Los trabajadores de la cultura subcontratados se manifiestan en Roma: "Stop a los abusos, reforma del sector


Una importante manifestación de trabajadores de la cultura subcontratados ha tenido lugar esta mañana a las 12.00 horas, directamente frente a la sede del Ministerio de Cultura en Roma. La plaza exigía el fin de los abusos y la reforma del sector.

Lostrabajadores de la cultura han salido esta mañana a la calle en Roma para protestar contra las condiciones del trabajo externalizado directamente frente a la sede del Ministerio de Cultura, en Via del Collegio Romano. La manifestación, organizada por la asociación Mi Riconosci, ha contado con la participación de varios sindicatos: UCLAS, UILPA, COBAS Trabajo Privado, USB Cultura y Espectáculos, y las Federaciones de Jóvenes Demócratas de Roma, Lacio, Las Marcas, Trentino, Venecia, Padua, Emilia-Romaña y Toscana, así como numerosos ciudadanos.

A la manifestación asistieron trabajadores de toda Italia que trabajan en diferentes estructuras (museos, bibliotecas, parques arqueológicos), cada uno con una historia diferente de explotación y abusos. Desde Taranto, donde los trabajadores del museo perdieron su empleo después de veinte años, sustituidos por una app, y luego de nuevo desde Ostia Antica, donde no se licitó el contrato de la librería y la taquilla, y doce trabajadores perdieron su empleo, hasta el Palazzo Barberini en Roma, donde se denuncian condiciones contractuales cada vez más desfavorables y salarios por hora cada vez más bajos para los trabajadores subcontratados, a pesar de que la presencia de estos trabajadores es indispensable, y luego de nuevo desde Pompeya, donde ante un aumento continuo de la recaudación hasta 2019, decenas de trabajadores subcontratados han visto cómo su salario se detenía en 7 euros por hora. Todo ello agravado por el hundimiento del turismo, que ha impuesto peores horarios, menos prestaciones, menos perspectivas, y por tanto un hundimiento de los derechos para los trabajadores pero también un hundimiento de la calidad del servicio para los ciudadanos.

Los manifestantes corearon eslóganes como “Stop a la externalización” y “Darío bájate”, mientras repartían folletos con historias de trabajadores culturales. Un grupo de manifestantes dibujó el lema principal de la manifestación (“Sin cultura no hay futuro”) en una pancarta desplegada frente al Ministerio. Tras solicitar varias veces ser recibidos por la cúpula ministerial, una delegación de dos activistas se entrevistó con el Jefe de Gabinete, Lorenzo Casini. “Por enésima vez hemos solicitado una reunión con el Ministro Franceschini, porque creemos que reformar el sistema cultural italiano, superando la lógica del turismo de masas y la explotación económica, para construir un Sistema Cultural Nacional que ofrezca en cambio servicios de calidad a los ciudadanos y para los ciudadanos, es la única alternativa posible para evitar un colapso cultural y social. Superar el actual sistema de externalización, garantizando un trabajo digno, parece urgente y necesario”, concluyen los promotores de la manifestación. Los organizadores garantizan que ésta será sólo la primera de una serie de movilizaciones que caracterizarán el verano de los trabajadores del patrimonio cultural.

Un momento del acontecimiento
Un momento de la manifestación


Un momento del acontecimiento
Un momento de la manifestación


Un momento del acontecimiento
Un momento de la manifestación


Un momento del acontecimiento
Un momento de la manifestación

Declaraciones

“Como trabajadores del sector del patrimonio cultural estamos enfadados y frustrados, la situación es cada vez más insostenible, tenemos compañeros que corren el riesgo de ser desahuciados o que han tenido que cambiar de trabajo después de veinte años”, afirma Eleonora Fossi, de la asociación Mi Riconosci, “pero a pesar de que todo esto es evidente y conocido desde hace tiempo, a pesar de que nunca nos han faltado propuestas de reforma, el Ministerio en los últimos meses ha decidido no escuchar la voz de estos trabajadores, prefiriendo atrincherarse en la conservación de un sistema basado en los beneficios para unos pocos y en la explotación y el perjuicio para muchos. Por eso estamos aquí”.

“Hoy, frente al Ministerio de Cultura”, dice Daniela Pietrangelo, de Mi Riconosci, “los profesionales y profesionales del sector cultural, o aspirantes a serlo, unidos por la asociación Mi Riconosci, hemos decidido manifestarnos aceptando la petición de los trabajadores subcontratados y explotados de toda Italia. El Ministerio en estos 15 meses desde el primer encierro, en el que han estallado todas las contradicciones de un sector cultural mal organizado y mal gestionado durante décadas, ha decidido no escuchar los muchos análisis y propuestas elaboradas por nosotros los trabajadores, prefiriendo repartir subvenciones a mansalva a todos aquellos que han entrado en crisis con estos meses de caída del turismo, pretendiendo conseguir la cristalización del sistema anterior en busca de un reinicio que sin una reforma estructural nunca podrá ser. Los relatos de los trabajadores hoy en la plaza dan fe de cómo esta receta ya ha demostrado ser un fracaso, para Patrimonio, para los que allí trabajan y para todo el sistema país”.

“Tras el cambio de contrato, todos los trabajadores, que habían aplicado el CCNL de Federculture”, afirma Enzo Miccoli, delegado de USB rsa en la Reggia di Venaria, “han visto anulados todos sus derechos y se les ha aplicado el contrato multiservicio de la empresa CoopCulture. Salimos a la calle porque los trabajadores de los museos deben rebelarse contra una situación de explotación y precariedad que se prolonga desde hace años y en la que se basa el modelo cultural de nuestras clases dominantes. Las contratas y subcontratas son el problema, el salario mínimo por ley y la internalización la solución”.

“Está claro que es una cuestión de justicia social y de respeto a los dictados constitucionales, también a la vista de la atávica escasez de personal certificada por el propio Consejo Superior de Bienes Culturales”, afirma Luigi Napolitano, privado de COBAS, trabajador de Pompeya. “En 2020 se han previsto 500 contrataciones a través de los centros de empleo entre parados de larga duración con el título de bachillerato, es decir, una contratación de nuevo personal que realizará las mismas tareas que desde hace más de veinte años llevan a cabo trabajadores de empresas contratistas privadas que, evidentemente, ya cuentan con cierta experiencia laboral y profesional específica. Pues bien, esta experiencia laboral de muchos años no es reconocida y nunca ha sido tenida en cuenta en los concursos públicos ni siquiera por las bolsas de trabajo. Exigimos la internalización como solución definitiva al régimen de precariedad, tal y como vienen haciendo desde hace años las asociaciones culturales, movimientos, comités, trabajadores y otros sindicatos de base”.

“Dentro de la grave crisis de empleo que atenaza a nuestro país”, declara Federico Trastulli, del patrimonio cultural de UILPA, “se esconde, como en una matrioska, la de la precariedad. Sobre todo entre los jóvenes. Desde este punto de vista, el sector cultural no es una excepción. Y si bien es cierto que en la opinión colectiva algo empieza a cambiar y que las bases de las oposiciones que deberían dar nueva vida a la Administración Pública han visto una importante simplificación, no es menos cierto que los tiempos de contratación son siempre demasiado largos (también por condicionantes externos, sin duda) y se compadecen mal con la prisa desesperada que tenemos por contratar personal nuevo, cualificado y posiblemente joven. De ahí que la manifestación de hoy responda a un sentimiento de solidaridad común con los miles de contratados precarios de la AP y los cientos de trabajadores empleados en las sedes culturales de nuestro Ministerio, personal a estas alturas experimentado porque lleva décadas en activo pero con salarios indecentes y pocas perspectivas de estabilización. Solidaridad que, sin embargo, debe traducirse en acciones concretas. Concursos serios, a intervalos regulares y teniendo en cuenta la experiencia anterior. La administración pública podría empezar por utilizar la ley Madia para regularizar a los trabajadores precarios y planificar selecciones destinadas a reponer una plantilla nacional que ha alcanzado el 50% de agotamiento. El camino nos parece trazado: es ciertamente impracticable, pero merece la pena seguirlo. La UILPA está dispuesta a asumir su parte de responsabilidad y compromiso”.

“Desde mayo de 2002”, cuenta Chiara, museóloga en Roma desde hace 20 años, “he trabajado y trabajo para tres de los museos estatales más importantes de Roma. He sido y soy responsable de recepción y supervisión. A pesar de mi creciente y ya demostrada experiencia y de la formación que me ha dado el propio Ministerio, nunca he tenido contratos que duraran más de cuatro meses y he cambiado unas 13 empresas. A pesar de la aparente continuidad, puedo considerarme un trabajador precario ”con fecha“. El problema no son las plazas, las estructuras en las que trabajamos: mi queja es sobre el sistema, que está mal. Durante años no ha habido oposiciones, durante años se han vaciado los museos y se nos ha utilizado a quienes tarde o temprano se quedarán en casa. Así que no nos quedemos con las estructuras, el sistema está podrido y eso es lo que debe cambiar nuestro Ministerio”.

“A mis colegas y a mí”, dice Matteo, antiguo operador de Ostia Antica, “nos despidieron porque no se estableció la licitación. Durante veinte años trabajamos en el bar, la taquilla y la librería. Tras una manifestación de interés, una nueva cooperativa (CoopCulture) tomó el relevo y no previó la reapertura ni del bar ni de la librería y, sobre todo, no absorbió a ninguno de los empleados de la antigua cooperativa. Así que nos quedamos sin trabajo y el centro se quedó con menos servicios. Esto nos pasó a nosotros, pero también a muchos otros sitios italianos, sobre todo después del ”cierre 2020".

Los trabajadores de la cultura subcontratados se manifiestan en Roma:
Los trabajadores de la cultura subcontratados se manifiestan en Roma: "Stop a los abusos, reforma del sector


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.