San Quirico d'Orcia, polémica sobre las obras de los Horti Leonini: "una ruina". El ayuntamiento: "no, trabajad de forma profesional".


En San Quirico d'Orcia hay polémica por las obras realizadas en los Horti Leonini, un espléndido jardín del siglo XVI. Para los ecologistas es una masacre, pero el ayuntamiento se defiende.

En San Qu irico d’Orcia se desata la polémica por las obras de mantenimiento que se realizan en pleno verano, entre julio y agosto, en los espléndidos Horti Leonini, uno de los jardines más bellos de Italia: fueron creados en la década de 1680, después de que el Gran Duque de Toscana Francesco I de Médici donara terrenos en el pueblo al arquitecto Diomede Leoni, amigo de Miguel Ángel. Aquí, Leoni decidió crear un suntuoso jardín no para su disfrute privado, sino como lugar a disposición de los peregrinos que se dirigían a Roma (San Quirico d’Orcia era, de hecho, una importante parada en la Vía Francígena).

Los Horti, como ya se ha dicho, han sido objeto de trabajos de mantenimiento (oficialmente "mantenimiento, aseguramiento y restauración", pero esto ha tenido un innegable impacto estético en su aspecto: En particular, se han podado fuertemente las encinas que cierran el jardín en la parte superior (en la llamada “ragnaia”, es decir, la arboleda donde antiguamente se colocaban redes, llamadas “ragne”, entre los árboles para atrapar pájaros pequeños), y se han recortado los setos de boj dispuestos en formas geométricas en la parte inferior. Pero eso no es todo. Las acusaciones que las asociaciones ecologistas (entre ellas, Opera Val d’Orcia, Legambiente ’Terra e pace’ circle, Italia Nostra Toscana, Italia Nostra Siena, Club Unesco Siena, Rete dei Comitati per la difesa del Territorio, APIGI Associazione Parchi e Giardini d’Italia, GUFI ITALIA Gruppo Unitario per le Foreste Italiane y varias más) dirigen al unísono al ayuntamiento de San Quirico d’Orcia se refieren también a otros puntos.

En efecto, las asociaciones impugnan la forma en que se adjudicó el contrato: según ellas, las obras se confiaron a una empresa que no reunía los requisitos para intervenir en una de las categorías de intervención previstas en la licitación. Además, siempre según los ecologistas, las obras, que debían realizarse por lotes funcionales a lo largo de un periodo de cinco años (o, en cualquier caso, a intervalos para limitar al máximo el impacto visual), se habrían realizado en menos de dos meses. También se impugna la forma en que se llevó a cabo la poda: “en su mayor parte”, escriben los ecologistas en el texto de una petición en la que piden al ministro Dario Franceschini que detenga “la destrucción” del jardín histórico, “se utilizó el método de la tala, un método anticuado que las teorías más actualizadas consideran, con razón, gravemente perjudicial para los árboles con el paso del tiempo. Este método, el de la tala, está ahora prohibido en las intervenciones en árboles monumentales o, en cualquier caso, situados en contextos históricos”.

De hecho, los ecologistas señalan que las encinas de los Horti Leonini tienen siglos de antigüedad y, por lo tanto, “habrían merecido una evaluación cuidadosa y analítica y, al menos, la intervención de una empresa especializada en vegetación, en lugar de una empresa que trabaja en el asfaltado de carreteras”. Además, se subraya que los Horti llevan meses cerrados.

El ayuntamiento, sin embargo, no lo acepta y defiende su actuación. En un comunicado emitido a finales de julio, el ayuntamiento de San Quirico d’Orcia declaró que las obras se habían llevado a cabo de manera profesional: “tal y como certificó la última inspección con los técnicos y la Superintendencia”, afirma el alcalde de San Quirico d’Orcia, Danilo Maramai, “las obras se están realizando de conformidad con el proyecto de recuperación, y de esto no teníamos ninguna duda. Lamentamos la instrumentalización política que unos pocos han intentado crear artificialmente, causando, además, un grave daño a la imagen de nuestro territorio y de nuestros agentes económicos, que se están recuperando con gran sacrificio tras la emergencia sanitaria”. Dentro de pocas semanas, el jardín volverá a abrir sus puertas. Los trabajos realizados de este modo han permitido, de hecho, limitar en el tiempo las molestias causadas por el cierre prolongado del Horti, dado que la realización de los trabajos por etapas sólo estaba dictada por la necesidad de los recursos económicos de que disponía el Municipio y no por el resultado final de la puesta a salvo y la restauración".

En cuanto a la poda, el Ayuntamiento presenta el relato del informe técnico: “la poda”, dice el informe, “se realizó con cortes tanto nodales como internodales respetando en general y, por tanto, no superando la medida cautelar de 6-8 cm de diámetro. Se realizaron cortas de mayor envergadura, principalmente para eliminar ramas decaídas e inestables y, secundariamente, para recuperar la linealidad de los bordes externos del bosque, contener y nivelar el desarrollo en altura, y abrir tanto la avenida central como parte de los caminos secundarios. En el primer caso, la intervención fue también una alternativa a la tala de algunos árboles que, de otro modo, habría sido necesaria para garantizar la seguridad de las personas”. “Salvo algunas excepciones”, explican los técnicos, “las plantas están rebrotando bien con numerosos brotes que, en algunos casos, están bien desarrollados”. Por último, el ayuntamiento subraya que “la gestión de una masa arbórea de formas geométricas implica superar la concepción de la planta como elemento individual para dar preferencia al conjunto. Cada planta se convierte así en un elemento que contribuye junto con los demás no sólo biológica y ecológicamente, sino también en estructura y forma. Forma que para algunas plantas también puede ser exclusiva. Del diseño de recuperación formal proceden parte de las podas internodales realizadas con cortes superiores a 6-8 cm. La eliminación de árboles y porciones de éstos combinada con la particular estructura de las plantas, generalmente caracterizada por copas mayoritariamente huecas en su interior, son las causas del actual estado de iluminación del bosque de Ragnaia. Dado el buen rebrote de nuevos brotes de las plantas podadas, cabe esperar una recuperación visual completa en un plazo de 3-4 años”.

El Horti se reabrió al público el 8 de agosto, pero las explicaciones del ayuntamiento no convencieron a los ecologistas ni a la oposición. Durante una inspección posterior a la reapertura, las asociaciones ecologistas pudieron analizar la poda del Horti y también la de los setos de boj, que supuestamente se podaron a mediados de agosto (de hecho, fotografías tomadas en julio documentan la ausencia de poda). Según los ecologistas, se trataría de un “daño muy grave también para los históricos setos geométricos que componen el jardín italiano del siglo XVI”. Y un miembro de la oposición, Riccardo Galligani (líder de la Liga en las elecciones regionales), anunció poco antes de mediados de agosto que presentaría una denuncia ante la fiscalía para averiguar si las obras en los Horti Leonini se habían realizado siguiendo los procedimientos adecuados. El final de la polémica no se vislumbra hasta ahora.

En la foto: el barranco de los Horti Leonini antes y después de la poda.

San Quirico d'Orcia, polémica sobre las obras de los Horti Leonini:
San Quirico d'Orcia, polémica sobre las obras de los Horti Leonini: "una ruina". El ayuntamiento: "no, trabajad de forma profesional".


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.