Pensamiento museístico. Una definición del trabajo del pensador museístico


Los museos no suelen tener tiempo para pensar por sí mismos, pero en realidad lo necesitan desesperadamente. Para eso podría servir un "pensador de museos".

A principios de enero, mi amigo David Vuillaume, presidente de NEMO (Network of European Museum Organisations) publicó un enlace a un estudio sobre los profesionales de los museos publicado por la asociación alemana de museos. El estudio es muy útil para confirmar, una vez más, las formas y los medios por los que el sector museístico se ha expandido internacionalmente en la última década. Hace diez años, el ICOM enumeraba veinte profesiones museísticas reconocidas entonces como fundamentales en el panorama museístico. Y este informe menciona cincuenta y seis funciones. En resumen, la evolución que se ha producido es realmente impresionante. Todo ello antes de que la pandemia trastornara todo el sistema museístico mundial. En ese contexto que ahora parece tan lejano, la polémica del día se refería, por ejemplo, al puesto de “Jefe de Café” en la Tate, lo que sin duda ayuda mucho a demostrar que el cambio y el crecimiento no serán suaves y lineales. La Tate se apresuró a defender el puesto (y el sueldo) de su “Jefe de Café”. “Es injusto”, dijeron, “comparar al jefe de un departamento curatorial con un jefe de otro nivel. Todos los departamentos de la Tate desempeñan diversas funciones, con diferentes responsabilidades y sueldos, incluidas las funciones curatoriales. Valoramos a todo nuestro personal y nos esforzamos por pagarle adecuadamente por el trabajo que realiza en la Tate”. Estas declaraciones contribuyen a confirmar el equilibrio inestable entre las profesiones tradicionales y las nuevas en el sector museístico. Mientras tanto, a mediados de agosto, la Tate hizo público que despediría a 300 empleados de la red de servicios de restauración y librería que gestiona, con restaurantes y cafeterías en diversos puntos de Gran Bretaña.

Un detalle del Pensador de Auguste Rodin
Un detalle del Pensador de Auguste Rodin

Ciertamente, el reinicio no será fácil, aunque venga acompañado de la capacidad de replantear por completo el modelo museístico desde cero. Y ciertamente, el panorama museístico seguirá evolucionando quizás un poco más rápida e incisivamente, reaccionando a las necesidades financieras y económicas del momento, buscando relevancia y resiliencia para estar a la altura de los ideales que siempre han definido a la institución museística. Para este relanzamiento se necesitarán muchas funciones y competencias. Algunas quizá sigan sin definirse mientras la situación sigue evolucionando. Las nuevas competencias también pueden dar lugar a tensiones entre las profesiones museísticas tradicionales y las que aún están por desarrollar, aunque la necesidad de estas últimas debería ser reconocida por las instituciones con más visión de futuro y conocimientos.

El “pensador museístico” y sus competencias

Me gustaría añadir una función muy importante, que se ha convertido en una necesidad urgente para los museos de hoy en día. Yo definiría este trabajo como pensador museístico: creo que el panorama museístico actual necesita urgentemente uno. Sinceramente, los museos cuentan con pensadores entre sus filas, pero a menudo acaban empantanados en funciones institucionales que se consideran apremiantes y mucho más necesarias. De hecho, los museos no suelen tener tiempo para pensar en la actualidad y el futuro, y en cómo se debe pensar en la actualidad y el futuro al mismo tiempo. Esto conduce a menudo a situaciones de “copiar y pegar” en las que las ideas se generan más en respuesta a lo que parece funcionar en el ecosistema museístico que como resultado directo de la incubación y de un enfoque ascendente. De hecho, la innovación suele proceder de los márgenes del ecosistema museístico y no de las corrientes mayoritarias.

Las formalidades a menudo van en contra de la necesidad de ser flexible, pero a veces pueden ser prácticas y útiles... incluso cuando se trata de definir un papel abstracto y poco convencional como el del pensador museístico. Se nos ocurren al menos tres áreas en las que los pensadores museísticos pueden contribuir positivamente al crecimiento y desarrollo sostenibles del sector museístico.

Fotograma de la película Una noche en el museo (2006)
Fotograma de la película Una noche en el museo (2006)

1. Hacer pensar a los empleados de los museos

Hablemos de ello: muchos empleados de museos, especialmente si se trata de museos pequeños o medianos, no tienen tiempo para pensar en otra cosa que no sean sus necesidades y exigencias diarias. Con la pandemia de COVID-19 la situación es aún más crítica. Cuanto mayores sean los retos que se les ocurran a los pensadores de los museos, mejor podrá posicionarse el museo para abrazar el cambio, reconocer y abordar las nuevas tendencias, seguir siendo relevante y, sobre todo, permanecer centrado en los valores fundamentales que lo conforman y definen ante todo.

2. Leer los signos de los tiempos

Esta es una de las necesidades más acuciantes que afectan a los museos en el siglo XXI. Ciertamente, la relevancia no está congelada en el tiempo: una institución puede ser relevante y estar viva en el momento presente, pero puede volverse totalmente irrelevante dentro de un mes. La pandemia ha dado a esto una velocidad impensable.

Leer los signos de los tiempos requiere perspicacia, conocimiento y sensibilidad. Es algo que va más allá de la planificación estratégica y la programación pública y concierne a la capacidad de comprender, así como a las formas y medios por los que los museos pueden dar forma a su futuro. Los pensadores de museos trabajan mejor con museos con visión de futuro y motivados por el deseo de innovar, y que a menudo no son instituciones convencionales ni museos universales o internacionales.

3. ... y controlar la pertinencia

Las instituciones a menudo se basan en mecanismos de control interno para apoyar la resistencia y laresponsabilidad en sus modelos de gestión. Este es también el caso de los pensadores museísticos y los museos.

El proceso que subyace al pensamiento museístico debe ser constante y duradero. Debe profundizar en los engranajes básicos de la maquinaria museística para garantizar que la institución siga siendo relevante mediante el cambio continuo de prácticas excesivamente conservadoras en todos los niveles operativos. Al supervisar la capacidad de recuperación, los pens adores pueden estar mejor situados para identificar los riesgos del cambio y sus límites para mantenerlo constante.

Estos tres valores están inextricablemente unidos. Por lo tanto, podemos pensar realmente en una descripción global de estos tres trabajos que quizás se hayan subestimado o dejado de lado. En cualquier caso, pensar no significa procrastinar.

Por último, no oculto la toma de conciencia de la que fui consciente con esta versión italiana de mi artículo original escrito para El Museo Humanista a principios de enero. La pandemia hizo más necesario que nunca el cambio, acelerando el debate que ya existía. Los argumentos siguen siendo válidos hoy. La pandemia los ha hecho aún más válidos.

https://ars.electronica.art/error/en/think/


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.