El mecenazgo de Andrea Doria


Figura clave de la historia genovesa, hasta el punto de recibir el epíteto de Pater Patriae, el almirante Andrea Doria fue también un atento mecenas: las obras que inició fueron importantes modelos para los artistas que nacieron en Génova o pasaron por la ciudad, y cambiaron el destino del arte genovés.

En 1540, el escultor Leone Leoni (Arezzo, 1509 - Milán, 1590) trabajaba como grabador en la Casa de la Moneda papal. El artista había emprendido muy joven una brillante carrera, desarrollada en diversos centros italianos y preludio del éxito internacional que le llevaría, a finales de la década, a entrar al servicio del emperador Carlos V. Su estancia en Roma, ciudad en la que había desembarcado en 1538, no duraría más de dos años. Los insultos que recibió de Pellegrino di Leuti, un joyero papal que se jactaba de haber menoscabado a Diamante, la esposa del escultor, llevaron a Leoni a defender violentamente el honor de la familia. El artista, responsable de las cicatrices en el rostro del joyero, fue condenado a la amputación de su mano derecha. La intercesión de algunas personalidades logró, afortunadamente para la historia del arte europeo, que la condena se redujera a un periodo de trabajos forzados en las galeras. El servicio de remo pronto se vería interrumpido, ya que, después de que el barco en el que viajaba hubiera pasado de Génova, el escultor fue liberado por Andrea Doria (Oneglia, 1466 - Génova, 1560) en marzo de 1541.

Como recompensa por este gesto benévolo, se dice que Leone Leoni retrató a Doria, que se convirtió en su mecenas (además de su salvador), en varias medallas y placas de bronce. El perfil del genovés se conserva en los numerosos ejemplares conservados, y atestigua la imagen de un anciano, envuelto en el disfraz de condottiere y reconocible, por la presencia del tridente, como señor del mar.

Andrea Doria nació en Oneglia, ciudad de Liguria occidental, en 1466. Perteneciente a un linaje patricio responsable de escribir varias páginas de la historia de Génova, pero vinculado a una rama cadete de la dinastía, el noble emprendió muy joven la carrera militar, tras haber quedado huérfano. Al servicio de diversas potencias, la primera de las cuales fue el papado, Andrea pasó varios años alejado de la complejísima dinámica de la política genovesa de finales del siglo XV. De vuelta a casa en los albores del nuevo siglo, en una situación ahora sujeta a la interferencia del rey de Francia, el noble comenzó a dirigir sus actividades como empresario de guerra en la frontera marítima con el telón de fondo de las guerras italianas. Su escuadra de galeras, en constante expansión, se convertiría, a lo largo de la tercera década del siglo, en la herramienta fundamental para controlar las rutas del Mediterráneo occidental.

Fue en este contexto en el que, en 1521, Andrea Doria completó las primeras compras de terrenos y edificios en el pueblo de Fassolo, situado fuera de las murallas occidentales de la ciudad, con la intención de erigir allí su residencia. Esta operación, realizada en una etapa tardía de su vida, se considera el inicio de un proyecto de encargos artísticos que fructificaría, a partir de 1528, con la llegada a Génova de Pietro Bonaccorsi, conocido como Perin del Vaga (Florencia, 1501 - Roma, 1547).

El año 1528 representó una fecha crucial en la historia de Génova, hasta el punto de constituir un punto de no retorno en la situación política, social, económica y artística de la ciudad. En este proceso, el protagonismo de Andrea Doria fue inmediatamente reconocido: antes de que el noble pudiera proceder a celebrar sus logros con la construcción de su residencia, fue la propia República la que decretó la erección de una estatua en su honor. El encargo fue confiado al escultor florentino Baccio Bandinelli (Florencia, 1488 - 1560): sin embargo, el artista no llegó a completar la obra. El bloque de mármol, dejado en un estado incompleto y testimoniando unas formas lejos de “aquella excelencia” que el comisionado hubiera esperado, fue colocado en Carrara, en la plaza del Duomo, donde aún se conserva.

Bronzino, Retrato de Andrea Doria como Neptuno (c. 1545-1546; óleo sobre lienzo, 149 x 199,5 cm; Milán, Pinacoteca di Brera)
Bronzino, Retrato de Andrea Doria como Neptuno (c. 1545-1546; óleo sobre lienzo, 149 x 199,5 cm; Milán, Pinacoteca di Brera)
Leone Leoni, Cuatro cabezas de perfil, Estudio para la medalla de Andrea Doria, anverso (c. 1538-1541; pluma y tinta sobre papel, 151 x 198 mm; Nueva York, The Morgan Library & Museum)
Leone Leoni, Cuatro cabezas de perfil, Estudio para la medalla de Andrea Doria, anverso (c. 1538-1541; pluma y tinta sobre papel, 151 x 198 mm; Nueva York, The Morgan Library & Museum)
Leone Leoni, Cabeza de perfil, un centauro y el escudo de armas de los Médicis, Estudio para la medalla de Andrea Doria, verso (c. 1538-1541; pluma y tinta sobre papel, 151 x 198 mm; Nueva York, The Morgan Library & Museum)
Leone Leoni, Cabeza de perfil, un centauro y el escudo de armas de los Médicis, Estudio para la medalla de Andrea Doria, verso (c. 1538-1541; pluma y tinta sobre papel, 151 x 198 mm; Nueva York, The Morgan Library & Museum)

A principios de 1528, Génova estaba bajo el dominio militar de Francisco I de Francia (Cognac, 1494 - Rambouillet, 1547), a cuyo servicio trabajaba Andrea Doria desde 1522. Cuando el contrato entre el comandante y el monarca francés se rompió, haciendo un “volte-face”, Doria firmó una alianza con el emperador Carlos V (Gante, 1500 - Cuacos de Yuste, 1558). El genovés procedió a liberar la ciudad de la dominación extranjera y a proclamar la libertad de la República, garantizada por los acuerdos firmados con la casa Habsburgo. Con su apoyo, puso en marcha una reforma institucional capaz de aplacar el faccionalismo endémico del sistema oligárquico de la ciudad y de sobrevivir, con algunos ajustes, hasta la caída de la República a finales del siglo XVIII.

El papel desempeñado por Andrea Doria en el nuevo equilibrio político, puesto de manifiesto por su decisión de no ocupar altos cargos, se reflejó en la ubicación de su residencia, situada en las afueras de la ciudad. No está claro qué aspecto adquirió la villa al final de la fase constructiva y decorativa promovida por Andrea, ya que la forma en que aparece hoy sólo refleja en parte el trazado original. El conjunto edificado, decorado exterior e interiormente, estaba enclavado en un sistema de jardines que determinaba su conexión tanto con la zona de colinas como con el mar.

En las Vidas de Giorgio Vasari (Arezzo, 1511 - Florencia, 1574), texto que recoge numerosos detalles del mecenazgo de Andrea Doria, se aclaran las circunstancias de la llegada de Perin del Vaga a la capital ligur. El pintor florentino, nacido en Florencia y trasladado a Roma en su juventud, presumía de un aprendizaje sin duda prestigioso en eltaller de Rafael Sanzio (Urbino, 1483 - Roma, 1520). Un factor decisivo en el abandono de la ciudad papal por parte del artista fue la devastación provocada por los lansquenetes en 1527, que vivió en primera persona. “Mientras las ruinas del Sacco habían destruido Roma y obligado a los habitantes y al propio Papa a marcharse”, relata Vasari, el bordador Nicolò Veneziano, que se encontraba en Liguria al servicio de Andrea Doria, “convenció a Perino para que abandonara aquella miseria y se enviara a Génova”.

La llegada del pintor al astillero dórico habría permitido al condottiero servirse de un artista completo, que tal vez intervino en la definición del aspecto arquitectónico del palacio. Al palacio se accedía a través de un vasto atrio cuya entrada estaba enmarcada, en la fachada norte, por un majestuoso portal de mármol de Carrara, diseñado por Perino y ejecutado, según la información facilitada por Vasari, por Giovanni da Fiesole y Silvio Cosini (¿Poggibonsi?, 1495 - ¿Pietrasanta?, después de 1549). Este último artista, que ya había colaborado con Miguel Ángel Buonarroti (Caprese, 1475 - Roma, 1564) en las obras de construcción de las Capillas de los Médicis, supervisó la ejecución de muchos de los estucos que enmarcaban los techos de las salas pintadas al fresco por Perino, empezando por las bóvedas del atrio, la escalera y la logia.

El conocimiento de las numerosas cortes renacentistas que Andrea Doria frecuentó en los años de su juventud debió de ser determinante en las elecciones que hizo para la construcción y decoración de su residencia. Por otra parte, el condottiere, entonces sexagenario, había entrado ciertamente en contacto con varios artistas: baste mencionar la circunstancia por la cual, en vísperas del Saco de Roma, fue retratado por Sebastiano del Piombo (Venecia, 1485 - Roma, 1547) en un cuadro extraordinario, encargado por el papa Clemente VII (Florencia, 1478 - Roma, 1534) y recibido sólo más tarde en la residencia de los Fassolo. El papa, por otra parte, no fue el único personaje que deseó una efigie de Doria para su propia colección: Paolo Giovio (Como, 1483 - Florencia, 1552), que en aquellos años estaba formando una colección de imágenes de hombres ilustres, hizo retratar al genovés por Agnolo Bronzino (Florencia, 1503 - 1572). El lienzo, que llegó a la Pinacoteca di Brera a finales del siglo XIX, constituye una de las imágenes más icónicas del almirante, representado por el pintor florentino en un vigoroso desnudo que lo identifica con Neptuno, dios del mar.

El temperamento artístico madurado en los talleres de Rafael hizo así su entrada en la Casa de Doria, y por ende en Génova. El ciclo de frescos y estucos coordinado por Perin del Vaga, completado con numerosos tapices (tejidos en damasco) a los que él mismo proporcionó los cartones, constituyó uno de los mayores complejos decorativos de la Europa de principios del siglo XVI.

Robert Ready, medalla de Andrea Doria, réplica del original del siglo XVI basada en un diseño de 1541 de Leone Leoni (1881; bronce, 44 mm de diámetro; Victoria, Museums Victoria)
Robert Ready, medalla de Andrea Doria, réplica del original del siglo XVI basada en un diseño de 1541 de Leone Leoni (1881; bronce, diámetro 44 mm; Victoria, Museums Victoria)
Baccio Bandinelli, Monumento a Andrea Doria (1534-1548; mármol; Carrara, Piazza del Duomo)
Baccio Bandinelli, Monumento a Andrea Doria (1534-1548; mármol; Carrara, Piazza del Duomo). Foto: Danae Project/Alessandro Pasquali
William Henry Furse, Retrato de Andrea Doria, copia del original de Sebastiano del Piombo hacia 1520 (mediados del siglo XIX; óleo sobre lienzo, 111,7 x 86,4 cm; Londres, National Maritime Museum)
William Henry Furse, Retrato de Andrea Doria, copia del original de Sebastiano del Piombo, c. 1520 (mediados del siglo XIX; óleo sobre lienzo, 111,7 x 86,4 cm; Londres, National Maritime Museum)
Génova, fachada de la iglesia de San Mateo
Génova, fachada de la iglesia de San Matteo

La residencia de Andrea Doria pronto se convirtió en un lugar digno de acoger a personajes ilustres, incluido el propio emperador, que se alojó en Fassolo por primera vez en 1529. En los años siguientes, Carlos V concedió al almirante numerosos honores: en 1531, se le otorgó el feudo de Melfi, lo que le valió el título de Príncipe, del que derivó el nombre de Villa del Principe para su residencia. Ese mismo año, la concesión del prestigioso Toson d’Oro (Toisón de Oro), determinó la elección de los temas con los que se pintó al fresco la fachada sur. Además de Perino, intervinieron los pintores Giovanni Antonio de’ Sacchis conocido como Pordenone (Pordenone, 1483 - Ferrara, 1539) y Domenico Beccafumi (Montaperti, 1486 - Siena, 1551). No queda rastro de este ciclo, dedicado a la figura de Jasón.

La estancia de Perin del Vaga en Génova se interrumpió cuando finalizó la campaña decorativa del palacio en 1536. En los años siguientes, la atención de Andrea se centró en la iglesia de San Matteo, edificio propiedad de la familia Doria, templo de la memoria de los grandes exponentes del linaje y lugar de enterramiento elegido por el príncipe de Melfi. La iglesia, que conserva su antigua fachada medieval, fue objeto de una restauración completa de su interior a partir de los años cuarenta.

La oportunidad de redefinir los espacios del antiguo edificio se la ofreció a Doria el traslado a Génova en 1539 de Giovanni Angelo Montorsoli (Florencia, 1507 - 1563). El escultor florentino, formado en el círculo de Miguel Ángel, había aterrizado en la ciudad para realizar la estatua honorífica de Doria que la República había encargado sin éxito a Baccio Bandinelli en la década anterior. El noble no desaprovechó la oportunidad de utilizar los cinceles de Montorsoli, a quien se había confiado la dirección de la obra de San Matteo. El taller de Montorsoli, que contó con la colaboración de Silvio Cosini, realizó la estructura decorativa del presbiterio, la bóveda de crucería y la cripta, en cuyo interior se colocó la tumba de Andrea. Estas salas estaban revestidas de mármol policromado y decoradas con esculturas redondas, bajorrelieves y estucos, que en conjunto constituían un modelo sin precedentes en el panorama artístico local.

Prever su propio entierro era una preocupación justificada para un hombre que entonces tenía más de setenta y cinco años. Al morir nonagenario, Doria promovió, en la última fase de su vida, una nueva intervención decorativa en la iglesia de San Matteo. A finales de la década de 1550, los pintores Giovanni Battista Castello conocido como il Bergamasco (Gandino, 1509 - Madrid, 1569) y Luca Cambiaso (Moneglia, 1527 - San Lorenzo de El Escorial, 1585) trabajaron en las naves, redefinidas arquitectónicamente en aquella época, revestidas de estuco y enriquecidas con frescos. Los dos artistas, protagonistas de la pintura de la segunda mitad del siglo XVI en Génova, se encontraron comprometidos en el mismo andamiaje, llevando a cabo una verdadera competición artística en la realización de diferentes escenas, probablemente alentados por el propio Príncipe.

La figura de Andrea Doria, almirante de la flota imperial y considerado en Génova como Pater Patriae, estableció un nuevo paradigma de encargo en la ciudad. Por un lado, la naturaleza de las intervenciones artísticas que promovió, concretadas en la construcción de su villa suburbana y la restauración de la iglesia de San Matteo (situada en el corazón de la ciudad antigua), y por otro el calibre de los artistas implicados, representaron una conducta sin precedentes para la nobleza local.

Andrea convocó a maestros de distintos centros, supo aprovechar las oportunidades que le brindaba su función (como la que surgió con la liberación de Leone Leoni) y, al vivir durante muchos años, tuvo ocasión de servirse de distintas generaciones de pintores, arquitectos y escultores. Las obras que realizaron en los talleres que promovió constituyeron modelos indispensables para los maestros que trabajaban en la ciudad y determinaron un cambio de rumbo en los acontecimientos artísticos de la ciudad. La actividad de Luca Cambiaso, pintor genovés formado en las pinturas de la villa de Fassolo, en la iglesia dórica de San Matteo, puede ser un claro ejemplo de la influencia ejercida por los productos del mecenazgo del condottiere.

Mientras que la iglesia permanece intacta en su contexto medieval original, los amplios espacios de la residencia de Andrea Doria, dotados de grandes jardines, se redujeron radicalmente de tamaño cuando, a finales del siglo XIX, las nuevas exigencias de la movilidad urbana le restaron importantes porciones. Desde entonces, el nombre de la villa se recuerda a todo aquel que entra en la ciudad desde la estación de ferrocarril que se construyó junto a ella, Génova Piazza Principe.

Bibliografía

  • Marco Campigli, Silvio Cosini, Niccolò Da Corte y la escultura en el Palacio Doria en “Nuovi Studi”, 19, 2014, pp. 83-104
  • Clara Altavista, La residenza di Andrea Doria a Fassolo: il cantiere di un palazzo di villa genovese nel Rinascimento, Franco Angeli, Milán, 2013
  • Stefano Pierguidi, Perin del Vaga versus Pordenone, Beccafumi y Girolamo da Treviso en la decoración de las fachadas de la villa de Andrea Doria en Génova en “Arte Documento”, 26, 2010, pp. 166-175
  • Arturo Pacini, Andrea Doria en William Piastra, Francesco De Nicola (ed.), Dizionario Biografico dei Liguri, vol. 6, Consulta Ligure, Génova, 2007, pp. 409-435
  • Piero Boccardo, Andrea Doria e le arti: committenza e mecenatismo a Genova nel Rinascimento, Fratelli Palombi, Roma 1989

Esta contribución se publicó originalmente en el nº 3 de nuestra revista impresa Finestre sull’Arte Magazine. Haga clic aquí para suscribirse.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.