Vedutismo en Venecia: orígenes, desarrollo y estilo del género pictórico


El vedutismo fue un género pictórico que surgió en el siglo XVIII y gozó de gran éxito en Venecia: sus orígenes, desarrollo y estilo.

El término vedutismo designa el género pictórico nacido en el siglo XVIII y dedicado a la representación fiel de paisajes y vistas urbanas. El vedutismo gozó de gran éxito en Venecia durante el siglo XVIII: las razones de este éxito hay que buscarlas sobre todo en la costumbre del Grand Tour: con este término se designaba el viaje que realizaban los jóvenes vástagos de la nobleza europea para descubrir el continente, a menudo con la guía de un tutor, y cuyo destino favorito era Italia(lea aquí la reseña de la gran exposición sobre el Grand Tour de Milán de 2021-2022). Los que hacían el Grand Tour estaban ansiosos por llevarse un recuerdo de su experiencia a casa, y las opciones solían recaer en los retratos, como los “inventados” por Pompeo Batoni, en los que el sujeto se representaba con el telón de fondo de ruinas antiguas, vistas de ciudades italianas o vistas de ciudades (y el término vedutismo deriva, de hecho, de la palabra “veduta”). El hecho de que el vedutismo encontrara en Venecia un terreno fértil se explica porque la ciudad era una de las más frecuentadas en Italia por estos ricos mecenas, que se convertían también en responsables de la difusión de estas obras en su país: eran muchos los mecenas, también en su mayoría ingleses, que solicitaban al extranjero obras de los principales artistas italianos de la época.

El vedutismo se basaba también en la filosofía de la Ilustración, que pretendía investigar la realidad de la forma más objetiva posible. La pintura vedutista respondía perfectamente a los principios de esta forma de pensar, precisamente porque las vistas eran un espejo fiel de lo que los pintores veían frente a ellos. La propia costumbre del Grand Tour se extendió gracias a la filosofía de la Ilustración: la finalidad del viaje era, de hecho, aprender. Sin embargo, el vedutismo no fue un género que naciera en el siglo XVIII (aunque experimentó su mayor popularidad en este siglo).

Gaspar van Wittel, Vista del Coliseo con el Arco de Constantino (1716; óleo sobre lienzo, 54,5 x 114,3 cm; Norfolk, The Earl of Leicester and the Trustees of the Holkham Estate)
Gaspar van Wittel, Vista del Coliseo con el Arco de Constantino (1716; óleo sobre lienzo, 54,5 x 114,3 cm; Norfolk, The Earl of Leicester and the Trustees of the Holkham Estate)
Luca Carlevarijs, El muelle con la Casa de la Moneda y la Librería, hacia el oeste, Venecia (1706; óleo sobre lienzo, 63 x 92 cm; Lucca, Museo Nazionale di Palazzo Mansi, inv. 751)
Luca Carlevarijs, El muelle con la Casa de la Moneda y la Librería, hacia el oeste, Venecia (1706; óleo sobre lienzo, 63 x 92 cm; Lucca, Museo Nazionale di Palazzo Mansi, inv. 751)

Los orígenes del vedutismo y los primeros pintores vedutistas

El primer artista que puede definirse como vedutista fue Gaspar van Wittel (Amersfoort, 1653 - Roma, 1736), pintor holandés trasplantado en Italia (su nombre se italianizó más tarde como Gaspare Vanvitelli) que, al llegar a Roma en la década de 1770, “inventó” el género de la vista urbana.

Van Wittel también realizó vistas de Venecia durante su carrera, y especialmente a principios del siglo XVIII, pero no alcanzaron el grado de realismo de las de Luca Carlevarijs (Udine, 1663 - Venecia, 1730), que fue el primer artista que propuso sus vistas a un público extranjero de “turistas” de paso, previendo la fortuna que tendría el género en los años siguientes. Carlevarijs consiguió resultados de gran fidelidad a la realidad también mediante el uso de un instrumento mecánico conocido como cámara ottica, una especie de antepasado de la cámara fotográfica actual: se trataba de un instrumento cuya finalidad era precisamente la de devolver una imagen objetiva de lo que el pintor veía, y no por casualidad fue ampliamente difundido en una época caracterizada por la filosofía de la Ilustración. La cámara ottica era una especie de caja, que podía adquirir diversas dimensiones (en algunas cámaras ópticas, el pintor podía incluso entrar y sentarse) y que, dejando penetrar la luz a través de un orificio, proyectaba sobre una superficie la imagen que el pintor quería reproducir. A continuación, la imagen, mediante el uso de espejos, se reflejaba en la hoja de papel utilizada por el pintor. Sin embargo, hay que subrayar que la cámara ottica servía sobre todo para tomar apuntes y no para crear directamente la obra: de hecho, la obra nacía de la reelaboración, según el gusto y la inclinación personales del artista, de lo que había anotado en sus hojas utilizando la cámara ottica.

Canaletto, Piazza San Marco verso San Geminiano (c. 1735; óleo sobre lienzo, 69 x 94 cm; Roma, Galleria Corsini)
Canaletto, Piazza San Marco verso San Geminiano (c. 1735; óleo sobre lienzo, 69 x 94 cm; Roma, Galleria Corsini)
Canaletto, Il ritorno del bucintoro al molo nel giorno dell'ascensione (1729 aproximadamente; óleo sobre lienzo, 120,5 x 151 cm; Turín, Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli)
Canaletto, El regreso del Buccintoro al muelle el día de la Ascensión (hacia 1729; óleo sobre lienzo, 120,5 x 151 cm; Turín, Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli)
Canaletto, Capriccio palladiano (c. 1758; óleo sobre lienzo, 58 x 82 cm; Parma, Galleria Nazionale)
Canaletto, Capriccio palladiano (hacia 1758; óleo sobre lienzo, 58 x 82 cm; Parma, Galleria Nazionale)

Vértice y éxito del vedutismo: Canaletto

El artista con el que el vedutismo alcanzó su éxito internacional (hasta el punto de que él mismo estuvo durante un tiempo en Inglaterra, donde pintó vistas de ciudades y paisajes locales) y su cima de perfección fue Antonio Canal, conocido como Canaletto (Venecia, 1697 - 1768). La razón por la que Canaletto tuvo más éxito que Carlevarijs hay que buscarla principalmente en su mayor sensibilidad y también en su mayor olfato comercial. En efecto, las vistas de Canaletto destacaban por caracterizarse por una luminosidad delicada y escueta(Piazza San Marco verso San Geminiano, c. 1735, Roma, Galleria Corsini), que hacía que su Venecia pareciera inmersa en un verano perpetuo, en contraste con Carlevarijs, que no dejaba de producir vistas caracterizadas por colores cada vez más apagados, pintadas en días nublados. Las atmósferas de Canaletto, mucho más aireadas y sobre todo mucho más evocadoras que las del pintor friulano, eran más apreciadas por el público. Además, Canaletto también tuvo la intuición de crear obras de pequeño formato que pudieran transportarse más fácilmente. Por otra parte, el artista veneciano tuvo especial éxito pintando escenas de fiestas que tenían lugar en las aguas de la laguna(Il Bucintoro al Molo il giorno dell’Ascensione, c. 1740, Turín, Pinacoteca Giovanni e Marella Agnelli), demostrando así su capacidad para crear vistas más espectaculares que las de Carlevarijs, al tiempo que poseía la misma habilidad innata para plasmar con absoluta fidelidad lo que veía frente a sí.

Otra vertiente afortunada de la producción de Canaletto fue la de los Capriccios: con este término se designan aquellas vistas en las que se mezclan elementos tomados de la realidad (ciudades, paisajes, monumentos) con elementos de fantasía (a menudo ruinas antiguas, pero también elementos modernos: el famoso Capriccio Palladiano (c. 1758, Parma, Galleria Nazionale) donde Canaletto representa el barrio de Rialto junto con la basílica de Palladio en Vicenza y con una vista del puente de Rialto construido, sin embargo, según el proyecto, nunca realizado, por Palladio). Era una manera de satisfacer el gusto de sus mecenas por lo pintoresco, término utilizado en la época para indicar lo que era libre e imaginativo, pero también una forma en la que el propio artista podía expresar su personalidad y su imaginación. Aunque no fue un género inventado por Canaletto, el pintor veneciano fue sin embargo su intérprete más imaginativo y original. Pero el talento de Canaletto se expresó también en la búsqueda de vistas y rincones de Vene cia que nunca habían sido representados por otros pintores vedutistas, creando así vistas completamente originales.

Bernardo Bellotto, Vista de Dresde (c. 1750; óleo sobre lienzo, 136 x 236 cm; Dresde, Gemäldegalerie Alte Meister)
Bernardo Bellotto, Vista de Dresde (c. 1750; óleo sobre lienzo, 136 x 236 cm; Dresde, Gemäldegalerie Alte Meister)
Bernardo Bellotto, El Arno hacia el Ponte Vecchio, Florencia (1743-1744; óleo sobre lienzo, 73,3 x 105,7 cm; Cambridge, Fitzwilliam Museum, inv. 192)
Bernardo Bellotto, El Arno hacia el Ponte Vecchio, Florencia (1743-1744; óleo sobre lienzo, 73,3 x 105,7 cm; Cambridge, Fitzwilliam Museum, inv. 192)
Francesco Guardi, La cuenca de San Marcos con la isla de San Giorgio Maggiore (c. 1785; óleo sobre lienzo; Módena, Galleria Estense)
Francesco Guardi, La cuenca de San Marcos con la isla de San Giorgio Maggiore (c. 1785; óleo sobre lienzo; Módena, Galleria Estense)
Francesco Guardi, Góndola en la laguna (c. 1765; óleo sobre lienzo, 31 x 42 cm; Milán, Museo Poldi Pezzoli)
Francesco Guardi, Góndola en la laguna (c. 1765; óleo sobre lienzo, 31 x 42 cm; Milán, Museo Poldi Pezzoli)

Los últimos exponentes del vedutismo: Bernardo Bellotto y Francesco Guardi

El vedutismo tuvo sus últimos grandes exponentes en Bernardo Bellotto (Venecia, 1721 - Varsovia, 1780) y Francesco Guardi (Venecia, 1712 - 1793). El primero era sobrino de Canaletto (era hijo de una hermana), y se distinguió por un arte que, a diferencia del de su tío, era más bien frío, hasta el punto de que encontró mejores resultados, más que en las vistas de Venecia, en las vistas de tierra firme(Veduta di Dresda, c. 1750, Dresde, Gemäldegalerie), que atrajeron el interés de mecenas del norte de Europa(lea aquí más sobre Bernardo Bellotto en Toscana): De hecho, Bellotto fue pintor de corte en Dresde, Viena y Varsovia, ciudad esta última en la que pasaría el último periodo de su carrera y existencia.

La sensibilidad de Francesco Guardi, en cambio, era muy diferente y única en el panorama del vedutismo. Este pintor procedía de una familia de orígenes trentinos y comenzó pintando obras tradicionales de tema religioso, llegando tarde al vedutismo, probablemente entre las décadas de 1850 y 1860. No lo sabemos con certeza porque la biografía del artista está poco documentada: el primer documento que se refiere a él data de 1750. Con Francesco Guardi, la vista deja de estar representada de manera objetiva y extremadamente fiel para pasar por el “filtro” del sentimiento del artista. En efecto, hay que subrayar que, a pesar de su papel hegemónico en la cultura y del boato de los acontecimientos mundanos, Venecia atravesaba en el siglo XVIII una crisis que le acarreó una considerable pérdida de prestigio internacional y problemas económicos (ya que perdió gran parte de su comercio). Todo ello desembocaría en la pérdida de su milenaria independencia en 1797. Sin embargo, la ciudad continuó su vida en medio de fiestas y entretenimientos.

El alma de Francesco Guardi percibió esta decadencia, que plasma en sus vistas a través de atmósferas que pierden la clara luminosidad típica de Canaletto y se vuelven esquivas y melancólicas. En sus obras, los contornos de los palacios, de los edificios y de las figuras se vuelven menos nítidos, el aire se enrarece y se vuelve más pesado, tanto que casi parece percibirse el aire salado de la laguna, las figuras se distorsionan, el agua del mar se une a menudo al cielo sugiriendo una sensación de infinitud que alimenta la angustia del observador(Il Bacino di San Marco con l’isola di San Giorgio Maggiore , hacia 1785, Módena, Galleria Estense). Las vistas de Francesco Guardi acaban así evocando sentimientos de nostalgia y melancolía: una pintura muy original, la suya, que mostraba cómo era posible expresar los propios sentimientos incluso a través de una vista o un capricho, hasta el punto de anticipar en cierto modo ciertas soluciones del Romanticismo del siglo XIX.

Vedutismo en Venecia: orígenes, desarrollo y estilo del género pictórico
Vedutismo en Venecia: orígenes, desarrollo y estilo del género pictórico


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.