Las flechas de Felice Levini en el Parque Arqueológico de Cosa: la intervención para Hypermaremma


Hypermaremma desvela el segundo proyecto de la edición de 2023: las grandes flechas de Felice Levini que golpean el Parque Arqueológico de la Antigua Ciudad de Cosa, para contar la historia de la antigua colonia fundada por los romanos.

Hypermaremma desveló el segundo gran proyecto de la edición 2023 de la revista de arte contemporáneo: se trata de Dal Giorno alla Notte(Del día a la noche), una instalación site-specific concebida por el artista Felice Levini (Roma, 1956) para el Parque Arqueológico de la Antigua Ciudad de Cosa, en Ansedonia. Dal Giorno alla Notte (Del día a la noche) cuenta la historia de laantigua colonia fundada por los romanos en la cima de la colina de Ansedonia en 273 a.C. tras la conquista de Vulci y los territorios etruscos vecinos. Combinando mitología y simbolismo, Felice Levini concibe un escenario metafísico entre las ruinas arqueológicas y los restos de los templos romanos, imaginando una multitud de señales divinas que, como rayos, indican inequívocamente a los conquistadores el lugar sagrado para los dioses.

Con su obra, el artista quiere recuperar la inextricabilidad de vida y religión típica del mundo romano, marcada por la continua espera de señales divinas. Doce flechas ciclópeas de color rojo fuego atraviesan el suelo del Parque Arqueológico. Junto a las flechas, otras tantas losas de piedra aparecen esparcidas entre las ruinas de los templos, evocando los nombres de las doce principales divinidades romanas: Apolo, Ceres, Diana, Júpiter, Juno, Marte, Mercurio, Minerva, Neptuno, Venus, Vesta y Vulcano. Apariciones repentinas que se revelan al pueblo de Roma sin previo aviso “del día a la noche”.

Las imágenes que surgen de la investigación de Felice Levini componen un código simbólico e irónico que hace de la contaminación de lenguajes, el injerto y la lucidez su sello estilístico. En los contrastes, descomposiciones e inversiones, su obra se renueva continuamente, generando significados insólitos, revelando así espacios de interpretación inéditos. El artista bebe casualmente de la literatura, la mitología, la naturaleza, así como de su esfera más íntima y personal.

“Felice Levini, una vez ascendido al Capitolium que corona el Parque Arqueológico de la Antigua Ciudad de Cosa”, escribe Massimo Belli en el texto que acompaña a la exposición, “rinde homenaje a esta relación vertical, capaz de marcar la historia de un lugar que los romanos eligieron como sagrado por respeto a los vencidos que rezaban a sus divinidades en ese mismo lugar. Para ello, Levini se quita los zapatos del artista para ponerse los de Saturno, el Tiempo. Doce flechas metálicas, iluminadas por un tono rojo brillante que roza el bermellón, atraviesan el suelo, tachonando el Arce de la Antigua Ciudad de Cosa con irrefutables señales divinas. Como hallazgos arqueológicos intemporales, otras tantas losas de mármol llevan en letras de bronce los nombres de las divinidades del Olimpo romano: sin solución de continuidad, estas losas emergen del suelo como advertencias, señalando la continuidad de la relación entre lo humano y lo divino que se remonta a los albores de las civilizaciones mediterráneas. El artista recupera el Capitolium romano, la hendidura ritual etrusca que residía bajo él, y los transporta tan lejos en la contemporaneidad que crean un pasado. De este modo, el tiempo se dilata, casi se detiene. Al mirar las flechas, uno se da cuenta de que no son más que relojes de sol con los cuatro ejes, los cuatro puntos cardinales. Como en un paisaje metafísico, ahora es imposible entender un antes y un después en relación con lo que tenemos ante los ojos. Los muros poligonales del templo, el árbol que los bordea, los cimientos de la zona dedicada a Mater Matutae se convierten en nada más que un telón de fondo dechiricano que en lugar de albergar estatuas maniquíes aloja señales divinas reducidas a geometrías euclidianas: flechas. Una vez absorbidos por este tiempo denso, el artista nos devuelve al frenesí de la realidad desplazando irónicamente el énfasis de la obra hacia el impacto cromático. La luz, que capta a través de la pintura roja, dialoga con su entorno en el único tono de color que puede servir para crear un contraste, para enviar una señal estética. Se representa así la luminosidad típica de la intervención celeste, la misma que irradia el poste de madera que sostiene la tienda de Constantino en el Sueño magistralmente pintado por Piero Della Francesca. Lo que emerge entonces es la deslumbrante rapidez del encuentro, la imposibilidad de un diálogo continuo con el mundo divino reducido a breves señales que hay que interpretar y, por tanto, la inconmensurable pequeñez que marca la precariedad humana y da título a la obra”.

Con esta intervención de Felice Levini, Hypermaremma regresa por tercera vez a uno de los lugares más especiales de la Maremma toscana. Después de haber inaugurado la exposición colectiva ’La Città Sommersa’ en 2019 y de haber presentado la performance ’The City of Thing’ y la escultura ’Otto Doppio Cono con Maschera’ de Francesco Cavaliere en 2022, una nueva intervención site-specific volverá a hacer protagonista al Parque Arqueológico de la Antigua Ciudad de Cosa.

El artista

Felice Levini nació en Roma en 1956. Artista con una destreza manual clásica y una poética irónica y punzante, Felice Levini, a través de su obra, escenifica episodios de la vida, mostrando su lado irreverente e incisivo. Artista versado en referencias -del clasicismo a la historia del arte, pasando por la mitología y la historia social italiana-, Levini ha agitado y participado en la escena contemporánea italiana de la segunda mitad del siglo XX, trabajando principalmente en Roma, Turín y Milán con destacadas instituciones. El artista mantiene un estrecho diálogo artístico con la obra de Alighiero Boetti y Gino De Dominicis, a los que cita y retoma en varias obras. La relación con Salvo, importante para su evolución artística, favoreció su entrada en el mundo cultural de Turín a principios de la década de 1980. Siendo joven, en 1978 abrió un espacio de artistas autogestionado en Via Sant’Agata dei Goti, en Roma, junto con sus colegas y amigos Giuseppe Salvatori y Claudio Damiani, para dar lugar a veladas dedicadas al encuentro entre arte, poesía y música. El proyecto se desarrolló recientemente en el Palazzo delle Esposizioni de Roma en DEDICATED | S. Agata de’ Goti 1978-1979. En 1980, fue uno de los primeros artistas en unirse al grupo Nuovi-Nuovi, patrocinado por los críticos de Renato Barilli. En la década de 1990, su lenguaje se volvió cada vez más imprevisible, introduciendo en su obra la actividad performativa y la presencia humana. Durante este periodo de veinte años, el artista participó en dos Bienales -la XLIII en 1988 y la XLV en 1993- y dos Exposiciones Cuatrienales, en 1986 y 1996. Su trabajo continúa en el nuevo milenio, a través de la colaboración con numerosas galerías de arte e instituciones museísticas como el Acquario Romano (2002), La Galleria Nazionale (2013), Museo Macro (2016), Auditorium Parco della Musica di Roma (2016), Galileo Chini (2020) y la Aranciera di Villa Borghese (2021).

En la imagen: instalación de Felice Levini para Hypermaremma 2023. Fotografía de Daniele Molajoli, cortesía del artista y Galleria Niccoli, Parma.

Las flechas de Felice Levini en el Parque Arqueológico de Cosa: la intervención para Hypermaremma
Las flechas de Felice Levini en el Parque Arqueológico de Cosa: la intervención para Hypermaremma


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.