Pesimismo y optimismo: el choque futurista de dos fuerzas en la obra maestra de Giacomo Balla


En 1923, Giacomo Balla (Turín, 1871 - Roma, 1958) pintó la que consideraba una de sus mayores obras maestras: Pesimismo y optimismo. En ella, el artista consiguió resumir sus investigaciones dando forma al choque entre dos fuerzas que gobiernan el universo.

Contrariamente a lo que podría pensarse a primera vista, no hay un elaborado marco filosófico subyacente en Pesimismo y optimismo, la obra maestra a la que Giacomo Balla dedicó al menos cinco años de investigación. Hay, sin embargo, una firme intención: dar forma visible a lo invisible, poner de manifiesto, a través de líneas y colores, las fuerzas que gobiernan el mundo. “Daremos esqueleto y carne a lo invisible, lo impalpable, lo imponderable, lo imperceptible”, escribió con Fortunato Depero en su manifiesto Ricostruzione futurista dell ’universo. “Encontraremos equivalentes abstractos de todas las formas y elementos del universo, y luego los combinaremos entre sí, según los caprichos de nuestra inspiración, para formar complejos plásticos que pondremos en movimiento”. Y la base intelectual de esta intención tiene más que ver con el esoterismo que con la filosofía: la biografía de Balla escrita por su hija Elica no oculta la participación del pintor en las reuniones del grupo teosófico presidido por el general Carlo Ballatore, donde también organizaban sesiones espiritistas. Balla se interesaba por los fenómenos de la psique, nos informa su hija: y probablemente fue en estas ocasiones cuando conoció el libro Formas de pensamiento de Annie Besant y Charles Leadbeater, principales exponentes del movimiento teosófico británico.

En el volumen de 1901, Besant y Leadbeater parten de una observación: los pensamientos son cosas reales, pero pocas personas tienen una idea clara de lo que son los pensamientos, aparentemente intraducibles a formas concretas porque los pensamientos no se manifiestan en el mundo con una apariencia tangible. Para los dos teósofos, sin embargo, existe la posibilidad de dar una imagen a los pensamientos, porque cada pensamiento “pone en movimiento una serie de vibraciones correlativas en la materia del cuerpo mental, acompañadas de un maravilloso juego de colores, como el chorro de una fuente iluminada por el sol, pero llevado a la enésima potencia de delicadeza y vivacidad de color”. Éstas son las “formas-pensamiento” de las que está lleno el mundo, generadas continuamente por los seres humanos, y a cada pensamiento corresponde no sólo una forma, sino también un color. Por ejemplo, el rojo es el color de la pasión animal y el deseo sensual, el marrón claro y el marrón oscuro pertenecen a la avaricia y el egoísmo respectivamente, el gris pálido es el color del miedo, el rosa y el carmesí son los tonos del afecto, y el azul en todos sus matices indica un sentimiento religioso, devoto. Y como era de esperar, los distintos tonos o mezclas de color corresponden a sentimientos combinados o matizados.

Giacomo Balla, Pesimismo y optimismo (1923; óleo sobre lienzo, 115 x 176 cm; Roma, Galleria Nazionale d'Arte Moderna e Contemporanea)
Giacomo Balla, Pesimismo y optimismo (1923; óleo sobre lienzo, 115 x 176 cm; Roma, Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea, donación Elica y Luce Balla 1984)

Formas-pensamiento" es también el término que utiliza Balla para referirse a sus innovadoras composiciones. Pero hay más en Pesimismo y optimismo que remite al pensamiento teosófico. La idea espiritual subyacente, por ejemplo. El deseo de “entrar en el gran dominio del estado plástico de la mente con nuevas formas abstractas equivalentes”, por citar una nota que el artista hizo en 1914. Y en cierto modo también esta visión del mundo concebido como un campo de batalla entre fuerzas que luchan entre sí: una visión que el pintor turinés ya intentaba traducir en pintura desde hacía algunos años con sus experimentos. La gestación de Pesimismo y optimismo duró cinco años: la idea se remonta a 1918, cuando el artista había expuesto en la Casa de Arte Bragaglia un cuadro titulado Fuerzas pesimistas y optimistas, del que no tenemos más noticias. Hasta llegar, a través de varios pasajes y diferentes desarrollos (recuérdese, por ejemplo, otro cuadro fundamental como La ciencia contra el oscurantismo), al cuadro de 1923, hoy conservado en la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo de Roma, pero luego diversamente replicado, incluso en forma gráfica.

“A menudo Balla”, escribió Maurizio Fagiolo Dell’Arco, “representaba dos fuerzas opuestas, también en función didáctica (otro aspecto de su pintura que no hay que pasar por alto). Lo positivo y lo negativo, el sí y el no, el negro y el color toman forma definitiva en lo que Balla consideraba uno de los puntos de llegada del Futurismo”. He aquí, pues, el punto de llegada de años de investigación, he aquí cómo el artista había conseguido dar forma completa a lo invisible ocho años después de esbozar su intención en el manifiesto que firmó con Depero. Las fuerzas del pesimismo son negras, sombrías, afiladas, cortantes: casi parecen moldear el contorno de un caballero que lanza un ataque a toda velocidad. Las del optimismo, en cambio, son claras, tranquilizadoras, suaves, consagradas al azul claro y, por tanto, al color de lo místico y espiritual, son sinuosas, serenas, curvas y abiertas, y parecen resistir bien el asalto, porque están envolviendo, con cuchillas de luz clara, a las “fuerzas pesimistas”. Luz y movimiento: las dos bisagras en torno a las que gira el arte de Giacomo Balla.

Aunque al final probablemente ni siquiera sea la lucha en sí lo que realmente cuenta: el desenlace, al fin y al cabo, según Balla, está cantado, como si ya estuviera escrito. El negro del pasivismo no puede resistir mucho tiempo al azul de lo nuevo, al horizonte del futurismo. “Después de la guerra”, escribió Marinetti en 1930, "aparece por fin, milagrosamente como era de esperar, la obra maestra: Optimismo y pesimismo. Todos los italianos que aún no han penetrado en los logros y las infinitas posibilidades de la pintura pueden observar con provecho que el fúnebre pesimismo pasatistas, dentado y membranoso, será sin duda superado por el elástico optimismo futurista, transparente y cristalino".

La lucha nos fascina, nos excita, nos mantiene atónitos frente al cuadro, nos absorbe entre ese choque de líneas. Pesimismo y Optim ismo es un cuadro dotado de una fuerza magnética que cautiva a quien lo admira. El cuadro quiere dar forma a las fuerzas del universo, y produce la suya propia. Pero el desenlace ya está casi establecido: y tras la lucha, cuando el cosmos vuelve a encontrar el equilibrio, cuando la furia de los elementos que mueven nuestras acciones se desvanece, dejando el campo al arte, aquí aparece el innovador Balla. Pesimismo y Optimismo es la culminación de la investigación futurista de Balla porque este choque de fuerzas es la evolución de sus interpenetraciones iridiscentes, es el movimiento en el espacio, es la síntesis de trayectorias que definen el movimiento de un cuerpo, según esas líneas de velocidad que Balla consideraba la base de sus formas-pensamiento. El propio artista consideraba Pesimismo y optim ismo su obra maestra: "Se necesitan buenas piernas para sostener tu idea, por ejemplo Pesimismo y optimismo trata del equilibrio de estar de pie, se trata del equilibrio perfecto“, escribió el mismo año en que pintó el cuadro. Pero es también su fe en el futurismo lo que da alma a su obra. Es una fe, escribió su hija Elica, ”en ese futurismo que salió al mundo para traer una nueva luz, y en ese momento en que los demás se desintegraban, creó la obra maestra futurista Pesimismo y optim ismo, resultado de observaciones y consideraciones sobre un orden social, estudios de movimiento y plasticidad en tiempos tumultuosos de luchas y contrastes“. Pesimismo y Optimismo: el contraste, la lucha de dos fuerzas opuestas y ambas necesarias”.

Balla consiguió no sólo entrar en ese “gran dominio” y elevar su pintura a un plano universal, sino también destruir el pasado y construir el futuro, en nombre del optimismo futurista. No podía ser de otra manera para el artista que su amigo Depero recordaba como “alegre, juguetón, optimista hasta el extremo”.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.