Venecia, los bronces de Valdés llegan a la Plaza de San Marcos: la operación causa debate


Las estatuas de bronce de Manolo Valdés llegan a la Plaza de San Marcos de Venecia: instaladas el jueves, permanecerán allí hasta el 15 de junio. Justo a tiempo para cubrir los dos primeros meses de la Bienal. Pero la operación está causando debate, por el impacto de la obra y también por los términos económicos.

Doce grandes estatuas de bronce en la Plaza de San Marcos de Venecia, instaladas concretamente en la Piazzetta, o sea, entre elPalacio Ducal y la Librería Marciana: Llegaron el jueves y permanecerán allí hasta el próximo 15 de junio, justo a tiempo para recibir a los primeros visitantes de la Bienal de Venecia, que se inaugura el 20 de abril, y para cubrir los dos primeros meses de apertura de la gran exposición internacional, ganando cierta visibilidad al estar situadas en la plaza más querida y frecuentada de la ciudad. Se trata de Las meninas, una serie de obras del artista español Manolo Valdés, que forman parte de una exposición organizada por la Galería Contini, que representa desde hace años al escultor de 80 años.

La exposición, titulada Las Meninas a San Marco, incluye instalaciones del artista en Piazzetta San Marco, en Riva Ca’ di Dio y en el Arsenale, y se clausuró tras un acuerdo entre Contini y Vela SpA, filial del Ayuntamiento de Venecia que se ocupa de las actividades de marketing de la ciudad, así como de eventos especiales, entre ellos la exposición de Valdés. El acuerdo comercial asciende a 122.000 euros: en la práctica, para exponer las obras del español en una de las plazas más famosas del mundo durante casi tres meses, Contini pagará unos 1.500 euros al día. No está mal para la galería, teniendo en cuenta que un stand de tamaño medio en una de las principales ferias de arte italianas (que suelen durar entre 4 y 5 días) se cotiza entre 10.000 y 20.000 euros. Además, la ciudad de Venecia recibe como regalo una escultura de Valdés, Reina María, que Contini estima en 500.000 euros, entregada sin limitaciones de colocación (el intercambio tendrá lugar al final de la exposición) y sin cargo alguno para la administración por su colocación.

Manolo Valdés en la Plaza de San Marcos. Foto: Contini
Manolo Valdés en la Plaza de San Marcos. Foto: Contini
Manolo Valdés en la Plaza de San Marcos. Foto: Ayuntamiento de Venecia
Manolo Valdés en la Plaza de San Marcos. Foto: Ayuntamiento de Venecia

Se trata, sin embargo, de una operación que está dando mucho que hablar, a pesar de que la exposición en la Plaza de San Marcos ha recibido el visto bueno de la Superintendencia: las Meninas de Valdés suelen ser bastante llamativas, entre otras cosas porque están todas colocadas en fila india, en uno de los lugares simbólicos de Venecia, además de uno de los más frecuentados por los turistas. Así, quienes lleguen a la Plaza de San Marcos de aquí al 15 de junio verán esta especie de línea negra que se alza entre el Palacio Ducal y la Marciana. La primera crítica vino de la sección veneciana de Italia Nostra, que hablaba de “Venecia como escaparate” en su página de Facebook: “¿Deberíamos estar contentos con este florecimiento de exposiciones de arte y no sólo temporales (con palacios enteros cedidos a coleccionistas)? El estribillo es siempre el mismo: es mejor que los palacios se arruinen. La gente cierra los ojos ante las consecuencias de esta ”bienalización“ extrema de la ciudad. Desaparecen las funciones para los ciudadanos y, en consecuencia, desaparecen los ciudadanos. Y la ciudad desaparece. Empezando por la explotación del Palazzo Grassi, y la conversión en auditorio, con una vista (como se dice con un término abusivo) ’impresionante’, del squero di San Giorgio. ¿Es esto lo que queremos? En nuestros pensamientos siempre está Paolo Sarpi, el esforzado defensor, a costa de su propia vida, de la República. su centenario, el año pasado, transcurrió casi en silencio. Y no es casualidad”.

Las críticas llegan también de la asociación ’Mi Riconosci’, según la cual los 122.000 euros pagados por la exposición garantizarán a Contini “un evidente efecto multiplicador, dada la centralidad de las esculturas, que serán fotografiadas y difundidas en las redes sociales de forma obsesiva”. Según la asociación, Las Meninas “son obras de calidad, no hay discusión. Lo que se discute es qué relación tienen con la Plaza, y la conveniencia de colocar 13 de ellas, todas juntas (hay dos esculturas más de Valdés, en el paquete, expuestas hacia el Arsenale), hoy, para que se conviertan en el verdadero centro de interés de turistas desprevenidos, en detrimento de Tetrarcas y varias obras maestras de las Marchas. Lo que habría que discutir es hasta qué punto es posible alquilar espacios públicos en nuestra ciudad, quién puede decidirlo y por qué. En Venecia, el problema es más grave que en otros lugares, con una ciudad entera convertida en expositor de artistas que quieren asociar su nombre al de la Bienal, con espacios públicos y privados alquilados a un precio más o menos elevado. Pero no es sólo una tendencia veneciana, lo sabemos bien”.

Venecia, los bronces de Valdés llegan a la Plaza de San Marcos: la operación causa debate
Venecia, los bronces de Valdés llegan a la Plaza de San Marcos: la operación causa debate


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.