Milán, en la Triennale los cuadros de la aborigen que empezó a pintar a los 80 años y alcanzó fama mundial


Del 16 de febrero al 14 de mayo de 2023, la Triennale di Milano dedica una exposición a la increíble historia de Sally Gabori, una mujer aborigen que se dedicó hasta los 80 años a las actividades tradicionales de las mujeres de su pueblo. Después se dedicó a la pintura y alcanzó fama internacional.

Del 16 de febrero al 14 de mayo de 2023, la Triennale Milano y la Fondation Cartier pour l’art contemporain presentan una gran exposición individual de la artista aborigen Mirdidingkingathi Juwarnda Sally Gabori, llamada simplemente como la artista, también conocida como Sally Gabori. Concebida y comisariada por la Fondation Cartier e inaugurada en París en 2022, la exposición tuvo un gran éxito en Francia debido al descubrimiento de una poderosa pintura y a la sólida trayectoria de una artista cuya obra está profundamente arraigada en las tradiciones de su pueblo. Esta es la quinta exposición presentada en el marco de los ocho años de colaboración entre ambas instituciones, lo que confirma el compromiso con artistas y geografías raramente representados en museos y exposiciones occidentales.

Considerada una de las más grandes artistas australianas contemporáneas de las dos últimas décadas, Sally Gabori comenzó a pintar en 2005, a sus ochenta años, y rápidamente alcanzó fama nacional e internacional como artista. En unos pocos años de rara intensidad creativa, y antes de su muerte en 2015, creó una obra única, vibrante y colorista, sin vínculos aparentes con otras corrientes estéticas, ni con la pintura aborigen contemporánea.

Esta exposición, que reúne 29 pinturas monumentales, se ha organizado en estrecha colaboración con la familia de la artista y la comunidad kaiadilt, incluidos destacados especialistas en arte y cultura kaiadilt. Algunos de ellos estarán presentes en Milán en la inauguración de la exposición para rendir homenaje al artista, cuyas obras siguen fascinando por su carácter espontáneo, luminoso y profundamente original. La exposición ha sido posible gracias a la generosa participación de importantes museos de Australia y Europa, así como de numerosos coleccionistas privados.

Gracias a algunos préstamos excepcionales de importantes instituciones museísticas australianas, como la Queensland Art Gallery | Gallery of Modern Art, la National Gallery of Australia, la National Gallery of Victoria y HOTA, Home of the Arts, así como el Musée du Quai Branly - Jacques Chirac de París, la Fondation Opale de Lens (Suiza) y la Fondation Cartier, y a generosos préstamos de coleccionistas privados, la exposición permite al público descubrir a una gran colorista cuya obra es testimonio de una notable modernidad pictórica.

Mirdidingkingathi Juwarnda Sally Gabori nació en 1924 enla isla de Bentinck, en el golfo de Carpentaria, frente a la costa norte de Queensland (Australia), y falleció en 2015. Era una mujer kaiadilt que hablaba la lengua kayardilt. Su nombre, Mirdidingkingathi Juwarnda, procede de la tradición kaiadilt, según la cual cada persona recibe su nombre según su lugar de nacimiento y su antepasado totémico. Así, Mirdidingkingathi indica que Sally Gabori nació en Mirdidingki, una pequeña ensenada situada al sur de la isla de Bentinck, y que su “animal totémico” es el juwarnda, o delfín. Aislados en gran medida, con una población de 125 habitantes en 1944, los kaiadilt fueron los últimos aborígenes de la costa australiana en entrar en contacto con los colonos europeos. Sally Gabori y su familia llevaban un estilo de vida tradicional, dependiendo casi por completo de los recursos naturales de su isla. Como la mayoría de las mujeres, Sally se dedicaba a la pesca, al mantenimiento de las vasijas de piedra que salpicaban la costa de la isla y a tejer cestas con fibras naturales. Desde principios de la década de 1940, los misioneros presbiterianos que se habían establecido en la isla de Mornington, al norte de la isla de Bentinck, en 1914, intentaron sin éxito persuadir a los kaiadilt para que se unieran a su misión. Sus intentos fueron en vano. Sin embargo, en 1948, tras un ciclón y un maremoto que inundaron gran parte de las tierras kaiadilt y contaminaron las reservas de agua dulce, los últimos 63 residentes kaiadilt supervivientes, entre ellos Sally Gabori y toda su familia, fueron evacuados a la misión presbiteriana de la isla de Mornington. Su exilio, que creían sólo temporal, duraría varias décadas. Cuando llegaron a Mornington, los kaiadilt fueron alojados en campamentos a lo largo de la playa y los niños fueron separados de sus padres y colocados en dormitorios dentro de la misión. Se les prohibió hablar su lengua materna, lo que creó una profunda ruptura con su cultura y sus tradiciones. A partir de la década de 1990, tras muchos años de lucha por el reconocimiento de los derechos territoriales de los aborígenes, Australia aprobó una ley que por fin reconocía los derechos de los kaiadilt a sus tierras. En Nyinyilki, en la isla de Bentinck, se estableció un asentamiento, denominado outstation, que permitía a los kaiadilt que lo desearan, entre ellos Sally Gabori, regresar a su isla natal y permanecer allí temporalmente.

Sally Gabori empezó a pintar en 2005, con más de ochenta años. Sus cuadros, aunque abstractos en apariencia, son tanto referencias topográficas como historias con un profundo significado para ella, su familia y su gente. Son una celebración de varios lugares de su isla natal, que Sally Gabori y los miembros de su familia no pudieron visitar durante muchos años, a pesar de que llevaban su nombre. Los lugares que pinta también están asociados a la lucha política por el reconocimiento de los derechos territoriales de los kaiadilt. Más allá de la tradición iconográfica de los kaiadilt, los cuadros de Sally Gabori dan testimonio de una imaginación sin límites y de una gran libertad formal, alimentada por las infinitas variaciones de la luz sobre el paisaje, provocadas por el clima cambiante del golfo de Carpentaria. Con combinaciones de colores, juegos de formas, superficies superpuestas y diferentes formatos, Sally Gabori ha pintado más de 2.000 lienzos en los nueve años de su carrera artística, explorando, a una velocidad acelerada, los múltiples recursos de la expresión pictórica. Sally Gabori comenzó a trabajar a pequeña escala, pintando con un pincel fino y colores sin diluir. En 2007, pasó a lienzos monumentales de más de seis metros, sin perder el vigor de su gesto ni la audacia en el uso del color. Ese mismo año, inspirada por una primera visita a su tierra natal, Sally Gabori se dedicó a cartografiar sobre el lienzo los numerosos lugares que le eran queridos, realizando tres obras de más de seis metros en colaboración con sus hermanas y sobrinas, todas nacidas en la isla de Bentinck antes del éxodo. Hacia el final de su carrera, también pintó una serie de grandes lienzos con sus hijas, Amanda y Elsie, y animó a sus otras hijas, Dorothy y Helena, a unirse al Mornington Island Arts and Crafts Centre. Tras su muerte en 2015, la Queensland Art Gallery | Gallery of Modern Art de Brisbane y más tarde la National Gallery of Victoria de Melbourne presentaron una gran retrospectiva de su obra en 2016 y 2017 respectivamente. Sus cuadros se encuentran ahora en muchas de las colecciones públicas más importantes de Australia y en varias colecciones europeas.

Toda la información en el sitio web de la Trienal.

Diseños de exposiciones
Esquema de la exposición. Foto: Andrea Rossetti
Sally Gabori, Nyinyilki (2011; polímeros sintéticos sobre lino, 196 x 301 cm; Bendigo, Bendigo Art Gallery)
Sally Gabori, Nyinyilki (2011; polímeros sintéticos sobre lino, 196 x 301 cm; Bendigo, Bendigo Art Gallery). Foto: Simon Strong
Sally Gabori, Nyinyilki (2010; polímeros sintéticos sobre lino, 196 x 300 cm; Melbourne, Colección particular)
Sally Gabori, Nyinyilki (2010; polímeros sintéticos sobre lino, 196 x 300 cm; Melbourne, Colección privada). Foto: Simon Strong
Sally Gabori, Condado de Dibirdibi (2010; polímeros sintéticos sobre lino, 200 x 305 cm; Suiza, Colección Bérèngere Primat, Fundación Opale)
Sally Gabori, Dibirdibi County (2010; polímeros sintéticos sobre lino, 200 x 305 cm; Suiza, Colección Bérèngere Primat, Fondation Opale). Foto: Simon Strong
Sally Gabori, Dibirdibi County (2009; polímeros sintéticos sobre lino, 200 x 600 cm; París, Collection Fondation Cartier pour l'art contemporain)
Sally Gabori, Dibirdibi County (2009; polímeros sintéticos sobre lino, 200 x 600 cm; París, Collection Fondation Cartier pour l’art contemporain). Foto: Simon Strong
Sally, Amanda y Elsie Gabori, Pat and Sally's Country (2011; polímeros sintéticos sobre lino, 198 x 305 cm; Melbourne, Colección Patricia Roberts).
Sally, Amanda y Elsie Gabori, Pat and Sally’s Country (2011; polímeros sintéticos sobre lino, 198 x 305 cm; Melbourne, Colección Patricia Roberts). Foto: Simon Strong
Diseños de exposiciones
Disposiciones de la exposición. Foto: Andrea Rossetti

Milán, en la Triennale los cuadros de la aborigen que empezó a pintar a los 80 años y alcanzó fama mundial
Milán, en la Triennale los cuadros de la aborigen que empezó a pintar a los 80 años y alcanzó fama mundial


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.