Industria y coleccionismo en el Milán politécnico. Colecciones de arte del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología


El Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Milán alberga varias colecciones de arte, fruto del coleccionismo de sus donantes. El conservador Claudio Giorgione recorre la historia de esta particular colección de arte, que se alberga en uno de los principales museos científicos de Europa.

"No hace falta que le recuerde la batalla que desde hace muchos años libro para restablecer el contacto entre el mundo del arte y el de la técnica; para demostrar que no existe fractura alguna entre dos expresiones diferentes pero igualmente esenciales de la creatividad humana". Así escribía Giulio Carlo Argan, uno de los historiadores del arte más importantes del siglo XX, al ingeniero Guido Ucelli, fundador del Museo, cerca de su inauguración en 1953, en una carta relativa a la 3ª Conferencia General del ICOM que iba a celebrarse ese mismo año en Milán. Argan había seguido con interés las etapas del nacimiento del museo y catorce años antes, entre 1938 y 1939, había participado, como inspector de la Dirección General de Antigüedades y Bellas Artes, en los agitados acontecimientos de la Exposición Leonardesca, organizada también en Milán y en la que había participado el propio Ucelli (en el comité de la sección de Hidráulica). Una exposición sobre la que se ha escrito mucho últimamente y de la que el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (como se llamaba cuando se fundó) es en cierto modo hijo y heredero.

La recomendación de Argan, basada en la idea de la unidad del saber y del conocimiento, encontró en Ucelli un perfecto valedor y un ejecutor concreto. Para comprender las razones de la importancia del arte y la presencia de numerosas colecciones histórico-artísticas en un museo científico como el milanés, es necesario partir de la figura y la vida de su fundador, exponente de la segunda generación de la burguesía industrial lombarda. Nacido en Piacenza en 1885, licenciado por el Politécnico de Milán, el joven Guido entró como ingeniero en Costruzioni Meccaniche Riva, uno de los fabricantes de turbinas más importantes del mundo. Fundada por Alberto Riva, uno de los primeros egresados del propio Politécnico, había saltado a la fama internacional al conseguir el contrato para la central eléctrica del Niágara en 1899. Se casó en 1914 con Carla Tosi, hija de otro importante ingeniero y empresario, Franco Tosi, fundador de la empresa de ingeniería de Legnano del mismo nombre y prematuramente asesinado en 1898. Dentro de Riva, Guido Ucelli desarrolló una carrera que le llevó a convertirse en su presidente. En su casa de Via Cappuccio, en Milán, una residencia ecléctica construida en torno al claustro de un antiguo monasterio, Ucelli mantuvo relaciones amistosas con artistas como Arrigo Minerbi, Amos Nattini, Edgardo Rossaro y arquitectos como Piero Portaluppi. Su sensibilidad por el arte, su amor por la fotografía y el cine (Ucelli rodó películas mudas con su familia y amigos, ambientadas en Milán y en su casa de la playa de Paraggi, en el promontorio de Portofino) unieron a su familia con muchas familias de industriales y empresarios milaneses y lombardos, de origen o adopción, de su generación y de la anterior.adopción, de su generación y de la anterior, como los Amman, los Bocconi, los Candiani, los Cantoni, los Crespi, los Jucker, los Ponti y muchos otros, en su mayoría banqueros o industriales, a menudo, pero no sólo, fabricantes textiles.

Los Claustros del antiguo Monasterio de San Vittore, sede del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci
Los Claustros del antiguo Monasterio de San Vittore, sede del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci

De hecho, elcoleccionismo en Milán y Lombardía, sobre todo desde el periodo posterior a la unificación hasta los años de entreguerras, estuvo íntimamente ligado a la gestión industrial y bancaria, más que en otras regiones de Italia. En busca de afirmación social, el coleccionismo ennobleció a esta nueva clase dirigente, que en Milán fue asumiendo progresivamente papeles cada vez más importantes también en los cargos políticos. En busca de reconocimiento cultural, estos industriales (sobre todo los nacidos en la década de 1880 y activos como coleccionistas en el periodo de entreguerras) tenían gustos muy parecidos, preferían autores del siglo anterior, pertenecientes a las corrientes del Romanticismo y el Realismo, el Macchiaioli y el Divisionismo, y si compraban obras de artistas contemporáneos a ellos, de los que a menudo eran también amigos, seguían prefiriendo un arte alejado de las revoluciones de las vanguardias o incluso de los resultados más felices del estilo Novecento. Paradójicamente, estos empresarios modernos que representaban el presente y el futuro, salidos a menudo de las dos universidades hijas de la modernidad milanesa, el Politécnico y la Bocconi, necesitaban una mirada a la belleza del pasado, tranquilizadora y consoladora, para completar su vida y su imagen.

Guido Ucelli también, gracias sobre todo a su contribución a la recuperación de las Navi di Nemi, una de las empresas arqueológicas más importantes de la Italia fascista, tuvo la oportunidad de entrar en contacto con el mundo de la cultura al más alto nivel, conociendo, entre los años treinta y cuarenta, a arqueólogos como Roberto Paribeni o directores de museos como Giorgio Nicodemi y Fernanda Wittgens, comenzando así a construir su idea de un Museo Industrial gracias a una incansable labor de presión a nivel cultural y diplomático que continuó incluso después de la Segunda Guerra Mundial, de la que salió indemne gracias también a su labor y a la de su esposa en la defensa y protección de sus amigos judíos, que también cumplió con la cárcel.

Arrigo Minerbi, La Vittoria del Piave, Museo Nacional de Ciencia y Tecnología Leonardo da Vinci, donación Ucelli
Arrigo Minerbi, La Vittoria del Piave (Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Ucelli)


Bernardino Luini, Virgen con el Niño entronizado y los santos Antonio Abad y Bárbara (1521; Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, cedido por la Pinacoteca de Brera)
Bernardino Luini, Virgen con el Niño entronizado con los santos Antonio Abad y Bárbara (1521; Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, préstamo de la Pinacoteca di Brera)

La inauguración del Museo, el 15 de febrero de 1953, coincidiendo con las celebraciones de Leonardo, se convirtió así tanto en la culminación de un proyecto de veinte años como en el punto de partida para poner en práctica una política de adquisiciones que respondiera a esta idea de la unidad del saber. La profunda red de conocimientos de Ucelli en la industria y el arte surtió su efecto y en los primeros años de vida del Museo y hasta la muerte del fundador en 1964, se produjo una respuesta plena y consciente del mundo del arte, la investigación y la industria, con donaciones no sólo de máquinas y recuerdos del CNR, Falck, Tosi y la Marina , sino también de una serie de importantes núcleos de obras de arte: fue un proceso integrado y no inconexo. En una espesura de bienes con procedencias realmente múltiples, merece la pena mencionar al menos algunos de los núcleos más importantes.

Ya en 1952, antes de la inauguración del Museo, Fernanda Wittgens, cedió al Museo un importante núcleo de frescos desgarrados de maestros del Renacimiento lombardo que no habían encontrado sitio en la remodelación de la Pinacoteca di Brera, reabierta en 1950. El acontecimiento selló la cercanía entre las dos instituciones también bajo el signo del arquitecto y amigo común Piero Portaluppi, que firmó ambos proyectos de reconstrucción. Con la exposición de estas obras, Ucelli persiguió también la intención de devolver parte de su encanto renacentista a los claustros del antiguo monasterio de San Vittore que albergaba el Museo y se empleó en la compra de muebles antiguos a anticuarios de confianza (o hizo construir otros ad hoc) para decorar algunas de las grandes salas históricas que constituirían el eje de lo que sería uno de los primeros y verdaderos centros de conferencias y eventos dentro de un museo en Italia.

Entre 1952 y 1955 se produjo la primera donación: la colección de Francesco Mauro, ingeniero, antiguo diputado, presidente de Cinemeccanica y profesor del Politécnico de Milán. Mauro, autor de cientos de publicaciones, fue uno de los fundadores de la ciencia de la organización del trabajo en Italia y el primer divulgador del taylorismo durante los años de la autarquía fascista, gran viajero y conocedor de Oriente y Estados Unidos, amigo de Ucelli y, no en vano, miembro del comité de organización del museo. Junto con su esposa Edi, había reunido a lo largo de los años un importante núcleo de obras de arte chinas y japonesas, así como, entre otros ejemplos, un pequeño núcleo de dibujos, grabados y pinturas de Aldo Carpi, amigo de la familia, y un precioso grupo de orfebrería Art Déco, incluidas algunas de las pocas obras del orfebre Alfredo Ravasco conservadas en las colecciones del museo (todas ellas regalos de aniversario de boda de Francesco Mauro a su esposa). Por último, Mauro también legó al Museo su preciosa biblioteca histórica, que restituye plenamente la identidad de este Politécnico de Milán, combinando textos sobre ingeniería y organización del trabajo (cientos de los cuales escribió él mismo) con volúmenes sobre arte oriental y occidental.

Alfredo Ravasco, Caja de oro, esmalte y topacio (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)
Alfredo Ravasco, Caja de oro, esmalte y topacio (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)


Alfredo Ravasco, Caja de perfume en oro, piedras semipreciosas y cristal de roca, con dedicatoria de Francesco Mauro a su esposa Edi (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)
Alfredo Ravasco, Perfumero de oro, piedras semipreciosas y cristal de roca, con dedicatoria de Francesco Mauro a su esposa Edi (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)


<img class="lazy" src="https://www.finestresullarte.info/Grafica/placeholder.jpg" data-src=’https://cdn.finestresullarte.info/rivista/immagini/2020/1294/alfredo-ravasco-porta-profumo-2.jpg“ alt=”Alfredo Ravasco, Perfumero de oro, piedras semipreciosas y cristal de roca, con dedicatoria de Francesco Mauro a su esposa Edi (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)“ title=”Alfredo Ravasco, Perfumero de oro, piedras semipreciosas y cristal de roca, con dedicatoria de Francesco Mauro a su esposa Edi (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)“ /></td></tr><tr><tr><td><Alfredo Ravasco, <em>Perfumero de oro, piedras semipreciosas y cristal de roca</em>, con dedicatoria de Francesco Mauro a su mujer Edi (1925; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Francesco Mauro)</td></tr></table> <br /><br /> <table class=’images-ilaria’><tr><td><img class="lazy" src="https://www.finestresullarte.info/Grafica/placeholder.jpg" data-src=’https://cdn.finestresullarte.info/rivista/immagini/2020/1294/giannino-castiglioni-medaglia-sempione.jpg’ alt=”Giannino Castiglioni, Medalla de la Exposición Internacional de Simplón (1906; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Johnson)“ title=”Giannino Castiglioni, Medalla de la Exposición Internacional de Simplón (1906; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Johnson)" /></td></tr><tr><td>Giannino Castiglioni, <em>Medalla de la Exposición Internacional de Simplón (1906; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Johnson)

En 1953, Johnson, la fábrica de medallas más antigua de Italia, fundada en Milán en 1836, donó una parte de su colección de medallas, junto con uno de los martillos utilizados en la primera fábrica de Porta Venezia, que incluía no sólo medallas producidas en más de un siglo de actividad, sino también ejemplares de épocas anteriores y de fabricantes internacionales. Entre éstas, diseñadas también por artistas del Art Nouveau como Egidio Boninsegna, Ludovico Pogliaghi y Giannino Castiglioni, había decenas y decenas de bellísimas que conmemoraban todas las grandes exposiciones internacionales de arte e industria, empezando por la Gran Exposición de Londres de 1851 y llegando, entre otras, a la gran Exposición Internacional de Sempione celebrada en Milán en 1906. No es casualidad que fueran precisamente las grandes exposiciones de Arte e Industria las que sentaron las bases en Europa para el nacimiento de los Museos de Arte Decorativo y de los Museos Técnico-Científicos, y Guido Ucelli también prestó gran atención a destacar la excelencia de esas “Artes Industriales” en las que la calidad estética de la manufactura, su uso previsto y las herramientas para realizarlo debían coincidir de algún modo. Esta puesta al mismo nivel de importancia de las obras de arte aplicadas (ya fueran trabajos en hierro forjado, incrustaciones de madera, orfebrería) y las herramientas del oficio fue una gran intuición de Guido Ucelli, que en 1958 inauguró una sección sobre elorfebrería exponiendo, junto a los objetos orientales y las joyas de Ravasco de la colección Mauro, también los semiacabados del mismo taller de orfebrería, heredados a su muerte del Orfanato milanés delle Stelline, y las herramientas y semiacabados donados por Calderoni, uno de los joyeros más importantes de Milán a principios del siglo XX.

Esta primera fase importante de adquisiciones de arte se vio coronada por la llegada, en 1957, de la colección de Guido Rossi, industrial textil de la misma edad que Guido Ucelli, nacido en Gallarate pero trasladado a Milán a principios del siglo XX. Rossi había sido presidente de la empresa Brusa y propietario, junto con Giuseppe Chierichetti, de uno de los edificios Art Nouveau más famosos de Milán, la Casa Berri-Meregalli de Giulio Ulisse Arata, en el barrio de Porta Venezia, su residencia milanesa. Su colección se alineaba con los gustos de los industriales de su generación, como hemos señalado, favoreciendo a los artistas de la segunda mitad del siglo XIX, empezando por pintores de las escuelas meridionales como Filippo Palizzi, Antonio Mancini y Francesco Paolo Michetti, adquiridos ya en 1913. de 1913, pasando por un importante núcleo de pintores del realismo y puntillismo lombardo y piamontés, con obras maestras de Filippo Carcano, Carlo Fornara y Giuseppe Pellizza, cuya famosa Procesión, primera obra puntillista del pintor de Volpedo, presentada en 1895 en la I Bienal de Venecia, fue adquirida por Rossi. Aunque no representan un núcleo importante en términos numéricos, Rossi también logró adquirir dos importantes obras de artistas Macchiaioli: I Fidanzati de Silvestro Lega, obra maestra del periodo Piagentina de 1869, y Campagna Romana de Giovanni Fattori. En la colección de Rossi no faltan ejemplos de artistas contemporáneos suyos, como un importante núcleo de pinturas de Pietro Gaudenzi, esculturas de Arrigo Minerbi y dos obras de Adolfo Wildt, artista al que Rossi conoció durante sus frecuentes visitas a la Galería Pesaro de Milán y al que también confió la ejecución de la enigmática Victoria alada para el atrio de la Casa Berri-Meregalli, afortunadamente aún in situ.

Silvestro Lega, I Fidanzati (1869; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Rossi)
Silvestro Lega, Los novios (1869; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Rossi)


Giuseppe Pellizza, La procesión, (1892-95; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Rossi)
Giuseppe Pellizza, La procesión (1892-95; Milán, Museo Nazionale Scienza e Tecnologia Leonardo da Vinci, donación Rossi)

A decir verdad, un denominador común de estas importantes adquisiciones en los primeros años de vida del Museo fue la despreocupación por no adquirir también los archivos personales de los donantes, que podrían haber constituido una valiosa fuente documental para la historia de la colección y de las obras. Pero en aquella época era perfectamente normal no dar importancia a estos aspectos históricos, hasta el punto de que cuando las obras se expusieron en el Museo en 1957, los nombres de Francesco Mauro y Guido Rossi aparecían simplemente a la entrada de las salas correspondientes.

En los últimos diez años se ha trabajado en el reconocimiento, la conservación y la restauración de numerosas obras, pero sobre todo en su estudio y catalogación, acompañados de una investigación documental, aún en curso, para reconstruir su historia, identificar conexiones y recomponer fragmentos. En la actualidad, gran parte de estas colecciones no están expuestas al público (pero a menudo pueden verse en préstamo en exposiciones), pero el objetivo para el futuro es volver a ellas con un proyecto curatorial que dé cuenta precisamente de las razones de su presencia en un museo científico, haciendo evidentes las interconexiones que hemos trazado entre tecnología, industria, coleccionismo e historia.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.