Excavadoras bajo el Casino Ludovisi, el lugar que alberga la única pintura mural de Caravaggio en peligro


El Casino Ludovisi de Roma, donde se encuentra la única pintura mural de Caravaggio, está en peligro debido a la construcción de un aparcamiento subterráneo.

El Casino Ludovisi es uno de los monumentos más preciados de Roma: el edificio del siglo XVI formaba parte del complejo de Villa Ludovisi, la espléndida mansión, destruida durante la ampliación edilicia de finales del siglo XIX que dio lugar a la apertura de la Via Veneto, construida a partir de 1621 a instancias del cardenal Ludovico Ludovisi y cuyo parque incorporó algunos edificios preexistentes. Entre ellos se encuentra el famoso Casino, hoy la única pieza que se conserva de la villa, un edificio del siglo XVI que perteneció al gran mecenas de Caravaggio (Milán, 1571 - Porto Ercole, 1610), el cardenal Francesco Maria del Monte (Venecia, 1549 - Roma, 1626), que residía allí. Fue precisamente el cardenal quien hizo que el pintor lombardo decorara el techo de una de las salas del Casino con un óleo sobre pared que representa a Júpiter, Neptuno y Plutón: se trata de la única pintura mural conocida de Caravaggio. Pero ésta no es la única obra maestra que alberga el Casino Ludovisi: en efecto, una de sus salas está decorada con la famosa Aurora de Guercino (Cento, 1591 - Bolonia, 1666), autor también de otras pinturas del edificio. Tan característico es este fresco que a menudo se hace referencia al edificio como el “Casino dell’Aurora”.

Este ecosistema histórico-artístico intacto está ahora en peligro por la construcción de un aparcamiento de 250 plazas, que requerirá fuertes excavaciones en el subsuelo de la zona sobre la que se levanta el Casino Ludovisi. La idea de construir un aparcamiento se debe, entre otros, a un descendiente de Ludovico Ludovisi, Nicolò Boncompagni Ludovisi, propietario de la zona, fallecido en marzo: en colaboración con el ingeniero Giovanni Farrocco y el embajador Umberto Vattani (este último ya no participa en la operación), proyectó construir un aparcamiento de tres plantas que sería el preludio de un posible futuro centro comercial. Tras obtener los permisos para la construcción del Ayuntamiento de Roma y de la superintendencia arqueológica en mayo de 2017, las obras deberían comenzar en breve. La superintendencia se había opuesto en un principio al proyecto, pero al final el Consejo de Estado, tras una maraña que comenzó con un recurso ante el TAR (Tribunal Administrativo Regional) por parte de Boncompagni Ludovisi, si bien confirmó la opinión negativa de la superintendencia, concedió evaluar si había posibles soluciones que pudieran proteger tanto los intereses económicos de los propietarios de la zona como las razones de protección. Al final, la Superintendencia concedió la nulla osta, a cambio de una restauración del Casino (evaluado como necesitado de obras, también para consolidar su estabilidad estática) que se llevaría a cabo con parte de los ingresos de la operación.

Mientras tanto, se han escuchado las protestas de asociaciones comprometidas con la salvaguardia del patrimonio cultural. En particular, FAI - Fondo Ambiente Italiano e Italia Nostra piden que se detengan las excavadoras y señalan que el Casino no necesita obras estructurales (las necesitará, en todo caso, si comienzan las excavaciones) y que sólo es necesario intervenir en los frescos del Guercino, que en cambio necesitan algunos trabajos para mejorar su estado de conservación. “No es necesario ningún trabajo de consolidación en el edificio, sólo la restauración de los frescos”, explicó la presidenta regional de la FAI , Valeria Grilli, en un post en su perfil de Facebook, añadiendo: “¿Todo un pretexto? ¿Un intercambio, un trueque? ¿Yo te doy el aparcamiento y tú me restauras los frescos? ¿Se trata de una nueva fórmula de bonificación del arte? No estamos de acuerdo con estos procedimientos y queremos ver claramente los distintos pasos que han dado los permisos. Realmente, estos edificios de tanto valor deberían estar totalmente protegidos por el Estado, ¡forman parte de nuestro patrimonio!”. En declaraciones al diario Repubblica, Vanna Mannucci, vicepresidenta de Italia Nostra en Roma, recordó algunos precedentes: "una sentencia del Tribunal Constitucional bloqueó la hipótesis de un aparcamiento bajo una villa histórica de Génova, estableciendo la prevalencia del patrimonio cultural y haciendo literatura. Y hace unos años el superintendente Ruggero Martines bloqueó inmediatamente la petición de unos herederos de Torlonia que, en via di Villa Albani, habrían expuesto al público obras familiares a cambio del permiso para un garaje’.

La FAI e Italia Nostra ya han hecho saber que tratarán de bloquear el proyecto, alegando que el aparcamiento, además de insistir en una zona ya servida por dos grandes aparcamientos (el Galoppatoio di Villa Borghese y el Parking Ludovisi), amenaza un bien histórico dada la fragilidad del subsuelo de Roma, que en la zona Villa Borghese-Via Veneto ya ha sido excavado a fondo para permitir la construcción de otros aparcamientos subterráneos.

Imagen: Caravaggio, Júpiter, Neptuno y Plutón (1597; óleo sobre pared, 300 x 180 cm; Roma, Casino Ludovisi)

Excavadoras bajo el Casino Ludovisi, el lugar que alberga la única pintura mural de Caravaggio en peligro
Excavadoras bajo el Casino Ludovisi, el lugar que alberga la única pintura mural de Caravaggio en peligro


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.