Tranquilidad para el Museo de Chieti: el cierre es temporal. Pero el problema del personal es real


El cierre del Museo de Chieti es temporal, como han asegurado las autoridades en los últimos días. Pero no se sabe cuánto durará y, sobre todo, el problema de personal, por desgracia, es real.

Tras el revuelo suscitado por la noticia del cierre del Museo Arqueológico Nacional “La Civitella” de Chieti, desde diversos ámbitos se han reiterado las garantías sobre el carácter provisional del cierre: el cierre, ya lo había hecho saber el 4 de febrero el teniente de alcalde Paolo De Cesare, será temporal, como también ha subrayado la directora de la Dirección Regional de Museos de los Abruzos, Mariastella Margozzi. “La directora general, Mariastella Margozzi”, dijo De Cesare, "ha especificado que se trata de un cierre absolutamente temporal, debido a la necesidad de llevar a cabo trabajos de mantenimiento en algunos de los locales, subsanando infiltraciones que desde hace tiempo aquejan a algunos espacios. A esta necesidad se ha añadido la de funcionar de forma que, al mismo tiempo que se realizaban las obras, el personal pudiera disponer de las vacaciones y permisos no disfrutados, para poder reanudar la plantilla al completo en cuanto finalicen las obras estructurales. En cualquier caso, será una parada breve, ya que la organización ya se ha puesto en contacto con empresas para realizar las obras lo antes posible, de modo que, con los locales renovados y la reorganización del personal finalizada, se pueda volver a disfrutar plenamente de uno de los museos más bellos y prestigiosos de nuestra región y de todo el patrimonio museístico italiano.

Mientras tanto, la discusión continúa: el punto principal no es la duración del cierre (incluso nuestro titular, por otra parte, no había hablado de cierre definitivo), sino su motivo, porque es cierto que la falta de personal es una de las dos causas que han llevado al cierre del museo, si el instituto cierra también sus puertas por la necesidad de dejar trabajar a los operarios fuera de sus vacaciones: Al fin y al cabo, la escasez de personal ha sido citada como causa del cierre en los últimos días por la ex directora del museo, Adele Campanelli, antigua funcionaria y gerente del MiBACT, de cuyas palabras también se hizo eco nuestro periódico. Por no hablar de que la dirección no ha especificado cuántas salas sufren filtraciones de agua: cabe preguntarse, por tanto, si el problema es tan grave y extenso como para decidir el cierre del museo. Lo que sí puede decirse es que el problema es, por desgracia, real, ya que incluso antes del cierre por obras, el museo sólo abría diez horas a la semana, de 14:30 a 19:30 los sábados y domingos, como puede verse en el horario del otoño pasado (actualmente no se puede acceder a la página del museo desde el sitio web de la Dirección Regional).

En el periodo pre-Covid, las cosas iban mejor (abierto miércoles, viernes, sábados y domingos de 8:30 a 19:30), pero, como informaban algunos periódicos locales en noviembre de 2019, se había hecho necesario reprogramar los horarios de los museos del polo “a la espera de poder garantizar el habitual horario ampliado y continuado, gracias a la finalización de los procedimientos de concurso MiBACT para la contratación de personal”. El motivo por el que la situación ha llegado a este punto es de sobra conocido: la Covid llevó a la congelación de los concursos, mientras tanto el personal de MiBACT que debía jubilarse se ha quedado sin sustituto, y el problema de personal es cada vez menos sostenible en varias partes de Italia.

El problema“, ha reiterado hoy Adele Campanelli, ”es más grave que un paro laboral o el retraso en el pago de las vacaciones. Debemos afrontar con valentía la situación actual, planificar las intervenciones necesarias (que en cualquier caso requieren personal de guardia) y pensar en estrategias innovadoras que adapten el funcionamiento del museo a la situación actual“. La fundación concertada y compartida con las instituciones locales (municipio, provincia, región) ha implicado a dichas administraciones en el pasado. A la ciudad le interesa recuperar ese hacer juntos y encontrar en los jóvenes la pasión y la energía para refundar Civitella. Creo que merece la pena, esta ciudad no puede perder un recurso así, ni contentarse con verlo abierto pero infrautilizado”.

A la voz de Campanelli se unió también la de Cristiano Vignali, presidente de la asociación “Turismo de los Abruzos”, que pidió al polo que indicara la fecha de reapertura del museo “La Civitella” de Chieti con la fecha exacta de inicio y fin de las obras (de momento, de hecho, aún no se sabe cuándo reabrirá la reapertura del museo), y “reforzar el personal de los museos de Chieti para que puedan estar abiertos más días, también mediante el recurso a voluntarios de las asociaciones disponibles que hayan recibido una formación adecuada”. La asociación también pide a la Región de los Abruzos y al Ayuntamiento de Chieti que intercedan “para que se refuerce el personal y se cuente con voluntarios para aumentar el número de días de apertura de los museos”, y a la superintendencia y al Ayuntamiento de Chieti que “pongan a disposición de los ciudadanos el Parque Arqueológico y el anfiteatro de ”La Civitella“ y los hagan accesibles incluso durante el periodo en que el museo esté cerrado por obras”.

Tranquilidad para el Museo de Chieti: el cierre es temporal. Pero el problema del personal es real
Tranquilidad para el Museo de Chieti: el cierre es temporal. Pero el problema del personal es real


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.