La fotografía, un lenguaje universal. Steve McCurry en Castelnuovo


La historia del encuentro con Steve McCurry en Castelnuovo Magra el 20 de junio de 2016, con el fotógrafo narrando y comentando sus imágenes al público.

Artículo publicado originalmente en culturainrivera.it

Como hace un año El encuentro con Steve McCurry en Castelnuovo Magra estuvo una vez más lleno de ideas interesantes, una oportunidad para reflexionar sobre la variedad del mundo que nos rodea y cómo vivimos a miles de kilómetros de distancia, una forma de conocer más de cerca la personalidad, la técnica y el pensamiento de uno de los más grandes fotógrafos del mundo. Bajo el Castillo de los Obispos de Luni, ante un público de más de mil personas congregadas en la evocadora Piazza Querciola de la localidad ligur, que para la ocasión se convirtió en una especie de anfiteatro que abrazó al artista estadounidense durante casi dos horas, Steve McCurry comentó algunas de las imágenes emblemáticas de su carrera. Muchas de las cuales se encuentran en la exposición Fútbol e Iconos que permanecerá abierta, en la Torre del Castillo, hasta el 11 de septiembre.

Para los que se perdieron el encuentro de anoche, proponemos a continuación una parte del relato de Steve McCurry, vinculado a algunas de las fotografías más bellas que el artista quiso contar al público. El resultado es el retrato de un fotógrafo viajero incansable, perpetuamente descubriendo el mundo con su equipo, capaz también de arriesgar su vida en varias ocasiones, y capaz de permanecer fascinado en todas partes, incluso en lugares ya visitados decenas de veces.

El escenario montado para Steve McCurry en Castelnuovo Magra en la Piazza Querciola
El escenario montado para Steve McCurry en Castelnuovo Magra, en la Piazza Querciola


Steve McCurry con la comisaria de la exposición Biba Giacchetti, el alcalde de Castelnuovo Daniele Montebello, y los dos intérpretes que tradujeron el discurso del fotógrafo para el público.
Steve McCurry con la comisaria de la exposición Biba Giacchetti, el alcalde de Castelnuovo Daniele Montebello, y los dos intérpretes que tradujeron el discurso del fotógrafo para el público


Sittwe, Birmania, 1995

Steve McCurry, Sittwe, Birmania, 1995
Steve McCurry, Sittwe, Birmania, 1995


Mientras tanto, para mí es un gran honor, un orgullo y una gran felicidad ser acogido aquí, en Castelnuovo Magra, con una exposición vinculada al fútbol, un tema al que estoy muy vinculado. ¿Por qué específicamente el fútbol? Bueno, lo bonito del fútbol es el hecho de que es un lenguaje universal, es una especie de denominador común que une todos los lugares del mundo. Básicamente quería unir dos lenguajes universales: el fútbol y la fotografía. Al igual que el fútbol, la fotografía se puede entender independientemente del idioma que hables, y cada persona es capaz de dar su propia interpretación a una imagen.

En esta foto, que tomé en Birmania, se puede ver a unos niños dando patadas a un balón en una playa y simplemente divirtiéndose. Al fondo se ven los restos de un barco, uno de mis temas favoritos. Biba Giacchetti [comisaria de la exposición Fútbol e Iconos, ed.] piensa que es una de las fotos más bonitas de la exposición porque entre los jugadores se ve, a la izquierda, a un niño pequeño, el que corre con el balón amarillo, que se escapa de dos niños mayores que él. Lo hace con gran astucia, demostrando que a menudo, aunque seas más pequeño, no puedes necesariamente sacar lo mejor de los que parten en una posición ventajosa. Es, en definitiva, una metáfora de la vida, que nos lleva a identificarnos con ese niño pequeño y a ponernos de su parte.

Una cosa interesante de esta foto es que fue tomada en un momento en que llovía muy fuerte: no se aprecia en la foto, porque no se siente la lluvia cayendo en abundancia, pero el tiempo no era ciertamente el mejor en el momento de la toma... !

Jodhpur, India, 2007

Steve McCurry, Jodhpur, India, 1997
Steve McCurry, Jodhpur, India, 1997


En esta foto aparece un niño jugando en un callejón de Jodhpur, India. Me encanta esta foto en particular: mientras paseaba por las calles de la ciudad, me topé con este callejón lleno de color, donde había todas estas huellas de manos rojas, e inmediatamente pensé que podría ser un buen lugar para hacer una fotografía. Así que me detuve para captar imágenes de la gente que pasaba por esa calle.

Cuando encuentro un paisaje que me fascina, también soy capaz de merodear por allí durante varias horas antes de encontrar el momento adecuado para hacer una fotografía, porque estoy esperando a que ocurra algo que capte mi atención. Recuerdo haber permanecido en esa esquina al menos una o dos horas para hacer esta fotografía. Y en esas dos horas que estuve detrás de mi cámara, vi pasar de todo: objetos, personas, animales, sobre todo vacas.

Una de las cosas interesantes de la India son sus colores vibrantes, es algo magnífico: por eso también pasé varios años en la India fotografiando, a menudo haciendo viajes en tren por todo el país, en condiciones a veces extremas, pero sin dejar de estar en contacto con los lugareños. También hay muchos contrastes: es un país donde se nota realmente la diferencia entre las familias adineradas, que circulan en coches de lujo y viven en casas suntuosas, y los pobres que viven en los márgenes de las calles, montando casas improvisadas en las esquinas de los callejones, donde se relacionan, cocinan, comen, duermen, en definitiva, pasan la vida. Con mi fotografía también quería documentar esta realidad.

Porbandar, Gujarat, India, 1983

Steve McCurry, Porbandar, Gujarat, India, 1983
Steve McCurry, Porbandar, Gujarat, India, 1983


Cuando era pequeño, me regalaron un libro de fotografías de Brian Brake, todas dedicadas a los monzones: y este regalo fue decisivo para que eligiera la profesión que tengo hoy, la de fotógrafo. Aquellas fotografías me fascinaron mucho y también decidí, cuando podía, ir a Asia para documentar los monzones. De hecho, mi primer proyecto personal estuvo dedicado a los monzones [nda: Biba Giacchetti señaló al público que pronto habrá una exposición en Nueva Zelanda sobre los monzones con instantáneas de Steve McCurry y Brian Brake].

Decía antes que la India es un país de contrastes. Y esto ocurre también a nivel climático, porque se pasa de la estación seca, cuando todo está seco y uno de los mayores problemas es la sequía, a la estación de los monzones, cuando las fuertes lluvias lo inundan todo, creando nuevos y enormes problemas para la población. Para un fotógrafo, documentar un monzón en curso es muy difícil, porque tienes que pasar mucho tiempo bajo la fuerte lluvia, intentando resguardarte todo lo posible, incluso simplemente poniéndote debajo de un paraguas, por si sirve de algo, y por lo tanto pasando mucho tiempo mojado, con tu equipo en constante peligro de estropearse y teniendo que cambiar constantemente los objetivos de la cámara.

En esta foto retraté a un sastre que intentaba poner a salvo su máquina de coser. El fabricante, a través de la foto, pudo reconocer la máquina y decidió regalarle una nueva a esta persona. Cuando tomé esta foto estaba un poco más arriba que el sastre, en un escalón, pero aún así estaba casi completamente empapado. No os podéis imaginar lo sucia que estaba el agua, veía todo flotando en ella, incluso cadáveres de animales. Pero al fin y al cabo, para hacer fotos fieles y veraces también es necesario pasar por este tipo de adversidades. En este caso también temí contraer alguna enfermedad, precisamente por las desastrosas condiciones higiénicas del agua en la que tuve que sumergirme.

Porbandar, Gujarat, India, 1983

Steve McCurry, Porbandar, Gujarat, India, 1983
Steve McCurry, Porbandar, Gujarat, India, 1983


Esta fotografía también fue tomada en la misma ocasión que la que os mostré antes. Me encanta esta foto porque el perro se comporta exactamente como lo haría un ser humano: está de pie delante de la puerta esperando a entrar en la casa para resguardarse de la lluvia, podemos verle ansioso por entrar, con el hocico vuelto hacia la puerta.

Sin embargo, aunque estas fotografías se tomaron en el mismo lugar, a menudo fotografío las mismas situaciones en lugares diferentes, también porque los monzones no sólo afectan a la India, sino a la mayor parte de Asia, desde Bangladesh hasta Filipinas, pasando por Birmania. Como decíamos antes, el lenguaje de la fotografía es universal, por lo que las historias que cuento con mis instantáneas también adquieren una especie de significado universal.

Rajastán, India, 2010

Steve McCurry, Rajastán, India, 2010
Steve McCurry, Rajastán, India, 2010


Siempre he tenido una especie de obsesión con los retratos de personas en sus propios espacios. En esta foto tomada en Rajastán en 2010, quería retratar a un hombre de la comunidad rabari: son nómadas que se desplazan por esta región del norte de la India y pasan su vida en la pobreza. Sin embargo, como también he comprobado en otras partes del mundo, por ejemplo en el Tíbet, a pesar de que muchas personas viven en condiciones incluso de extrema pobreza, se presta gran atención a la estética y a la apariencia.

En este caso, el hombre tiene la barba y el pelo de este color naranja brillante porque entre esta población existe la costumbre de teñirse el pelo y la barba con henna cuando se pintan.

Weligama, Sri Lanka, 1995

Steve McCurry, Weligama, Sri Lanka, 1995
Steve McCurry, Weligama, Sri Lanka, 1995


Una cosa que me resulta curiosa en mi trabajo como fotógrafo es ver cómo en cada parte del mundo se llevan a cabo las mismas e idénticas actividades, pero se hacen de formas que cambian completamente y son totalmente distintas de una zona a otra.

Estos hombres que fotografié en Sri Lanka son pescadores, y para pescar utilizan este método tan particular, que consiste en estar de pie sobre palos clavados en el agua y desde allí echan las redes, esperando a que entren los peces. Parece una posición incómoda, pero os aseguro que es un método muy eficaz, porque pude verlos volver con las redes llenas. De nuevo, tuve que hacer la foto subjetivamente, así que tuve que sumergirme en el agua.

Kuwait, 1991

Steve McCurry, Kuwait, 1991
Steve McCurry, Kuwait, 1991


Esta foto fue tomada durante la primera Guerra del Golfo, en Kuwait. No nos damos cuenta de que las guerras a menudo también traen devastación al medio ambiente, y aquí quise fotografiar un desastre medioambiental, con el bombardeo de pozos petrolíferos causando explosiones, vertidos de petróleo y devastación. En la foto los dromedarios parecen estar quietos, pero en realidad estaban intentando encontrar una ruta de escape para huir de las explosiones, era una situación muy agitada y difícil.

En Kuwait, durante la guerra, quise hacer varias fotos de animales en peligro: además de los dromedarios había caballos que intentaban escapar de la misma manera, pero por desgracia también vi morir a muchos pájaros en los cursos de agua invadidos por el petróleo, creían estar nadando en lagos llenos de agua pero en realidad se ahogaban a causa del petróleo que se filtraba por las tuberías dañadas por los bombardeos.

Niña afgana, 1984

Steve McCurry, Niña afgana, 1984
Steve McCurry, Niña afgana, 1984



Después de que publicáramos la foto de la niña afgana, recuerdo que gente de todo el mundo nos escribía [a National Geographic, la revista en la que se publicó la foto] preguntando cómo podían ayudar, incluso con dinero y ropa o algo así... y así durante años. De esa foto recuerdo la gran timidez que Sharbet [nombre de la niña] mostraba ante la cámara. Hay otra foto, tomada mientras ensayábamos, en la que se la ve ocultando la cara con las manos. Luego, con la ayuda de su profesora, porque la foto se tomó en el aula donde estudiaba la niña, en una escuela instalada en un campo de refugiados, conseguimos convencerla para que posara. El resultado es la foto que hoy es famosa en todo el mundo. Hice esta foto con una cámara Nikon, muy sencilla, montada sobre un trípode: la principal dificultad era la oscuridad del entorno, estábamos en un ambiente muy oscuro y tuvimos que hacer varias pruebas para establecer la configuración correcta.

Unos 20 años después, pensamos en volver a visitar Sharbat. Así que volvimos a Afganistán, donde conocimos a su hermano, que nos dio valiosa información sobre ella y pudimos encontrarla. El encuentro, dos décadas después, fue muy emotivo [nda: Steve McCurry ha hablado en varias ocasiones de su encuentro con Sharbat Gula en 2002, incluso el año pasado en Castelnuovo Magra, cuando declaró que “fue realmente muy agradable volver a encontrarnos”. ¿Y saben por qué? Porque volver a vernos casi veinte años después significaba que ambos seguíamos vivos"].

Steve McCurry firma autógrafos al público tras su conferencia
Steve McCurry firma autógrafos al público tras su conferencia



Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.