La Casa Museo Jorn de Albissola Marina, un poema de espontaneidad


Asger Jorn vivió y trabajó durante años en Albissola Marina: la Casa Museo Jorn, la que fue su casa, conserva la poesía de su arte.

La carretera que parte del pueblo costero y asciende por las colinas situadas a sus espaldas, entre palmeras, olivares y muros de piedra seca, conducía en los años cincuenta a un terreno baldío y a una granja abandonada, de quién sabe qué época. Aquellas soleadas laderas que se elevan desde Albissola Marina habían sido antaño el lugar donde pasaron su infancia dos papas, Sixto IV y Julio II: es probable, por tanto, que incluso aquel edificio mal conservado formara parte de una finca agrícola perteneciente a la familia della Rovere, oriunda de este territorio.

Desde aquí arriba hay una amplia panorámica del mar. Se ve toda Albissola, pero la mirada abarca también el puerto de la cercana Savona y, en el lado opuesto, el pequeño promontorio que separa la ciudad de la cerámica de los municipios vecinos. En los años 50, la expansión de la construcción acababa de empezar a morder este tramo de la costa ligur, y la vista, comparada con la de hoy, encontraba ciertamente menos obstáculos. Pero el aroma de los pinos, el canto de las cigarras, la relajante tranquilidad permanecían inalterados. Un entorno muy adecuado para las reflexiones de un artista: esto es lo que debió pensar el gran Asger Jorn (Vejrum, 1914 - Aarhus, 1973) cuando, en 1957, decidió instalarse en aquella vieja casa de piedra y ladrillo, en cuanto las condiciones económicas le permitieron trasladarse a un lugar más acogedor que aquellos a los que estaba acostumbrado desde su llegada a Italia.

Vista desde el jardín de Casa Jorn
La vista desde el jardín de Casa Jorn. Foto Crédito Finestre sull’Arte


Asger Jorn
Asger Jorn. Cortesía Amigos de Casa Jorn

Tres años antes, el artista había aceptado una invitación de Enrico Baj y Sergio Dangelo, con quienes mantenía una larga correspondencia. Jorn siempre había mostrado cierta hostilidad hacia el funcionalismo: “el impulso artístico”, escribió ya en 1943, “es el centro de nuestra imaginación e intuición. Es lo que une nuestras realidades con nuestro potencial, lo que existe con lo que no existe, lo que ha sido con lo que viene pero aún no ha llegado, lo posible con lo imposible. Es lo que nos permite elevarnos por encima de las cuestiones de tiempo y espacio. Es algo fundamental en nuestra naturaleza, porque refuerza nuestra voluntad de vivir y de crear”. Su polémica contra un estilo que consideraba culpable de suprimir el instinto creativo del artista le llevó a fundar, en 1954, el Mouvement Internationale pour un Bauhaus Imaginiste, cuyo objetivo era recrear el espíritu comunitario de la Bauhaus de Gropius, oponerse a las derivas del grupo fundado en Weimar (y que se consideraba la muy contestada “nueva Bauhaus” de Max Bill), conceder confianza e importancia a la expresión artística del individuo y pronunciarse contra el exceso de racionalidad propio del funcionalismo. Baj se unió al movimiento, y Jorn se entusiasmó con la idea de trasladarse a Italia: Baj le sugirió Albissola Marina, porque varios de sus amigos, entre ellos Lucio Fontana, la frecuentaban, y el artista milanés, aunque nunca había estado allí en persona, siempre había oído hablar bien de ella.

Jorn, sin embargo, no tenía dónde alojarse. En la primavera de 1954, cuando llegó a Albissola Marina con su compañera Matie y sus hijos Olga, Martha, Ole y Bodil, primero acabó como huésped de Lucio Fontana en su propiedad de Pozzo Garitta, la pintoresca placita del centro histórico de Albissola, y cuando llegó el verano, acampó en un terreno propiedad del marqués Faraggiana, en el barrio de Grana, no lejos de Albisola Superiore. Literalmente: el alojamiento del “vikingo”, como Baj solía llamarle, no era más que una tienda de campaña. Pero no por ello dejaba de ser confortable: en una carta enviada a Piero Simondo en 1997, su hija Martha (de soltera Nieuwenhujis) recordaba que la tienda era “casi tan grande como un bungalow”, espaciosa, último modelo, de fabricación danesa, con capacidad para seis personas que dormían a pierna suelta en su interior. Incluso tenía un porche. El alojamiento de invierno, en cambio, era el estudio que Asger había cogido en Via Isola: “una habitación enorme”, volvió a escribir Martha, “equipada con cuarto de baño, dividida en dos por una pared de madera, en la que nos alojamos cómodamente”. El estudio estaba situado cerca de los hornos donde se fabricaba la cerámica: el artista danés había llegado a Albissola con la clara intención de profundizar en esta técnica que consideraba especialmente adecuada para su forma de entender el arte.

Apenas pasaron tres años desde que Asger Jorn llegó a Liguria hasta que consiguió comprar el terreno y la casa de la colina en el barrio de Bruciati: el producto de la venta de sus obras no le permitía ciertamente vivir con lujo, pero pudo disfrutar de la satisfacción de tener una casa propia y, sobre todo, arreglarla de la manera que consideraba más adecuada. E hizo todo lo posible para que la propia casa fuera una gran obra de arte. En Albissola Marina, Asier entabló una fuerte y profunda amistad, destinada a durar hasta el final de sus días, con un artesano local, Umberto Gambetta (pero para todo el mundo, simplemente Berto), que le ayudó a restaurar la ruina. “Durante años”, recuerda Martha, Berto “dedicó cada momento libre a restauraciones y embellecimientos que, in crescendo, transformaron nuestra casa con jardín en una casa-museo”. Berto, que era experto en trabajos de albañilería, recibió de Asger el encargo de ocuparse de las paredes, muros y suelos. El artista, por su parte, creó las cerámicas que decorarían las habitaciones. Todo tenía que ser acogedor, colorido, un hogar en el que fuera agradable vivir, trabajar, recibir a amigos y colegas para largas reflexiones en el jardín, tal vez con una buena copa de vino. Vino que el propio Jorn, como gran aficionado (sobre todo a los vinos piamonteses), elaboraba a partir de las uvas que Berto y su esposa Teresa le suministraban. “Querido Asger”, le escribió Berto en una carta fechada el 24 de enero de 1973, "tu carta que me ha llegado hoy nos ha dejado muy tristes al saber que estás en el hospital. Me dices que echas mucho de menos el vino y el minestrone, para el vino te he enviado un pequeño paquete con dos botellas de Barolo ’64 y una de Barbera ’67, que espero sean buenas y te agraden, para el minestrone nada que hacer, te esperaremos en Albissola para comerlo juntos, lo entenderás, caliente dicen que es mejor’.

Desgraciadamente, Asier nunca volvería a Albissola: las tribulaciones infligidas por un cáncer de pulmón pudieron con él, y falleció el 1 de mayo en Aarhus, Dinamarca. Pero su amistad con Berto ya se había eternizado con una obra particularmente conmovedora. Apoyado en el anexo en el que el artista quería instalar su estudio, vemos un horno cuya campana fue decorada por Asger con un mosaico realizado con la técnica del rissêu ligur: típica de patios de iglesias y jardines, exigía componer la imagen con guijarros estrictamente blancos y negros, recuperados de ríos o de la orilla del mar. En la parte delantera de la capucha aparece una de las muchas figuras extrañas que pueblan la residencia. En el lado derecho, Asger ha compuesto la inscripción “BERTO / JORN”. Una forma de sellar este vínculo especial entre lo ’foresto’, como se dice por estos lares, y lo autóctono, entre el artista trotamundos y el trabajador, entre el vikingo de buen corazón y el ligur que derribó los estereotipos sobre la desconfianza de los habitantes de esta tierra (junto con casi todos los habitantes de Albissola, que nunca dejaron de apoyar al artista venido de lejos). Pero también una forma de “firmar” la gran obra de arte que es Casa Jorn.

Casa Jorn en Albissola Marina
Casa Jorn en Albissola Marina. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Exterior de la Casa Jorn
Exterior de la Casa Jorn. Foto Créditos Amigos de la Casa Jorn


La entrada del museo
La entrada al museo. Foto Créditos Ventanas al arte


Asger Jorn y Berto Gambetta
Asger Jorn y Berto Gambetta. Cortesía Amici di Casa Jorn


El horno de mosaico
El horno de mosaico. Foto Créditos Finestre Sull’Arte


La firma de Berto y Jorn
La firma de Berto y Jorn. Foto Crédito Finestre Sull’Arte

Una casa que ahora se ha convertido en la Casa Museo Jorn, dirigida con competencia, pasión y perspicacia por Luca Bochicchio. Fue el propio artista quien quiso que la casa se convirtiera en museo. Su última voluntad fue que, tras su muerte, la casa se cediera gratuitamente, de por vida, a Berto y Teresa. Una vez fallecidos, la casa, ya donada al municipio de Albissola Marina, se convertiría en museo. Y así fue: sometida a una larga y compleja restauración, que comenzó a principios de la década de 2000 y finalizó en 2014, año del centenario del nacimiento de Asger Jorn, se abrió al público el 3 de mayo.

“Es importante comprender que la poesía no es algo ajeno a las necesidades esenciales de la vida, sino que el pan y el vino son poéticos, que una casa es un poema y una ciudad un ornamento, una joya preciosa”. Las palabras de Asger Jorn encuentran su cumplimiento ya en los primeros pasos que llevan de la calle al jardín y luego a la casa. En cada rincón de la casa se respira poesía. Los suelos exteriores están cubiertos de fragmentos de cerámica traídos por Ceramiche Artistiche de Santa Margherita Ligure. Fragmentos de diversas formas, tamaños y colores, unidos para formar uno de los mosaicos más extraños que se puedan pisar: lo que para otros es un desecho, para Asger Jorn es una posibilidad. Nada se tira: desde cuadros de artistas aficionados encontrados en mercadillos hasta azulejos rescatados de las manufacturas de media Liguria, todo sirve para crear una nueva obra de arte, de acuerdo con el principio de “revalorización” (como lo llama la estudiosa Karen Kurcynski) que animaba la poética de Asger Jorn, interesado como estaba en las expresiones artísticas populares por estar cargadas de creatividad espontánea, lejos tanto de las academias como de las vanguardias. “Jorn creó para sí mismo y su familia”, escribe Luca Bochicchio, "una arquitectura espontánea, en la que pintura, escultura, artes aplicadas y decorativas se fundían, creando un continuo con las formas y los colores de la naturaleza. Por eso, cada parte de las paredes, suelos y edificios contiene huellas de intervenciones artísticas, a menudo realizadas con materiales y objetos reciclados: restos de vidrio, mármol, hornos, azulejos, piedras de río, conchas, jarrones antiguos y, por supuesto, platos y esculturas de Jorn y sus amigos". En el exterior de la casa hay monstruos de todo tipo colocados en las paredes exteriores con claras funciones apotropaicas. En su mayor parte, se trata de figuras que remiten a la mitología nórdica (pero no sólo: en el jardín hay también una pequeña cueva que alberga, trescientos sesenta y cinco días al año, un belén cristiano de terracota): para Jorn, el mito es una interesante manifestación de la creatividad colectiva, y la tarea del artista no consiste en creer mitos (una acción pasiva totalmente impropia de un artista), sino en crear mitos.

Un extracto de la planta exterior de Casa Jorn
Un fragmento de la planta exterior de la Casa Jorn. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Uno de los monstruos de las paredes exteriores
Uno de los monstruos de las paredes exteriores. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


La cuna
El pesebre. Ph. Crédito Finestre sull’Arte

La planta baja de la casa es una especie de manifiesto visual de estos conceptos. De los monstruos que pueblan el exterior ya hemos hablado. En el interior, la primera habitación que encuentra el visitante es la cocina, una de las estancias más vividas por Jorn y sus invitados. Aquí hay azulejos de cerámica y utensilios de cocina, todos procedentes de talleres locales. Es probable que algunos sean incluso cerámicas antiguas. En las paredes también hay bocetos de dos obras monumentales: el Gran Relieve para el Liceo Estatal de Aarhus (1959) y el Gran Mundo para la Casa de Cultura de Randers (1971). Un panel ilustra las fases de realización del Gran Relieve. Para Albissola Marina, se trataba de todo un acontecimiento, dadas las dimensiones de la obra (una colosal escultura de cerámica de tres metros de alto por veintisiete de ancho) y también las técnicas poco ortodoxas que el artista había utilizado para realizarla: una famosa imagen le muestra montado en su Vespa blanca sobre la arcilla. Un gesto que pretendía hacer de la propia creación artística una especie de performance, una acción que dejaba claro cómo el propio acto de crear está dictado por una pulsión. Las figuras que el visitante encuentra en la sala contigua, una veranda que conecta la planta baja con el primer piso, también responden al mismo impulso: similares a las que poblaban el arte de Jean Dubuffet, el artista malgré lui por excelencia, están formadas por piedras y fragmentos de cerámica que crean bizarros personajes que parecen salidos de la mente de un niño. Y con los niños Jorn se sentía especialmente a gusto.

Así lo demuestran las cerámicas que cuelgan de una de las paredes del salón del piso superior. Son platos hechos por los hijos de Asger Jorn cuando aún eran niños, en 1955, durante un experimento realizado en el marco de un congreso imaginista de la Bauhaus. Se colocaron en una de las habitaciones más importantes de la casa, porque para el artista danés, el arte producido por un niño era algo que había que tomarse muy en serio. El artista Aksel Jørgensen (Copenhague, 1883 - 1957), con quien Jorn había trabajado mucho de joven, escribió que “el niño no se ve frenado ni obstaculizado por el conocimiento psicológico, y nadie le pide que subordine su necesidad natural de crear a este tipo de conocimiento. El niño está solo en medio del mundo y percibe todo lo que le rodea sólo con sus propios ojos y sin reflejos. [...] El niño no tiene un concepto claro de la existencia física del mundo y, por tanto, vive según sus propios pensamientos. Y Jorn, que pensaba en la misma línea, escribió que ”un niño al que le encantan las figuras bonitas y las mete en un libro con la inscripción “ALBUM” estampada, da al artista mayores esperanzas que las que podría darle cualquier crítico de arte o director de museo". Por tanto, no es de extrañar que el artista danés creara la mayor parte de sus obras artísticas inspirándose en garabatos infantiles, ni que sus hijos participaran en la decoración de la casa. Sencillamente, creía que los niños eran capaces de manifestaciones artísticas mucho más espontáneas y libres que los adultos, que se veían constreñidos dentro de ciertos patrones debido a los conocimientos adquiridos, las habilidades maduradas y las convicciones estéticas que se habían hecho conscientes.

Y él, en sus obras, intentaba en la medida de lo posible trabajar con el mismo asombro que un niño. Intentaba imaginar, y hacer imaginar, a quienes observaban sus obras. Como las que encontramos en las habitaciones. Luca Bochicchio las describe así: "En los murales que vemos aquí se aprecia la carga expresiva, gestual y cromática de la pintura de Jorn. Del aparente caos de líneas, manchas y goteos de color, parecen surgir figuras deformadas que surgen figuras deformadas que podemos reconstruir o intercambiar en nuestra mente. Según Jorn, el arte visual, como la arquitectura, debía interactuar con el espectador estimulando su imaginación y fantasía. El arte público y decorativo eran aún más importantes para Jorn, ya que podían cambiar la percepción del espacio influyendo positivamente en la vida. El estilo es típico de los artistas del grupo Co.Br.A.: líneas violentas, colores fuertes que se mezclan, formas indefinidas, pero nunca totalmente alejadas de la realidad. Según la propia definición de Jorn: "unarte abstracto que no cree en la abstracción".

Dejamos el edificio principal y seguimos hasta el anexo. En el jardín hay un gran estanque que originalmente estaba destinado a conducir el agua de lluvia: más tarde se utilizaría para regar los campos cercanos. Unos lirios en flor conducen hacia el edificio en el que Asger Jorn quería instalar su estudio. La habitación más pequeña se había habilitado como sala de reflexión: el artista se retiraba allí cuando quería disfrutar de un rato de tranquilidad a solas. Y cuando estaba ausente, la habitación pequeña se cedía a Berto y Teresa, que podían utilizarla como dormitorio. La habitación más grande es, en cambio, una gran sala en el entresuelo: aquí es donde pintaba el artista, y algunas fotos en las paredes atestiguan el uso de esta parte de la casa. Aún se conserva la mesa sobre la que Jorn colocaba sus cuadros para que se secaran.

La cocina de Casa Jorn
La cocina de Casa Jorn. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Asger Jorn, Sin título
Asger Jorn, Sin título, cocina (c. 1959-1960; desechos de horno; Albissola Marina, Casa Museo Jorn)


Exterior de la veranda por la noche
Exterior de la veranda por la noche. Foto Crédito Amici di Casa Jorn


Detalle de la veranda
Detalle de la veranda. Foto Créditos Finestre Sull’Arte


Asger Jorn, Sin título
Asger Jorn, Sin título, veranda (c. 1959-1960; desechos de horno y técnica mixta; Albissola Marina, Casa Museo Jorn)


El salón de Casa Jorn
Salón de la Casa Jorn. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Detalle del salón con, a la derecha, los platos de los niños
Detalle del salón con, a la derecha, los platos de los niños. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Los niños de Asger Jorn, plato, segundo experimento imaginacionista de la Bauhaus
Los niños de Asger Jorn, Plato, Segundo experimento imaginista de la Bauhaus (1955; terracota pintada bajo barniz, 29 x 26 cm; Albissola Marina, Casa Museo Jorn)


Asger Jorn, Mural
Asger Jorn, Mural, Dormitorio (década de 1960; pintura acrílica; Albissola Marina, Casa Museo Jorn)


Asger Jorn, Mural
Asger Jorn, Mural, dormitorio (años 60; pintura acrílica; Albissola Marina, Casa Museo Jorn)


La bañera de jardín
La bañera del jardín. Foto Crédito Finestre Sull’Arte


Lirios en flor
Los lirios en flor. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte


El grupo de reflexión
El colador. Ph. Crédito Finestre Sull’Arte


Foto de Asger Jorn en su estudio, apoyado en la mesa que utilizaba para dejar secar los cuadros.
Foto de Asger Jorn en su estudio, apoyado en la mesa que utilizaba para dejar secar sus cuadros.

Hoy en día, lo que fue el estudio de Asger Jorn se ha convertido en sede de exposiciones temporales. De hecho, en la Casa Jorn también se celebran exposiciones, tanto de artistas consagrados como de jóvenes que empiezan a abrirse camino en el mundo del arte: la Asociación de Amigos de la Casa Jorn, responsable de la puesta en valor del complejo, está formada por jóvenes profesionales interesados en mantener la alta calidad de los eventos que allí se celebran. No sólo exposiciones: también reuniones, presentaciones de libros, actuaciones, conciertos. Así como una colección permanente que alberga un centenar de obras de Asger Jorn (por si la casa no fuera suficiente obra en sí misma), y un centro de investigación de arte contemporáneo activo y animado. Un museo creado gracias a una administración municipal atenta y a un grupo de estudiosos con las ideas claras, capaces de trabajar en un proyecto cultural del más alto nivel, capaz de satisfacer tanto a iniciados como a visitantes y amantes del arte. Y todo en el espíritu de aquel gran artista danés que, un día de marzo de 1954, llegó a Albissola Marina para escribir una nueva y rica página de la historia del arte. Una página que, en Casa Jorn, puede leerse en toda su ambiciosa y cálida poesía, delicada y enérgica al mismo tiempo.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.