Los Bronces de Riace. Historia de las dos obras maestras de la escultura griega


Los Bronces de Riace, hallados en las aguas de Riace, en Calabria, el 16 de agosto de 1972, son dos obras maestras de la escultura griega del siglo V a.C.: toda su historia, posibles identificaciones, lo que sabemos con certeza de estas dos misteriosas esculturas.

La extraordinaria historia de los Bronces de Riace, las dos esculturas de origen griego que datan del siglo V a.C. y que actualmente se conservan en el Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria, comenzó el 16 de agosto de 1972. Ese día, un joven submarinista aficionado de Roma, Stefano Mariottini, que se encontraba de vacaciones en Calabria, informó de la presencia de una estatua que sobresalía del fondo del mar en Porto Franticchio, en Riace Marina, a unos doscientos metros de la costa y a una profundidad de ocho. El Centro de Buceo de los Carabinieri procedió a las operaciones de recuperación, que se llevaron a cabo en los días siguientes en condiciones difíciles y de forma poco ejemplar (era necesario actuar con rapidez porque se había difundido la noticia del hallazgo): el 21 de agosto se recuperó el Bronce B, mientras que el 22 fue el turno del Bronce A. En el informe oficial, que se presentó a la Soprintendenza el 17 de agosto de 1972, las dos estatuas se presentaban así: "Representan figuras masculinas desnudas, una de ellas tumbada de espaldas, con el rostro cubierto por una poblada barba, con rizos, los brazos extendidos y una pierna sobre la otra. La otra estatua está tumbada de lado con una pierna doblada y tiene un escudo en el brazo izquierdo. Las estatuas son de color marrón oscuro salvo algunas partes más claras, están perfectamente conservadas, limpiamente modeladas, sin incrustaciones evidentes. Sus dimensiones son de aproximadamente 180 cm’.

Las estatuas estaban intactas, pero estaban cubiertas de concreciones marinas, por lo que fue necesario realizar una primera operación de limpieza para una mejor lectura de las obras: la intervención se llevó a cabo en el Museo Nacional de Reggio Calabria, tras lo cual los Bronces de Riace fueron trasladados a Florencia, donde se sometieron a una nueva restauración en los laboratorios delOpificio delle Pietre Dure, realizada por Renzo Giachetti y Edilberto Formigli. Sólo se necesitó un año para terminar la limpieza, mientras que la restauración general duró unos buenos cinco años. Gracias a esta intervención, fue posible adquirir varios datos importantes: por ejemplo, el hecho de que la aleación de bronce se había obtenido con dos combinaciones diferentes en las dos estatuas, que se había utilizado plata, marfil y otros materiales preciosos para resaltar ciertos detalles, y que algunas de las soldaduras se habían realizado en momentos distintos. Además, en el caso del Bronce B, la fundición se realizó en un número mayor de coladas que el necesario para el Bronce A.

Finalmente, las dos estatuas estuvieron listas para ser expuestas al público, que pudo verlas por primera vez en una exposición de gran éxito (con unos cuatrocientos mil visitantes) en el Museo Archeologico Nazionale de Florencia, del 15 de diciembre de 1980 al 24 de junio de 1981. Tras otra breve exposición celebrada en Roma, en el Quirinale, del 29 de junio al 12 de julio de 1981, muy deseada por el entonces Presidente de la República Sandro Pertini, las dos esculturas pudieron regresar a Reggio Calabria para ser expuestas en el Museo Arqueológico Nacional. Después hubo otras intervenciones, una entre 1984 y 1987 y otra entre 1992 y 1995: en esta última ocasión, en particular, las estatuas fueron parcialmente vaciadas de la tierra de colada, es decir, del material que se había utilizado para modelarlas. Tras una nueva restauración en 2009-2011, las dos estatuas fueron dotadas en 2013 de bases an tisísmicas realizadas en mármol de Carrara y diseñadas por el ingeniero Gerardo De Canio con el fin de aislar las estatuas de las tensiones tanto horizontales como verticales (en el interior de las bases hay unas tapas en las que se insertan cuatro esferas, también de mármol, que realizan la función antisísmica absorbiendo las tensiones, con la ayuda de unos elementos que disipan las oscilaciones). Desde entonces, el público ha vuelto a admirarlas en la sala, de acceso filtrado y controlado, que se les ha dedicado dentro del museo de Reggio Calabria.

Artista desconocido, Bronces de Riace (siglo V a.C.; bronce, 198 cm Estatua A - izquierda - , 197 cm Estatua B - derecha; Reggio Calabria, Museo Arqueológico Nacional)
Artista desconocido, Bronces de Riace (siglo V a.C.; bronce, 198 cm Estatua A - izquierda - , 197 cm Estatua B - derecha; Reggio Calabria, Museo Arqueológico Nacional)
Los bronces de Riace sobre nuevos cimientos antisísmicos en 2013. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria.
Los Bronces de Riace sobre los nuevos cimientos antisísmicos en 2013. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Los bronces del Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Los Bronces en el Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
La recuperación de los Bronces de Riace
La recuperación de los bronces de Riace en 1972
La recuperación de los Bronces de Riace
La recuperación de los Bronces de Riace en 1972
La recuperación de los Bronces de Riace
La recuperación de los Bronces de Riace en 1972

¿Quién fabricó los Bronces de Riace y dónde se produjeron?

Los Bronces de Riace, de 198 y 197 centímetros de altura respectivamente y un peso aproximado de 160 kilogramos cada uno, representan a dos hombres con barba y pelo rizado, completamente desnudos, con cuerpos atléticos de músculos bien definidos, los labios que, en el caso del Bronce A, se abren para mostrar los dientes, una expresión seria, y en la misma pose: tienen el brazo derecho extendido a lo largo del costado, el izquierdo doblado a la altura del pecho, y están de pie en contraposto, es decir, con la pierna izquierda (la opuesta al brazo en reposo) adelantada, y su peso descargado sobre la pierna derecha, extendida. El bronce B lleva un gorro, en griego kyne, que lo califica de rey o estratega. No sólo eso: en la antigüedad, las dos estatuas llevaban casco y portaban una lanza o espada en la mano derecha y un escudo en el brazo izquierdo, elementos que se han perdido. Están hechas enteramente de bronce, a excepción de algunos detalles: el Bronce A tiene dientes de plata, los pezones de ambas estatuas son de cobre, al igual que los labios y las pestañas, mientras que los ojos son de calcita blanca, los iris (que se han perdido) eran antiguamente de cristal, y la glándula lagrimal es de una piedra rosa. Originalmente, las dos obras eran sin duda de color.

Casi todos los estudiosos coinciden en identificar en los Bronces de Riace dos obras maestras del estilo severo, es decir, esa fase de transición de la escultura griega desde el estilo arcaico maduro hasta el pleno clasicismo, que puede situarse en un periodo comprendido entre 480 y 450 a.C.: las estatuas de este periodo (la más famosa de las cuales es probablemente la Crónides del cabo Artemisio, hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas) tienen proporciones esbeltas, un realismo anatómico más que el del estilo arcaico, un tratamiento preciso de los detalles anatómicos, una representación igualmente veraz de barbas y cabellos, una cierta simplicidad (o severidad, de ahí el nombre con el que se ha identificado convencionalmente este estilo) de las formas, un interés por el movimiento y una caracterización individual más acusada de las figuras.

Las principales diferencias entre las dos esculturas se observan en los rostros: el del Bronce A (también llamado El Joven o El Héroe) aparece mucho más tenso, mientras que el del Bronce B (apodado El Viejo o El Estratega) es más plácido. Es precisamente esta divergencia estilística (más rígida la estatua A, más blanda su compañera) la que ha llevado a algunos estudiosos a pensar que existe un cierto desfase temporal de unos treinta años entre ambas obras. Por lo demás, las dos esculturas parecen muy similares, circunstancia que en el pasado hizo suponer que una sola mano estaba detrás de las dos obras (hoy, sin embargo, se asignan a dos talleres diferentes). Para reconstruir su historia e intentar definir su identidad, es necesario partir de algunos puntos fijos, resumidos de la siguiente manera por el estudioso Ludovico Rebaudo: “proceden del mismo contexto secundario; tienen las mismas dimensiones; representan el mismo tema general según el mismo esquema, salvo variaciones de detalle; son similares pero no idénticas desde el punto de vista técnico; son diferentes desde el punto de vista estilístico; las tierras de fundición proceden de la misma cuenca geológica pero de microambientes diferentes; el cobre utilizado en las aleaciones de fundición procede de la cuenca mediterránea, pero de regiones muy alejadas entre sí; el plomo de las espigas que fijan las bases procede del mismo yacimiento; la datación por carbono14 de los componentes orgánicos de los núcleos sitúa la ejecución de las estatuas en el siglo V a.C..C., sin posibilidad de perfeccionamiento posterior”. De ello se deduce que cualquier solución que se proponga para resolver uno o varios de los problemas relacionados con los Bronces de Riace debe ser necesariamente compatible con todos estos puntos.

Los primeros análisis de algunas pequeñas muestras de las tierras de fundición halladas en el interior de las estatuas parecían compatibles con la zona de la ciudad de Argos, en el Peloponeso, para el Bronce A, y con el territorio delÁtica para el Bronce B.Así pues, se había formulado la hipótesis de que la primera escultura fue realizada por un artista argivo y la segunda por un ateniense (el profesor Paolo Moreno había propuesto los nombres de los escultores Ageladas y Alkamenes), que probablemente colaboraron en su ejecución con vistas a la realización de un único monumento, trabajando, no obstante, por separado, en sus talleres. Un análisis más profundo de los materiales, realizado en el Instituto Central de Restauración de Roma en 1995, condujo a resultados más precisos: Así, se constató que “la identidad sustancial en los porcentajes de óxidos la identidad sustancial en los porcentajes de óxidos y metales de tierras raras”, escribe Rebaudo, “demuestra que las tierras proceden de la misma cuenca geológica, es decir. de la misma región”, y que las diferencias estructurales y de composición entre las arcillas, que en la estatua A tienen una matriz carbonatada con cuarzo grueso y fragmentos de granitoide, y en la estatua B una pasta oscura de matriz arcillosa fina con algunos cristales de cuarzo y pequeñas láminas micáceas, excluyen la procedencia del mismo microambiente, es decir, del mismo yacimiento". Las zonas de procedencia excluidas Sicilia, Magna Grecia, las islas del Egeo, el norte de Grecia, Olimpia y Corinto, el Ática parecían poco probables, mientras que la Argólida, especialmente la llanura oriental de Argos, y la Megárida parecían más plausibles.

Por el momento, podemos afirmar con certeza que los dos bronces fueron producidos por dos talleres diferentes (podemos saberlo por la diferencia de las piezas fundidas, que denota el uso de técnicas de trabajo distintas), convicción reforzada por la distinta procedencia del cobre utilizado para los detalles y la diferente procedencia de las arcillas. En cuanto a sus creadores, se han formulado otras hipótesis además de la del profesor Moreno antes mencionada: bastante debatida es la hipótesis de Daniele Castrizio, según la cual las esculturas son obra de Pitágoras de Reggio, importante broncista activo aproximadamente entre 480 y 450 a.C. entre el Peloponeso y la Magna Grecia, autor delAuriga de Delfos. Sin embargo, la idea de que hay una sola mano detrás de las dos obras no es compatible con las marcadas diferencias en los materiales utilizados. A día de hoy, sin embargo, no podemos formular nombres seguros, por lo que los Bronces de Riace siguen siendo obra de artistas desconocidos, aunque estamos seguros de que se trataba de broncistas de gran experiencia y habilidad. Y también estamos seguros de que las dos obras, diferentes en técnica, compartían la misma cultura. Por tanto, se ha reforzado la hipótesis de que las dos obras, aunque realizadas en dos talleres diferentes, pertenecieron al mismo monumento en la antigüedad. Sabemos, además, que en algún momento de la historia los Bronces de Riace fueron transportados a Roma, en época imperial, para su restauración, durante la cual el brazo derecho y el antebrazo izquierdo del Bronce B fueron sustituidos por un molde de los originales y una nueva fundición. Para disimular la operación, fue necesario volver a pintarlos de negro brillante, de lo que aún hoy pueden verse huellas.

Cabeza de Bronce A (izquierda) y cabeza de Bronce B (derecha) comparadas. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
La A de Bronce
El Bronce A
Bronce B
El Bronce B
Bronce Hipótesis reconstructiva propuesta por el proyecto de investigación sobre la policromía de la Liebieghaus de Francfort, Brinkmann & Koch-Brinkmann
Hipótesis reconstructiva del Bronce A propuesta por el proyecto de investigación sobre la policromía de la Liebieghaus de Francfort, Brinkmann & Koch-Brinkmann
Detalle de la cara de Bronce A
Detalle del rostro del Bronce A
Detalle de la cara de bronce B
Detalle de la cara del Bronce B
Bronce Detalle A
Detalle del Bronce A
Detalle del Bronce B. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Detalle del Bronce B. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Bronce B. Foto Museo Archeologico Nazionale di Reggio Calabria
Bronce B. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Detalle del Bronce B. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria
Detalle del Bronce B. Foto Museo Arqueológico Nacional de Reggio Calabria

¿Quiénes son las dos figuras representadas en los Bronces de Riace?

Los Bronces de Riace representan a dos hoplitas, o dos guerreros, dos soldados de la infantería pesada de la antigua Grecia. Sin embargo, no se trata de dos hoplitas cualquiera, sino de dos héroes, ya que en el arte de la antigua Grecia se representaba al común de los mortales con sus ropas y armaduras, mientras que el desnudo estaba reservado a las divinidades o, incluso, a las figuras heroicas. La creencia más extendida en la actualidad es que formaban parte de un único monumento. Se ha debatido en torno a un informe del escritor y geógrafo Pausanias, que vivió en el siglo II, quien se refiere a un monumento dedicado a la hazaña de los Siete contra Tebas, que se encontraba en el ágora de Argos, y del que se han encontrado restos (en particular la estructura, las bases de algunas estatuas y algunas inscripciones). El mito de los Siete contra Tebas se relata en la tragedia homónima de Esquilo, estrenada en Atenas en el año 467 a.C.: es la historia de Eteocles y Polinices, hijos de Edipo, rey de Tebas, que acordaron compartir el poder sobre el reino heredado de su padre, gobernando en años alternos. Sin embargo, Eteocles, al final de su propio año de gobierno, no quiso renunciar al trono y, en consecuencia, Polinices le hizo la guerra. Polinices, que entretanto había viajado a Argos, sitió la ciudad, guarneciendo las puertas con sus siete guerreros más fuertes: Tideo, Capaneo, Eteocles, Hipomedón, Partenopeo, Anfiaro y él mismo guarneciendo la Séptima Puerta. Eteocles tuvo que hacer lo mismo, y desplegó a Melanipo, Polifón, Megareo, Hiperbio, Actor, Lóstenes y a sí mismo en la última puerta, consciente de que su destino era enfrentarse a su hermano. La guerra comenzó, y las seis puertas resistieron gracias a los defensores que derrotaron y mataron a todos los guerreros de Polinices, pero el enfrentamiento final entre los dos hermanos termina con la muerte de ambos, y con el coro llorando su destino.

“Cabe preguntarse”, escribió el arqueólogo Sergio Rinaldo Tufi, “por qué Argos quiso celebrar una hazaña tan desafortunada con un gran monumento”. En realidad, la base del ágora de la ciudad albergaba catorce estatuas: no sólo los Siete, sino también los Epígonos, los “descendientes” que, diez años más tarde, habían vengado aquel desastre destruyendo Tebas. La referencia a la antigua leyenda asumía la función de proyección en mito (algo nada inusual en la cultura griega) de acontecimientos históricos: en este caso, la larga lucha con Esparta. En el 494 a.C. los argivos habían sido derrotados por los espartanos en Sepeia y habían perdido el control de Tirinto y Micenas, pero en el 461, aliados con Atenas, habían vencido en Oinoe, recuperando las dos ciudades. En esa misma fase central del siglo V, la sombría grandeza de la antigua historia de los Siete inspiró a un gran poeta trágico como Esquilo: los Bronces de Riace fueron ejecutados en los años en que la tragedia fue completada y luego representada, y el hecho de que se haya identificado a un gran autor argivo para uno de ellos ha llevado a Paolo Moreno a establecer una conexión con el propio monumento ilustrado por Pausanias’. Según Moreno, en efecto, los dos personajes podrían representar a Tideo, el héroe de Argos conocido por Polinices antes de la guerra, caracterizado por una violencia feroz y sangrienta (llegó a comerse los sesos de su adversario, Melanipo), y a Anfiaro, el único superviviente. Según Castrizio, sin embargo, las dos estatuas representarían a los dos contendientes, Eteocles y Polinices: el erudito vincularía su hipótesis a un informe, divulgado en época imperial por Tatiano, según el cual Pitágoras de Reggio creó un grupo escultórico que representaba precisamente a los dos fratricidas (la hipótesis data de 2011). Otras hipótesis han llevado a identificarlos con Aquiles y Patroclo (Franco Maiullari en 2006), Cástor y Pólux (Giuseppe Roma en 2007) y Eritonio y Eumolpo (Vinzenz Brinkmann en 2015).

Sin embargo, se trata de hipótesis para las que actualmente es imposible encontrar confirmación. Aunque podemos estar casi seguros de que los bronces de Riace proceden de un único monumento, por el momento es imposible, sobre la base de los datos conocidos, establecer cuál era este monumento y dónde estaba situado (con un buen margen de certeza, sin embargo, se puede afirmar que el lugar del monumento no era donde se produjeron los bronces). Sin embargo, podemos estar bastante seguros de que “el modelo de referencia”, dice Rebaudo, "son los grandes anathemata [monumentos votivo-celebrativos, ed.] como el Donarius de Lisandro o el Donarius de los Arcadios en Delfos, para los que se llamaba a colaborar a artesanos de diferentes escuelas, ciudades y épocas y cuyas figuras podían enviarse al santuario listas para ser instaladas en las bases, después de haber sido ejecutadas en otro lugar".

Calamida, Crónidas del cabo Artemisio (c. 480-470 a.C.; bronce, altura 209 cm; Atenas, Museo Arqueológico Nacional)
Calamida, Crónidas del cabo Artemisio (c. 480-470 a.C.; bronce, altura 209 cm; Atenas, Museo Arqueológico Nacional)
Pitágoras de Reggio o Sotade de Tespis, auriga de Delfos (474 a.C.; bronce, altura 184 cm; Delfos, Museo Arqueológico)
Pitágoras de Reggio o Sotade de Tespis, auriga de Delfos (474 a.C.; bronce, altura 184 cm; Delfos, Museo Arqueológico)
La base del donarium arcádico de Delfos
La base del donario arcaico de Delfos

Preguntas abiertas

Del viaje durante el cual se hundieron los Bronces de Riace frente a las costas de Calabria, no sabemos nada. El contexto arqueológico del hallazgo, en las profundidades del mar Jónico frente al puerto deportivo de Riace, no ha proporcionado mucha información: entre los pocos materiales recogidos un año después del descubrimiento había una veintena de anillos de plomo que se atribuyeron al barco que transportaba las dos esculturas. Otras investigaciones realizadas en 1981 no arrojaron resultados significativos. El artefacto más interesante entre los hallados fue un ánfora, que se encontraba encajada entre la muñeca derecha y la cadera derecha del Bronce A, lo que estimuló algunas especulaciones sobre el hipotético viaje del barco. La realidad, sin embargo, explicó Maurizio Paoletti, es que “nada se sabe sobre la composición del cargamento, si de mercancías diversas o si se trataba de un cargamento seleccionado de obras de arte (en este caso, pues, fruto de un botín militar o de un comercio vinculado al mercado coleccionista romano). A su vez, la total incertidumbre sobre la fecha del posible naufragio deja abiertas muchas soluciones”.

Otra cuestión abierta es la del número original de bronces y el presunto descubrimiento de una tercera estatua. Sobre este último punto, que por el momento no representa más que una suposición alimentada por algunas aparentes incoherencias en los registros del hallazgo y por los relatos de algunos habitantes de la zona, el alcalde de Riace, Antonio Trifoli, expresó en 2021 su intención de promover nuevas investigaciones, especialmente en la zona donde se encontraron los bronces, para ver si existe la posibilidad de hallar nuevos bronces. Esta esperanza se ve alimentada a su vez por la hipótesis de Castrizio, según la cual el grupo escultórico del que formaban parte los Bronces de Riace habría incluido otras estatuas: en concreto, junto a Polinices habría estado su hermana Antígona (que intentó mediar hasta el final entre los dos hermanos para evitar que llegaran a las manos), en el centro su madre Yocasta y al otro lado Eteocles con el adivino Tiresias. La hipótesis sigue a la literatura antigua: hay un pasaje de un escritor romano del siglo I, Publio Papinio Estacio, que describe la existencia de este grupo.

En Roma, los Bronces de Riace debieron de conocerse probablemente en la época imperial. Pero, por el momento, no se puede profundizar en ninguna hipótesis: disponemos de muy pocas pruebas para llegar a un esclarecimiento definitivo o casi definitivo de la identidad de las dos estatuas, así como para llegar a conclusiones sobre las manos que las realizaron. Esperar que nuestro conocimiento de los Bronces pueda progresar únicamente gracias a los recursos de la investigación histórico-artística -afirma lapidariamente Rebaudo- es una ilusión. En más de cuarenta años de intentos, el análisis estilístico se ha revelado impotente. El progreso sólo puede venir de una ampliación de los datos analíticos, siempre que se sometan a una lectura arqueológica correcta, lo que no siempre ha sido el caso hasta ahora". El misterio de los Bronces de Riace, en resumen, seguirá siéndolo durante mucho tiempo.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.