Treviso, cómo es la exposición sobre Paris Bordon: una exposición para todos sobre un grande del Renacimiento


Reseña de la exposición "Paris Bordon. Pittore divino', comisariada por Simone Facchinetti y Arturo Galansino (en Treviso, Museo di Santa Caterina, del 15 de septiembre de 2022 al 15 de enero de 2023).

Como conclusión a su ensayo publicado en el catálogo de la gran exposición Paris Bordon. Pittore divino, instalada en el Museo di Santa Caterina de Treviso hasta el 15 de enero de 2023, los comisarios Simone Facchinetti, investigador de la Universidad de Salento, y Arturo Galansino, director de la Fondazione Palazzo Strozzi de Florencia, subrayan que, desde su punto de vista, "no era necesario dar a París una nueva posición en el Renacimiento veneciano, por la sencilla razón de que ya la ocupaba por derecho". Y precisan en el mismo ensayo que la exposición actual sigue la estela de las iniciativas que la ciudad natal de Paris Bordon (Treviso, 1500 - Venecia, 1571) apoyó para celebrar a su pintor más ilustre, a quien el historiador veneciano Marco Boschini llamó “Divin Pitor” (de ahí el título de la actual retrospectiva): En 1900, con motivo del cuarto centenario del nacimiento de Bordon, Luigi Bailo y Gerolamo Biscaro iniciaron una minuciosa investigación y una serie de estudios con el fin de aportar el mayor número posible de datos sobre la vida del pintor; a ello siguieron, en 1984, una exposición monográfica en el Palazzo dei Trecento y, al año siguiente, un congreso internacional con los mismos objetivos. La actual exposición monográfica pretende ser, pues, una “exposición destinada a un público amplio”, a la que se añade un “catálogo especialmente redactado en formas sencillas”, como indican explícitamente los comisarios, y compuesto por “obras de Paris Bordon cuidadosamente seleccionadas” procedentes de los principales museos europeos.

Un objetivo loable el de los comisarios, que han seguido como principio básico el de una exposición para todos, narrada tanto en los espacios expositivos como en el catálogo de forma comprensible y apta para el gran público, con el fin de hacer comprender la variedad y la extraordinaria calidad de la producción del artista. No es sólo una exposición para entendidos y estudiosos, sino unaexposición popular: De hecho, la exposición está dividida en secciones, ocho para ser exactos, que acompañan al visitante a través de la producción de Paris Bordon, desde sus inicios en el taller veneciano de Tiziano (Bordon fue de hecho uno de sus mayores alumnos) hasta los géneros y temas que abordó, como retratos, cuadros para la devoción privada y grandes retablos para la devoción pública, pero también dedicó gran atención a temas como la mitología y eleros. El público tiene aquí la oportunidad de conocer el arte de Bordón en sus diferentes vertientes, ya que la mayor exposición monográfica jamás celebrada en Italia dedicada al pintor de Treviso, como ha sido bautizada, ofrece la oportunidad de ver de cerca hasta treinta y cinco de sus obras , entre pinturas y dibujos, procedentes de los más museos más importantes del mundo, como la Alte Pinakothek de Múnich, el Louvre, la National Gallery de Londres, el Kunsthistorisches Museum de Viena, el Muzeum Narodowe de Varsovia, el Ashmolean Museum de Oxford, el Musée des Beaux - Arts de Caen en lo que respecta al extranjero y las Galerías Uffizi, la Galería Doria Pamphilj de Roma, la Pinacoteca Nazionale de Siena, los Musei di Strada Nuova de Génova, la Ca’ d’Oro de Venecia, la Accademia Carrara de Bérgamo, la Pinacoteca “Corrado Giaquinto” de Bari y los Museos Vaticanos. Una inmersión total en el arte de Paris Bordon que marca verdaderamente la pauta entre las iniciativas destinadas a conocer al pintor a lo largo de las décadas.

Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Esquema de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon
Montaje de la exposición Paris Bordon. Divino pintor. Foto de Luca Zanon

Comenzamos con una selección de cuadros de la tercera década del siglo XVI, entre 1518 y 1530, donde reconocemos la fuerte influencia de Tiziano, en cuyo taller veneciano se formó Paris. No conocemos obras anteriores a esta década, por lo que sus primeros cuadros datan de cuando ya había abandonado el taller de Tiziano: el 21 de junio de 1518, Bordon aparece de hecho documentado como “pictor habitator in Venetiis in contrada Sancti Iuliani”, por tanto ya autónomo. Las obras expuestas son, pues, la obra de un pintor ya formado, pero la herencia de Tiziano es claramente visible, sobre todo en ladisposición horizontal de la Sagrada Familia en el cuadro de la Galería Doria Pamphilj de Roma, que puede compararse en composición a la Sagrada Familia con pastor de Tiziano de la National Gallery de Londres, no expuesta. Más desenfadados y con un intento de emancipación del entorno de Tiziano son en cambio los paneles de Glasgow, en los que se vislumbra un atisbo de Jacopo Palma el Viejo. Uno de ellos, La Virgen con el Niño, los santos Jerónimo y Antonio Abad y un adorador, figura entre los primeros cuadros en los que Paris se firma a sí mismo Paris Bordon Tarvisinus, subrayando su origen.

Sigue una sección dedicada a la fortuna crítica de Bordon, empezando por Pietro Aretino , que escribió una carta en diciembre de 1548 comparándolo con Rafael, y continuando con Vasari , que en sus Vidas de 1568 trazó una especie de descripción de Bordon como continuación de la vida de Tiziano, señalándolo como su único digno heredero. La descripción es el resultado de un encuentro entre Vasari y Bordon en la casa de este último en la contrada veneciana de San Marcillian en mayo de 1566. Lo describe como un hombre pacífico y sencillo, alejado de intrigas; un hombre que llevaba una vida retirada, “huyendo de la competencia y de ciertas vanas ambiciones”, y un “excelente músico”. Casi un siglo después de las Vidas, fue la obra Maraviglie dell ’arte, de Carlo Ridolfi, en 1648, la que describió al pintor: le dedicó un perfil entero, retomando la información de Vasari y considerándolo el líder de un conjunto desigual de pintores originarios o activos en Treviso. A principios del siglo XIX, el abate Luigi Lanzi lo describe en el tercer volumen de su Storia pittorica como un hombre de ingenio y un pintor de gran originalidad, alumno de Tiziano durante un breve periodo y luego ferviente imitador de Giorgione. La atención de Giovan Battista Cavalcaselle se muestra en cambio a través de una serie de dibujos acompañados de anotaciones de algunos cuadros famosos de Bordon, como el Pala Manfron de la Galleria dell’Accademia de Lovere. Por último, en 1900, en el cuarto centenario del nacimiento del pintor, los ya citados Luigi Bailo y Gerolamo Biscaro publicaron la primera monografía moderna dedicada a él.

La exposición continúa con los retratos, un género muy popular en la Venecia del siglo XVI, en el que Paris Bordon era muy hábil. Aquí se exponen retratos de siete personajes, la mayoría de cuyas identidades se desconocen. Entre los cinco hombres retratados, destaca el Retrato de caballero de la Alte Pinakothek de Múnich, el más antiguo pintado por el pintor, fechado en 1523. El Retrato recuerda a los de Giorgione caracterizados por un velo de melancolía y una fuerte intensidad psicológica, como el Retrato Giustiniani de la Gemäldegalerie de Berlín. De hecho, parece que unos diez años después de la muerte de Giorgione a causa de la peste en 1510, Bordon “se propuso [...] querer seguir la manera en todos los sentidos”, como afirma Vasari. Más orgullosos, sin embargo, son los retratos de Nikolaus Körbler, un mercader que se convirtió en noble a instancias de Carlos V, el llamado Attaccabrighe y Thomas Stahel, un comerciante de Augsburgo que desempeñó un importante papel en la ciudad. Este último se identifica por las iniciales T.S. y el escudo familiar en la columna, mientras que el nombre del comerciante de Augsburgo Hieronymus Kraffter aparece en la carta que sostiene. El Caballero del Palacio Rojo también sostiene una carta: en este cuadro vemos dos momentos consecutivos al mismo tiempo. El noble caballero del primer plano, con las mangas de un rojo chillón, sostiene la carta, que más tarde recibe de un criado, como puede verse en la escena de la izquierda, detrás de él. Con una composición similar, la joven de la National Gallery también espera noticias del hombre que se ve entre los elementos arquitectónicos del fondo. Lujosamente vestida y adornada con joyas y perlas en el pelo, lo único que sabemos de la joven es su edad: en efecto, en la base de la columna está escrito “Aetatis suae / Ann. XVIIII”. Ambas pinturas podrían referirse a relaciones amorosas, ya que el vestido rojo solía llevarse en las bodas. Sin embargo, si la Joven de la National Gallery de Londres tiene rasgos más reales, la Joven del Kunsthistorisches Museum es más idealizada. En un ambiente doméstico, la joven es representada con mirada huidiza, piel etérea y larga cabellera rubia, entre la que desliza los dedos de la mano izquierda, mientras que con la derecha sostiene abierta una cajita de madera.

Paris Bordon, Sagrada Familia con santa Catalina de Alejandría y un adorador (c. 1518-1520; óleo sobre tabla, 84 x 115,5 cm; Roma, Galería Doria Pamphilj)
Paris Bordon, Sagrada Familia con Santa Catalina de Alejandría y una devota (c. 1518-1520; óleo sobre tabla, 84 x 115,5 cm; Roma, Galería Doria Pamphilj)
Paris Bordon, Virgen con el Niño, santos Jerónimo y Antonio Abad y un adorador (c. 1525; óleo sobre tabla, 61 × 82,9 cm; Glasgow, Kelvingrove Art Gallery and Museum)
Paris Bordon, Virgen con el Niño y los santos Jerónimo y Antonio Abad y un devoto (c. 1525; óleo sobre tabla, 61 × 82,9 cm; Glasgow, Kelvingrove Art Gallery and Museum)
Paris Bordon, Retrato de caballero (1523; óleo sobre lienzo, 77,8 x 66 cm; Múnich, Bayerische Staatsgemäldesammlungen - Alte Pinakothek)
Paris Bordon, Retrato de caballero (1523; óleo sobre lienzo, 77,8 × 66 cm; Múnich, Bayerische Staatsgemäldesammlungen - Alte Pinakothek)
Paris Bordon, Retrato de Nicolaus Körbler (1532; óleo sobre lienzo, 99,7 x 77,5 cm, Viena, Colección Liechtenstein)
Paris Bordon, Retrato de Nicolaus Körbler (1532; óleo sobre lienzo, 99,7 × 77,5 cm; Viena, Colección Liechtenstein)
Paris Bordon, Retrato de un caballero llamado El pendenciero (1533; óleo sobre lienzo, 98,2 x 84,3 cm, Viena, Colección Liechtenstein)
Paris Bordon, Retrato de un caballero llamado El pendenciero (1533; óleo sobre lienzo, 98,2 x 84,3 cm, Viena, Colección Liechtenstein)
Paris Bordon, Retrato de Thomas Stahel (1540; óleo sobre lienzo, 107 × 86 cm; París, Musée du Louvre, Département des Peintures)
Paris Bordon, Retrato de Thomas Stahel (1540; óleo sobre lienzo, 107 × 86 cm; París, Musée du Louvre, Département des Peintures)
Paris Bordon, Retrato de caballero (c. 1540-1545; óleo sobre lienzo, 110 x 83 cm; Génova, Museos Strada Nuova - Palazzo Rosso)
Paris Bordon, Retrato de caballero (c. 1540-1545; óleo sobre lienzo, 110 × 83 cm; Génova, Musei di Strada Nuova - Palazzo Rosso)
Paris Bordon, Retrato de una joven (c. 1540-1545; óleo sobre lienzo, 100,9 x 82,5 cm; Londres, The National Gallery)
Paris Bordon, Retrato de una joven (c. 1540-1545; óleo sobre lienzo, 100,9 x 82,5 cm; Londres, The National Gallery)

Las dos secciones siguientes están estrechamente vinculadas porque los cuadros de temas mitológicos de Paris Bordon representan a menudo personajes muy sensuales, especialmente figuras femeninas. Ejemplos de ello son la Venus y Cupido de Varsovia y la de la Ca’ d’Oro de Venecia: la primera se acerca a las Venus de Palma el Viejo, la segunda a las de Giorgione y Tiziano. El de la bella joven doncella tumbada sobre un paño y completamente desnuda en un paisaje boscoso mientras su hijito Cupido se acerca a ella es, sin embargo, uno de los temas profanos más difundidos en el arte veneciano del siglo XVI. Las sensuales figuras femeninas de Bordon, caracterizadas por una tez nacarada, largos cabellos leonados y suaves telas irisadas, dejan los pechos al descubierto: Vasari menciona en sus Vidas un cuadro “de una mujer lasciva” enviado por Bordon a Ottaviano Grimaldi. Aunque no sabemos a qué cuadro se refería Vasari, se trata sin duda de una obra parecida al Retrato de una joven de una colección privada expuesto en la exposición.

Ocasionalmente se pintaban retratos más o menos marcadamente lascivos en contextos matrimoniales, como el de la mujer disfrazada de Flora, símbolo de la fertilidad y de la armonía conyugal, en el que la joven vestida pero con un pecho descubierto gira ligeramente el torso y levanta el brazo para coger rosas y luego las deposita en una solapa de su vestido que sostiene con la otra mano. Aún más explícitamente vinculado al tema nupcial es el bello cuadro que representa a Marte, Venus y Cupido coronados por Himeneo, obra maestra del Kunsthistorisches Museum de Viena, rico en elementos amorosos y eróticos. En el centro de la escena, Venus, con los pechos completamente al descubierto, es abrazada tiernamente por Marte, con armadura; ambos se cogen de la mano mientras son coronados por el patrón del rito nupcial Himeneo con coronas de rosas (gesto que también realiza el Cupido de la Pareja de enamorados de la National Gallery de Londres) y Cupido, tras abandonar su carcaj y su arco, vierte un cesto de rosas sobre el vientre de Venus. Con la mano derecha, la diosa ofrece flores de rosa a Marte, que está a punto de arrancar, y con la izquierda arranca un membrillo del árbol, símbolo del amor y la fertilidad. Un estudio reciente, que comenzó con la reconstrucción de la colección de Jeremias Staininger, considera que este gran cuadro forma parte del ciclo de tema profano realizado para Christoph Fugger, mecenas de Augsburgo. Los Staininger eran originarios de Augsburgo y entre sus cuadros figuran seis de Paris Bordon, algunos de los cuales se conservan hoy en el Kunsthistorisches Museum y coinciden tanto en temática como en formato con los del ciclo pictórico.

Paris Bordon, Venus y Cupido (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 93,7 x 143,3 cm; Varsovia, Muzeum Narodowe)
Paris Bordon, Venus y Cupido (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 93,7 x 143,3 cm; Varsovia, Muzeum Narodowe)
Paris Bordon, Venus y Cupido (c. 1550-1555; óleo sobre lienzo, 82 x 137 cm; Venecia, Galería Giorgio Franchetti en Ca' d'Oro)
Paris Bordon, Venus y Cupido (c. 1550-1555; óleo sobre lienzo, 82 x 137 cm; Venecia, Galleria Giorgio Franchetti at Ca’ d’Oro)
Paris Bordon, Retrato de una joven (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 106,8 x 82,5 cm; Colección particular). Cortesía de la Galerie Canesso
Paris Bordon, Retrato de una joven (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 106,8 x 82,5 cm; Colección particular). Cortesía de la Galerie Canesso
Paris Bordon, Marte, Venus y Cupido coronados por Himeneo (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 109 × 176 cm; Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie)
Paris Bordon, Marte, Venus y Cupido coronados por Himeneo (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 109 × 176 cm; Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie)
Paris Bordon, Pareja de enamorados (c. 1555-1560; óleo sobre lienzo, 139,1 x 122 cm; Londres, The National Gallery)
Paris Bordon, Pareja de enamorados (c. 1555-1560; óleo sobre lienzo, 139,1 × 122 cm; Londres, The National Gallery)

En la exposición también se pueden admirar algunos de los dibujos del artista que dan una idea del cuidadoso estudio que hay detrás de cada imagen de sus cuadros. Tradicionalmente, el arte veneciano está poco vinculado al dibujo, a diferencia del florentino, mientras que está muy ligado al color: en cambio, ha llegado hasta nosotros un notable corpus gráfico de la obra de Paris Bordon; se trata de estudios de una anatomía o de una pose, estudios concentrados en una sola figura. Los dibujos expuestos proceden del Louvre y del Departamento de Grabados y Dibujos de los Uffizi , y destacan, además del Estudio para un desnudo, posiblemente atribuible a Cristo en el limbo (cuyo original se ha perdido, pero del que se conserva una copia en una colección privada), el estudio preparatorio para la Virgen de laAnunciación del Musée des Beaux-Arts de Caen, expuesto al final de la exposición, y el estudio preparatorio para una Betsabé en las Termas, tema frecuente en la producción pictórica de Bordon, como atestigua el cuadro expuesto en elAshmolean Museum de Oxford en la sección sobre Eros.

Acercándonos a la conclusión de la exposición monográfica, el visitante se enfrenta a obras devocionales, tanto privadas como públicas: las primeras representadas por los dos ejemplares del Cristo Redentor de la Academia Carrara de Bérgamo y del MAR de Rávena, iconografía muy recurrente en la producción de Bordon; las segundas representadas principalmente por importantes retablos, como el Pala Tanzi y el Pala Manfron. El Retablo Tanzi, que representa a la Virgen con el Niño entronizado entre los santos Enrique de Upsala y Antonio de Padua, se encuentra actualmente en la Pinacoteca “Corrado Giaquinto” de Bari , pero procede de la capilla de la familia de Enrico Tanzi, cónsul general de los milaneses y lombardos residentes en el reino de Nápoles, en la catedral de San Sabino de Bari; el Pala Manfron, que representa a la Virgen con el Niño entronizado entre San Jorge y San Cristóbal (este último visiblemente similar al San Cristóbal de Tiziano del Palacio Ducal veneciano) y que se conserva en Lovere desde 1827, es una obra maestra de juventud del artista realizada tras la muerte del condottiere Giulio Manfron, asesinado a la edad de treinta y cinco años en 1526 durante el asedio de Cremona. Los encargos obtenidos por el pintor en Venecia le llevaron a otros lugares de la península ya en la década de 1520, como el que recibió en Noale para pintar uno de sus cuadros más monumentales, San Jorge matando al dragón para la iglesia de San Giorgio en Noale a instancias del jurista Alvise Campagnari. Aquí se representa al santo con su reluciente armadura mientras, montado en su caballo, ya ha atravesado al dragón, que ya está en el suelo para recibir el último golpe mortal, y junto a él está el cuerpo mutilado de un joven. La princesa observa la escena a través de la espesura, mientras un grupo de curiosos trepa o se asoma desde un edificio del gótico tardío para contemplar la lucha. Este imponente y monumental cuadro, restaurado para la ocasión y conservado en la Pinacoteca Vaticana, cierra la exposición, junto con laAnunciación de Caen, ambientada en un evocador marco arquitectónico que recuerda las antiguas estructuras de Serlio y que data aproximadamente de 1545 a 1550.

Paris Bordon, Cristo Redentor (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 88 x 70 cm; Bérgamo, Accademia Carrara)
Paris Bordon, Cristo Redentor (c. 1540-1550; óleo sobre lienzo, 88 x 70 cm; Bérgamo, Accademia Carrara)
Paris Bordon, Virgen con el Niño entronizado entre los santos Enrique de Upsala y Antonio de Padua (Pala Tanzi) (c. 1536-1537; óleo sobre lienzo, 190 x 114 cm; Bari, Pinacoteca Metropolitana di Bari 'Corrado Giaquinto')
Paris Bordon, Virgen con el Niño entronizado entre los santos Enrique de Upsala y Antonio de Padua (Pala Tanzi) (c. 1536-1537; óleo sobre lienzo, 190 x 114 cm; Bari, Pinacoteca Metropolitana di Bari ’Corrado Giaquinto’)
Paris Bordon, Virgen con el Niño entronizado entre los santos Jorge y Cristóbal (Pala Manfron) (1526-1527; ca., óleo sobre lienzo, 218 x 156,6 cm; Lovere, Galleria dell'Accademia Tadini)
Paris Bordon, Virgen con el Niño entronizado entre los santos Jorge y Cristóbal (Pala Manfron ) (1526-1527; aprox.; óleo sobre lienzo, 218 x 156,6 cm; Lovere, Galleria dell’Accademia Tadini)
Paris Bordon, San Jorge mata al dragón (1525-1526; óleo sobre tabla, 292 × 194 cm; Ciudad del Vaticano, Museos Vaticanos, Pinacoteca Vaticana)
Paris Bordon, San Jorge mata al dragón (1525-1526; óleo sobre tabla, 292 × 194 cm; Ciudad del Vaticano, Museos Vaticanos, Pinacoteca Vaticana)
Paris Bordon, Anunciación (c. 1545-1550; óleo sobre lienzo, 102 x 196 cm; Caen, Museo de Bellas Artes)
París Bordon, Anunciación (c. 1545-1550; óleo sobre lienzo, 102 × 196 cm; Caen, Musée des Beaux-Arts)
Paris Bordon, Betsabé en su baño (c. 1530-1540; óleo sobre lienzo, 57 x 39 cm; Oxford, The Ashmolean Museum)
París Bordon, Betsabé en su baño (c. 1530-1540; óleo sobre lienzo, 57 x 39 cm; Oxford, The Ashmolean Museum)

El itinerario no sigue un hilo cronológico, sino que procede como se ha dicho por temas y géneros a través de los momentos significativos de la producción del pintor, que también le llevaron fuera de su territorio. Y dada la necesidad de aportar a la exposición una selección de obras de Paris Bordon, se propone un amplio itinerario para completarla, comisariado por Fabrizio Malachin , director de los Museos Cívicos de Treviso, para descubrir las obras maestras del artista que se encuentran en la zona de Treviso y del Véneto, empezando por las colecciones permanentes del Museo di Santa Caterina, que albergan varios de sus cuadros, entre ellos el monumental Paraíso, y siguiendo por la Catedral y las calles de la ciudad y hasta las Galerías de la Academia de Venecia, donde se puede admirar la Consegna dell’anello al doge, obra maestra de la que el Museo di Santa Caterina posee una copia a pequeña escala. La exposición carece de obras de contexto, pero se puede colmar la laguna visitando primero la planta superior del museo para familiarizarse con el entorno en el que vivió y trabajó Bordon, y después visitando la zona, ya que la exposición está indisolublemente ligada al área geográfica que la acoge.

Casi cuarenta años después de la primera exposición monográfica de Treviso, Paris Bordon. Il Pittore divino (El pintor div ino) se inscribe, por tanto, en la historia de las iniciativas, tanto de divulgación como de rigor, destinadas a dar a conocer el arte del ilustre alumno de Tiziano, que supo abrirse camino hasta convertirse en uno de los más grandes artistas del Véneto del siglo XVI.


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.