Sobre el veredicto de Bristol, cambiar la historia de los monumentos públicos


Los cuatro acusados por la demolición del monumento a Edward Colston en Bristol fueron declarados inocentes. He aquí por qué este veredicto cambia la historia de los monumentos públicos.

“Hicieron falta 16 ciudadanos corrientes de Bristol -4 sospechosos inocentes y 12 miembros del jurado- para poner fin a un siglo de intransigencia y retrasos a manos de una secuencia de ayuntamientos, alcaldes electos y la Sociedad de Comerciantes. Ningún monumento a los crímenes contra la humanidad”. Probablemente el tuit con el que Massive Attack, la internacionalmente conocida banda de Bristol, celebra el fin del juicio a los ’4 de Colston’, sea la síntesis perfecta de la sensación de alivio que la inmensa mayoría de la ciudad percibió ante la lectura del veredicto que el pasado 5 de enero, yendo decisivamente en contra de los casos anteriores (la ley inglesa prevé hasta 10 años de cárcel para quienes derriben o dañen monumentos), absolvía a los cuatro acusados de derribar y arrastrar al mar la estatua de Edward Colston el 7 de junio de 2020.

Este veredicto llegó al final de un juicio un tanto surrealista, que yo había resumido aquí, en el que la línea de defensa era impugnar a la administración de la ciudad (que de hecho se defendió, tras el veredicto, de las acusaciones de falta de compromiso). Administración que durante décadas había “decidido no decidir” sobre la estatua y las diversas dedicatorias a Edward Colston, impugnadas por una parte creciente de la ciudadanía: como se explica en otro lugar, no un traficante de esclavos, sino uno de los creadores del comercio transatlántico que construyó su fortuna con el tráfico de esclavos, para ser convertido en una especie de santo laico por la Sociedad de Comerciantes de Bristol a finales del siglo XIX, tras la abolición de la esclavitud. Un proceso en el que poco a poco se fueron elevando los tonos, en el que dejar la estatua en la plaza durante tanto tiempo (que, recuerdo, describía al comerciante como “uno de los hijos más sabios y virtuosos de la ciudad de Bristol”) fue calificado de ’delito de odio’, en el que Colston fue llamado ’puto racista’, y en el que el acusado reivindicó el gesto (’un acto de amor a la ciudad de Bristol’) como no violento, necesario y apoyado por la gente.

Momento en que la estatua de Edward Colston es arrojada a las aguas del puerto de Bristol.
El momento en que la estatua de Edward Colston es arrojada a las aguas del puerto de Bristol
Júbilo en Colston 4 tras la absolución
El júbilo de los “4 de Colston” tras la absolución

El veredicto llegó por votación de un jurado popular (los 12 miembros del jurado no debían tener relación alguna con los sospechosos), no por unanimidad sino por una mayoría de 11 a 1, casi como para ilustrar cómo un veredicto así no puede dejar de ser divisivo. Un veredicto que probablemente sólo podría emitir un jurado popular compuesto por habitantes de Bristol, dada la exasperación de la ciudad con esa estatua y esa celebración pública del carácter. Pero es un veredicto que corre el riesgo de tener, no hace falta negarlo, repercusiones incluso peligrosas fuera de la ciudad. En el Reino Unido, donde los veredictos de los juicios “hacen la ley”, ya se habla de ello: ¿ha cambiado el veredicto la ley? Por ahora es difícil saberlo, las condiciones de Bristol y esa única estatua son tan singulares que no cabe imaginar ningún “permiso para sacrificar” por parte de los tribunales ingleses. Pero la BBC ya habla de un“hito” en la historia de la esclavitud británica, y los periódicos y los políticos, cada uno según su sensibilidad, hacen sonar las alarmas o plantean preguntas.

Cuatro personas que trajeron deliberadamente una cuerda, decidieron (en medio de una multitud que la vitoreaba) atarla alrededor de un bien cultural de propiedad pública y luego decidieron hacerla rodar hasta el puerto deportivo cercano "para que a nadie se le ocurriera volver a colocarla en el zócalo fueron absueltos porque, como diríamos en italiano, el hecho no constituye delito, o como explicaron los abogados, porque según el jurado, “una condena por la retirada de esta estatua, que glorificaba a un traficante de esclavos implicado en la esclavitud de más de 84.000 hombres, mujeres y niños negros, no habría sido proporcionada”. Como resume el historiador David Olusoga, “un jurado británico llegó a la conclusión de que el mayor daño era que la estatua de un asesino de masas pudiera permanecer en la plaza pública durante 125 años, no que fuera retirada en el verano de 2020”. La importancia histórica es evidente, pero también lo es el riesgo de emulación: ¿dónde se pone el límite? ¿Cuántos cientos de personas debe haber tirando de esa cuerda para que no sea un delito? ¿Cuántas décadas de peticiones ignoradas? ¿Cuántos títulos impugnados? Por ahora se desconoce, y aunque los medios de comunicación parecen menos alarmados ahora que en junio de 2020 (es mucho más fácil impugnar a una multitud que parece irracional y enfurecida, que impugnar a un tribunal que tras un largo juicio determina que esa misma multitud no estaba ni irracional ni enfurecida, sino simplemente exasperada), hay varias estatuas en el Reino Unido que están temblando, empezando por la de Cecil Rhodes en Oxford.

Derecho británico aparte, si tras la demolición de la estatua en toda Europa se temía un “efecto dominó”, que de hecho no se produjo, la sentencia abre una reflexión sobre la relación, en las democracias de Europa Occidental, entre la comunidad y los monumentos públicos. ¿Hasta qué punto se puede imponer una estatua, o un monumento, a una comunidad si ésta lo rechaza? En Italia no hay casos extremos como el de Bristol, pero sí protestas continuas contra monumentos, por ejemplo contra el de Indro Montanelli en Milán o contra la Violata en Ancona, monumentos inmediatamente rechazados por la comunidad pero defendidos por las administraciones. No hay respuesta a esta cuestión, y es poco probable que el Derecho europeo, que no actúa por jurado popular, vea desavenencias similares a la de Bristol. Pero desde hace dos años el problema se plantea cada vez con más fuerza, como demuestra el reciente caso de Padua, donde incluso una ausencia ha desatado un encendido debate en defensa de lo existente.

Tras su absolución, los cuatro acusados de Bristol quisieron señalar en un comunicado oficial que “en el tiempo que ha tardado este juicio en llegar a los tribunales, las instituciones que defendieron formalmente a Colston se han disculpado por hacerlo, los lugares, escuelas y sitios asociados a él han cambiado de nombre y la opinión pública ha seguido adelante”. La historia ha justificado el sacrificio. Ahora nos toca a todos enfrentarnos al legado de la esclavitud y al racismo sistémico que nos ha dejado. No se trata de una cultura del borrado, sino de un impulso para afrontar de verdad el pasado que con demasiada frecuencia nos gusta ver cristalizado y acrítico en nuestras calles. Y es poco probable que, después de este proceso, el impulso se detenga. Lo cual es un problema, un riesgo, pero es necesario abordarlo en toda su complejidad.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.