Washington, la National Gallery y el Smithsonian cerrados por el cierre del muro de Trump


En Washington, la Galería Nacional de Arte y el complejo del Instituto Smithsonian están cerrados indefinidamente por el cierre del muro de Trump.

El cierre que desde el 22 de diciembre ha dejado en casa a unos ochocientos mil trabajadores federales en Estados Unidos también está teniendo repercusiones en la cultura: De hecho, los museos financiados con fondos federales también están cerrados, como la National Gallery de Washington y todos los museos que forman parte de la Smithsonian Institution (desde el Museo Nacional de Historia Natural al Museo Nacional del Aire y el Espacio, desde el Hirshhorn Museum and Sculpture Garden al Museo Nacional de Historia Americana, sin olvidar el Zoológico Nacional y el Museo Smithsonian de Arte Americano, o la National Portrait Gallery).

Un “shutdown” es la congelación total o parcial de la administración pública federal considerada no esencial, y se produce cuando el Congreso (es decir, el Parlamento) no aprueba el proyecto de ley presupuestaria que distribuye los créditos para las actividades gubernamentales: en caso de no aprobación, la ley estadounidense prevé el cierre. El actual se desencadenó, como se ha dicho, el 22 de diciembre, debido a que el Congreso no aprobó la financiación solicitada por el presidente Donald Trump de 5.700 millones de dólares para la construcción del muro antiinmigración en la frontera con México. El actual cierre, con sus veintiocho días, es ya el más largo de la historia de Estados Unidos: nunca había durado casi un mes (el récord anterior lo tenía el cierre que se produjo bajo la presidencia de Bill Clinton en 1995, y había durado veintiún días). La agencia de calificación Standard and Poor ’s ha estimado que si el shutdown se prolonga hasta final de mes, la factura para EE.UU. será muy abultada, ya que costará a la economía estadounidense hasta 6.000 millones de dólares, es decir, más de los recursos que Trump ha solicitado para su muro. El shutdown también tiene importantes consecuencias sociales, ya que los empleados federales que no trabajen no recibirán sus salarios.

Como ya se ha mencionado, durante el shutdown todos los museos gubernamentales están cerrados y sus actividades bloqueadas: en la página web de la National Gallery aparece un aviso en el que se informa al público de que durante el shutdown las salas y oficinas permanecerán cerradas, no se tramitarán los pedidos realizados por los clientes en la tienda online del museo, no se responderá a los correos electrónicos, no se iniciarán los boletines informativos, no se actualizará la página web y, por supuesto, se cancela (o, en algunos casos, se pospone) toda la programación (exposiciones, conferencias, talleres, etcétera). Por no hablar de los cierres anticipados, como el de la exposición de Rachel Whiteread, obligada a cerrar sus puertas dos semanas antes de la fecha prevista.

Los museos y todas las actividades bloqueadas no podrán reabrir hasta que se alcance un acuerdo entre el Gobierno y el Congreso: un acuerdo que, de momento, parece irrealizable, ya que los demócratas se oponen firmemente al muro en la frontera con México (lo consideran costoso, inmoral e ineficiente), y ni siquiera el compromiso propuesto hoy por Trump (dinero para el muro a cambio de una ley que extienda durante tres años la protección a los llamados dreamers, es decir, a los inmigrantes que entraron en EEUU de niños siguiendo a padres ilegales) ha cambiado las intenciones de los parlamentarios demócratas. Y este estancamiento está provocando importantes pérdidas de visitantes para los museos: Linda St. Thomas, jefa de la oficina de prensa del Smithsonian, declaró a The Guardian que un mes de cierre equivale a la pérdida de cerca de un millón de visitantes. Una pérdida devastadora también para el sector turístico de la capital , Washington, ya que las oficinas de turismo se han visto obligadas a buscar alternativas viables para los viajeros que habían planeado un viaje a la ciudad con la intención de visitar sus principales museos.

Mientras tanto, informa la revista de noticias artnet, varios empleados de museos federales se ven obligados a encontrar trabajos a tiempo parcial para compensar los recursos no recibidos durante el cierre forzoso. Para muchos, verse afectado por el cierre significa encontrarse en la frustrante situación de no tener dinero para pagar la comida, las facturas, el seguro y el alquiler. Y luego está el hecho de que volver no será fácil, ya que habrá que recuperar el tiempo perdido y el trabajo atrasado. En resumen: una situación muy difícil que todos esperan que se resuelva lo antes posible.

Washington, la National Gallery y el Smithsonian cerrados por el cierre del muro de Trump
Washington, la National Gallery y el Smithsonian cerrados por el cierre del muro de Trump


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.