La Escuela de Barbizon, paisajistas franceses del siglo XIX. Temas y estilos


En Barbizon, entre 1830 y 1870, se generó una colonia de artistas de la que nació la Escuela de Barbizon, que supuso una profunda renovación de la pintura de paisaje.

La Escuela de Barb izon fue una experiencia pictórica francesa de finales de la primera y segunda mitad del siglo XIX, corriente de un movimiento artístico europeo más amplio que tendía a la afirmación del naturalismo en el arte, y que contribuyó de manera significativa a la afirmación del Realismo francés del siglo XIX.

Fue una asociación poco rígida de artistas que trabajaron en el pueblo de Barbizon, situado a las afueras de París, cerca del bosque de Fontainebleau, entre las décadas de 1830 y 1870. Los miembros de la Escuela tenían diferentes intereses y estilos artísticos, pero se centraron principalmente en los paisajes y la pintura al aire libre, con el deseo común de elevar este género pictórico del segundo plano de las escenas clásicas a un tema por derecho propio. El campo y los árboles centenarios del bosque, así como los trabajadores de los campos que los rodeaban, ejercían una fuerte atracción por redescubrir la belleza natural lejos de la ciudad, inspirando a varias generaciones de artistas.

Jean-Baptiste Camille Corot, Souvenir de Mortefontaine (1864; óleo sobre lienzo, 65 x 89 cm; París, Louvre)
Jean-Baptiste Camille Corot, Souvenir de Mortefontaine (1864; óleo sobre lienzo, 65 x 89 cm; París, Louvre)
Jean-Baptiste Camile Corot, Fontainebleau, Mina abandonada (1850; óleo sobre papel pegado sobre lienzo, 29 x 43 cm; La Haya, De Mesdag Collectie)
Jean-Baptiste Camile Corot, Fontainebleau, Mina abandonada (1850; óleo sobre papel pegado sobre lienzo, 29 x 43 cm; La Haya, De Mesdag Collectie)

Orígenes y desarrollo de la Escuela de Barbizon

El bosque de Fontainebleau comenzó a atraer artistas ya en el siglo XVIII, entre ellos los neoclásicos Jean-Joseph-Xavier Bidauld, Théodore Caruelle d’Aligny y Alexandre Desgoffe. Los pintores se sintieron atraídos no sólo por el paisaje salvaje y variado, sino también por las fábulas y leyendas francesas asociadas al bosque. Sin embargo, fue la llegada a principios del siglo XIX de Jean-Baptiste Camille Corot (París, 1796 - 1875) y Théodore Rousseau (París, 1812 - Barbizon, 1867), que se trasladaron allí definitivamente en 1846, lo que convirtió la zona en un imán para otros artistas. En primer lugar, Jean-François Millet (Gréville-Hague, 1814 - Barbizon, 1875), que se fue a vivir a Barbizon con su familia en 1849 para escapar de las turbulencias políticas y sociales de la capital y que murió allí, junto con Charles-François Millet (París, 1812 - Barbizon, 1867). murió allí, junto con Charles-François Daubigny, Jules Dupré, Narcisse-Virgilio Díaz de la Peña, Constant Troyon y Charles Jacque, entre otros.

A principios de la década de 1820, Corot comenzó a dibujar y pintar paisajes en los alrededores de Fontainebleau. Aunque nunca llegó a vivir allí, regresó con frecuencia en 1829 y 1830, y fue un influyente y activo defensor de otros artistas de Barbizon. A principios de la década de 1830, el desarrollo del ferrocarril desde París facilitó los viajes a Barbizon y la apertura de la posada "Auberge Ganne" proporcionó a los artistas un lugar donde vivir, trabajar y compartir ideas y métodos pictóricos.

A partir de 1833, Rousseau comenzó a pasar largas temporadas en Barbizon, en las que exploraba el entorno dibujando y pintando al aire libre. Su pasión por el bosque y el paisaje le convirtió en líder natural del grupo y atrajo allí a otros artistas, unidos en excursiones pictóricas e influidos por su práctica y sus motivaciones. En las décadas siguientes, el pueblo de Barbizon y sus alrededores se convirtieron en un destino artístico primordial, sobre todo durante los levantamientos de 1848, que provocaron la huida de muchos artistas parisinos a la aparentemente más segura campiña. Cientos de cuadros y fotografías que retratan la zona y su vida rural se realizaron durante este periodo.

Théodore Rousseau, Los grandes robles de Bas-Bréau (1864; óleo sobre lienzo, 116,8 x 90,2 cm; Houston, Museo de Bellas Artes)
Théodore Rousseau, Los grandes robles de Bas-Bréau (1864; óleo sobre lienzo, 116,8 x 90,2 cm; Houston, Museo de Bellas Artes)
Théodore Rousseau, Pantano en las Landas (1853; óleo sobre tabla, 63 x 97 cm; París, Louvre)
Théodore Rousseau, Pantano en las Landas (1853; óleo sobre tabla, 63 x 97 cm; París, Louvre)
Jules Dupré, Molino de viento (1850; óleo sobre lienzo, 63,5 x 91,5 cm; Cleveland, Cleveland Museum of Art)
Jules Dupré, Molino de viento (1850; óleo sobre lienzo, 63,5 x 91,5 cm; Cleveland, Cleveland Museum of Art)

Temas y estilos de los pintores de Barbizon

En la tradición neoclásica del siglo XVIII, la pintura de paisaje sólo se consideraba relevante si se presentaba en un estilo idealizado y como telón de fondo de una narración histórica o clásica apoyada por la academia. A principios del siglo XIX, crece el entusiasmo de los jóvenes alumnos por una nueva representación más realista, no vinculada al paisaje histórico, sino a la visión y al estudio de los detalles, como había sido el caso de los pintores holandeses del siglo XVII. Al mismo tiempo, otros empezaron a dibujar al aire libre en los alrededores de París.

Como reacción a las representaciones estilizadas e idealizadas de figuras y paisajes del neoclasicismo, la mayoría de los artistas de Barbizon abordaron la pintura de manera naturalista, plasmando el paisaje que veían de forma veraz, realizando observaciones minuciosas y pintando al aire libre para reproducir fielmente los colores y las formas del campo. Aunque en muchas de sus obras aparecen figuras, la mayoría de ellas no están relacionadas con una narración. De hecho, se pretendía que el propio paisaje fuera el tema principal de la obra. La excepción a este punto de vista fue Millet, que extendió los conceptos del naturalismo a la forma humana, centrándose en los trabajadores de la zona rural alrededor del pueblo, incluyendo a menudo comentarios sociales en su arte.

Al mismo tiempo, en la primera mitad del siglo XIX, los temas del Romanticismo, que parecen haber influido en algunos de los pintores de Barbizon, se extendían por toda Europa, y en Francia. En muchos países, los pintores románticos se volcaron en la naturaleza y la pintura al aire libre, en obras basadas en la observación minuciosa del paisaje, el cielo y la atmósfera. Algunos artistas ponen el acento en el ser humano como un todo con la naturaleza, otros representan el poder y la imprevisibilidad de la naturaleza sobre el hombre, dedicándose en todos los casos a representar la reacción subjetiva, la vida interior en relación con la naturaleza circundante. Esta influencia en el grupo de Barbizon puede encontrarse en la obra del artista británico John Constable (East Bergholt, 1776 - Londres, 1837), cuyos paisajes combinaban un tratamiento naturalista, basado en una cuidadosa observación, con una sensibilidad romántica.La obra de Constable se expuso por primera vez en París en 1824 y los miembros de la Escuela de Barbizon se inspiraron en su dedicación naturalista, sus amplias pinceladas y su estilo suelto, en contraste con las tradiciones del Salón y la pintura académica.

Los llamados Barbisonniers, pintores de Barbizon, desarrollaron la libertad de pincelada de Constable, experimentando con diversas técnicas que incluían la aplicación de varias capas de pintura sobre pintura aún húmeda y la realización de un lienzo en una sola sentada, y centrándose colectivamente en los efectos de la luz solar sobre la naturaleza. Muchos trabajaron afirmando el uso de pinceladas sueltas y un estilo personal, a diferencia de la pintura académica tradicional. Todos estos artistas, a pesar de su inspiración en parte romántica, hacían hincapié en los aspectos sencillos y ordinarios más que en los terroríficos y monumentales de la naturaleza. Estos experimentos tuvieron un profundo impacto en la obra posterior de los impresionistas. A diferencia de sus contemporáneos paisajistas ingleses, se interesaban poco por los efectos pasajeros y las variaciones atmosféricas, y en su lugar hacían hincapié en los rasgos permanentes, pintando formas sólidas y detalladas con una gama limitada de colores.

Charles-François Daubigny, El estanque de Gyliez (1853; óleo sobre lienzo, 52 x 100 cm; Cincinnati, Cincinnati Art Museum)
Charles-François Daubigny, El estanque de Gyliez (1853; óleo sobre lienzo, 52 x 100 cm; Cincinnati, Cincinnati Art Museum)
Narcisse-Virgilio Díaz de la Peña, El bosque de Fontainebleau (1867; óleo sobre lienzo, 72 x 92 cm; Burdeos, Museo de Bellas Artes)
Narcisse-Virgilio Díaz de la Peña, El bosque de Fontainebleau (1867; óleo sobre lienzo, 72 x 92 cm; Burdeos, Musée des Beaux-Arts)
Jean-François Millet, Las espigadoras (1857; óleo sobre lienzo, 85,5 x 111 cm; París, Louvre)
Jean-François Millet, Las espigadoras (1857; óleo sobre lienzo, 85,5 x 111 cm; París, Louvre)
Jean-François Millet, El Ángelus (1859-1860; óleo sobre lienzo, 56 x 66 cm; París, Museo de Orsay)
Jean-François Millet, El Ángelus (1859-1860; óleo sobre lienzo, 56 x 66 cm; París, Museo de Orsay)

Cada pintor de Barbizon tenía su estilo y sus intereses específicos. Corot se hizo famoso con obras adaptadas al gusto oficial, pero encontró su camino más auténtico pintando paisajes en secreto, firmemente construidos para grandes masas de color, captadas del natural y al mismo tiempo interpretadas a través de su propia sensibilidad. “Nadie me enseñó”, escribió, “mi instinto me guía y yo le obedezco”, revolucionando la servil actitud técnica de sus contemporáneos. La revelación que le llevó a figurar entre los más grandes paisajistas franceses del siglo XIX le llegó durante sus viajes por Italia al descubrir la luz mediterránea, y luego al seguir recorriendo Francia en busca de temas siempre nuevos.

El líder de la escuela de Barbizon, Rousseau, se centró en vistas de vastas extensiones y árboles intrincados y amenazadores, combinando el naturalismo objetivo y su propia subjetividad artística para dar lugar a una pintura de paisaje majestuosa y misteriosa, lograda en su mayor parte con pinceladas pequeñas y muy estructuradas. En escenas como Los grandes robles de Bas-Bréau (1864), se percibe cómo para el pintor, y otros del grupo, la figura del hombre era fácilmente pasada por alto, sugiriendo la presencia humana como menor entre los árboles milenarios.

Las escenas más detalladas y cercanas fueron las elegidas por Dupré, que tendía a expresar los movimientos de la naturaleza. Y mientras Daubigny favorecía el verdor exuberante y las imágenes de tranquila contemplación y armonía, Díaz de la Peña pintaba sobre todo el oscuro bosque de Fontainebleau desde el interior, moteado por el sol. Troyon y Jacque se dedicaron principalmente a plácidas escenas con ganado.

Millet, el único pintor importante del grupo para quien la exclusividad del paisaje puro no era importante, realizó cuadros de campesinos trabajando que celebran la nobleza de la vida cotidiana y laboral en el campo. En lugar de representar escenas del bosque, Millet se sintió atraído por las llanuras que se extienden desde Barbizon hasta Chailly, donde observó grupos de jornaleros trabajando, introduciendo un tema muy querido por el Realismo, la representación de las condiciones sociales de los humildes. Su cuadro Las espigadoras (1857) es icónico. En Barbizon, Rousseau y Millet fueron amigos íntimos y desarrollaron su propio estilo respectivamente.

Tras sufrir una total falta de reconocimiento durante algún tiempo, los pintores de Barbizon comenzaron a ganar popularidad más allá de mediados de siglo. La mayoría de ellos obtuvieron el reconocimiento oficial de la Académie des Beaux-Arts y grandes premios por algunos cuadros; pero fue a finales del siglo XIX cuando su Escuela fue especialmente apreciada. La importancia histórica del grupo fue decisiva para establecer la pintura de paisaje, pura y objetiva pero libre de condicionamientos clásicos, como un género legítimo y apreciado.

La Escuela de Barbizon, paisajistas franceses del siglo XIX. Temas y estilos
La Escuela de Barbizon, paisajistas franceses del siglo XIX. Temas y estilos


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.