concurridas del caótico tráfico de El Cairo y, además, la operación no tiene ninguna base histórica ni científica. Al contrario, el traslado se ha producido desafiando cualquier buena práctica de preservación de la integridad de los monumentos.

El diputado Ahmed Idris, del partido de centro-derecha Wafd, ya ha dirigido una pregunta urgente al primer ministro Mostafa Kamal Madbouly pidiendo aclaraciones sobre el traslado. “Esta operación”, ha dicho Idris, “viola toda la normativa internacional sobre conservación de antigüedades y edificios históricos, y viola también la Ley de Antigüedades egipcia, que prohíbe utilizar objetos antiguos para obras decorativas que puedan dañar su valor histórico”. El obelisco y las esfinges estarán expuestos a la contaminación atmosférica y a importantes cambios meteorológicos que sin duda perjudicarán su valor. Hubiera sido mejor que el ministro consultara primero a los ciudadanos de Luxor u organizara un concurso de diseño para la plaza Tahrir. O podría haber pedido a escultores egipcios que hicieran réplicas del obelisco y las cuatro esfinges, en lugar de trasladar los originales".

También hay quien teme que, en realidad, el nuevo maquillaje de la plaza Tahrir esconda una operación política, para borrar la memoria de las protestas en la plaza, especialmente las de 2011, las que llevaron al fin del régimen de Hosni Mubarak. La operación, según declaró a The Guardian el profesor Rabab El Mahdi, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de El Cairo, “cubrirá la memoria reciente, que sigue viva en la mente de mucha gente, con objetos históricos que no tienen ninguna connotación política”. Según El Mahdi, la instalación de las esfinges “básicamente denota falta de respeto por la gente que presenció la revolución y la considera parte de la historia contemporánea, falta de respeto por los que murieron y falta de respeto por las antigüedades”. Sin embargo, el gobierno egipcio está decidido a seguir adelante con la operación y pronto se inaugurará la nueva plaza Tahrir.

En las fotos de abajo: la plaza Tahrir tal como es ahora y tal como aparecerá al final de las obras, y unas esfinges del templo de Karnak similares a las trasladadas a El Cairo (ph. Dennis Jarvis).

Egipto, cuatro esfinges de Luxor trasladadas al centro de una rotonda en El Cairo. Los arqueólogos están indignados
Egipto, cuatro esfinges de Luxor trasladadas al centro de una rotonda en El Cairo. Los arqueólogos están indignados


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.