Florencia, la Sala delle Carte Geografiche reabre tras un año de restauración


La Sala delle Carte Geografiche (Sala de Mapas) del Palazzo Vecchio de Florencia reabre al público tras un año de restauración. Valorada en 500.000 euros, ha sido posible gracias a una donación de Amigos de Florencia.

Tras un año de restauración, la Sala della Guardaroba del Museo di Palazzo Vecchio, más conocida como Sala delle Carte Geografiche (Sala de los Mapas), reabre sus puertas a los visitantes. Ahora es posible admirar las láminas pintadas que representan las tierras de Europa, África, Asia y el Nuevo Mundo tal y como se conocían en la segunda mitad del siglo XVI. También está a punto de concluir la restauración del globo terráqueo, un globo monumental situado en el centro de la sala, que está siendo “comisariado” en directo ante los ojos de los visitantes.

Los trabajos de restauración han corrido a cargo de los Servicios Técnicos-Dirección de Bellas Artes y Fábrica del Palazzo Vecchio. Dotada con 500.000 euros, ha sido posible gracias a una donación de los Amigos de Florencia en el marco del programa Florence I Care, cuyo objetivo es crear asociaciones con particulares para la restauración del patrimonio cultural y de interés público. A excepción de algunos trabajos de mantenimiento que datan de los años 50, el globo terráqueo y los mapas nunca habían sido restaurados con técnicas modernas.

“Reabrimos al público una preciosa sala del museo, un cofre de belleza que siempre ha despertado la curiosidad de los visitantes por la exactitud de los mapas que representan todo el mundo conocido en la época de Cosme I y por el maravilloso globo terráqueo situado en el centro, uno de los más grandes y antiguos que ha llegado hasta nosotros casi intacto”, declaró el alcalde de Florencia Dario Nardella. “Gracias a la generosidad de los Amigos de Florencia, que siempre han estado a nuestro lado para la valorización de nuestro patrimonio artístico, ahora podemos volver a esta sala restaurada a su antiguo esplendor”.

“La restauración de la Sala della Guardaroba del Palazzo Vecchio con los mapas y el globo terráqueo, que representan el cosmos, es uno de los proyectos más fascinantes que hemos emprendido en los últimos veinticuatro años”, subrayó la presidenta de Amigos de Florencia, Simonetta Brandolini D’Adda. “La unión del arte y la ciencia, combinada con la restitución de una visión del mundo en la época de Cosme I, es apasionante. A través de nuestro único donante, la Fundación de la Familia Giorgi, tenemos el honor de poder restaurar toda la sala, que se completará en los próximos meses gracias a la pericia de los restauradores, la sinergia con la Fabbrica di Palazzo Vecchio y una interesante colaboración de estudio con el Museo Galileo”.

Situada en la tercera planta del recorrido museístico del Palazzo Vecchio, la Sala delle Carte Geografiche es una de las más visitadas del museo y, por tanto, está sometida a un considerable desgaste.

Los mapas, cincuenta y tres óleos sobre tabla con soportes de madera, insertados en las puertas de los armarios monumentales, ofrecen una representación detallada de las tierras y los mares conocidos en la época de Cosme I, embellecidos con una miríada de inscripciones doradas, cartelas refinadas, empresas de los Médicis y criaturas fantásticas. Fueron desprendidos y restaurados en la sala contigua que ya acogió la restauración del putto que decoraba la Terraza de Juno, en la tercera planta del museo, recuperado hace un año gracias a Amigos de Florencia. El globo terráqueo, de más de dos metros de circunferencia, es demasiado grande para cambiar de sala y sólo se trasladó al interior a medida que avanzaban los trabajos.

Además de las restauraciones, los trabajos en la sala incluyeron la consolidación de la estructura del suelo, un nuevo pavimento, el mantenimiento de conservación de los armarios monumentales y la sustitución de los paneles de plexiglás de las puertas por láminas antirreflectantes del tipo “Optium Museum Acrylic”. También se instaló un nuevo sistema de iluminación basado en el sistema domótico mediante LED.

Los mapas

En la época de los Priores, la sala que ahora se conoce como Sala de los Mapas no existía, como demuestran los vestigios de las ventanas de la confinante Cancillería visibles en la pared a la izquierda de la entrada. Cuando el duque Cosme I de Médicis se instaló en el palacio, las salas contiguas se convirtieron en el cuarto de Guardaroba, donde se guardaban todos los bienes muebles de la corte. Esta sala fue construida posteriormente por Giorgio Vasari (1561-1565), a petición de Cosme, para cumplir la doble función de sala principal de la Guardaroba y sala de cosmografía. El proyecto de distribución de la nueva sala, elaborado por Vasari con la colaboración del cosmógrafo Fra’ Miniato Pitti, quien, tras un flanqueo inicial, cedió su papel al dominico perugino Egnazio Danti, al que finalmente sucedió el olivetano Stefano Bonsignori, incluía en el soffit, pinturas que representaban las constelaciones; a lo largo de las paredes, grandes armarios de madera, con tablas de geografía en las puertas e imágenes de la fauna y la flora de sus respectivos territorios en las bases; sobre ellos, bustos de príncipes y emperadores y trescientos retratos de hombres ilustres. Por último, en el centro de la sala, dos grandes globos debían aparecer desde arriba de manera escenográfica, en la apertura de los paneles centrales del soffit; el celeste, permaneciendo suspendido en el aire, el terrestre, descendiendo finalmente hasta el suelo. La idea de representar en una sala todo el mundo conocido a mediados del siglo XVI reflejaba el interés de Cosme por la geografía, las ciencias naturales y el comercio. Sin embargo, también delataba la intención de celebrar al duque como gobernante del universo, en el papel que se le atribuía alegóricamente por la asociación de su nombre con la palabra griega “kosmos”. El ambicioso proyecto quedó parcialmente inacabado. Dionigi di Matteo Nigetti realizó los armarios de nogal (1564-1571) que habrían albergado, primero tapices y otros ornamentos, luego objetos de plata y oro e infinamente armas antiguas. De los cincuenta y tres paneles geográficos terminados, treinta fueron pintados por el dominico Egnazio Danti (1564-1575) y veintitrés por el monje olivetano Stefano Bonsignori (1575-1586). Los dos grupos se distinguen principalmente por sus diferentes técnicas pictóricas: la de Danti, similar a la pintura sobre papel y pergamino, que recuerda tanto a los manuscritos iluminados, con inscripciones, contornos y claroscuros delineados con tinta; la de Bonsignori, con dispersiones opacas de color al óleo, como en las obras más comunes de los pintores contemporáneos. Por tanto, aunque comparten la misma historia de conservación, presentan fenómenos de degradación diferentes.

El globo terráqueo

El globo terráqueo situado en el centro de la Sala de los Mapas es el gran globo terráqueo más antiguo que ha llegado hasta nuestros días, construido con gran ingenio en años en los que la técnica de construcción de este tipo de instrumentos científicos estaba aún lejos de ser perfeccionada y codificada. La primera información documental sobre el globo data de principios de 1564, cuando nos enteramos por una carta enviada por Giorgio Vasari a Giovanni Caccini el 29 de enero de que éste le había enviado “el appamondo” desde Pisa por vía fluvial. El globo terráqueo fue realizado por el fraile Egnazio Danti, que ya había trabajado en treinta planchas geográficas, y sin duda aún no estaba terminado en 1568, cuando Giorgio Vasari lo describió así en sus Vidas de los académicos del dibujo. Es muy probable que el globo terráqueo, una vez terminado, no se colocara en la Sala della Guardaroba, ya que no se menciona en los inventarios de palacio de 1570 y 1574. Por tanto, es posible que se colocara desde el principio en el palacio Pitti, donde aparece en un inventario de 1587. Junto con los demás objetos científicos de la Galería de los Uffizi, en 1775 pasó al Museo de Instrumentos Antiguos anexo a la Specola de Florencia y sólo en 1958, tras otras vicisitudes, llegó a su sede original en la Sala delle Carte Geografiche del Palazzo Vecchio.

Las restauraciones

Por lo que respecta a los Mapas Geográficos, los soportes de madera se encuentran en general en buen estado. Las capas pictóricas, en cambio, han reaccionado de forma diferente a las tensiones sufridas a lo largo de los siglos y a las restauraciones realizadas en el pasado, con limpiezas agresivas, que han desgastado y manchado irreversiblemente parte de las superficies. En los paneles de Egnazio Danti, estas vicisitudes produjeron también fenómenos de ondulación y de cambio de color, localizados principalmente en los mares. Las pinturas estaban alteradas por trabajos de restauración anteriores: varias capas de barniz protector alterado y amarilleado, numerosos retoques superpuestos de barniz y óleo, y una pátina marrón difusa.

La restauración tenía como principal objetivo mejorar la legibilidad de las figuraciones, mediante la eliminación selectiva o el adelgazamiento de los materiales de restauración y la integración pictórica de las antiguas lagunas y zonas desgastadas sacadas a la luz por la limpieza.

La intervención, apoyada por una campaña de documentación fotográfica multiespectral y análisis no destructivos y microdestructivos, permitió recuperar valores cromáticos coherentes con los originales, como el intenso azul lapislázuli de los mares de Danti y los brillantes pasajes tonales de Bonsignori. Los trabajos se llevaron a cabo en la sala del museo contigua al Guardaroba, para permitir que los visitantes vieran cómo se realizaban y que los restauradores mantuvieran un contacto permanente entre sí, para una óptima puesta en común de los métodos de intervención, y con los cuadros retirados de las puertas de los armarios y, al final de la restauración, devueltos a su lugar. Actualmente, la restauración de los paneles de Stefano Bonsignori está terminada y la de las pinturas de Egnazio Danti está a punto de concluir.

El gran globo terráqueo de Egnazio Danti ha sido objeto de varias restauraciones a lo largo de los siglos, la primera en 1595, a cargo del astrónomo y matemático Antonio Santucci delle Pomarance, y la última en 1958, a cargo de restauradores florentinos del sector privado y público. Precisamente la proximidad temporal de la primera restauración a la presunta fecha de finalización de la construcción del globo terráqueo (1571), junto con los informes del propio Santucci, apuntan a una situación de conservación que ya era crítica desde finales del siglo XVI, agravada aún más por los daños causados por los repetidos movimientos y la exposición a la intemperie durante el periodo en el que, en el siglo XIX, el globo terráqueo se encontraba en el patio del Museo de Specola, desmontado de su estructura externa de hierro y colocado sobre una base de madera. Las investigaciones de diagnóstico y el estudio de la documentación existente permitieron aclarar diversos aspectos de la técnica de ejecución y distinguir los materiales utilizados en restauraciones anteriores. Las pruebas iniciales de limpieza con disolventes gelificados revelaron varias superposiciones de materiales de restauración que cubrían numerosas abrasiones y lagunas de la capa pictórica, junto con tres grandes lagunas correspondientes a daños por rotura. El largo y difícil proceso de limpieza se llevó a cabo en dos fases: la primera eliminó la gruesa capa de repinte casi total con pinturas al barniz y resinas naturales, que había sido alterada y pigmentada desde su origen; la segunda eliminó un gran número de residuos negros de otra antigua intervención de pintura al óleo, que posiblemente se remonta a una restauración del siglo XIX.

Así se descubrió la paleta de colores original, muy refinada, aunque extremadamente lacunar: las líneas de la cuadrícula geográfica en rojo cinabrio; los mares en azul ultramar de lapislázuli, con las inscripciones en oro de misión; las tierras emergidas, pintadas en malaquita y ocre, adornadas con una miríada de puntos dorados y con los topónimos en negro.

Actualmente se está terminando la limpieza. La intervención continuará en los próximos meses con el relleno de las lagunas y el repintado de los numerosos colores que faltan. La restauración se llevó a cabo a la vista de los visitantes del museo en la Sala della Guardaroba, donde el globo terráqueo se desmontó de sus elementos metálicos y se colocó sobre una estructura provisional, especialmente diseñada y construida para permitir a los restauradores girarlo y trabajar fácilmente en toda la superficie.

También se restauró la estructura metálica exterior. Esta estructura de hierro, compuesta por una base montada sobre cuatro pies, un meridiano pivotado en los extremos del eje de rotación, el horizonte y un semicírculo eclíptico, era ilegible antes de la restauración, oscurecida por depósitos inconsistentes y fenómenos de oxidación. Además, debido a un hundimiento remoto, el meridiano se apoyaba en la base, impidiendo la rotación del globo. Los trabajos en curso han permitido comprobar que los hierros principales que han llegado hasta nuestros días, a pesar de los repetidos desmontajes y restauraciones mencionados en las fuentes, son los originales. La limpieza, destinada a eliminar los revestimientos protectores envejecidos y la corrosión superficial, ha sacado a la luz detalles de graduación e inscripciones grabadas o punzonadas que antes no eran visibles. Las futuras fases de la restauración irán encaminadas a mejorar el ensamblaje de la estructura, hasta la deseable restauración de los mecanismos de rotación.

Colaboración con el Museo Galileo

El Ayuntamiento de Florencia y el Museo Galileo han comenzado a colaborar en el estudio y desarrollo de una aplicación interactiva que permita a los visitantes explorar el Globo Terráqueo y la Sala de los Mapas como valorización cultural del entorno y del patrimonio cultural aquí albergado. El Ayuntamiento de Florencia garantiza la disponibilidad de imágenes de alta resolución de los mapas y las investigaciones de diagnóstico encaminadas a la restauración, mientras que el Museo Galileo se encarga de reconstruir digitalmente la Sala delle Carte Geografiche según el proyecto descrito por Giorgio Vasari; elaborar una exploración interactiva del globo terráqueo restaurado digitalmente para hacer legibles incluso las partes más dañadas, que consistirá en en la lectura detallada de toda la información cartográfica que se puede encontrar en el globo, desde los datos cosmográficos (meridianos y paralelos, constelaciones, escala de grados, escala de millas) hasta los mapas tolemaicos antiguos y modernos, desde los datos derivados de la tradición literaria hasta el dibujo de tierras recién descubiertas (desde Sudáfrica hasta el Nuevo Mundo), topónimos, cartuchos, islas, orografía, posibles divisiones políticas de los continentes experimentar una reconstrucción ideal del globo terráqueo original; poner a disposición del Ayuntamiento de Florencia un extracto significativo del producto final, compatible con su utilización dentro del itinerario de visitas del museo del Palazzo Vecchio.

Florencia, la Sala delle Carte Geografiche reabre tras un año de restauración
Florencia, la Sala delle Carte Geografiche reabre tras un año de restauración


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.