Turín, comienza la gran operación de traslado de las estatuas del Palacio Madama


Las cuatro estatuas monumentales de mármol de Brossasco, de más de 4 metros de altura y más de 3 toneladas de peso cada una, que coronan la balaustrada del cuerpo central del Palacio Madama, serán bajadas por un excepcional sistema de grúas desde una altura de 27 metros hasta la plaza Castello.

La operación de traslado al suelo de las cuatro estatuas monumentales de mármol de Brossasco, que coronan la balaustrada del cuerpo central del Palacio Madama de Turín y representan herméticas alegorías del “Buen Gobierno”, comenzará hoy martes 12 de julio. Las estatuas, que representan la Justicia, la Liberalidad, la Magnanimidad y la Abundancia, tienen más de 4 metros de altura y pesan más de 3 toneladas cada una.

Tras una innovadora operación de seccionamiento, las estatuas serán enjauladas y bajadas con un excepcional sistema de grúa desde una altura de 27 metros hasta la Piazza Castello, donde serán restauradas “en vivo” en un pabellón especial transparente abierto al público. La intervención, realizada por la Cooperativa Archeologia di Firenze y Arte Restauro Conservazione di Arlotto Cristina Maria, bajo la dirección del arq. Gianfranco Gritella, representa un momento decisivo en la restauración a gran escala y la consolidación estructural de la fachada Juvarra del edificio, gracias a la sinergia entre la Fondazione Torino Musei, siempre comprometida con la protección, conservación y valorización del patrimonio museístico, y la Fondazione CRT, histórico y principal mecenas privado del Palazzo Madama (17,5 millones de euros asignados en total), que financia íntegramente esta última intervención con un compromiso de 2,4 millones.

Las estatuas, formadas cada una por cuatro bloques de mármol esculpidos y superpuestos, con un peso aproximado de 3.200 kg, son obra del escultor de Carrara Giovanni Baratta (1670-1747), llamado en varias ocasiones a Turín por Filippo Juvarra entre 1721 y 1730 para realizar estas esculturas y otras obras en Superga, Venaria Reale y la iglesia turinesa de S. Filippo. Las esculturas se labraban en el taller del escultor en Carrara, se transportaban por separado en barco hasta Savona y, finalmente, se transportaban en carros tirados por bueyes y mulas hasta Turín, donde se ensamblaban y completaban.

Estado de conservación de las estatuas

El estado de conservación actual de las estatuas es muy comprometido y muy heterogéneo. La que presenta mayor degradación, incluso estructural, es la estatua de la Justicia (la primera al norte). Ya había sido desmontada y bajada al suelo una primera vez entre 1846 y 1847, durante las obras de consolidación de los cimientos del palacio, dirigidas por el arquitecto Ernesto Melano y realizadas para la instalación del Senado Subalpino en el edificio. La agresión de los agentes atmosféricos, los daños de la guerra, las restauraciones antiguas incongruentes, la oxidación de los pernos metálicos que sujetan cada uno de los bloques de piedra y las reconstrucciones del siglo XIX en mármoles diferentes han provocado un deterioro generalizado y problemas de conservación que también son evidentes en la técnica constructiva utilizada por el escultor del siglo XVIII. En efecto, Baratta, adoptando una técnica de antigua tradición, para aligerar el peso y facilitar el transporte y la instalación de las esculturas, hizo vaciar gran parte de la cara posterior no visible de cada figura. El profundo hueco resultante se rellenó después con una mampostería de ladrillo y cal, en la que se incrustó una barra de hierro para asegurar la estabilidad de las estatuas a la balaustrada inferior de unos 2 metros de altura. Un complejo sistema de pivotes y soportes de hierro y bronce, algunos visibles y otros ocultos en el interior de las estatuas, pero identificados gracias a investigaciones especializadas con magnetoscopios y georradar, revela la técnica de construcción utilizada para garantizar la estabilidad de las obras reteniendo partes enteras de piedra, talladas por separado y aplicadas después al cuerpo principal de la estatua.

El seccionamiento

El desprendimiento y traslado de las cuatro Alegorías de la base sobre la que descansan será posible gracias a la instalación en altura, a 27 metros del suelo, de máquinas operadoras especiales, que utilizan la técnica de corte de mampostería mediante hilo diamantado lubricado con agua, una tecnología tradicionalmente utilizada en las canteras de mármol. El proceso de corte se realiza mediante una máquina accionada por motor eléctrico y equipada con poleas por las que circula a gran velocidad un cable metálico especial en forma de anillo, provisto de ganchos de diamante artificial, que avanza sobre un carro colocado sobre guías de acero: éstas se sitúan sobre una placa base que garantiza un avance guiado absolutamente lineal y continuo. El operador actúa a través de una unidad de control electrónico a distancia.

Enjaulado, “el vuelo” y restauración "en vivo

Paralelamente a la progresión del corte, que tendrá lugar en dos direcciones opuestas y en dos fases operativas, se introducirán en las ranuras así creadas dos placas de acero convenientemente conformadas y reforzadas. Sobre estas placas se fijará una “jaula”, también de acero, que contendrá a su vez una caja de madera parcialmente abierta, que encerrará y estabilizará las estatuas previamente preconsolidadas y protegidas. Para no comprometer el equilibrio estático de la arquitectura de mármol, en lugar de las estatuas retiradas se colocarán en la balaustrada lastres de hormigón armado de peso equivalente al de las estatuas, lastres a los que se atarán las últimas estructuras del andamiaje superior y la cubierta provisional superior. Levantadas por una grúa, las estatuas y sus arneses, con un peso total de 6.000 kg, descenderán hasta el suelo y se colocarán sobre zócalos provisionales, a la espera de ser colocadas en un pabellón ad hoc que se instalará frente al Palazzo Madama, donde tendrá lugar todo el proceso de restauración, visible directamente para el público en la Piazza Castello, incluso mediante visitas guiadas.

Las declaraciones

“Cuatro obras maestras, testigos de la historia y del papel de Turín en la Europa del siglo XVIII, que por primera vez, gracias al ilustrado mecenazgo de la Fondazione CRT, podremos admirar de cerca, en un lugar de restauración ofrecido a la atención y reflexión del público a nivel de la Piazza Castello. Es una oportunidad única no sólo para comprender el arte de uno de los mayores protagonistas de la escultura del Barroco tardío y los mecanismos de creación, sino también para recuperar la conciencia de los valores que nuestra capital ha defendido durante siglos”, afirma el Presidente de la Fondazione Torino Musei Maurizio Cibrario.

“Ver volar las estatuas es sin duda un acontecimiento más único que raro: no se trata del decorado de una película, sino de una operación futurista y espectacular de recuperación histórico-artística, que combina la tecnología más innovadora y los mejores artesanos para salvar la gran belleza de la cultura. Un resultado posible gracias a la sinergia público-privada entre la Fondazione Torino Musei y la Fondazione CRT, que siempre ha estado comprometida con el renacimiento y la puesta en valor del Palazzo Madama”, afirma el Presidente de la Fondazione CRT , Giovanni Quaglia.

Turín, comienza la gran operación de traslado de las estatuas del Palacio Madama
Turín, comienza la gran operación de traslado de las estatuas del Palacio Madama


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.