Lo mejor de la Génova barroca en un libro bello y minucioso


El libro "Genova Barocca" ha sido publicado este verano por Genova University Press: una guía culta, pero no pedante, de cincuenta obras maestras de la Génova del siglo XVII. Y en versión e-book, el libro es de libre acceso: no se lo pierda.

Entre los lanzamientos de libros más interesantes de 2022 se encuentra una importante obra dedicada al Barroco en Génova, pensada para un público amplio: se trata de Genova barocca. Opere, artisti, territorio (Obras, artistas, territorio), editado por Giacomo Montanari, un libro publicado por Genova University Press (228 páginas, 25 euros, ISBN 9788836181537), y que ya desde el modo de distribución deja clara su intención de querer llegar al mayor número de personas posible y de presentarse como un instrumento que sitúa al lector en el centro. De hecho, el libro se publica en acceso abierto para la versión e-book: quienes deseen leerlo en pdf sólo tienen que descargarlo de la web de la editorial.

El libro se construye como una verdadera guía, culta y de alto standing, al descubrimiento de los tesoros de la Génova del siglo XVII, a lo largo de un arco temporal que abarca todo el Siglo de los genoveses, por utilizar la afortunada expresión hecha famosa por Fernand Braudel, es decir, desde 1605, fecha en la que el gran Pieter Paul Rubens encarga la Circuncisión para la iglesia del Gesù, hasta 1755, año de la Santa Ana de Francesco Maria Schiaffino: Desde la llegada del pintor flamenco a las orillas del mar de Liguria hasta unos cuarenta años antes de la caída de la República de Génova en 1797. El volumen está decididamente ordenado y compuesto según criterios estrictos: una obra por cada artista, para dar una idea, al mismo tiempo, de la extrema variedad del panorama artístico genovés a lo largo de los ciento cincuenta años examinados por Genova barocca, y de las obras de los artistas individuales (cuya producción, en cualquier caso, se extiende mucho más allá de lo que se presenta en el libro, que se presenta, por tanto, también como una verdadera invitación a descubrir todo lo que la Génova del siglo XVII puede ofrecer).

Son muchos los méritos de la publicación, empezando por el hecho de que el libro, aun siendo un producto académico en todos los sentidos, quiere abrirse al mundo exterior: no es, por tanto, una publicación para iniciados, sino una guía que acompaña al viajero durante su estancia en Génova, ofreciéndole sugerencias sobre lugares que ver y artistas que conocer (y, por qué no, una guía para el propio ciudadano: Génova barroca no es sólo una herramienta de conocimiento para quien viene de fuera, sino también, y quizá sobre todo, para quien vive en la ciudad y quiere conocer mejor su patrimonio y su historia). Y el hecho de que se trate de una verdadera guía y no de un título académico se desprende, ante todo, del estilo utilizado: aunque la maquetación es la típica de una publicación de arte de alto nivel y no la de una publicación turística, el estilo adoptado en la enunciación se caracteriza por la claridad y la frescura, y cada una de las fichas de presentación de las obras guía literalmente al lector hacia la comprensión de las obras de los artistas activos en Génova en el siglo XVII. De hecho, el volumen se detiene mucho en los detalles descriptivos, como para guiar la mirada del observador en la visión correcta del cuadro. No faltan, por supuesto, informaciones de carácter histórico o relativas a los pasajes de los coleccionistas: sin embargo, la Génova barroca se ocupa más de relatar las dinámicas históricas que condujeron al nacimiento de las obras analizadas, que de la historia de la pintura y la escultura tout court. Se trata, pues, de un interesante fresco sobre la Génova del siglo XVII, examinada desde el punto de vista de las artes plásticas, que fascinará tanto a quienes se enfrenten por primera vez a esta historia como a quienes ya la conozcan y deseen hacer una lectura diferente, más “acogedora”, por así decirlo, sabiendo que lo que el libro ofrece al lector no es más que un corte transversal de los acontecimientos de aquella época.

Portada de la Génova barroca
Portada de Genova barocca
Giulio Cesare Procaccini, Última Cena (1618; Génova, Basílica de la Santissima Annunziata del Vastato)
Giulio Cesare Procaccini, Última Cena (1618; Génova, Basílica de la Santissima Annunziata del Vastato)
Antoon van Dyck, Venta de Anton Giulio Brignole (1627; óleo sobre lienzo, 292 x 109 cm; Génova, Museos Strada Nuova - Palazzo Rosso)
Antoon van Dyck, Venta de Anton Giulio Brignole (1627; óleo sobre lienzo, 292 x 109 cm; Génova, Museos Strada Nuova - Palazzo Rosso)
Giovanni Benedetto Castiglione conocido como Grechetto, Adoración de los pastores (1645; óleo sobre lienzo, 398 x 218 cm; Génova, Fondazione Spinola, Iglesia de San Luca)
Giovanni Benedetto Castiglione conocido como Grechetto, Adoración de los pastores (1645; óleo sobre lienzo, 398 x 218 cm; Génova, Fondazione Spinola, Iglesia de San Luca)
Giulio Benso, Anunciación (1638-1640; Génova, Basílica de la Santissima Annunziata del Vastato)
Giulio Benso, Anunciación (1638-1640; Génova, Basílica de la Santissima Annunziata del Vastato)
Valerio Castello, Galería de la Violación de Perséfone (1655-1659; frescos, Génova, Palacio Balbi-Senarega)
Valerio Castello, Galería de la Violación de Perséfone (1655-1659; frescos, Génova, Palacio Balbi-Senarega)

El comisario Giacomo Montanari es consciente de ello: en la introducción del libro, define el volumen como “deliberadamente parcial” y subraya que “es imposible resumir en un solo libro un fenómeno tan complejo como la vida cultural y artística de una ciudad, que abarca un siglo”. He aquí, pues, la explicación de los criterios según los cuales la Génova del siglo XVII se presenta al lector: a través de la dinámica de las artes plásticas, consciente de que la pintura y la escultura no son más que una “tesela”, dice el editor, de ese mosaico que debe tomar en consideración tantos otros sectores, de la economía a la gastronomía, de la literatura a las costumbres. La convicción es que “a través de la lectura de los objetos artísticos, ya sean pinturas o esculturas, es posible abrir una ventana a una realidad distinta de la nuestra, guiada por las elecciones de los artistas y los deseos de los mecenas, extraordinarios receptores de los gustos, las pasiones, las tragedias y las historias de sociedades desaparecidas”. La obra de arte desempeña así el papel de documento: su lectura nos acompaña en la comprensión de los contextos y -al mismo tiempo- recibe del contexto sentido y significado".

Otro de los motivos de la publicación de Genova barocca es el hecho de que si las instituciones (en este caso la universidad) y la comunidad se unen, pueden surgir iniciativas loables que refuercen la conciencia pública, la conciencia del patrimonio: no sólo se piensa en las exposiciones que se organizan en Génova cada año, sino también en la consecución de determinados objetivos, en primer lugar la inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que benefician a todo el tejido de la ciudad. Un patrimonio que funciona, un patrimonio conocido, un patrimonio compartido es una palanca importante para el progreso cultural, económico y social de una ciudad: “si el pasado aspira a ser una guía para actuar en el presente e -incluso- a servir de brújula para planificar el futuro, debe ser conocido, comprendido y hecho propio”, subraya Montanari. Un libro, por tanto, como prueba tangible de que la historia del arte no es sólo una materia para expertos o un tema de estudio escolar, sino que es un lenguaje vivo, un lenguaje común que puede hablar al mayor número posible de personas. “Una historia del arte cada vez más compartida, cada vez más al alcance de todos gracias a la garantía de una estrecha relación con los estudios científicos, ofrecida a la comunidad”, es la tesis del comisario, “es también la clave para la reurbanización de los territorios, urbanos y suburbanos”.

En cuanto al tratamiento, hemos anticipado que está construido en pestañas, cada una dedicada a una de las obras importantes de los protagonistas del siglo XVII presentes en la ciudad. Quienes esperen encontrar elEcce Homo del Palazzo Bianco, sobre cuya autoría las dudas caravaggiescas son cada vez más insistentes desde el descubrimiento el año pasado delEcce Homo Ansorena, probablemente se sentirán decepcionados, pero los demás nombres “de manual” están todos: Van desde el Jesús de Rubens, que abre la lista de cincuenta obras maestras (éste es el número de obras presentadas), a la espléndida Anunciación de Orazio Gentileschi en la iglesia de San Siro, desde el suntuoso Retrato de Anton Giulio Brignole Sale de Antoon van Dyck a la aérea Asunción de la Virgen de Guido Reni, también en la iglesia del Gesù, o la inolvidable Cleopatra de Guercino en el Palazzo Rosso. Entre medias, una vasta teoría de obras maravillosas, y no hablamos sólo de las que se encuentran en museos o iglesias. Le sorprenderá saber que, en el interior de un edificio universitario, puede quedarse boquiabierto al observar los frescos de la Galería del Rapto de Proserpina , de Valerio Castello, en el corazón del Palazzo Balbi-Senarega, hoy sede de la universidad genovesa, o que en el interior de un edificio bancario (que antaño fue una espléndida residencia noble) se encuentra uno de los frescos más impresionantes de Domenico Piola. Por no hablar de los encuentros inesperados: ¿quién imaginaría encontrar una obra de uno de los mayores maestros holandeses del siglo XVII, Gerrit van Honthorst, dentro de una iglesia sobria y casi escondida como la de Sant’Anna? ¿Quién pensaría que en una iglesia de aspecto aún más modesto, además en las afueras, como la de Sant’Ambrogio en Voltri, hay un cofre del tesoro que contiene una obra maestra temprana de Bernardo Strozzi?

Las cincuenta entradas están firmadas por jóvenes estudiosos: además del comisario, se han turnado en la redacción de los textos Matteo Capurro, Giorgio Dellacasa, Ambra Larosa, Fabio Obertelli, Margherita Orsero, Martina Panizzutt, Pietro Toso y Beatrice Zulian. Otro punto de mérito son las excelentes fotografías realizadas por Fabio Bussalino, Laura Guida y Luigino Visconti. Una obra de gran calidad, en esencia, que no hay que perderse.

Lo mejor de la Génova barroca en un libro bello y minucioso
Lo mejor de la Génova barroca en un libro bello y minucioso


Advertencia: la traducción al inglés del artículo original en italiano fue creada utilizando herramientas automáticas. Nos comprometemos a revisar todos los artículos, pero no garantizamos la total ausencia de imprecisiones en la traducción debido al programa. Puede encontrar el original haciendo clic en el botón ITA. Si encuentra algún error, por favor contáctenos.