Florencia, inicio de la restauración de la Capilla Brancacci. Los frescos se pueden ver en los andamios


En Florencia, ha comenzado la restauración de la Capilla Brancacci, pero no estará cerrada: será posible ver de cerca por primera vez los frescos fundamentales de Masaccio y Masolino, subiendo a los andamios.

La restauración de la Capilla Brancacci de Florencia, anunciada hace un año, ha comenzado. La Capilla, que alberga los frescos fundamentales de Masaccio y Masolino da Panicale, entre los puntos de partida del Renacimiento, así como los de Filippino Lippi, que terminó la obra dejada inacabada por sus dos predecesores, se encuentra en el interior de la iglesia del Carmine y forma parte de los museos cívicos florentinos. Será restaurado, pero no permanecerá cerrado: a partir de febrero, de hecho, el público, tal y como se anunció en los últimos meses, podrá subir a los andamios necesarios para los trabajos para admirar por primera vez de cerca las obras maestras de Masaccio, Masolino da Panicale y Filippino Lippi. Una ocasión única, por tanto, para observar de cerca a los protagonistas de los frescos, como Adán y Eva tentados por la serpiente y luego expulsados del Paraíso.

La restauración de la Capilla durará un año y los trabajos forman parte de un complejo programa de investigación y valorización puesto en marcha por el Ayuntamiento, la Superintendencia, el CNR-Ispc de Florencia, el Opificio di Pietra Dure y la Fundación Amigos de Florencia de Estados Unidos, en colaboración con la Fundación Jay Pritzker. La Capilla se cerró al público en diciembre para permitir el montaje de los andamios y volverá a abrir en febrero, los viernes, sábados y lunes de 10.00 a 17.00 horas, y los domingos de 13.00 a 17.00 horas, con reserva obligatoria en línea o a través del centro de atención telefónica (según las modalidades que se indicarán en la página web cultura.comune.fi.it).

La restauración

La última restauración de la Capilla Brancacci se remonta a los años ochenta. En noviembre de 2020, la Capilla fue sometida a un primer control que reveló algunas cuestiones críticas desde el punto de vista de la conservación y la necesidad de estabilizar algunos posibles fenómenos de deterioro presentes en el ciclo pictórico de Masolino, Masaccio y Filippino Lippi (desprendimientos de yeso, pérdida localizada de cohesión, depósitos superficiales inconsistentes), así como de realizar un control general de la estabilidad de todo el ciclo pictórico, cuya última restauración se remonta a hace más de treinta años.

En enero comenzó el seguimiento del estado de salud de la Capilla Brancacci por parte de SABAP Firenze (Soprintendenza Archeologia, Belle Arti e Paesaggio para la Ciudad Metropolitana de Florencia y las Provincias de Pistoia y Prato) y el CNR (Consiglio Nazionale delle Ricerche) en colaboración con el Opificio delle Pietre Dure de Florencia. Gracias al emplazamiento actual, ahora es posible llevar a cabo una nueva campaña de diagnóstico, más profunda y exhaustiva que la anterior, utilizando las técnicas más actualizadas y los mejores conocimientos disponibles en el panorama internacional gracias a la colaboración entre el SABAP, el CNR y el OPD. Las técnicas empleadas, totalmente no destructivas, permitirán conocer en profundidad los materiales utilizados, las técnicas pictóricas y las fenomenologías de alteración/degradación, información indispensable para una correcta planificación de los trabajos de restauración.

Actualmente se están llevando a cabo estudios de imagen fotográfica en las distintas bandas del espectro electromagnético, desde el visible al infrarrojo, en alta definición y luz rasante, destinados a identificar zonas con anomalías que, de otro modo, serían imperceptibles a la inspección visual. Las actividades inmediatamente posteriores tienen por objeto aumentar el nivel de detalle cognitivo sobre los detalles identificados en la fase de diagnóstico anterior. El proceso de profundización cognitiva seguirá un patrón iterativo hasta que todo esté claramente interpretado. El informe resultante sobre el estado de salud de los frescos y del aparato de albañilería de la capilla que los alberga servirá de base para las comprobaciones de los años siguientes.

Las declaraciones

“Poder casi tocar los frescos que normalmente sólo se ven desde abajo es realmente emocionante”, afirma el alcalde y concejal de Cultura , Dario Nardella, “y en los próximos meses los visitantes y turistas podrán aprovechar esta oportunidad única”. La alternativa, es decir, el cierre de la Capilla Brancacci durante toda la restauración, nos parecía un perjuicio realmente grande, sobre todo después del prolongado periodo de cierre de nuestros museos a causa del Covid. Agradecemos a la Dirección General de Bellas Artes, a los restauradores y a los técnicos de la ciudad que hayan permitido esta posibilidad de acceso, y también nos alegramos especialmente de tener a nuestro lado, una vez más, a la Fundación Amigos de Florencia, que se muestra verdaderamente “amiga” de la ciudad al tomarse muy en serio su patrimonio artístico".

“Amigos de Florencia”, afirma la Presidenta Simonetta Brandolini d’Adda, “apoya las obras de los frescos de la Capilla Brancacci gracias a las donaciones de algunos de los simpatizantes más cercanos a nuestra Fundación: Dan Pritzker, de la Fundación Jay Pritzker, miembro del consejo de administración de Amigos de Florencia, Janet y Jim Dicke II, también miembro del consejo de administración, y su esposa apoyan los proyectos de nuestra Fundación desde hace 23 años, y Peter Fogliano y la Fundación Hal Lester son donantes de Amigos de Florencia desde hace más de 15 años. Estamos muy agradecidos a todos ellos por su cercanía y apoyo a nuestros proyectos, y nos alegramos de iniciar esta obra, conscientes de la importancia de la Capilla Brancacci para la cultura florentina, italiana e internacional. Nuestro agradecimiento también al Ayuntamiento de Florencia, a la Soprintendenza Archeologia Belle Arti e Paesaggio de la Ciudad Metropolitana de Florencia y de las Provincias de Pistoia y Prato, al CNR y al Opificio delle Pietre Dure, organismos con los que colaboramos desde hace años y cuya sinergia será fundamental para el desarrollo de todo el proyecto”.

En la foto: la Capilla Brancacci. Foto de Miguel Hermoso Cuesta

Florencia, inicio de la restauración de la Capilla Brancacci. Los frescos se pueden ver en los andamios
Florencia, inicio de la restauración de la Capilla Brancacci. Los frescos se pueden ver en los andamios


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.