Entradas nominativas en el Coliseo: útiles, pero hay problemas por resolver


Las entradas nominativas del Coliseo, introducidas el 18 de octubre, demostraron ser un dispositivo útil para luchar contra el acaparamiento de entradas y la imposibilidad de encontrarlas a precios regulares. Sin embargo, aún quedan algunos problemas en los que trabajar para no deshacer el trabajo realizado. Estos son.

El clima en el Coliseo sigue “caliente” por la polémica. En las últimas semanas han aparecido artículos que expresan el descontento de varias agencias y operadores turísticos por la entrada nominativa introducida en el Parque del Coliseo el 18 de octubre. Intentemos analizar la situación. El billete nominativo presenta sin duda desventajas, tanto para los operadores como para los visitantes, ya que supone una restricción a la posibilidad de utilizar el billete como uno desee. Por otro lado, es un precio a pagar para combatir el acaparamiento de entradas y la consiguiente imposibilidad de encontrarlas a precios regulares que han asolado 2023. La falta de entradas ha afectado y perjudicado no sólo al público en general, sino también a los profesionales del sector, especialmente a las pequeñas y medianas agencias que constituyen el tejido económico del sector turístico italiano, frente a las pocas agencias/operadores turísticos que han estado acaparando entradas y casi siempre tienen su sede en el extranjero.

La principal razón aducida oficialmente por quienes impugnan la normativa actual es que muchas entradas quedan sin utilizar, ya sea porque algunas personas que reservaron inicialmente ya no pueden ir o porque a veces los nombres están mal escritos. Concedido que las cifras de entradas no utilizadas escritas en algunos periódicos son completamente hipotéticas y por demostrar, en la gestión de un monumento hay que mirar primero el bien público, es decir, los intereses tanto del Estado como de la mayoría de los visitantes. No se pueden tener en cuenta los casos individuales. Una media de 25.000 personas al día entran en el Coliseo, es absurdo pensar en cambiar las normas para todos por culpa de los pocos que no pueden ir por un dolor de estómago u otros problemas individuales. Por otra parte, en el negocio de los viajes -billetes de avión, habitaciones de hotel, trenes, etc.- ocurre a menudo que uno pierde su dinero y el propio servicio que reservó, si por cualquier motivo tiene que renunciar a él.

Entrada Coliseo
Entrada al Coliseo. Foto: Parque Arqueológico del Coliseo

En estos momentos, la prioridad es que todo el mundo pueda encontrar entradas disponibles para el Coliseo en la plataforma pública; no exigimos hasta el mismo día o el día anterior como ocurría hasta 2019, sino al menos hasta unos días antes. No soy partidario de la entrada nominativa, de hecho en un principio estaba en contra. Y a ninguno nos gusta perder el tiempo anotando nombres, arriesgándonos a que el cliente no entre porque se olvida el DNI o haciendo cola durante media hora por culpa de los controles. Sin embargo, si esto puede contrarrestar el acaparamiento y restablecer la disponibilidad de entradas para todos, lo acepto y lucho por aplicarlo.

Dejar el billete nominativo pero “aguarlo” con normas anodinas significa anular todo su potencial y eficacia. De hecho, permitir que los operadores turísticos cambien el distintivo de llamada hasta con 24-12 horas de antelación y que sólo realicen controles puntuales en el monumento (éstas son las exigencias de quienes impugnan la organización actual) significa de nuevo dar un amplio margen de maniobra a quienes tienden a acaparar. Porque quienes compran miles de entradas al día, arrebatándoselas a todos los demás, trabajan principalmente con el sistema “vacío por lleno”, de modo que cuanto más tiempo tengan para cambiar de nombre, más posibilidades tendrán de vender en los andenes y más entradas se llevarán. De hecho, la principal razón por la que algunas personas, incluidas las que tienen grandes intereses, piden que se cambien las reglas es, en realidad, para vender más.

Decir, como han hecho algunos, que la prohibición de cambiar de nombre la víspera impide trabajar a muchos operadores es falso. Por ejemplo, los que operan cruceros, que mueven enormes cantidades, siempre han exigido vender excursiones hasta el día anterior, pero se trata de una exigencia para vender más y favorecer a sus clientes. Los cruceristas pueden comprar visitas desde el momento en que reservan el viaje, así que tienen meses para reservar visitas, incluido el Coliseo; ¿por qué van a tener entradas disponibles hasta el día anterior mientras que un particular ni siquiera puede encontrarlas dos meses antes? Pretender vender las visitas hasta el último momento es un deseo legítimo por parte de esas empresas, pero no es un derecho que valga más que el derecho de las pequeñas agencias a encontrar entradas para que ellas también puedan trabajar, y el derecho de los visitantes particulares a comprar las entradas por sí mismos sin recurrir a plataformas de reventa a precios elevados.

Sin embargo, esto no significa que todo esté bien ahora, sino todo lo contrario. Nos encontramos en un periodo de transición entre el antiguo concesionario y el nuevo gestor; éste es sin duda el momento más difícil de la transición. La Dirección del Parque ya anunció el pasado mes de diciembre los cambios que entrarán en vigor a partir del 1 de mayo: nos parecieron muy buenos y nos dan esperanzas de una mejora en toda la organización. A partir de mayo, tanto las agencias como los particulares podrán cambiar de nombre, aunque no en el último momento. Todo esto, sin embargo, se verá en verano.

Y es cierto que el sistema se introdujo demasiado deprisa, cuando desde el punto de vista técnico no estaban preparados para un cambio así, ni por la plataforma ni por el personal disponible in situ. La introducción de las entradas nominativas, prevista por la dirección del Coliseo desde la licitación de la CONSIP, y por tanto no decidida en función de los problemas del año pasado, podría haberse introducido al mismo tiempo que el nuevo gestor, a partir del 1 de mayo. Quizás se adelantó precipitadamente por decisión del Ministro, presionado por las muchas polémicas y críticas que aparecieron en los periódicos el verano pasado, por la falta de entradas; críticas que también hicimos yo y nuestra asociación y que no lamentamos, porque la situación era insostenible. Digamos, sin embargo, que para contrarrestarla en su momento, tal vez hubiera sido mejor aplicar diversas medidas, en lugar de introducir los insultos sin la estructura adecuada y con un mínimo de antelación.

Interior del Coliseo
Interior del Coliseo. Foto: Parque Arqueológico del Coliseo
Coliseo desde arriba
El Coliseo desde arriba. Foto: Parque Arqueológico del Coliseo

Los problemas debidos a la nomenclatura están ahí y son para todos. En primer lugar, las colas. Ahora es temporada baja y, sin embargo, hemos visto varias veces largas colas para entrar tanto en el Coliseo como en el Foro Romano, debido a los numerosos controles. Es impensable afrontar la próxima temporada alta de la misma manera, porque las colas serían terribles, e incluso bajo el sol. Si la dirección del Coliseo no pone en marcha una organización diferente de las entradas y los controles, en junio será un infierno. Si los controles son importantes para evitar que algunos hagan trampas, entonces es necesario abrir al menos una entrada más y aumentar considerablemente el personal de control, pero también racionalizar el sistema de control para no perder tiempo y energía.

Desde este punto de vista, en nuestra opinión es completamente inútil obligar a los visitantes a hacer largas colas para entrar en el Foro Romano y en el Palatino: estos dos sitios nunca han tenido problemas de cuotas (no están “numéricamente restringidos” como el Coliseo) y ni siquiera son objeto de disputa. Es en el Coliseo donde hay que establecer controles de entradas nominativas. ¿Por qué complicarlo todo haciendo los controles también en los otros dos sitios?

En segundo lugar, claridad de cara al usuario. Actualmente, cuando uno compra una entrada no hay ninguna advertencia de que no se puede cambiar el nombre y de que si el nombre no coincide con el documento no se puede entrar. Esta es una información fundamental que el comprador tiene derecho a leer, antes de comprar; y debería estar claramente escrita, para evitar malentendidos y discusiones.

Incluso para los operadores, la situación actual se presta a la polémica y al descontento: mientras que las agencias acreditadas que compran en la plataforma reservada para ellas pueden cambiar los nombres hasta unos días antes, las que compran en la plataforma “pública” no pueden cambiarlos; se hacen excepciones previa petición, sin embargo, pero como si fuera una concesión, y en cualquier caso sólo por correo electrónico. No puede funcionar así: o se pueden cambiar o no. Y debe quedar claro oficialmente, para dar a todos la posibilidad de hacerlo, y no sólo a quienes lo saben de oídas.

La entrada nominativa sólo será ganadora si se encuentran entradas en temporada alta. Ahora no hay demanda. La prueba de fuego será la disponibilidad a partir del periodo de Semana Santa. Y desde ahora decimos que si la introducción de la entrada nominativa no produce resultados significativos en temporada alta, entonces será mejor suprimirla porque no tiene sentido asumir las desventajas de una norma si no trae también resultados positivos. La dirección del parque y el nuevo gestor disponen sólo de unos meses para reorganizar la recepción y los controles y también para mejorar el sistema de venta de indicativos. Todos esperamos que este enorme esfuerzo tenga éxito. Y reconocemos a la dirección del parque un gran valor por las decisiones que ha tomado, que serán visibles a partir de mayo, porque es mucho más fácil confiarlo todo a un concesionario y lavarse las manos. Controlar y dictar las normas indica la voluntad de una institución de recuperar el control de un bien público y actuar en interés de todos los visitantes posibles. Por parte de nosotros, operadores y profesionales, todos tenemos que aceptar la idea de renunciar a algo si queremos que las cosas vuelvan a ir bien.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.