La luz que hace visible el infinito. El Barlume de Claudio Olivieri


Claudio Olivieri (Roma, 1934 - Milán, 2019) fue uno de los grandes maestros de la pintura analítica. Sus cuadros, como "Barlume", de 1983, utilizan la luz para dar forma a lo invisible y lo infinito.

Con su pintura, Claudio Olivieri pretendía dar forma a lo invisible. Se podría resumir así, sin duda trivializando pero dando una imagen evidente y eficaz, gran parte de la investigación de este gran artista romano de nacimiento, mantuano de adopción, milanés de formación y cosmopolita de cultura, uno de los mayores exponentes de la pintura analítica en Italia y en el resto del mundo, aunque el propio artista consideraba que cualquier categorización era estrecha e inadecuada. En cualquier caso, fue uno de los artistas más coherentes y constantes de la segunda mitad del siglo XX. La Gloria de lo Invisible, la Luz de lo Invisible, Luz Inasible, Infinito Visible: estos son los títulos de algunas de las exposiciones de Claudio Olivieri que han tenido lugar en los últimos años. Infinito visibile es la primera exposición que se celebra tras la muerte del artista en 2019: En Mantua, la ciudad de su madre, en las salas de la planta baja del Palazzo Ducale, el Archivo Claudio Olivieri ha realizado una selección de obras desde los inicios hasta las fases extremas de su actividad para dar cuenta de la trayectoria única, libre, original de un artista que, como se lee en el aparato que acompaña la exposición, ha encontrado términos de expresión en su obra.acompañando la exposición, ha encontrado términos de comparación en todos los continentes, manteniéndose al día de los resultados de la “Geplante Malerei” alemana, de la “Post-Painterly Abstraction” americana, e incluso de la “Dansaekhwa”, la pintura monocroma (esto es lo que significa el término) surgida en Corea del Sur en los años 70, y de las experiencias del grupo japonés Mono-Ha.

¿Qué es lo invisible para Claudio Olivieri? En primer lugar, es literalmente lo que está más allá de lo visible. Puede parecer una paradoja: una pintura que intenta mostrar lo que no se ve, lo que está más allá de los sentidos. Sin embargo, también existe un “ver sin origen”, según el artista, y la pintura es el instrumento que da cuerpo a estas visiones que no se basan en una realidad tangible, aunque nunca trasciendan del todo lo percibido. Lo invisible es una dimensión que va más allá de lo fenoménico: dentro de lo invisible hay historia, hay memoria, hay mito, hay recuerdos, hay lo imaginado, hayhay pensamiento, hay en esencia una realidad aún más grande y sorprendente que la que se puede tocar con los sentidos. “Es con la pintura que las apariencias se transforman en apariciones: lo que se muestra no es verosimilitud sino nacimiento”, explicaba el artista en uno de los pensamientos que Matteo Galbiati reunió en un volumen, Del resto, que contiene una antología de los escritos de Olivieri y que se publicó en 2018. Y es por estas razones que los títulos de las obras de Claudio Olivieri adoptan títulos tan evocadores, vinculados a visiones, sueños, historias, personajes, conceptos filosóficos: Metempsicosis, Hera, Desvanecimiento, Extremo, Finalmente, En riesgo, Bizancio en llamas. Se comprende bien que la urgencia de Olivieri sea por tanto muy concreta, tanto que la pintura sea para él un hecho muy físico. El absoluto que busca con sus obras es, en efecto, “algo inasible, algo que no puede codificarse en una imagen, algo que no puede fijarse en un soporte material”, recordaba Silvia Pegoraro con ocasión de una exposición de Claudio Olivieri celebrada en 2002 en la Casa del Mantegna de Mantua, pero la sustancia que lo hace emerger está viva. Y, en consecuencia, Olivieri quiso “imprimir a la pintura el infinito, acogiendo la esencia cambiante de la luz”, explicaba Matteo Galbiati en un artículo publicado en Espoarte pocos meses después de la muerte del artista. Una luz siempre viva, palpitante. Física y presente. Porque la pintura, explicaba el propio Olivieri, “es también cuerpo, fisicidad, presencia”.

Claudio Olivieri, Barlume (1983; óleo sobre lienzo, 260 x 170 cm). Cortesía del Archivo Claudio Olivieri. Fotografía de Fabio Mantegna
Claudio Olivieri, Barlume (1983; óleo sobre lienzo, 260 x 170 cm). Cortesía del Archivo Claudio Olivieri. Fotografía de Fabio Mantegna

Por eso la luz es el medio con el que Olivieri da forma a lo infinito, a lo invisible. Una luz delicada que baila elegantemente sobre la superficie del lienzo, creando “cortinas cromáticas” que, como escribió Giorgio Di Genova en su Storia dell’arte italiana del ’900, “se mueven tenuemente como velos en la brisa”: el crítico citó Barlume de 1983 como uno de los cuadros que mejor ejemplifican la poética de Claudio Olivieri. Luz tenue que, en este cuadro, se revela casi vacilante, luz que llueve suavemente desde lo alto sin investir toda la superficie, luz que se demora, creando destellos que aparecen poco a poco, variaciones de verde, un destello que comienza a extenderse tímidamente. En otros cuadros de Claudio Olivieri, la luz es, por el contrario, más obstinada y perentoria, más brillante y más intrusiva, en otros se apaga casi por completo, a veces las aspas luminosas llegan solas, a veces aparecen de dos en dos, subiendo o bajando, casi siempre verticalmente, como en Barlume. Los trazos cromáticos impresos por la luz son “índices de lo ajeno”, como los ha definido eficazmente Giorgio Verzotti.

Este desvelamiento de lo invisible, resultado de esa “lúcida y sufrida investigación sobre la infinitud del espacio y la mutabilidad de la luz” (así Fabrizio D’Amico en la introducción auna exposición de Claudio Olivieri en la Galerie 21 de Livorno) que siempre ha caracterizado su investigación, tiene lugar ante los ojos del espectador con una pintura que no sólo es evocadora, no sólo transporta al espectador a una dimensión lejana y otra, sino que además es extremadamente meticulosa. Tras una primera carrera caracterizada por obras casi instintivas y mucho más matéricas que las que luego marcarían la continuación de su trayectoria, a partir de los años setenta Olivieri construye sus imágenes con estratificaciones calibradas de colores, aplicados con aerógrafo (aunque no renunciará al pincel ni siquiera al trapo) en fondos homogéneos para obtener velos, bandas luminosas, aureolas de diferentes tamaños que se disponen en torno a un punto de enfoque. que se disponen en torno a un punto de origen, a veces haciéndose más densos, o retrocediendo, creando diferentes planos de profundidad, apareciendo y desapareciendo dentro de fascinantes movimientos luminosos que registran las huellas del infinito, captan una parte de él, lo muestran al observador. En Barlume, por ejemplo, lo invisible se manifiesta durante un instante y vuelve a desaparecer, en medio de la luz que se inclina hacia la oscuridad, para revivir al final con un último resplandor.

Será interesante recordar que en la exposición Infinito visibile, en otoño, en las mañanas despejadas, desde las ventanas de las salas del Palacio Ducal donde se creó “LaGalleria”, el espacio del museo reservado a las exposiciones de arte contemporáneo, era posible ver algunos rayos de sol que se filtraban a través de las rejas y se posaban sobre los cuadros. Fragmentos del infinito y de lo no visible interactuaban de manera sorprendente e inconsciente con la pintura de Olivieri, realzando su calidad, subrayando el virtuosismo de su técnica. Y convirtiéndose en nuevos intérpretes de sus significados.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.