La Biblia Amiatina, la copia más antigua de las Escrituras en la versión latina de San Jerónimo


La Biblioteca Medicea Laurenziana, que alberga una de las mayores colecciones de manuscritos del mundo, guarda un precioso tesoro: la Biblia Amiatina (siglos VII-VIII), el testimonio más antiguo y completo del mundo de la Vulgata, la traducción latina de las Sagradas Escrituras realizada por San Jerónimo.

Uno de los manuscritos más importantes para el estudio de las Sagradas Escrituras se encuentra en la Biblioteca Medicea Laurenciana de Florencia: Se trata de la Biblia Amiatina (también conocida como Codex Amiatinus), un códice que se produjo en los monasterios de Wearmouth-Jarrow, en Northumbria (una región del noreste de Inglaterra), a instancias del abad Ceolfrith (c. 642 - 716), quien encargó la producción de tres Biblias siguiendo el modelo de un antiguo volumen que muy probablemente fue adquirido en Roma hacia 679-680. De estas tres Biblias encargadas por el abad Ceolfrith, el manuscrito laurentino, que probablemente estaba destinado a ser un regalo enviado al papa Gregorio II para la basílica de San Pedro, es el único que ha sobrevivido íntegro. La obra llegó efectivamente a Roma, pero sólo permaneció allí un siglo: luego fue trasladada a la abadía de San Salvatore, en el monte Amiata, en Toscana (de ahí el nombre por el que se la conoce hoy), donde permaneció hasta el siglo XVIII, cuando, a raíz de las supresiones leopoldinas (ordenadas por el gran duque Pedro Leopoldo de Lorena), el patrimonio del monasterio fue llevado a otra parte y la Biblia amiatina tomó el camino de Florencia. Así, a partir de 1785, el Códice encontró un hogar en la Biblioteca Medicea Laurenciana.

Son muchos los aspectos interesantes de este extraordinario códice, redactado entre finales del siglo VII y principios del VIII: tiene, entre otras cosas, unas dimensiones extraordinarias, ya que está formado por 1.029 papeles membranosos, es decir, pergamino (se necesitaron unas 500 ovejas para reunir el material), mide 540 por 345 por 253 milímetros, pesa más de 50 kilogramos y requirió el empleo de ocho copistas para su confección. Precisamente estas imponentes dimensiones, que necesariamente hacen muy incómoda su consulta (también hay que tener en cuenta que durante mucho tiempo se prohibió su uso), han hecho que la Biblia Amiatina, a pesar de sus aproximadamente 1.400 años de vida, haya llegado hasta nuestros días en excelentes condiciones (si, no obstante, no se tiene en cuenta la encuadernación, que sufrió varias operaciones de repaso).

Sin embargo, la razón principal por la que la Biblia Amiatina es un códice sumamente interesante reside en que es el testimonio más antiguo y completo de la Biblia más difundida en latín, la llamada Vulgata, es decir, la traducción a la lengua de Roma realizada a finales del siglo IV por san Jerónimo (llamada así por la expresión latina vulgata editio, literalmente “edición para el pueblo”). Jerónimo la escribió basándose en la traducción griega del hebreo de la Septuaginta (antigua versión del Antiguo Testamento en griego), compuesta entre los siglos III y II a.C., y revisada tiempo después por el gran teólogo Orígenes (c. 185 - c. 254), uno de los principales escritores cristianos de los tres primeros siglos, que fue también director de la Escuela Catequética de Alejandría.

Los copistas que trabajaron en la producción de la Biblia Amiatina realizaron un trabajo cuidadoso y riguroso, como se desprende del hecho de que los monjes de Wearmouth-Jarrow utilizaran como referencia para la redacción del códice diversos modelos, entre ellos los más actuales y los más anticuados, con el fin de producir un texto no sólo valioso, sino también moderno, funcional para la lectura y capaz de tener en cuenta las numerosas tradiciones que circulaban en la época. Los estudiosos han señalado en particular que el modelo principal de la Biblia amiatina es el Codex grandior producido por el monasterio calabrés de Vivarium, cerca de Squillace, y copiado por Casiodoro (c. 490 - 583): este manuscrito, hoy perdido, seguía la versión latina de las Sagradas Escrituras redactada por el propio san Jerónimo después del año 387 (la Vulgata se produjo en cambio hacia 393). La principal diferencia que separa el Codex grandior del Codex Amiatinus reside en el hecho de que la Biblia producida en Inglaterra pertenece a la recensión de la Vulgata.

Codex Amiatinus 1, c. 11r (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)
Codex Amiatinus 1, c. 11r (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)
Códice Amiatino 1, c. Vr, Esdras (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)
Codex Amiatinus 1, c. Vr, Esdras (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)
Códice Amiatino 1, cc. IIv-IIIr (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)
Codex Amiatinus 1, cc. IIv-IIIr (692-716; pergamino, 540 x 345 mm; Florencia, Biblioteca Medicea Laurenciana)

La importancia de este códice, escrito en carácter oncial a dos columnas por página y con 43 o 44 líneas por columna (es también uno de los mejores ejemplos de esta escritura), está ligada también alaparato ilustrativo del primer fascículo. “Además del papel púrpura que contiene el Prólogo, que resalta su valor cualitativo, y del que contiene los versos de la dedicatoria, cuya lectura fue aclarada por primera vez [...] por Giovanni Battista De Rossi, a partir del análisis paleográfico y de la lectura de las fuentes conservadas”, escribió la estudiosa Francesca Arduini, directora de la Laurenziana de 1996 a 2009, “hay una miniatura a toda página que representa al escriba y sacerdote judío Esdras copiando o reescribiendo de memoria la Biblia destruida. Se trata sin duda de una de las imágenes más famosas del mundo encontradas en códices y una de las más reproducidas. En efecto, Esdras o tal vez Casiodoro -según otras interpretaciones- está representado allí en pleno acto de escritura, rodeado de los utensilios del scriptorium tardoantiguo que están a sus pies, mientras que al fondo se ve una biblioteca, o más bien el armarium en el que los códices están colocados horizontalmente en los estantes”.

Conocemos detalles importantes de la historia de la Biblia Amiatina precisamente gracias a las anotaciones que los estudiosos han encontrado entre sus páginas: los versos de la dedicatoria antes mencionados, que certifican inequívocamente el encargo de “Ceolfridus Anglorum”, es decir, el abad Ceolfrith, fueron corregidos posteriormente para actualizarlos con información sobre el nuevo lugar de almacenamiento de la Biblia. Los versículos de la dedicatoria, descubiertos como se ha indicado anteriormente por el epigrafista Giovanni Battista De Rossi en 1888, rezan: “Corpus ad eximii venerebile Petri / Quem caput ecclesiæ dedicat alta fides / Ceolfridus Anglorum extremis de finibus abbas / Devoti affetti pignora mitto” (“Al cuerpo del venerabilísimo Pedro / A quien la cabeza de la iglesia está consagrada por la alta fe / Ceolfrith abad de las fronteras extremas de los ingleses / Envío una prenda”). La palabra “Corpus” fue sustituida por “Cenobium”, “Petri” por “Salvatori” y “Ceolfridus Anglorum” por “Petrus Langobardorum” (de hecho, hubo un Pedro abad de San Salvatore después de 886, aunque el dominio de los lombardos en Toscana había terminado por entonces). La única certeza que tenemos es que la Biblia estaba ciertamente en San Salvatore en 1035, incluso si fue llevada allí antes de esta fecha, y de allí no se movería de nuevo hasta la época de las supresiones conventuales de Pietro Leopoldo, excepto por un viaje a Roma realizado entre 1587 y 1591: la Biblia amiatina fue de hecho considerada tan importante que se utilizó como base para la edición Sisto-Clementina de la Vulgata publicada en 1592. Ésta fue la única versión latina autorizada de la Biblia después del Concilio de Trento. Lo sabemos porque en el reverso de la segunda hoja de guarda (las hojas de guarda son las que se encuentran entre la encuadernación y el libro impreso) hay una nota que dice: "La presente Bibia A dì 12 di luglio 1587 fu portata al illustrissimo Card. Antonio Carafa per il lavoro della emendatione della Bibia latina vulgata per ordine di S. Santità Sixto v in Roma e fu restituita a dì 19 di gennaro 1592 al Reverendi Padri D. Marcello Vanni et D. Stefano Bizzotti Monaci di Monastero di S. Salvatore in Montamiata. I Arturo de’ conti d’Elci’.

Entre 1999 y 2000, la Biblia Amiatina fue sometida a algunas operaciones importantes que permitieron realizar reproducciones fieles: una empresa nada fácil (para hacer imágenes de los folios fue necesario descifrar el códice), que, sin embargo, también hizo factibles investigaciones diagnósticas del manuscrito (con las que se pudo, por ejemplo, comprobar que estaba escrito en pergamino) y, sobre todo, permitió realizar varias copias “derivadas” que permiten estudiar el códice con precisión sin necesidad de tocar el original. Una de estas copias, a tamaño natural, llegó al Museo de la Abadía de San Salvatore con ocasión del Jubileo del año 2000, marcando así un simbólico retorno de la Biblia Amiatina al lugar que la conservó con tanto esmero durante tantos siglos.

La Biblioteca Laurenciana de los Médicis

Procedente de las colecciones de la familia Médicis de Florencia, la Biblioteca Medicea Laurenciana ocupa los locales contiguos a la basílica de San Lorenzo (de ahí su nombre) y fue diseñada por Miguel Ángel Buonarroti. Hoy en día, la Laurenziana también se visita para apreciar sus maravillosos interiores, que fueron remodelados posteriormente: famoso es el Scalone in pietra serena diseñado en 1559 por Bartolomeo Ammannati. La Laurenziana conserva una de las mayores colecciones de manuscritos del mundo (aquí se conservan más de 11.000 manuscritos y la Biblia Amiatina es uno de sus tesoros más preciados), así como más de 68.000 volúmenes impresos, 406 incunables y 4.058 libros del siglo XVI. Entre los objetos más valiosos que conserva la Laurenziana están los códices que contienen las obras de autores antiguos como Tácito, Plinio, Esquilo, Sófocles, Quintiliano y, de nuevo, el Virgilio corregido en 494 por Turcius Rufius Apronianus Asterius, el testigo más antiguo del Corpus Iuris Civilis de Justiniano, que fue copiado poco después de su promulgación.

La Laurenziana también conserva el Fondo Mediceo, compuesto por unos 3.000 manuscritos que pertenecieron a los Médicis (63 de ellos de Cosme el Viejo: Entre ellos se encuentran tres colecciones completas de los Diálogos platónicos en carta bona, donados por Cosimo il Vecchio a Marsilio Ficino para que los tradujera), los manuscritos de la Edad Media y los de la Edad Media. El Vecchio: tres colecciones completas de los Diálogos platónicos en carta bona (donados por Cosimo il Vecchio a Marsilio Ficino para que los tradujera), los manuscritos del convento de San Marcos, el valioso códice Squarcialupi (única fuente de música profana entre los siglos XIV y XV), algunos autógrafos de Petrarca y Boccaccio, las Historias de Guicciardini con intervenciones del autor y la biografía, en parte autógrafa, de Benvenuto Cellini, los autógrafos de Vittorio Alfieri, la colección D’Elci, que contiene 1.213 ejemplares de primeras ediciones de autores de todo el mundo.213 ejemplares de primeras ediciones de autores de la antigüedad griega y latina, los aproximadamente 2.000 códices medievales que pertenecieron a Lord Ashburnam.

La Biblioteca Medicea Laurenciana es también uno de los principales lugares de estudio del Renacimiento florentino, dada la presencia de numerosas obras de los más importantes humanistas, así como de los códices que poseían: cabe mencionar a Pico della Mirandola, Marsilio Ficino, Coluccio Salutati, Poggio Bracciolini, Niccolò Niccoli, entre otros. La Laurenziana alberga también importantes manuscritos iluminados del Renacimiento, con ilustraciones inspiradas en las obras maestras de maestros como Cimabue, Botticelli, Antonio y Piero del Pollaiolo, y Domenico del Ghirlandaio. Gracias a un palmarés excepcional basado en dos factores (la singularidad de las colecciones y la naturaleza del edificio diseñado por Miguel Ángel), la Biblioteca Medicea Laurenciana no sólo es una de las bibliotecas estatales más importantes de Italia, sino un monumento que narra una parte importante de la historia de la cultura mundial.

Biblioteca Medicea Laurenciana
Biblioteca Medicea Laurenciana

Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.