El museo vacío. Paisajes museísticos en la pospandemia


¿Cómo saldrán los museos de la pandemia de Covid-19 y, mientras tanto, cómo pueden reaccionar?

Es noticia el difícil y gigantesco reto al que se enfrentan ahora mismo los museos de todo el mundo. Covid-19 mantuvo cerrados museos en todos los rincones del planeta y, como era de esperar, los dejó sin nada más que su presencia en línea. Ahora, más que nunca, es importante recuperar el público de los museos que faltaba y sigue faltando por diversas razones. Google Arts & Culture parecía la solución ideal, y aunque al principio consiguió funcionar como el portal por excelencia de los museos durante el cierre, MuseumHack no tardó en dejar claro que tal vez no fuera así. Ya se sabía que las visitas virtuales seguían siendo un porcentaje bastante bajo desde hacía más de una década. El hecho es que sin una estrategia digital, la relevancia tan codiciada por los museos durante la crisis actual (la gran mayoría sin público visitante) se hace difícil de gestionar. Las estrategias necesarias no pueden referirse únicamente a las visitas virtuales, que no serían más que una pieza, aunque importante, de un abanico más amplio de soluciones que deben aplicarse de forma más orgánica que nunca, paso a paso para gestionar en paralelo las necesidades inmediatas por un lado y la eficacia de las soluciones adoptadas a medio y largo plazo. Ventanas al Arte hizo balance de la situación hace unas semanas.

Museos como el Louvre, el Metropolitan o el British Museum (por citar sólo algunos), disponen de los conocimientos, recursos y capacidades necesarios para adaptarse y reaccionar, apoyándose a menudo en la presencia social que han ido acumulando a lo largo de los años. Incluso antes de Pandemic, eran los que exploraban una posible identidad virtual-física, al menos en su ethos. Sin duda podemos mencionar el Metropolitan, que considera su presencia en línea como su cuarta ubicación (además del Edificio Principal, los Claustros y el Met Breuer). El Museo Nacional del Prado de Madrid tiene una presencia en línea que aspira a liderar una experiencia museística más abierta y accesible en un sentido más amplio, utilizando los datos para mejorar la investigación, las publicaciones, las iniciativas editoriales y la comunicación, en lugar de que los propios datos sean reutilizados por terceros.

Los hechos son bastante claros. Gran parte de lo que se está debatiendo en el ámbito de las soluciones para estos tiempos difíciles ya se ha probado y, en algunos casos, aplicado. Y este es ciertamente el caso con la reacción inmediata comenzó más de lo que los museos ya tenían en proyecto que podría ser adoptado. El proyecto #UffiziDecameron de lasGalerías Uffizi, por ejemplo, era nada menos que un recorrido en línea. Su branding garantizaba que se percibiera como un plan bien preparado y guiado por la cara y la voz del propio director de los Uffizi, Eike Schmidt. El objetivo declarado de Schmidt era claro: “Evitamos todo contagio excepto el de la belleza”. Sin duda, muy oportuno e incisivo. En cierto modo, una visita guiada por el director es una de las ocasiones más raras que uno puede encontrarse dentro de un museo, pero este tipo de presencia en línea no es del todo nuevo. El proyecto Museo Italia concebido por el entonces director de los Museos Vaticanos, Antonio Paolucci, emitido en 2015, está muy en la línea de este enfoque. Sin embargo, los museos llevan tiempo utilizando la retransmisión en directo para mostrar sus obras. En algunos casos, los conservadores y profesionales de los museos también han aceptado preguntas durante las retransmisiones en directo, lo que hace que la presencia sea mucho más atractiva e interactiva.

Pero, ¿ocurre lo mismo en el extranjero? Elijo aquí el caso del MuseumX de Pekín, que se vio obligado a posponer su fecha de reapertura, y que desde entonces ha puesto en marcha un espacio virtual interactivo, dando a la gente la oportunidad de explorar la institución desde sus casas. No se trata de una de las muchas visitas virtuales similares a las disponibles en Google Arts & Culture. El sitio, creado por el artista Pete Jiadong Qiang, está configurado como una especie de juego en el que los usuarios se convierten en jugadores liberados de las leyes de la física y la arquitectura en cuanto empiezan a moverse por el espacio museístico.El proyecto no se concibió como una reacción a las medidas de restricción de acceso impuestas por la pandemia de coronavirus, pero sin duda las aprovechó. Como alternativa novedosa a la experiencia museística tradicional, el sitio complementa las actividades físicas del museo y, como señala acertadamente la conservadora del museo Poppy Dongxue Wu, trata de romper las formas en que la gente ha utilizado hasta ahora los sitios museísticos. En palabras de la propia Dongxue Wu, “desconfío de cómo, hoy en día, las plataformas de museos en línea siguen la lógica de la web 1.0, produciendo contenidos con una interactividad mínima... la gamificación de la experiencia forma parte del objetivo de estimular la participación y la curiosidad”. Sin duda, se trata de uno de los avances más interesantes en lo que respecta a la interfaz web de los museos. Y sin duda es un proyecto prometedor que hay que seguir.

José Manuel Ballester, Un lugar para renacer (2009; impresión digital sobre lienzo)
José Manuel Ballester, Un lugar para renacer (2009; impresión digital sobre lienzo)

Los museos pequeños y medianos, por otro lado, han luchado por respirar y algunos deben ser elogiados por su valentía al tomar el asunto en sus propias manos. Puede que se trate del principio de supervivencia del más fuerte, pero este momento también podría ser el catalizador de un cambio de cultura que podría alterar permanentemente la forma en que los museos se definen a sí mismos y funcionan. Algunos han optado por hibernar por completo y esperar a que pase la tormenta. Es comprensible que muchos estén sintiendo el fuerte impacto de la drástica reducción de los ingresos por venta de entradas: menos ingresos significa menos eventos y programación. Los que no disponen de recursos financieros o gubernamentales para capear el temporal podrían enfrentarse al riesgo de cierre. ¿Corremos el riesgo de acabar con un panorama museístico muy reducido en el escenario pospandémico? En los Países Bajos se habla cada vez más de un número significativo de museos que no cerrarán definitivamente: hay cien museos, casi una cuarta parte de la ecología museística holandesa, muchos de los cuales son pequeños o medianos.

¿Lecciones aprendidas por las malas?

La respuesta, al menos en parte, procede delMuseo de Oakland, en California, y se publicó paradójicamente unas semanas antes de que la Organización Mundial de la Salud declarara la pandemia de coronavirus. Para este museo, el éxito se mide por el impacto social. En resumen, con los datos en su poder, el museo decidió evitar centrarse demasiado en aumentar y diversificar su público. En su lugar, el museo intentó responder a una pregunta muy sencilla: “¿cuál es la diferencia que intentamos marcar en el mundo?”.

La necesidad de adaptarse, cambiar y replantearse podría ser una cuestión de supervivencia, y un escenario pospandémico podría dejarnos con un nuevo género de internautas de museo. Así que hay tres posibles reacciones a medio y largo plazo, de las que ya se ha hablado largo y tendido y que seguramente no sean nuevas para muchos.

José Manuel Ballester, Un lugar para la Anunciación (2007; impresión digital sobre lienzo)
José Manuel Ballester, Un lugar para la Anunciación (2007; impresión digital sobre lienzo)

A. Considera tu patrimonio como un recurso que puedes poner a disposición no sólo de expertos y entendidos

No se trata de alquilar salas o acoger eventos fuera de contexto en su museo. El problema con estas soluciones de corto alcance es que rara vez se basan en la propuesta de venta única del museo. En su lugar, se trata de ampliar su experiencia para incluir a usuarios expertos no tradicionales, y de esta forma el museo puede ampliar su público potencial, convirtiéndose en relevante para un público más amplio. Hay historias que contar, ideas que explorar, idiomas que aprender, información que dar... que van mucho más allá de la estrecha lectura de la colección del museo.

B. Buscar la oportunidad de negociar el significado en lugar de declararlo

Esto significa provocar un cambio cultural. A los conservadores con formación académica en la disciplina relativa a las colecciones de los museos a menudo les resulta difícil abdicar de su tono oficial a la hora de dar forma a los significados y reconocer los valores. Al optar por negociar el significado y dar lugar a un conjunto polifónico de opiniones y reacciones más allá de las versiones oficiales, su museo puede abrirse a un sentido más amplio de propiedad y experiencias participativas que, con el tiempo, pueden transformar el museo-institución en un espacio cultural público.

C. Considere la identidad de su museo como física y virtual al mismo tiempo

Con una base de expertos ampliada para incluir una cartera más diversa e interdisciplinar, y con unos conocimientos curatoriales cada vez más centrados en la negociación de significados y la mejora de las experiencias participativas, una experiencia física-virtual no debería ser sólo una ambición declarada.

Podría tratarse de tender puentes con su público para llegar a él en momentos en los que tenga una historia que contar que sea relevante para el momento presente. Puede obtener la flexibilidad necesaria para ofrecer servicios que su comunidad necesita y que pueden cobrar vida a partir de su recurso principal (su colección). Su identidad virtual puede ser mucho más articulada y tener un alcance mucho más amplio, de modo que incluya algo más que un vasto programa de presentaciones, retransmisiones en directo y experiencias interactivas centradas en el público y útiles para el momento presente. En resumen, se trataría de reconocer la empatía como su valor rector. Su museo existe para su comunidad, y la gente que está en él se convertirá en su gente cuando usted esté ahí para ellos llegado el momento.

Todo ello podría relegar la tradicional visita al museo a convertirse en nada más que una fracción de una relación mucho más amplia, larga y enriquecedora.

José Manuel Ballester, Palacio Real (2009; impresión digital sobre lienzo)
José Manuel Ballester, Palacio Real (2009; impresión digital sobre lienzo)

Las imágenes del artículo son del artista español José Manuel Ballester.

Este artículo de opinión es una versión del publicado en The Humanist Museum que también recoge la Alianza Americana de Museos como lectura recomendada.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.