¿Quién va a querer visitar un museo lleno de prohibiciones y obligaciones?


Los museos de Italia están a punto de reabrirse al público: ¿cuáles serán las recetas médicas a seguir? Una cosa es segura: tendrán que ser verdaderamente indispensables, pues de lo contrario se corre el riesgo de que un exceso de celo aleje al público y convierta el museo en un lugar repulsivo, lo contrario de lo que debería ser.

En un artículo de opinión que publicamos en el número de diciembre de nuestra revista impresa, la historiadora del arte Elizabeth Ann Macgregor, directora del Museo de Arte Contemporáneo de Sídney (Australia) y antigua directora del Comité Internacional de Museos de Arte Moderno y Contemporáneo (CIMAM), escribió que “los museos deben implicar a sus comunidades de todas las formas posibles, inspirando y provocando al mismo tiempo”, y que en el mundo actual los museos “tienen un papel cada vez más importante que desempeñar para unir a la gente, fomentar diferentes puntos de vista, crear espacios en los que los visitantes puedan aprender, dar al público la oportunidad de imaginar un futuro mejor para todos”. Probablemente nadie, hace tan sólo unos meses, hubiera imaginado la llegada de una pandemia que hiciera físicamente imposible esa unión deseada por Macgregor: en parte porque los museos tuvieron que cerrar durante más de dos meses, en parte por las condiciones en las que volverán a abrir.

Por lo tanto, es interesante evaluar las normas de reapertura sugeridas por el Comité Técnico Científico para hacernos una idea de cómo, en Italia, nos veremos obligados a visitar los museos en los próximos meses. Evidentemente, no se trata de normas ya escritas, sino de simples indicaciones generales que, según el propio Comité, deberán aplicarse según los principios de gradualidad y progresividad para comprender hasta qué punto son sostenibles (aunque, al introducir la lista, el Comité no habla de medidas que se recomiendan, sino que “deben identificarse”: ahora bien, un informe de un Comité Científico Técnico no tiene naturalmente ningún valor vinculante, pero dada la perentoriedad de la declaración será interesante ver cómo seguirán las disposiciones los museos). También es obvio que las normas variarán según el tipo de museo: no queremos creer que se adoptarán las mismas prescripciones para los Uffizi y para un museo provincial poco visitado, para un gran yacimiento arqueológico al aire libre y para un estrecho museo diocesano alojado en una rectoría. En los museos pequeños, la separación de los visitantes es prácticamente una condición de todo el año.

Un visitante en la Schirn Kunsthalle de Frankfurt (Alemania), que reabrió sus puertas la semana pasada.
Un visitante en la Schirn Kunsthalle de Frankfurt, Alemania, que reabrió sus puertas la semana pasada. Foto Alena Rahmer

Mientras tanto, hay que subrayar que las medidas preconizadas por el Comité Científico Técnico son de las más restrictivas de Europa: entre tanto, actualmente somos el único país en el que es obligatoria la combinación de “distancia de seguridad más máscara obligatoria”. En Alemania, Francia, Suiza y España, el uso de un dispositivo de protección facial sólo es obligatorio cuando no es posible respetar las medidas de distancia física (sobre las que, sin embargo, los distintos países discrepan evidentemente, ya que en Alemania la distancia de seguridad es de un metro y medio, en Francia e Italia de un metro, y en España y Suiza de dos metros): Se plantea, pues, la cuestión de por qué en Italia hay que andar enmascarado dentro de los museos (y, en general, en cualquier otro sitio) aunque sea posible respetar la distancia antivirus oficial, pero dado que a estas alturas las máscaras las lleva la mayoría de la gente incluso cuando es completamente innecesario (ya no se puede contar el número de personas que las llevan sólo al aire libre, y la curva de los alguaciles sociales que no dejan de ponernos al día sobre la tendencia de la cantidad de “gente que sale a la calle sin máscara” y piden el consiguiente despliegue de patrullas no deja de aumentar), me temo que tendremos que acostumbrarnos.

La creación de rutas unidireccionales también corre el riesgo de convertirse en nuestra especialidad: hasta ahora, el único país que ha pensado en ello es España, ya que esta precaución fue sugerida inicialmente por las autoridades sanitarias, pero no entró en las medidas oficiales para museos elaboradas por el Ministerio de Sanidad. El itinerario único podría tener una utilidad remota en museos muy frecuentados, pero dado que se prevén descensos en el número de visitantes (sobre todo en los institutos más populares para el turismo), así como cupos de visitas, cabe preguntarse si realmente tiene sentido impedir que los visitantes deambulen por las salas a su antojo, con plena opción de volverse cuando quieran, o de seguir un itinerario libremente según sus propios intereses. Ni siquiera los supermercados han llegado tan lejos, y sin embargo son lugares mucho más frecuentados que los museos, y todavía no hay noticias de que hayan estallado bombas epidemiológicas en el interior de una Esselunga. Si, por tanto, la calle de sentido único será una calle de sentido único, tendremos que confiar en la misericordia de los guardias de seguridad.

De momento, el Comité Científico Técnico aún no se ha pronunciado sobre la cuestión de las visitas guiadas y las actividades educativas: esperemos que no decidan seguir el modelo español, que ha previsto la suspensión total de este tipo de experiencias. Supondría derribar dos pilares que están en la base de cualquier museo, suspender un servicio público del máximo valor, y anular una de sus principales funciones, la educativa, reconocida como una de las tres finalidades principales del museo incluso por la actual definición del ICOM: evidentemente, quienes en España pensaron en una medida así no están muy familiarizados con los museos, y si sólo van a ser lugares de paseo donde todo el mundo está obligado a mantenerse a dos metros de distancia de los demás, mejor que los mantengan cerrados. Mejor en Francia, donde se permiten las visitas guiadas y las actividades educativas siempre que se respete la distancia de seguridad.

Pero incluso en Italia ya hay quien ha demostrado ser más realista que el Rey: por ejemplo, en Pompeya, un enorme yacimiento donde la entrada escalonada minimizaría el riesgo de contacto, se presentó a finales de abril un plan que prevé el uso de apps, pulseras electrónicas y drones para evitar comportamientos indebidos. Pero si para visitar un parque arqueológico hay que estar vigilado como un preso en libertad condicional, es de suponer que muchos desistirán. Silvia Mazza escribía ayer sobre esto en La Sicilia, recordando cómo el “disfrute” es también uno de los principales propósitos de la visita a un museo según la definición del ICOM: y así “el verdadero reto”, observaba acertadamente Silvia Mazza, “será disfrazar las medidas de seguridad para garantizar que el visitante se queda con el ”disfrute“”. Quien decida cómo redactar y aplicar las normas tendrá que conservar algún atisbo de lucidez, y por tanto tendrá que preguntarse si, después de más de dos meses de segregación forzosa, después de un periodo durante el cual a uno se le miraba con recelo (cuando no se le apostrofaba) incluso si salía a pasear o a correr al aire libre, después de campañas mediáticas que exacerbaron los ánimos en lugar de calmarlos, los italianos querrán realmente hacer cola, que les impongan un límite de tiempo para visitar un museo, que les obliguen a atravesar las salas por un recorrido forzado de sentido único, que les vendan los ojos incluso a una distancia prudencial y que les sometan a una vigilancia constante durante una actividad que, en teoría, debería ser agradable, o si preferirán evitar por completo los museos y darse en cambio un baño más libre en el mar o un paseo menos molesto por la montaña. Aunque sólo sea para ejercer un poco más de esa humanidad que, en un contexto de libertad de visita sacrificada casi por completo en nombre del securitarismo sanitario, se nos negaría casi por completo.

Ciertamente, se podría objetar diciendo que estas medidas sólo se mantendrán el tiempo que sea necesario: pero se podría replicar diciendo que, por breve que sea esta fase, los excesos de celo no harían más que perjudicar, sobre todo si son fruto de un cientifismo ciego que no tiene en cuenta las razones de quienes frecuentan y conocen bien los museos, al menos para darse cuenta, por ejemplo, de que no tiene mucho sentido establecer normas en función del número absoluto de visitantes y que sería más razonable, si cabe, dividir los museos en función de la relación entre visitantes y superficie (un caso banal: los 445.000 visitantes anuales del Cenáculo Vinciano no equivalen a los 443.000 del Parque Arqueológico de Paestum). El peligro más evidente es, entretanto, el de transformar la visita al museo en un tour de force en el que no se puede interactuar porque hay que mantenerse a distancia y amordazar, en el que se vigila a la vista, en el que no se es libre de elegir el propio itinerario de visita, en el que es imposible disponer de una visita guiada. El museo, en esencia, podría convertirse en un lugar repulsivo: exactamente lo contrario de lo que debería ser, a pesar de las intenciones de implicación de la comunidad, inspiración, provocación, fomento de la diversidad de puntos de vista, aprendizaje y oportunidades mencionadas al principio. Y luego está el riesgo de alterar profundamente el papel del museo en relación con el público, que de institución al servicio de la sociedad, de lugar de estudio, de formación, de crecimiento y de progreso, de espacio de intercambio y de comparación con los demás, se convierte en una especie de triste tiovivo en el que puede deslizarse, según horarios predeterminados, un público formado por consumidores y no por visitantes.

Si esto es lo que nos espera en las próximas semanas (o incluso meses), permítanos plantear algunas dudas. Muchos empiezan ya a hablar de una “nueva normalidad”, refiriéndose a los trastornos que alterarán nuestras vidas durante algún tiempo. Tengamos al menos la decencia de evitar hablar de “normalidad”, porque no tiene nada de normal.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.